Prueba del objetivo Sigma 120-400 mm f/4.5-5.6 DG OS HSM

1 octubre 2015

Sé que la fotografía de animales es un género muy apreciado entre algunos de vosotros, y es por eso que he querido probar el Sigma 120-400 mm f/4.5-5.6, un objetivo con zoom concebido especialmente para la fotografía de animales deportiva. Así que le pedí a Geek Trend que me prestase el objetivo para poder probarlo.

Debo aclarar que todas las pruebas fueron hechas con el objetivo montado en una Canon EOS 550D, y que no tienes por qué ceñirte a estos tests, ya que algunos lo hacen mejor que yo. La idea es, sobre todo, ofrecerte mis impresiones subjetivas sobre el uso del objetivo, aunque he intentado comprobar concretamente de qué manera rinde más (especialmente en términos de nitidez).

Elegí este Sigma 120-400 mm f/4.5-5.6 DG OD HSM por varias razones: su precio es bastante razonable (menos de 850 € en Geek Trend para ser montado en cámaras Canon, Nikon, Sony); es un zoom (importante para elegir el encuadre en situaciones en las que resulta difícil moverse); llega hasta 400 mm (en mi opinión, el mínimo imprescindible para hacer fotos de animales con un sensor APS-C, ya volveremos a esto). ¡Por tanto, agradezco mucho a Geek Trend que me lo haya prestado!

Primeras impresiones

Arriba, el Sigma 120-400 mm, y abajo el Canon 55-250 mm, el primero con focal máxima y el segundo con mínima. Increíble, ¿no? 😉

Una caja negra sobria, dentro de la cual descubrimos una gran funda negra y acolchada con una espuma muy resistente. Y adentro, el pequeño tesoro. Aunque quizás pequeño, no sea la palabra más apropiada.

Es una bestia impresionante: más de 1,6 kg de objetivo, que se sienten rápidamente en los brazos 😉 Lo mismo en términos de tamaño (sólo tienes que ver la foto de la izquierda). El objetivo es entregado con un parasol, y tiene los acabados en el característico color mate de Sigma. Estos acabados son muy bonitos nada más abrir la caja, pero después se ven marcadas las huellas que se dejan con los dedos. No deja de ser un detalle, ya que tanto el acabado como la solidez general del objetivo son muy buenos: los anillos del zoom y de enfoque son de gran calidad y flexibles. En definitiva, nada que objetar.

Obviamente lleva una abrazadera de pie con la que se puede fijar a un trípode sin que éste se desequilibre. Si quieres sacar la abrazadera, antes tendrás que sacar el objetivo. Podría haber un sistema mejor, pero la abrazadera tiene algo de ergonómica: hay tres muescas para colocar los dedos con firmeza. De todas formas, visto lo que pesa el objetivo, seguro que lo apoyarás en un trípode más pronto que tarde 😉

El motor ultrasónico HSM es silencioso y permite modificar el enfoque de forma manual incluso en modo autofocus. He notado que es un poco lento para ser un objetivo HSM, aunque sigue siendo mucho más rápido y agradecido que cualquier objetivo más básico. Cabe decir que el rango de distancias focales es realmente enorme, lo cual no ayuda a la hora de enfocar.

Pongamos la técnica a prueba

Seamos honestos: el Sigma 120-400 mm es poco luminoso, ya lo dije antes. f/5.6 a 400 mm, eso implica mucha luz para conseguir fotos bien expuestas. El objetivo cuenta con estabilizador (más adelante hablaremos de esto). En primer lugar, veamos la calidad óptica con distintas distancias focales y aperturas, para ver cuándo se pueden, o no, emplear. Efectivamente, con este tipo de zoom sobre todo se suele usar la distancia focal más elevada y una apertura lo más alta posible. Es cuestión de conservar la luz. ¿Pero la nitidez, qué pasa con la nitidez?

Calidad óptica

Antes de nada, aclaremos que no se puede esperar la misma calidad óptica con un zoom de una amplitud tan importante, que con un objetivo de focal fija y, por tanto, gran apertura. Sea como sea, lo que hay que hacer es buscar la nitidez. Así que hice varias pruebas para hacerme una idea de los resultados que se consiguen “sobre el terreno”. Opté por fotografiar una paloma torcaz que se posa bastante a menudo en la chimenea que hay justo frente a mi ventana. Justo en este momento me mira, creo que sabe que estamos hablando de ella 😛 (También hice pruebas en situaciones más reales, ver más abajo).

  • Una prueba con trípode, el estabilizador desactivado, y con focales de 120 mm, 200 mm, 300 mm y 400 mm, cada uno con aperturas de f/5.6, f/8, f/11 y f/16 (sí, soy consciente de que f/5.6 no es la apertura máxima a 120 mm, pero lo hice así para simplificarlo)
  • Una prueba sin trípode, el estabilizador activado, con las mismas aperturas

En ambos casos, el enfoque fue hecho de forma automática, y sobre el ojo de la paloma. En condiciones reales, vaya (¿quién enfoca de forma manual en Live View con el zoom a tope para fotografiar animales? ^^)

Zoom a 100%: 400 mm, f/5.6, 1/800s, trípode, estabilizador desactivado.

Montado en un trípode, parece claro que el objetivo funciona como la seda a f/5.6, pero sólo nos damos cuenta con el zoom a tope (y sabemos el valor que eso tiene…). Francamente, a pantalla completa, no se ve diferencia alguna. La nitidez es óptima f/8 y f/11, y comienza a empeorar a f/11. De hecho, se trata de un caso bastante clásico de apertura óptima (o “sweet spot”). ¡Es extraño, pero la imagen que veo más nítida es la que saqué a 400mm y f/5.6! (imagen contigua). Las otras son más homogéneas. Esto me hace pensar que en esa imagen el autofocus funcionó mejor y que, por tanto, el autofocus influye más en la calidad final de la imagen que, por ejemplo, cerrar el diafragma. Puede que esté equivocado, pero es una posible explicación.

A mano alzada se consiguen resultados similares, aunque he disparado con velocidades más que suficientes.

Pongo a tu disposición las fotos para que te hagas una idea (haz clic derecho -> guardar como). Son archivos JPEG conseguidos después de tratar los archivos RAW con Lightroom (me encanta) con todos los parámetros a cero y el balance de blancos en modo Luz Natural. ¡No he puesto los archivos RAW porque este zip ya pesa 462 Mb!

En lo que se refiere a las aberraciones cromáticas, no hice nada para provocarlas, pero de todas formas, no he visto ninguna.

En resumen, el objetivo me parece más que bueno en términos de calidad óptica, especialmente por el precio y el rango focal. Por lo que he podido leer, no llega a ser como una focal fija de la serie L, pero tampoco se usa para los mismos fines 😉

Estabilizador de imagen

El objetivo tiene 2 modos de estabilización: el modo 1, que estabiliza los movimientos horizontales y verticales, y el modo 2, que sólo estabiliza los movimientos verticales (por ejemplo, para crear efectos de estela). Se suponía que tendría que ganar IL, por lo que he querido subirlo un poco para comprobar si la cámara realmente llega a cumplir lo que promete el fabricante. Así que disparé sobre el mismo sujeto a mano alzada, a 400 mm únicamente (es ahí cuando se necesita el estabilizador), y con la cámara bien pegada a mí (el brazo contra el cuerpo y todo eso). He utilizado varias velocidades para ver en qué momento deja de funcionar la estabilización: 1/400s como punto de partida, 1/250s, 1/125s, 1/60s y 1/25s.

Resultado: hasta 1/60s, el estabilizador funciona muy bien. No he notado ninguna diferencia entre 1/400s y 1/60s. No obstante, a 1/25s se produce un claro desenfoque por movimientoEl estabilizador permite ganar entorno a 3 IL. Es bastante razonable, y resulta de gran ayuda para enfocar cuando se dispara a mano alzada. Efectivamente, a 400 mm y con 2 kg de peso en el brazo, ya verás cómo te mueves. No es muy práctico para encuadrar de forma correcta. Pero con el estabilizador encendido, verás que la imagen se va a estabilizar en el visor (en menos de un segundo se produce la estabilización). Realmente es muy cómodo, y permite componer las fotos con mayor precisión, sin tener la impresión de que a uno le tiembla todo el cuerpo.

Por tanto, creo que el estabilizador de este objetivo es de gran calidad (¡sobre todo si se tiene en cuenta el precio!). Y lo digo, aunque sin duda, si lo comprara, lo usaría con trípode.

Uso sobre el terreno

También he querido usar el objetivo en situaciones más reales, es decir, con animales de verdad. Yo no suelo hacer fotografía de animales, así que no dispongo del material necesario. Quise acercarme a un estanque de agua donde las aves de las zonas húmedas seguro que querían jugar un poco. Desgraciadamente no tengo vehículo y vivo en la ciudad, así que tuve que conformarme con un lago sin observatorio, por lo que los pájaros están bastante alejados (creo que vieron el enorme objetivo con el que les apuntaba y detrás de él a un bípedo implume 😛 ).

Pude fotografiar un somormujo lavanco y una gallineta común (¡qué gran biodiversidad! 😛 ), y estos son los resultados (la puesta de sol también ayudaba 😉 ).

(Clic sobre las imágenes para verlas en grande).

Aquí vemos que 400 mm, si no estás escondido, resulta insuficiente. No conseguirás encuadrar por completo un ave sin un mínimo de camuflaje. Si vas a un observatorio, 400 mm será más que suficiente: yo probé un 250 mm, y la verdad es que se pueden conseguir excelentes resultados. También creo que la focal alcanza para fotografiar pájaros de la familia de los páridos (herrerillos, petirrojos…) que se encuentran en los jardines y huertos, y que generalmente son más atrevidos. Dicho esto, si fotografías en bosques, el enfoque puede ser realmente difícil, debido a la falta de luz.

Conclusión

Puntos fuertes:

  • Un amplio rango focal, hasta 400 mm
  • Una calidad óptica muy correcta
  • El precio
  • Un estabilizador que permite ganar 3 niveles de velocidad de obturación
  • Alta calidad de fabricación

Puntos débiles:

  • Un objetivo relativamente poco luminoso
  • El peso (aunque es inevitable)
  • Unos acabados que se ensucian mucho

Si estás buscando un zoom para fotografiar animales y tú presupuesto es limitado, el Sigma 120-400 mm es, sin duda, una buena solución. No te sabría decir si es la mejor (porque no los he probado todos). En cualquier caso, parece razonable que un zoom con este precio llegue hasta 400 mm. El objetivo no es muy luminoso: el estabilizador hace ganar hasta 3 IL, y eso te ayudará, pero no vale lo que un objetivo que abre constantemente a f/2.8 o f/4. No es el mismo precio 😉

En cualquier caso, asegúrate de que 400 mm sea suficiente para el uso que le quieras dar a tu objetivo, y piensa en todo lo que es indispensable para hacer fotos de animales (el camuflaje, y todo eso).

Eso es todo. Si te tienta este objetivo, puedes comprarlo en Amazon 😉

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 

Recherches utilisées :

sigma 120-400 opiniones, objetivo 120- 400 m velocidad 1 2000, 400mm calidad precio, sigma 120-400 caracteristicas, sigma 120-400 test nikon, sigma 120-400 para nikon segunda mano, sigma objetivos, lente sigma 120/400 eestabilizado


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?