Los filtros útiles en fotografía digital (polarizadores, UV…)

19 marzo 2015

Si utilizas una réflex digital tarde o temprano tendrás que comprar varios accesorios que pueden ser más o menos útiles. El problema es que dada la gran cantidad de complementos que hay a veces es difícil aclararse. Un apunte sobre los filtros, complementos que se colocan delante de la lente del objetivo con el fin de conseguir efectos concretos.

En fotografía analógica existen muchos tipos de filtros distintos, y a menudo muy útiles para corregir ciertos problemas técnicos o para crear efectos particulares. Lo que ocurre es que hoy, en la era de la fotografía digital, estos efectos se pueden conseguir mediante varios programas de retoque fotográfico, por lo que muchos de los filtros se han vuelto obsoletos. Teniendo en cuenta esto, todavía hay tres tipos de filtro que pueden servirnos incluso en fotografía digital.

Antes de entrar en detalles sobre cada uno de estos filtros creo que es útil aclarar dos puntos fundamentales:

  • sea cual sea el objetivo que utilices, puedes colocar un filtro de cualquier marca, siempre que su diámetro coincida con el del objetivo (indicado en el objetivo). También puedes usar anillos adaptadores para colocar filtros de gran diámetro (77 mm por ejemplo) en objetivos más pequeños (52 mm de diámetro por ejemplo). De esta forma ya no tendrás que comprar un filtro para cada objetivo, especialmente si se trata de filtros caros 😉
  • Es importante no escatimar en la calidad del filtro: ten en cuenta que va colocado entre el objetivo y la luz, por lo que puede estropear la imagen si es de baja calidad. Sería poco inteligente invertir en filtros de gran calidad para utilizarlos con el objetivo que viene de serie con el kit, ya que costarían mucho más que el mismo objetivo 😛 Aunque en todos los casos sí que te conviene elegir al menos los de gama intermedia, preferiblemente de marcas de confianza como Hoya (y la gama Pro1) o B+W, consideradas por muchos fotógrafos como de gran calidad.

A la izquierda, un filtro de baja calidad, lleno de reflejos. ¡A la derecha, un filtro de alta gama que no produce reflejos! Licencia CC BY-NC-SA Eric Tastad (haz clic en la imagen para verla en FlickR)

El filtro protector o filtro UV

¡En este tipo de situaciones, agradecerás que el filtro se lleve la peor parte en lugar del objetivo! Licencia CC BY-NC-ND Daniel Gasienica (haz clic en la imagen para verla en FlickR)

Es el filtro más conocido, por lo que seguramente ya hayas oído hablar de él. No produce ningún efecto en la imagen, y solo sirve para proteger la lente de posibles daños (arena, gotas de agua, etc.). Los filtros UV también se pueden utilizar como filtros de protección neutra. Es cierto que los objetivos modernos están diseñados contra los rayos ultravioleta, pero si se usa un filtro UV el efecto es doble, además de su fundamental rol de protección contra los elementos externos que puedan estropear la lente delantera del objetivo.

Un apunte sobre su uso: no hace falta que seas paranoico, ¿de acuerdo? El filtro se interpone entre la luz y el objetivo, y por tanto puede degradar la imagen. Así que si tienes un objetivo de calidad (y caro), sería estúpido echarlo a perder colocando un filtro de protección cualquiera. Lo que quiero decir es que si trabajas en contextos en los que prácticamente no hay riesgo de dañar la cámara (en un estudio, haciendo fotos-retrato en interior, paisajes…) no es necesario colocar el filtro UV para proteger la lente. Coloca el filtro solo en situaciones con peligros evidentes, por ejemplo en la playa, donde la arena puede rayar la lente fácilmente.

El filtro polarizador

Licencia CC BY-NC Philippa Willitts (haz clic para verla en FlickR)

El filtro polarizador, al contrario del filtro protector UV, sí modifica la imagen. Lo interesante es que estas modificaciones no se pueden recrear por ordenador, y de ahí su atractivo. ¿Entonces qué hace este filtro?

  • Elimina los reflejos de todas las superficies excepto de las metálicas.
    Por tanto resulta útil para fotografiar el agua (ríos, lagos…) evitando que los reflejos se apoderen de toda la imagen. Y no solo no refleja la luz en el agua, en realidad sirve para eliminar los reflejos de prácticamente cualquier objeto o sujeto. Al evitar que la luz se refleje se consiguen colores más auténticos, dado que se capturan con una mayor saturación, más reales si se quiere.

Un ejemplo del efecto producido por un filtro polarizador en una foto de un río: increíble, ¿no? Licencia CC BY-SA Aidan Wojtas (haz clic en la imagen para verla en FlickR)

  • Oscurece los cielos demasiado iluminados (cuando está soleado), y de esta forma permite aumentar el contraste entre el cielo y las nubes, o evitar la sobre-exposición del cielo durante los meses de verano. ¿Nunca te has preguntado cómo se hace para que el cielo tenga un azul tan intenso en algunas fotos? ¡Pues bien, es gracias a un filtro polarizador!
  • Oscurece levemente la imagen. No se nota demasiado, pero esta pequeña diferencia es captada por la cámara si está en modo semi-automático. En el peor de los casos, aún podrás aumentar un poco la exposición en la fase de retoque. Aunque, eso sí, tienes que saber hacerlo.

Este filtro cuenta con dos anillos: uno que va fijado al objetivo y otro que se gira para eliminar los reflejos con mayor o menor intensidad. ¡Puedes ver el resultado directamente mirando a través del visor, así que queda en tus manos ajustarlo como quieras!

Comprar un filtro polarizador es una inversión a largo plazo, por lo que es aconsejable comprar uno compatible con tu objetivo de mayor diámetro, y unos anillos adaptadores para conectarlo con los de diámetro inferior. Así no tendrás que comprar tres diferentes y tú bolsillo te lo agradecerá 😀 ).

Fíjate en adquirir un filtro polarizador que sea circular y no lineal: los lineales (que ya casi no se encuentran) no son compatibles con el autofocus (enfoque automático) de las réflex más modernas.

Filtro de densidad neutra

Licencia CC BY-NC-ND Shereen M (haz clic en la imagen para verla en FlickR)

Este filtro produce un efecto sencillo: oscurece de forma considerable la imagen.

Y ahora me dirás: “si nos pasamos la vida peleándonos con la luz para conseguir fotos expuestas correctamente, e incluso compramos objetivos más luminosos para afrontar situaciones con poca iluminación, ¿por qué diablos íbamos a querer oscurecer la imagen?”

En primer lugar, recuerda los artículos sobre la exposición y los tres parámetros fundamentales: la apertura de diafragma, la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO. Ahora imagina que te encuentras en un entorno muy iluminado. Estás fotografiando con trípode y quieres captar un movimiento (el paso de un tren, por ejemplo): eliges una velocidad de obturación reducida. Para compensar, la cámara cierra el diafragma para que la foto no quede sobre-expuesta. Excepto si el fondo es feo (después de todo estás en una vía de tren 😛 ), por lo que querrás emplear una profundidad de campo reducida para desenfocarlo: para ello tendrás que abrir más el diafragma. Resumiendo, en un caso como este hay que elegir entre capturar el movimiento (gracias a una velocidad de obturación elevada) o entre tener una profundidad de campo reducida (gracias a una apertura elevada).

A menos, claro está, que oscurezcas la imagen mediante el filtro de densidad neutra. Es lógico: si oscureces la imagen, puedes utilizar una gran apertura de diafragma al mismo tiempo que una velocidad de obturación reducida, y todo ello sin que la imagen quede sobre-expuesta.

La mayoría de las veces, este tipo de filtros se utiliza en exposiciones súper largas (más de 30 segundos) que dan como resultado un efecto muy particular para, por ejemplo, alisar el agua o las nubes. ¡Es uno de los elementos imprescindibles para conseguir este tipo de fotografías!

Entonces estamos ante un filtro que sirve para enfocar bien en estas situaciones concretas, por lo que es muy específico: ¡no lo vas a utilizar todos los días, así que no es una prioridad

Hasta aquí este artículo sobre los 3 filtros que pueden resultar útiles en fotografía digital. El filtro polarizador es sin ninguna duda el más indispensable de todos, el filtro de protección UV no sirve más que para proteger la lente de golpes y arañazos en situaciones peligrosas, y el filtro de densidad neutra queda reservado para situaciones muy concretas.

No dudes en dejar un comentario a continuación si tienes alguna pregunta, y si lo deseas, ¡suscríbete a la newsletter para mantenerte informado acerca de los próximos artículos, que de buen seguro te ayudarán a ahorrar dinero!

Recherches utilisées :

problemas con filtros en fotografia, filtro polarizador, ¿es recomendable el Uso de FILTRO POLAR CIRCUCAL EN FOTOGRAFIA DIGITAL?, diferencia entre filtro uv y polarizador, diferiencia filtro polarizado o densidad neutra, el filtro en util, el filtro polarizador sirve en una camara digital?, es necesario un filtro polarizador


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

2 comentarios

  • Un articulo muy interesante. Te felicito por tu pagina y por los artículos que nos regalas muy fáciles de comprender. Para un novato como yo son indispensables para aprender en el mundo de la fotografía.
    Enhorabuena por tu trabajo y muchos ánimos para seguir adelante.
    Un saludo

    23 marzo 2015
    • Hola Iván, muchas gracias por visitar la página y dejarnos tu opinión. Me alegro mucho de que los artículos te resulten útiles. Cuéntanos cómo van evolucionando tus fotografías y no dudes en ponerte en contacto con nosotros si te surge cualquier duda.

      30 marzo 2015

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?