¡No respetes (demasiado) las reglas de la fotografía!

En todas las páginas y blogs de fotografía que puedes encontrar (también en éste), se habla de reglas. La regla de los tercios, por supuesto, pero también cómo conseguir una “buena” exposición. Veamos por qué no hace falta exagerar.

(Advertencia: este artículo ha sido escrito con pasión. Estás avisado 😉 )

Se me ocurrió escribir este artículo a raíz de los comentarios sobre las fotos seleccionadas para un concurso de fotografía de viaje. Lo cierto es que hubo algunas opiniones negativas de las fotos, y no pasa nada, porque eran críticas constructivas  El único problema es que la foto perfecta no existe. Podría haber sido éste el título del artículo. De hecho, hace un tiempo escribí uno titulado la exposición perfecta no existe 😉

 

Por eso, pensaba que en todos mis artículos había quedado claro que las reglas pueden ser transgredidas y que no están sólo para ser respetadas por completo todo el tiempo. Ante todo son una guía para hacer que tu ojo aprenda a pensar la composición.

Por ejemplo, muchas veces me doy cuenta de que encuadro muchas fotos de forma natural en base a la regla del número áureo, mientras que otras veces me centro en otras reglas. ¿Por qué? Por qué lo siento así.

 

Me dirás que las “sensaciones” son algo del todo abstracto 😀 Así que profundicemos en explicaciones más concretas.

La exposición perfecta no existe (nunca)

Me veo obligado a retomar el título de ese otro artículo, porque parece que a medida que mejoramos nuestra técnica para conseguir exposiciones correctas, nos olvidamos de que la sobreexposición y la subexposición son del todo relativas, y que la forma en cómo exponemos una imagen también es una forma de explotar la creatividad (recordemos que en primer lugar estamos metidos en el mundo de la fotografía para eso, y que la perfección técnica sin emoción ni creatividad, no tiene ningún interés).

 

Efectivamente, no siempre resulta útil hacer que salgan todos los detalles en todas las zonas de la imagen. Todo depende del sujeto principal. Y de la emoción. Tú emoción y la que quieras transmitir con la imagen.

Si tomamos como ejemplo esta foto, vemos que el 80% de la imagen está completamente negro (subexpuesto), y que el pequeño pedazo iluminado en el fondo está sobreexpuesto. ¿Por qué?

 

En primer lugar, porque técnicamente era casi imposible hacerlo de otra manera. El túnel quedó muy oscuro y el exterior muy iluminado: si el túnel hubiese salido “bien expuesto” (si se viesen los detalles), el sujeto no se vería porque habría quedado ligeramente sobreexpuesto. Al revés, si se hubiese expuesto correctamente el cielo, el sujeto habría quedado subexpuesto.

Pero en este caso el sujeto queda expuesto correctamente: lo distinguimos claramente y vemos perfectamente su silueta. ¡Y lo demás, NOS DA IGUAL! ¿De qué sirve ver los detalles de las paredes del túnel? No es el sujeto principal, así que no importa. Además, el túnel oscuro simplifica la foto, encuadra el sujeto y guía al ojo hacía él.

 

El guitarrista de Yaël Naïm

Tomo este ejemplo, pero esto es válido para muchas fotos. Por ejemplo, hace poco saqué fotos en un festival al aire libre. El fondo del escenario estaba muy oscuro, pero gracias a la luz del día, se podía distinguir los pliegues de las lonas. Entonces subí el cursor de los negros durante el revelado RAW para oscurecer el fondo. El resultado en términos de exposición fue que una gran parte de la imagen quedó subexpuesta, ya que es negra o casi negra. El resultado en términos de fuerza de la imagen: sale muy reforzada, porque el sujeto queda aislado del fondo y tiene mayor contraste. ¡En este caso concreto, por tanto, subexponer la imagen de forma global es una buena idea!

 

Otro ejemplo bien conocido es el de las fotos en “high key” o en “low key“. Estas dos técnicas (generalmente empleadas en estudio, donde se tiene mayor control sobre la luz) consisten en sobreexponer o subexponer de forma voluntaria la mayor parte de la imagen con tal de realzar el sujeto de una forma muy particular. Se usa mucho en fotos retrato y puede dar resultados muy interesantes desde un punto de vista estético o artístico.

Perfil con luz by coutinhobr

la verdad sobre mí by paloetic (time out)

 

 

 

 

 

 

 

 

Experimenta, aléjate de los caminos preestablecidos, prueba a sobreexponer o subexponer tus imágenes para ver qué efecto producen. Sobre todo, ¡no te encierres en el callejón sin salida de la “exposición perfecta”! Ojo, no quiero decir que no tengas que aprender exposición: es MUY IMPORTANTE dominarla. Pero una vez que hayas comprendido las grandes líneas, juega con ella. Si haces lo que hace todo el mundo, tus fotos serán sosas e insípidas.

Un truco muy sencillo que puedes comenzar a poner en práctica desde ahora mismo: pasa a modo manual, y prueba a adivinar los ajustes necesarios para conseguir la exposición que deseas en una foto. Puesto que hay un 80% de posibilidades de que te plantes en el intento (es normal, hace falta mucho tiempo para adivinar la luz en este punto), seguramente vas a subexponer o sobreexponer las imágenes. No las borres sin más, analízalas. Intenta averiguar qué es lo que te gusta, qué efecto y emoción produce este cambio en la exposición.

Porque la fotografía, antes que técnica es emoción. La técnica, por sí sola es aburrida. ¡Su dominio debe estar siempre al servicio de tu creatividad, y no al revés! 😉

La regla de los tercios y demás

Un segundo elemento que ha surgido en los comentarios de estas imágenes, pero que también sale de forma recurrente en las críticas en foros, es el respeto de la regla de los tercios.

Que no se diga que me contradigo: la he explicado aquí, y yo mismo la utilizo mucho. En mi opinión es imprescindible conocerla bien y dominarla.

Dicho esto, no quiere decir que una foto que no la respete sea por definición una mala imagen. ¡Sería demasiado sencillo si bastara con colocar el sujeto en una intersección de tercios para conseguir una buena foto: cualquier ordenador podría tomar una buena foto!

 

Las otras composiciones también funcionan. ¡Y también centrando por completo el sujeto! Centrar el sujeto no funciona en todas las situaciones (tampoco la regla de los tercios), y la sola idea de enumerar todas las situaciones tipo en las que se puede centrar el sujeto es ilusoria. Aunque de todas formas sí hay algunos factores que facilitan un poco este tipo de composición:

  • Una imagen muy sencilla, sin elementos molestos. La composición más bien centrada funciona bien.
  • Un sujeto encuadrado por un elemento del decorado: es el caso de la primera foto, cuyo marco sería la salida del túnel. Podemos pensar en alguien que asoma la cabeza por una ventana…
  • Por ende, una foto en la que los elementos simétricos guíen la mirada hacia el sujeto principal. Tomemos como ejemplo a alguien debajo de una escalera: los dos rieles pueden guiar la mirada hacia el sujeto, y en este caso una composición centrada será mucho mejor que una que siga la regla de los tercios.

Son sólo ejemplos, pero me gustaría insistir otra vez en la necesidad de experimentar. Cuando hayas elegido bien y asimilado la regla de los tercios, prueba a centrar el sujeto.

Kilmainham Gaol by thecolourblue

Soy consciente de que con este artículo puede dar la impresión de que me he pasado un poco: ¡pues sí, es el caso! 😀 Pero quiero precisar que entiendo tu postura: a base de leer acerca de la técnica en fotografía y de intentar mejorar día a día, es posible que los árboles no nos dejen ver la magnitud del bosque, y en ocasiones pensamos más que sentimos. Lo sé, yo también he pasado por eso (y todavía me ocurre)

Lo que quiero decir es que a veces es mejor dejar de pensar tanto, darse un respiro, olvidarse por un día de la técnica y fotografiar lo que te salga del alma, como yo, que he escrito este artículo desde la mía. Puede que algunas fotos salgan mal desde el punto de vista técnico (lo peor que te puede pasar es que tengas que trabajar más para mejorarlas). Pero también puede que seas más creativo, y que vuelvas a casa con una foto que transmita emoción.

No esperes más, no lo dejes para mañana, hazlo hoy mismo (y comparte tus impresiones y tus imágenes en los comentarios 😉 ).

 


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?