¡Yo no soy mi cámara de fotos!

3 noviembre 2015

Últimamente, debido a un anuncio y, sobre todo, a su eslogan, hay una expresión que aparece hasta en la sopa y que me exaspera hasta la desesperación.

Todo comenzó con esto:

Es un buen anuncio: la música está muy bien, las imágenes son hermosas, con momentos muy emotivos, y Vincent Munier lo hace genial como estrella invitada. Y te diré lo siguiente: estoy de acuerdo con la mayor parte de las cosas que transmite. “Yo soy el momento perfecto” resume muy bien el estado de ánimo de un fotógrafo.

Aunque hay un pero. El anuncio termina con “Yo soy Nikon”. Y después, esa horrible frase que consiste en decir “soy NIKON” o “soy CANON”, se extendió a lo largo y ancho del mundo. ¡No quiero estigmatizar a Nikon, para nada! ¡Creo que hicieron un anuncio eficaz, dado que el eslogan está hoy incluso en labios de los que usan el material de la competencia! Y creo que hicieron bien. Es positivo para la empresa, y no tenían necesidad de preocuparse por cómo sería interpretado. Lo que me molesta es la idea engañosa que esconde, especialmente tal y como se ha interpretado.

No eres tu material

Decir “yo soy NIKON” (además en mayúsculas), es tan estúpido como decir “yo soy TEFAL” para un cocinero, “yo soy RENAULT” par un taxista, o “yo soy BAR MANOLO” para un asiduo de los bares. No eres tu material. Eso no es importante.

Es obvio, soy el primero en decirlo, que tus posibilidades creativas dependen de la cámara o los objetivos que tengas. Pero eso no te convierte en una persona distinta, ni en mejor persona, ni en mejor fotógrafo. Lo importante es saber trabajar con los instrumentos que tengas, porque, no lo olvides, el equipo fotográfico no es más que una herramienta. Tengo la sensación de que me repito, pero creo que es indispensable tenerlo claro.

Es exactamente lo mismo que “tu cámara saca buenas fotos” o incluso “realmente se necesita una buena cámara para conseguir esas fotos”. Afirmaciones que me dan ganas de tirar a los que lo dicen a las vías del tren 😛 Lo que quiero decir es que soy YO quien presiona el disparador, y quien ha encuadrado, ajustado los parámetros y pensado la imagen. La cámara no es más que una herramienta para captar la imagen. Seré feliz el día en que solo se necesite cerrar y abrir el párpado para hacer fotos sin necesidad de intermediarios entre nuestro cerebro y la imagen.

Aunque se pueden perdonar tales afirmaciones, dado que vienen de personas que no son fotógrafas. Es por eso por lo que en lugar de tirarlos a la vía, voy a explicar con calma que no, que no es mi cámara la que saca las fotos ella sola con sus patas e independientemente de mi voluntad. (Además de que corro el riesgo de pasarme el resto de mi vida entre rejas; otra razón de peso 😀 )

Ahora en serio, lo que me irrita especialmente con esto de que “soy una MARCA CUALQUIERA”, sobre todo en fotografía, es que eso lleva inequívocamente a una comprensión errónea de lo que es una fotografía, y de la forma cómo se consigue.

Hazte las preguntas adecuadas

La mayor parte del tiempo constato que los fotógrafos que se topan con una bonita foto de otra persona, se preguntan algo así como: “¿qué cámara se usó para conseguir esta foto?”.

Nos da igual.

Generalmente eso es lo que menos importa. Pero ojo: sí que es positivo que te hagas preguntas acerca de cómo se ha hecho una imagen, eso está muy bien. ¡Te ayudará a progresar! Sólo que el tema del equipo que utilices generalmente es secundario. En rigor, una pregunta del tipo “¿qué distancia focal has usado para conseguir esta perspectiva?” es interesante, ya que permite deducir el equipo que necesitarás para obtener tal o cual imagen. Las únicas veces que me permito hacerme preguntas sobre el equipo son cuando veo un desenfoque de movimiento que me parece espectacular. En esos casos me pregunto con qué objetivo se puede conseguir ese efecto. Eso es todo.

¡Pero las preguntas y las respuestas sobre las condiciones del enfoque son mucho más interesantes! ¿Esa situación es fruto del azar o más bien de una gran paciencia? (en general los dos 😉 ) ¿Por qué tales o cuales ajustes o tal o cual composición? Yo estaba en una situación parecida pero no logré hacer la foto: ¿cómo lo hiciste? La cantidad de preguntas que te puedes hacer sobre una foto es inagotable, pero si tuvieras que elegir una, esa no debería ser la que hace referencia al equipo utilizado.

¿Entonces cuándo hay que pensar en el equipo?

No estoy diciendo que no se deba pensar en ello nunca.

La respuesta es sencilla: debes pensar en ello cuando te sientas limitado. Nunca antes. Si no has puesto contra las cuerdas a tu cámara en ninguna situación, si tu cámara no ha supuesto nunca un impedimento para hacer la foto que querías, no debes cambiarla.

En mi caso concreto, he cambiado de equipo o he comprado nuevos accesorios en diversas ocasiones, pero cada vez con una razón muy concreta:

  • Compré un 50 mm f/1.8 para gestionar bien situaciones con poca iluminación y conseguir retratos mucho más aterciopelados y atractivos.
  • Cambié la Canon EOS 450D por la 550D para poder trabajar con una sensibilidad ISO más alta y limpia, algo que necesito porque hago muchas fotos de concierto, y mi cámara me limitaba (y también por el vídeo, eso también me tentaba).
  • Cambié mi 18-55 mm del kit por un 17-50 mm f/2.8 para tener así la flexibilidad del zoom y la polivalencia de una gran apertura de diafragma, y conseguir unas imágenes de mayor calidad.
  • Elegí el Tokina 11-16 mm f/2.8 como ultra gran angular porque quiero hacer fotos de paisajes con distancias focales extremas, al tiempo que quiero usarlo en los conciertos (sobre todo en salas pequeñas), donde se precisa una apertura importante.

Eso es todo, espero que este artículo haya servido para poner los puntos sobre las íes. ¡Así que no quiero volver a escuchar a nadie diciendo que es no sé que marca! 😉 Cámbialo más bien por “soy FOTÓGRAFO”, estoy seguro que es algo más real 😉 Se acerca la Navidad, un buen momento para huir de los eslóganes y ser un fotógrafo original, sin importar el material 🙂

 

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?