Prueba de la mochila Vanguard Skyborne 45

17 noviembre 2015

Ya debes saber (prometo que no lo diré más 😛 ) que hace tiempo me fui de viaje la India. Obviamente, me llevé la cámara y más de un objetivo. Por lo que me vi obligado a elegir una mochila para transportar el material durante mi estancia de dos meses y medio sin temer por su integridad. Necesitaba una mochila con espacio suficiente para meterlo todo y que además pudiese llevar conmigo en la cabina del avión (¡olvida cualquier idea que implique facturar el material!).

Después de leer unos cuantos test, y de algunas pruebas en el “Salon de la Photo” de París, me decidí por la Skyborne de Vanguard. Me pareció que era el modelo ideal, al menos para mis necesidades. Porque claro, todo depende de lo que necesites, siempre es así 😉 (recuerda una famosa guía que lo repite varias veces 😛 )

En principio la Skyborne está diseñada para hacer senderismo. Tiene un buen acolchado, lo cual permite llevar una buena cantidad de material a la espalda. Esto la convierte en una mochila de viaje perfecta: recuerda que vas a llevarla contigo a todas partes, así que es muy importante que sea cómoda. Por tanto, es el modelo ideal para caminar con un peso considerable pero sin que sea molesto.

No olvides que Skyborne tiene varios modelos, con diversos tamaños y compartimentos. Me explico: básicamente existen dos modelos, el 45 y el 48, que cuentan con un bolsillo delantero donde cabe un ordenador portátil, bolígrafos y cosas parecidas. Y dos bolsillos que se abren por detrás: el de abajo, en la zona cercana a los riñones, es donde se guarda el equipo fotográfico.

Los otros modelos (49, 51 y 53) tienen un compartimento más grande que se abre por delante, donde entra todo el material, y un bolsillo trasero más pequeño donde cabe un ordenador portátil.

Los modelos 45 y 49 se pueden llevar como equipaje de mano en el avión. Me preocupaba un poco al comparar las medidas de la mochila y las que la aerolínea ponía como límite, aunque finalmente la 45 entra perfectamente, incluso si está llena a rebosar.

En lo que se refiere al precio y a la calidad: se trata de una mochila de alta gama, la 45 cuesta aproximadamente 120 €, la mitad de lo que cuestan las mochilas más grandes. Dicho esto, me parece razonable pagar esa cantidad para proteger un equipo fotográfico que me ha costado probablemente algunos miles de euros.

 

Por tanto, elegí el modelo Skyborne 45 en base a dos criterios:

  • quería un modelo con dos compartimentos separados, que la hicieran más práctica para viajar.
  • la capacidad: quería poderla llevar en cabina conmigo, pero no quería una mochila enorme además de la mochila en la que llevaba la ropa y otras cosas personales.

El resto del artículo lo voy a dedicar a la Skyborne 45, aunque muchas de las cosas que diga se pueden aplicar a otros modelos.

La Vanguard Skyborne 45

Apariencia general y ergonomía

Como puedes ver, este modelo es muy sobrio, con un color gris oscuro degradado bastante discreto (útil, por ejemplo, en países en los que el contenido de la mochila puede equivaler a lo que una persona gana en un año ^^).

Relativamente, porque a pesar de su posición de Joe Dalton dentro de su gama :P, la 45 sigue ocupando bastante, como puedes ver en la foto siguiente.

Pesa 2,3 kg, pero eso se justifica porque es una mochila muy sólida: completamente acolchada, con materiales y costuras de gran calidad, esto la convierte en muy cómoda. ¡Así que entiendo que pese tanto!

(Sí, la hice en la modesta habitación de hotel en la que me hospedaba 😛 )

Los ingenieros de Vanguard lo han hecho muy bien, especialmente en términos de ergonomía:

  • Una correa a la altura de la cintura con la que podrás repartir mejor el peso si llevas material pesado.
  • Cierres con cremalleras muy resistentes y fáciles de abrir y cerrar
  • Protectores de cierre para evitar que alguien te abra la mochila fácilmente (por ejemplo, en un metro repleto de gente)
  • Un sistema de fijación del trípode en el exterior de la mochila que está muy bien pensado. Al principio cuesta encontrarlo, pero realmente me ha sorprendido positivamente (a pesar de que en esa ocasión sólo me llevé un trípode de viaje)
  • Un bolsillo de neopreno (elástico y resistente), ideal para llevar una botella de agua, indispensable si vas a caminar.
  • Una funda para la lluvia
  • Una etiqueta de equipaje, parecida a la que te ponen cuando viajas en avión 😛 (sin ofender)

Aquí puedes meter los pies del trípode.

Y del otro lado, la funda para la lluvia.

¡Todo esto solamente hablando del exterior, dado que el interior también está lleno de compartimentos pequeños y grandes!

El compartimento para el equipo fotográfico

Obviamente es el que más te interesa. Como ya dije más arriba, este compartimento se abre por la parte de atrás de la mochila. En su interior hay unos separadores que permiten organizar el material como mejor te convenga.

(Todas las fotos que te enseño fueron hechas tal cual la uso yo para transportar mis cosas).

El compartimento para el equipo fotográfico

Tal y como puedes ver, en este compartimento caben sin problema todas estas cosas:

  • una cámara réflex y su objetivo. Creo que puedes meter una 5D MkIII y un 24-70 f/2.8, aunque yo llevo una 550D y un Tamron 17-50 mm, que no se ven porque los usaba para sacar la foto.
    También caben una gran réflex y un gran teleobjetivo tipo 70-200 mm, aunque en este caso habría que sacar el objetivo extra.
  • Tres objetivos extra al menos, cuatro en el compartimento grande como mucho, dos si son objetivos grandes. Aquí van un Tokina 11-16 mm f/2.8 (¡con su filtro de 77 mm de diámetro!), un Canon 55-250 mm y un 50 mm f/1.8 (podría entrar sin problema otro focal fija más pequeño).
  • Una bolsita de Silica Gel 😛

 

El elemento ergonómico más útil de la mochila es este compartimento que se abre por un lado. Sólo tienes que descolgarte la mochila del brazo izquierdo, sacar la cámara y disparar. ¡Realmente es muy práctico!

Apertura lateral

Me dirás que si se puede abrir con facilidad, lo puede hacer cualquiera para robar la cámara. Sí, es cierto, pero hay un truco que permite esconder el cierre: un pequeño pliegue imantado que lo protege. ¡Brillante, muy bien pensado!

Dicho esto, aquí veo uno de los únicos defectos de la mochila, y en todo caso el único que me molesta un poco: me hubiese gustado que esta apertura fuese más rígida, ya que tiende a deformarse, lo cual hace que sea un poco más difícil de abrir. No es realmente un gran problema, pero molesta un poco.

¡Un bolsillo muy práctico!

Este bolsillo permite guardar todas las cosas pequeñas que necesites:

  • las tarjetas de memoria, en un espacio pensado especialmente (está marcado)
  • una batería extra en otro pequeño compartimento (podrás acceder fácilmente a una batería de repuesto cuando se agote la de la cámara).
  • y otras cosas que puedas necesitar en un compartimento más grande, como por ejemplo, un disparador remoto, un trapo de microfibra o un limpiador de lentes.

¡Este último compartimento se abre también por el exterior, lo cual permite acceder fácilmente! Esto me ayudó cuando el padre de la novia decidió cubrirme literalmente de polvo de colores durante una boda hindú 😛

El compartimento comodín

Este es el compartimento visto desde arriba. También se abre por la parte que toca la espalda. Es un enorme compartimento sin separaciones que cuenta con dos mallas. Puedes meter ahí todo lo que vayas a necesitar en un momento dado. Más adelante te muestro una foto con todo lo que llevaba:

  • una guía de viaje
  • un agorra (las temperaturas eran siempre superiores a los 25 o 30° C durante el día)
  • una especie de pañuelo (hizo frío por la noche)
  • cosas útiles como una linterna, una navaja suiza multiusos
  • una Polaroid Zip Instant para imprimir fotos y ofrecérselas a la gente (¡gracias a Madame Oreille por la idea! 😉 )

El compartimento comodín

También puedes meter otras cosas, es evidente, incluida la comida.

El compartimento para el ordenador

Situado en la parte delantera y ocupa la parte superior de la mochila, está especialmente concebido para guardar un ordenador portátil. Lleva un bolsillo especial en el que se pueden guardar ordenadores de hasta 12 pulgadas (más grande en otros modelos de Skyborne). No lo llevo conmigo, ya que es de 9 pulgadas 😉

Esto era absolutamente indispensable para mí, un criterio importante a la hora de elegir la mochila. Porque obviamente no iba a dejar el blog de lado durante dos meses y medio ^^

Bolsillo delantero para el ordenador

Tal y como puedes ver, hay algunos mini compartimentos que son muy prácticos para guardar un disco duro de viaje (para transferir las fotos a medida que las vayas haciendo y liberar así espacio en las tarjetas de memoria), bolígrafos y lápices, un pen drive, etc.

Durante el día, yo utilizo también un compartimento para guardar un trípode de viaje (aunque aún no lo he usado).

Conclusión

Por tanto, nos encontramos ante un excelente producto que propuesto por Vanguard. Muy resistente, ergonómica… es mi compañera permanente de viaje (no pienso salir sin ella), y es la mejor forma de no tirar a la basura todo el dinero que he invertido en material.

 

Puntos fuertes:

  • Muy sólida
    No temerás ni un segundo por tu equipo fotográfico.
  • Cómoda
    No te dolerá (o quizás un poco 😉 ) la espalda tras un largo día de caminata.
  • Ergonomía casi perfecta
    Te sentirás súper bien desde el primer momento y lo usarás de forma intuitiva.
  • Buenos cierres
    No estarás temiendo en todo momento que te roben el material.
  • Completa
    Esta mochila basta para llevar todo lo que puedas necesitar durante el día.

 

Puntos débiles:

  • Un poco pesada y grande. Aunque no me importa a la vista de la solidez y comodidad que ofrece.
  • El único pequeño detalle es que el bolsillo lateral se deforma y no cierra fácilmente, pero eso no mancilla su buena imagen en conjunto.

Así que, en mi opinión esta mochila es perfecta para cubrir mis necesidades. Obviamente, si lo que necesitas es espacio para llevar una réflex y un objetivo para hacer una caminata por tu ciudad, esta mochila no es la ideal. ¡Te toca a ti valorar si se adapta a tus necesidades!

 

No dudes en preguntarme lo que quieras en comentarios, intentaré responder en cuanto pueda.

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

Recherches utilisées :

Mochila que lleve trípode atrás, mochila vanguard, mochilas fotografos abran por atras, mochilas vanguard con apertura a la espalda, que significa mochila de alta gama


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

2 comentarios

  • Buenas,

    Llevo días mirando mochilas híbridas entre fotografía y espacio para otras cosas.

    Me encantan los acabados de esta mochila pero me parece que abulta muchísimo.

    La has llegado a usar durante una media de 8-10 horas diarias en sitios calurosos?

    Otra pregunta clave para mi es si en ese bolsillo lateral le cabe una botella de agua grande?

    Muchas gracias por tu respuesta y tu review!

    Saludos,

    28 septiembre 2016
    • Hola Pau, al igual que Laurent, yo también he probado esa mochila así es que espero que te sirva mi opinión. Cualquier mochila que uses en un destino caluroso durante ese número de horas terminará por pegarse a tu espalda y te hará sudar mucho. Contra eso el único remedio es no llevar mochila o cambiarla por una bolsa bandolera. En cuanto al bolsillo lateral, no es tan ancho como parece: una botella de medio litro cabe bien pero una de un litro no entra. Gracias por leer esta reseña.

      29 septiembre 2016

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?