Making-of de una foto de calle

Hoy os traigo un artículo bastante particular inspirado en una foto de calle que hice recientemente, y que ha recibido comentarios muy positivos. Me dije que podría ser interesante explicar el proceso.

Esta es la imagen de la que te voy a hablar hoy:

(Clic sobre la imagen para verla en grande)

La situación de partida

Estamos en septiembre, al final de una tarde soleada pero fría, más o menos a las 18:00, el sol está bastante bajo. Ese día salí con el único objetivo de sacar unas cuantas fotos de calle. Por tanto, llevaba mi 50 mm f/1.8 al que quiero tanto 😉

A mi alrededor, veo una hermosa luz bien particular que me hace detenerme. El sol rasante ilumina el agua que cae por ambos lados de la pirámide dejando una parte oscura. Además, el suelo también brilla gracias a esa luz rasante. Este es el punto de partida de la imagen: quiero hacer algo con esa luz, trabajando a contraluz concretamente.

Me coloco para conseguir un encuadre que me parece el mejor (pura intuición): saco una primera foto para valorar la exposición y el encuadre. La cámara está configurada a ISO 100 (hay bastante luz), y en modo prioridad a la apertura con f/3.2: a la distancia que estoy de la fuente (alrededor de 10 m desde la nariz), esa apertura me permite conseguir una profundidad de campo bastante buena (quiero que toda la fuente salga nítida), y la parte delantera del suelo que salga un poco desenfocada (aunque no demasiado, para poder apreciar bien los reflejos). Además, se trata de la misma apertura óptima de mi objetivo. Así que dejo que la cámara decida la velocidad de obturación. Eso no es importante por ahora.

IMG_3025_raw

Queda un poco más sobre-expuesto en relación a lo que estaba buscando, por lo que para el resto del enfoque intentaré conseguir una leve sub-exposición mediante la función de compensación de exposición de la cámara.

A la vista del contraste natural encontrado en esta situación fotográfica, pienso que una buena opción es hacer un blanco y negro muy contrastado. Por tanto, pongo la cámara en modo monocromo para hacerme una idea más precisa de lo que voy a conseguir. Lo bueno es que, dado que lo hice en RAW, puedo mostrarte aquí la foto con los colores originales, porque el archivo los conserva.

Posición y composición final

Una vez hecha esa reflexión (que duró un par de segundos), se trata de pulir la composición de la imagen. En la foto de arriba, el primer elemento molesto que se identifica es el peldaño de abajo a la izquierda. Molesta a la vista y no aporta nada a la imagen, así que hay que hacer lo posible para que quede fuera del encuadre. Lección a recordareres responsable de todo lo que aparezca dentro del encuadre, así que fíjate bien en los bordes. Entonces, me desplazo a la derecha para que no aparezca el peldaño.

También me gustaría un enfoque más “frontal”, para que no aparezca el borde superior de la foto. Es una elección personal, pero creo que potencia la imagen. Igualmente, quiero que el suelo ocupe más espacio, para que nos haga “sumergirnos” dentro de la imagen. Así que me puse de cuclillas para conseguir la composición definitiva:

IMG_3027_raw

Un poco a propósito, hice que la composición quedase centrada. Digo un poco, porque la situación no me permitía centrarla más que eso: estaba pegado a la pared y, por mucho que lo intenté, no conseguí centrarla más. Aunque en mi opinión, la composición es correcta de esta forma, especialmente porque más adelante la voy a desequilibrar, ya lo verás.

Quizás notes que todavía se distingue una parte del peldaño a la izquierda. No comprobé bien (o nada) la pantalla en el momento del enfoque, ya que el visor de mi cámara no cubre el 100% de la imagen. Dicho de otra forma, suele pasar que algo que no se ve en el visor, sí se vea en la imagen final. Es por eso que me permití un leve reencuadre en la fase de retoque.

Integrar lo humano para aumentar el impacto de la foto

Me imagino muy bien el tipo de contraste que resultaría en la imagen final, me gusta la composición, pero todavía me falta darle dinamismo y un protagonista de verdad. Así que decido integrar uno o dos transeúntes para darle vida a la imagen, y desequilibrar una composición centrada que refuerza la plasticidad de la imagen pero que la vuelve demasiado “tranquila” para mi gusto. Sólo quiero integrar una persona, y si es posible de perfil, de forma que la silueta se destaque de la fuente.

Tengo que esperar a que alguien se decida a pasar justo por donde quiero que lo haga. Espero unos cinco minutos. Pierdo varias buenas ocasiones porque el sol se esconde tras una nube, por lo que no dispongo de esa luz que le da sentido a la foto. No estoy todo el tiempo apuntando con la cámara. Es cuestión de observar el movimiento de la gente, y de fijarse en cuándo va a pasar por el encuadre para prever el enfoque. A veces los transeúntes se paran al verme cámara en mano, pensando que me están ayudando 😛 Esa es la ventaja o la desventaja de una réflex, depende de cómo se mire: nos hace pasar por fotógrafos profesionales.

Es importante arreglárselas para que la gente que pasa tenga una silueta reconocible, concretamente con las piernas “en A”. Un truco muy sencillo, pero especialmente útil.

Al cabo de 5 minutos, veo a una persona que parece que vaya a pasar justo por donde yo quiero. Encuadro rápidamente (lo puedo hacer porque ya había preparado la composición), y disparo cuando entra en el cuadro, de forma que quede espacio delante de la persona y no detrás. Este truco también sirve para dejarle espacio a la mirada para moverse por la foto.

Admito que hice una ráfaga corta de tres imágenes para asegurarme de no fallar, pero lo cierto es que la primera fue la mejor.

Me salió esa sonrisa de satisfacción que uno tiene cuando consigue exactamente la foto que quiere 🙂 Ya lo sabía incluso antes de ver el resultado por pantalla. Así que me levanté del suelo, y seguí para sacar otras fotos.

Revelado

En este paso se trataba de realzar la imagen con el retoque, de forma que se expresase mi intención fotográfica inicial. Por una vez, fui infiel a RawTherapee, y probé la versión de prueba de Lightroom, con su plugin Silver Efex Pro. Más que nada para ver qué tal funcionaba. No te voy a hacer un resumen de lo que hice en el retoque, pero básicamente me ocupé de que los blancos se viesen bien blancos, y los negros bien negros. Lo hice aumentando mucho el contraste, y reforzando los negros, de forma que el efecto de silueta fuese claro. También agregué un poco de Brillo (contraste local en RawTherapee), el cual realza la impresión de nitidez, aunque sobre todo, el brillo del suelo.

Esta es la historia de esta imagen: ¿alguna pregunta? ¿Qué habrías hecho tú? ¿Quieres leer más artículos cómo este en el futuro? ¡Deja un comentario!

 


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?