Utiliza la perspectiva en tus fotos

Ya hemos tratado juntos la regla de los tercios en fotografía. Hoy vamos a descubrir un truco muy sencillo que puede cambiar radicalmente el resultado final de tus fotos.

Iré directo al grano: una foto con perspectiva tiene más fuerza que una sin perspectiva. Aunque es cierto que una foto está en dos dimensiones, también lo es que representa un mundo en tres dimensiones. Por esa razón, si utilizas técnicas gráficas para conseguir que una foto plana de la impresión de representar tres dimensiones, tus fotos serán más realistas y tendrán más fuerza.

Aquí el pasamanos de la escalera crea una perspectiva en la que parece que prácticamente podemos meter un pie dentro de la imagen.

Aquí el pasamanos de la escalera crea una perspectiva en la que parece que prácticamente podemos meter un pie dentro de la imagen.

¿Cómo integrar esta perspectiva a tus fotos?

No entraré en detalles sobre los diferentes tipos de perspectivas (puede que lo haga en un artículo más adelante); pero recuerda que la forma más sencilla es integrar las líneas de fuga en tus imágenes. El ejemplo de arriba con el pasamanos de la escalera es un clásico, pero este principio funciona igualmente con líneas más o menos imaginarias.

En este caso, la línea de fuga está formada a la vez por la barandilla del puente, y por un doble alineamiento entra la cabeza de la chica las farolas en ambos planos.

En este caso, la línea de fuga está formada a la vez por la barandilla del puente, y por un doble alineamiento entra la cabeza de la chica las farolas en ambos planos.

Hay que tener cuidado de no caer en la trampa: si integras una o varias líneas de fuerza, debes ser consciente de que estas líneas de fuerza guiarán la mirada a través de la imagen. En otras palabras, si el sujeto principal de la foto (la persona por ejemplo) no coincide con una de las líneas de fuga (o con su intersección), se corre el riesgo de que la persona que mire la foto se centre en otra cosa, lo cual significa que la foto es regular o simplemente mala.

Por tanto, hay que usarlo con cuidado. Esto no quiere decir que todas las buenas fotos se consigan jugando con la perspectiva, ni tampoco que todas las fotos hechas con este efecto sean necesariamente buenas. Obviamente no hay que buscar la perspectiva a cualquier precio, pero es importante recordar que puede ser interesante incluirla en el decorado, aunque sea de forma sutil.

En esta foto la perspectiva no es tan evidente, pero lo cierto es que guía sutilmente la mirada hacia el objeto principal: la cereza de la pulsera.

Si quieres ampliar esta información, puedes leer mi artículo sobre un factor que modifica mucho la percepción (y por tanto la perspectiva): la distancia al sujeto u objeto fotografiado.

¿Este artículo te ha resultado interesante?, ¿tú también utilizas la perspectiva?, ¿tienes alguna pregunta?, deja un comentario. Y si quieres mantenerte al tanto de los próximos artículos sobre este tema, puedes suscribirte de forma gratuita a la newsletter.


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?