¿Qué software de retoque fotográfico elegir?

Una cuestión que, un poco como ocurre con el material, es bastante recurrente: ¿qué software hay que elegir para retocar y ensalzar la belleza de las fotos? ¿Cuáles son las diferencias entre unos y otros?, ¿los gratuitos son fiables?, ¿cuáles sí y cuáles no?, ¿es imprescindible Photoshop entre mi arsenal?

Todas estas preguntas son legítimas, dada la ingente cantidad de programas disponibles en el mercado, especialmente si no se sabe nada de nada sobre el tema. Ciertamente la elección del software correcto, así como si conviene uno de pago o uno gratuito, puede convertirse en un auténtico laberinto sin salida.

Fíjate que en el título he empleado el término “retoque” en un sentido bastante amplio, es decir, como “toda modificación que se realice sobre la imagen“. No obstante, a la práctica, prefiero distinguir el revelado del retoque propiamente dicho. Aunque hablaré de eso más abajo 🙂

Pasaré directamente a los nombres, pero antes de eso es necesario definir nuestras necesidades: ¿qué herramientas necesitamos como fotógrafos? Básicamente dos herramientas indispensables, y puede que una tercera opcional. Esto determinará cuáles son los programas necesarios y cómo elegirlos.

Tres tipos de funciones para el fotógrafo

El revelado RAW

Ésta es la función principal que necesita todo fotógrafo: poder revelar los archivos RAW con un software. Al decir revelar me refiero a ajustar una serie de parámetros que en general son aplicados de forma global a la imagen, ajustes sutiles y fáciles de realizar en los que simplemente hay que mover algunos cursores: ajustar el balance de blancos, el contraste, la saturación, los colores, jugar con la nitidez y reducir el ruido.

Por tanto, se trata de ensalzar la imagen integrando mayor cantidad de detalles de los que se logran con un archivo JPEG, aunque sin llegar a hacer grandes modificaciones, como por ejemplo, eliminar ciertos elementos de una imagen.

Selección, clasificación y catalogación

Cuando se hace fotografía de forma apasionada, especialmente en digital, uno se encuentra rápidamente con muchas fotos. Realmente muchas. Para encontrar las mejores y no pasarte dos horas abriendo y cerrando carpetas con tus últimas fotos de vacaciones (porque tu tía Marta se aburrirá a partir de la decimoquinta foto, y cuando llegues a las cien ya estará dormida 😀 ), es necesario que adoptes un sistema práctico que te ayudará a hacerlo sin problemas.

En mi opinión, debes poder hacer varias cosas:

  • mostrar de forma sencilla y ordenada las fotos según la carpeta en la que las hayas clasificado,
  • elegirlas en base a una serie de criterios pertinentes (fecha, material utilizado, datos EXIF, es decir, apertura, velocidad, ISO y otras cosas, etc.),
  • realizar una primera selección de fotos: por un lado, aquellas lo suficientemente buenas como para poder trabajar en ellas (que sean dignas de ser reveladas), por el otro, aquellas que no sirven,
  • etiquetar las fotos con cierta precisión para encontrar las mejores en pocos segundos,
  • asignarles palabras clave para encontrar fácilmente las fotos que te interesan.

Al principio puede resultar un poco tedioso, pero rápidamente se torna indispensable, y te recomiendo que comiences lo antes posible a hacerlo, porque si no de repente te encontrarás con decenas de miles de fotos entre las que elegir de una sola vez.

El retoque parcial

Lo diferencio del revelado a propósito, ya que no necesariamente se utilizan las mismas herramientas para uno y otro: el retoque parcial consiste en modificar únicamente una parte de la imagen. Consta de varios niveles: simplemente se pueden retocar de forma diferente las distintas zonas de la imagen, o al revés, pasarse tres horas retocando uno por uno los pelos de alguien en una foto retrato. Entre medio, hay muchas posibilidades, obviamente 🙂

En la mayoría de situaciones, sobre todo en un uso no profesional, no necesitarás recurrir al retoque parcial. Estas son, en mi opinión, las cosas que necesitarás hacer a veces (no siempre):

  • aplicar ajustes diferentes en dos zonas de la imagen, como por ejemplo, en el cielo y en el suelo.
  • destacar el sujeto mediante la aplicación de ajustes diferentes (especialmente en términos de luminosidad),
  • retocar ciertos detalles que puedan molestar: eliminar motas de polvo en el sensor, disimular algunos granos, suprimir un elemento molesto (un cable eléctrico),
  • hacer algunos retoques estéticos: iluminar los ojos, blanquear los dientes, suavizar un poco la piel.

Más o menos esto es lo que necesitarás durante tu práctica fotográfica cotidiana.

¿Son necesarios tres programas?

Al leerlo, se podría pensar que son necesarios tres programas, cada uno con su función. En realidad, estas funciones a veces son reagrupadas en un solo programa, lo cual facilita las cosas, reduce el trabajo y te evita tener que hacer malabares con varias herramientas distintas que tienen cada una sus propios códigos.

Sólo que, claro, cuanto más práctico es algo, más solicitado y, por tanto, más caro 🙂 No esperes encontrar una solución “todo en uno” y gratis. Aunque créeme, no tienes que sumirte en la desesperanza 🙂

Lightroom, el todo en uno ideal para el fotógrafo

Seguro que ya has oído hablar de él: Adobe Lightroom, un programa muy conocido entre los fotógrafos. Si has estado siguiendo lo que escribo, no debería sorprenderte: en mi opinión, es la solución ideal para los fotógrafos. Efectivamente, este programa incluye todo en un formato fiable que ofrece un buen rendimiento.

Dicho de otra forma, con el mismo programa podrás seleccionar las fotos que te gusten, revelarlas, retocar parcialmente si es necesario y finalmente catalogarlas con etiquetas y palabras clave. También puedes exportarlas directamente desde el programa hasta tu galería online preferida (Flickr, Facebook, 500px, etc.). Estas etapas en su conjunto es lo que llamamos flujo de trabajo. Personalmente encuentro muy valioso poder hacer todo eso con el mismo programa, y esa es básicamente la razón por la que recomiendo encarecidamente Lightroom si estás dispuesto a invertir algo de dinero.

En resumen, lo hace todo, muy bien además, es ergonómico y está bien diseñado. No veo razón alguna para no utilizarlo desde ya. El único problema es que obviamente es de pago. Aunque el precio ha bajado considerablemente desde sus inicios. Ahora, la licencia cuesta unos 130€ solo para Lightroom, o 12€ al mes con el Creative Cloud Photography (que también incluye Photoshop, al cual me referiré más abajo). Puedes probarlo de forma gratuita durante un mes desde la página de Adobe. De esta forma, podrás asegurarte de que la inversión valga la pena 🙂

Haz clic aquí para suscribirte a Creative Cloud Photo

 

Otra ventaja de utilizar el mismo programa que usa todo el mundo es que encontrarás un montón de tutoriales y vídeos explicativos sobre el software, lo cual te será de gran ayuda para aprender a manejarlo bien.

Para mi gusto, su único gran defecto es que las versiones 5 y posteriores no son compatibles con Windows Vista y XP. Además, si tu PC no es potente, seguramente no podrás sacarle partido. Si este es tu caso, te propongo algunas alternativas a continuación.

Es compatible con Windows y Mac, pero desgraciadamente no con Linux.

Soluciones de pago

Si no quieres usar Lightroom por alguna otra razón extravagante (por ejemplo, si el jefe de Adobe te ha cortado la mano con una espada láser 😀 ), pero estás dispuesto a gastar dinero en un programa, he aquí algunas alternativas para las tres funciones necesarias. Todas las alternativas que te cito aquí son creíbles, es decir, son programas que ofrecen una buena relación calidad/precio. No me extenderé largamente con cada uno, porque el objetivo de este artículo es proporcionar una solución simple a la cuestión de la elección del software, y no enredarme a hacer un repaso completo de los programas que existen.

Aclaración: si falta algún programa en la lista, como podría ser el caso de Digital Photo Professionnal o Silkypix, eso se debe a que no me parecen lo suficientemente avanzados como para hacer un trabajo de tratamiento digital de calidad.

El revelado RAW

En lo que se refiere al revelado RAW, existen muchas alternativas consistentes de pago.

DXO Optics Pro (Windows y Mac), concretamente, es un programa excelente, ofrece un gran rendimiento en la corrección de defectos ópticos (distorsión, aberraciones cromáticas, etc.), y también en lo referido a la reducción de ruido y a la nitidez. Sin embargo, no ofrece funciones de elección y catalogado avanzadas, así como tampoco de retoque parcial. Se puede comprar por 115 €.

Haz clic aquí para comprar DXO Optics Pro 10

 

El Nikon Capture NX 2 (Windows y Mac) cuesta 150 € y es compatible solamente con las cámaras Nikon. Se caracteriza por utilizar la tecnología de los “puntos en U“, muy práctica e intuitiva, pero que ya se empieza a encontrar en otros softwares, como es el caso de algunos plugins de Nik Software disponibles para Lightroom. Naturalmente, si algún día tienes una cámara que no sea Nikon, tendrás que cambiar de programa, lo cual también puede ser un poco fastidioso.

Haz clic aquí para probar el Nikon Capture NX 2

 

Capture One Pro y Corel AfterShot Pro (antes Bibble) también son alternativas viables.

Selección, clasificación y catalogado

Para la selección de fotos, necesitarás un programa específico, al menos si usas un programa de revelado RAW que no cumpla esta función. La solución de pago más adecuada es el ACDSee (compatible con Windows y Mac, si se busca bien). Ofrece muchas posibilidades, quizás incluso demasiadas  También cuenta con herramientas de retoque y revelado digital, aunque no son tan avanzadas como las de otros programas mencionados antes. Cuesta 55.

Haz clic aquí para comprar ACD See

El retoque parcial

En el caso del retoque parcial, se puede justificar mejor la compra de un programa específico. Si utilizas Lightroom, sin duda no lo necesitarás, a no ser que quieras retocar más a fondo.

El rey de reyes evidentemente es el Photoshop, maestro incontestable en este dominio. Ofrece muchas más funciones de las que necesita un fotógrafo, y sin duda lo utilizarás al 10% de sus capacidades (lo cual es ya mucho). Actualmente solo está disponible bajo abono mensual (lo cual no anima mucho…) por 37€ al mes. Hay otra oferta más que puede resultar interesante: Photoshop y Lightroom por 12€ al mes. De todas formas no olvides que el abono mensual te ata un poco de pies y manos 😉

Haz clic aquí para abonarte a Ligthroom y Photoshop

 

Más modesto, su hermano pequeño, el Photoshop Elements, ofrece buenas posibilidades de retoque por un precio más asequible: 70€. La versión 12 es compatible con Windows hasta XP, y Mac. Incluye la opción de revelado de archivos RAW (gracias al módulo Camera RAW) y, por tanto, se trata de una solución interesante para aquellos que no puedan instalarse el Lightroom 5 porque aún tengan XP o Vista. También hay un módulo para organizar las fotos que, no obstante, se queda atrás con respecto a Lightroom.

Haz clic aquí para comprar Photoshop Elements

Soluciones gratuitas

Obviamente, para algunos pagar por un programa no es asumible. Tranquilo, afortunadamente existen soluciones gratuitas que son viables. Me hacen esta pregunta a menudo: ¿son tan buenos como los programas de pago? Normalmente no, y no es ningún secreto, pues uno recibe a razón de lo que paga. Aunque eso no quiere decir que no se puedan conseguir buenos resultados con estos programas. Simplemente tendrán más puntos débiles.

El revelado RAW

En lo que se refiere al software de revelado RAW, claramente te recomiendo RawTherapee: es multiplataforma (funciona con Windows, Mac y Linux), bastante ergonómico y está bien diseñado. Además ofrece resultados satisfactorios. Y todo a pesar de tener algunos defectos: es más sensible al ruido que sus competidores de pago, la interfaz es un pelín complicada en algunos aspectos (basta con ignorar las funciones complicadas y concentrarse en lo esencial), y no es muy rápido. A pesar de esto, sigue siendo una excelente alternativa gratuita. Es ideal para comenzar a dar los primeros pasos en tratamiento digital.

Haz clic aquí para descargar RawTherapee

 

También existe el DarkTable: me han hablado tan bien que me siento obligado a citarlo aquí. Hace algunos años lo probé yo mismo y no me terminó de convencer, pero parece que después mejoró mucho. Dicho esto, tiene el gran defecto de no ser compatible nada más que con Mac y Linux, lo cual excluye de repente al 90% de la gente. ¡Qué lástima!

Selección, clasificación y catalogado

La particularidad de los softwares de revelado gratuitos es que no suelen ofrecer funciones de catalogado, lo cual te obligará a usar un programa alternativo.

El mejor, y es lo que te aconsejó sin dudar, es XnView: es compatible con todas las plataformas (Windows, Mac y Linux), ofrece todas las funciones que puedas llegar a necesitar… en resumen, si quieres elegir algo de calidad, sin pensar demasiado, tu opción es el XnView.

Haz clic aquí para descargar XnView

 

También puedes usar Google Photos (Windows y Mac), más sencillo, o iPhoto si trabajas en Mac (aunque tiene el defecto de colocar los archivos de las imágenes en carpetas imposibles de encontrar, lo cual siempre es un incordio).

El retoque parcial

Finalmente, si quieres hacer retoques parciales (eliminar los ojos rojos, suavizar la piel, etc.), el candidato predilecto es gratis: el GIMP. Desde el punto de vista ergonómico es menos sencillo, al menos al principio, si bien han hecho grandes progresos últimamente (especialmente con el modo ventana individual). Al final las funciones son similares a las de Photoshop: capas, máscaras de fusión y diferentes herramientas clásicas.

Tiene la ventaja de ser muy popular, razón por la cual hay muchos tutoriales y vídeos disponibles online que te permitirán dominar mejor el programa. Más aun teniendo en cuenta que es muy completo y que sólo lo utilizarás al 10%.

Haz clic aquí para descargar GIMP

 

Esto es todo por hoy, espero que este artículo te haya ayudado a tener un panorama general de los programas disponibles y de sus funciones. No es tan complicado, basta con contar con la herramienta correcta para la tarea apropiada. Hay soluciones que se adaptan a todas las preferencias, necesidades y bolsillos, pero quiero terminar con un consejo: ¡pruébalos!

Los programas de pago generalmente ofrecen una versión de prueba por 15 días, más que suficientes para que te hagas una idea y sepas si vale la pena gastarse ese dinero en el software o no. ¡Pero ojo, si pruebas un software excelente, te costará mucho prescindir de él después! 🙂

¡Y no te olvides de compartir el artículo! 🙂

Recherches utilisées :

revelar darktable o rawtherapee, software retoque fotografico, alternativa lightroom 2017, software retoque fotografico xp, alternativas camera raw, alternativas gratuitas a lightroom para archivos jgp, alternativas windows lightroom, curso raw therapee


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?