Los efectos de mal gusto

26 mayo 2016

Al descubrir la fotografía, al neófito se le presentan innumerables posibilidades, entre ellas las relacionadas con el tratamiento digital. Es normal sentir la tentación de probar. El tema es que a veces se va demasiado lejos y se sobrepasan los límites del buen gusto. ¡No estoy juzgando a nadie, sólo quiero arreglar las cosas con un poco de humor para, posiblemente, salvar tus retinas y las de los demás! 😀

Antes de comenzar, debo advertirte de que en este artículo utilizo un tono un poco cínico, porque es muy sano bromear un poco de vez en cuando 😉 No te lo tomes a mal si has hecho algunas de las cosas de la lista (yo también las he hecho). Simplemente no las repitas.

Nota para principiantes que se inicien en el blog con este artículo: sobre todo no te cierres a experimentar por miedo a caer en el mal gusto. Seguramente no vayas muy lejos en el tratamiento digital al principio. Harás cosas sobrecargadas y no necesariamente sutiles ni del mejor de los gusto. Es normal, forma parte del aprendizaje 😉

Apunte rápido sobre el retoque demasiado sobrecargado: de forma general debes ser sutil y no pasarte con subir o bajar mucho los diversos parámetros. Una buena manera de ver si te has pasado es dejar el revelado tal cual y mirar al día siguiente cómo queda la foto: te darás cuenta rápidamente si es demasiado. Cuando uno está “metido de lleno”, no siempre ve las cosas de la misma forma.

¡Concentrémonos en aquello que implica un NO rotundo!

HDR mal hecho

Fenómeno representativo de la creciente tendencia de los últimos años, un HDR feo se produce antes de descubrir el principio del HDR, cuando se sacan 9 fotos con composiciones distintas, y se llevan a revelar directamente a Fotoprix con los ajustes automáticos y un mapeo tonal horroroso.

¡No hace falta decirlo, queda feo, y no tiene ningún sentido hacer esto!  Las imágenes están bien con sombras reales y colores normales que no quemen los ojos. El HDR (High Dynamic Range) debe ser utilizado, tal y como su nombre indica, para exponer escenas en las que se da un dinamismo muy fuerte. Si trabajas en RAW, la mayor parte del tiempo podrás arreglártelas subiendo un poco el cursor correspondiente en Lightroom, sin necesidad de sacar un montón de fotos iguales. Si realmente necesitas sacar varias, 3 o 5 serán suficientes. ¡Y por el amor de Dios, deja de usar ese mapeo de tono verdoso e irreal! 🙂

Ahora en serio, se engaña al ojo si se eliminan por completo las sombras de una imagen. Sabemos dónde se supone que están las sombras, y si no están ahí, nuestro cerebro piensa “¡no es natural, voy a vomitar!” (Igual que esa gente que se marea en el coche 😛 )

La desaturación parcial

Muy típico en los años 90, cuando recién descubríamos el Gimp 0.1 o el Photoshop pirata, y probábamos efectos con capas y máscaras. Realmente es muy cutre y no es serio.

Más aún si tenemos en cuenta que a menudo se hace para poner en valor el sujeto que no pudimos volver decente mediante la composición de la imagen. Me refiero al típico ejemplo de la rosa roja con un fondo en blanco y negro detrás del cual hay un sillón que se ha dejado ahí.

Si lo necesitas para realzar un sujeto, eso quiere decir que en realidad la foto no es tan potente. Trabaja la composición y piensa en los elementos que atraen la mirada para poner en valor el sujeto 😉

Claridad negativa exagerada para suavizar la piel

Lightroom y otros programas ofrecen una herramienta genial: la Claridad. Permite reforzar el contraste local y, por tanto, dar una sensación de nitidez y realzar las texturas. Si bajas el cursor hasta valores negativos, ocurre al revés, lo cual es muy útil para retocar la piel: se alisa un poco y se le da un aspecto más suave.

Esto es lo que ocurre cuando se quiere poner piel de bebé a un bebé ;)

Esto es lo que ocurre cuando se quiere poner piel de bebé a un bebé 😉

De hecho, como ocurre con cualquier herramienta de tratamiento digital, es necesario utilizarla con cabeza. Tu modelo no tiene piel de bebé, todo el mundo lo sabe. Equilibrarlo un poco para que quede más favorecedor sí, pero transformarlo en un muñeco de porcelana… no.

Ves a lo fácil, el resultado tiene que ser natural 😉

Viñeteado (blanco)

El viñeteado es un efecto óptico que aparece con ciertos objetivos y que llena de sombras las esquinas. Después de mucho tiempo se han desarrollado programas muy útiles para eliminarlo si se desea. Generalmente yo no lo elimino por completo, ya que tiene una ventaja que no podemos obviar: “encierra” la imagen y concentra sutilmente la atención en ella.

Si se quiere conservar o agregarlo, basta con hacerlo como siempre, con delicadeza. Si se hace que las esquinas queden negras, se consigue que el rostro sea más cercano, al tiempo que es lo único que ocupa lugar en la fotografía y se da a entender que es el sujeto principal de la foto 😉 O también puede dar a entender que has fotografiado con un objetivo soviético de plástico 😉

Pero lo peor es, sin duda, el “viñeteado blanco“, es decir cuando se corrige tanto que las esquinas de la imagen se vuelven más claras. ¡Si haces esto, no tendré más remedio que enviar a la policía del buen gusto a tu casa! 😀 Por favor, no le hagas eso a tus fotos. Eso jamás las mejorará. Y eso queda muy estilo años 80, período bien conocido por su “buen” gusto en materia de estilos de ropa, música (¡un sintetizador que arruina las canciones + cutres solos de saxo!).

Montajes cutres y mal hechos

Bueno, es menos común porque la mayoría de gente comprende que es una mala idea, pero a veces ocurre. Seamos claros, hacer un retrato de tu prima y pegarlo en una burbuja, con reflejos falsos y unas nubes detrás, no queda bonito. Eso incluye, peceras con peces de colores, delfines, etc. También está prohibido 😀

(Todo esto lo digo a partir de ejemplos reales, pero no insistas porque no daré nombres 😛 )

Parece obvio, pero es mejor decirlo para que quede claro 😉

Los cuadros y las firmas

Son dos cosas distintas pero a menudo relacionadas entre sí.

Colocar la foto sobre un cuadro en el mejor de los casos es inútil y en el peor de los casos hace que el espectador se distraiga de la imagen. Debe ser lo suficientemente buena como para poder ser presentada sobre un cuadro blanco. De nuevo, si necesitas hacerlo para llamar la atención, eso quiere decir que la composición sigue sin ser buena. Además, también es percibido como algo cursi.

En lo que se refiere a las firmas, eso puede ser sujeto de debate y ya sé que no voy a hacer amigos dando mi opinión. Yo creo que no sirve de nada y que arruina la foto por esta razón:

  • Si la gente ve tus fotos a través de Internet (la mayoría lo hará a través de ahí), quiere decir que ya conocen tu nombre y la firma añade un elemento de distracción que no pinta nada en esa foto. Te has aplicado durante el disparo y el tratamiento, ¿por qué arruinarlo todo al final? Deja la foto tal cual.
  • La protección para evitar el robo de tus fotos no es más que una ilusión. Si firmas en una esquina, cualquiera puede hacer un reencuadre en pocos segundos. Así que no sirve de nada.
  • La única forma de protegerte contra el robo es una firma enorme en medio de la foto. Salvo un pequeño detalle, también la protegerá de la gente, que no la mirará porque saldrá todo desfigurado. Al revés, seguro que nadie te la roba 😀

Filtros automáticos para la lomografía / Instagram / tratamiento cruzado

El tratamiento cruzado (o dicho de otra manera, efecto “vintage” de cerca) ya se ha visto 152 millones de veces desde la irrupción de Instagram (y la moda de las lomografías, con un gran viñeteado) como método para intentar hacer pasable una foto bastante mala. Y si ya lo hace todo el mundo, tu foto automáticamente se vuelve común y corriente, por tanto, carente de interés ¡incluso si en principio era buena!).

Entonces puedes utilizar un efecto de tipo tratamiento cruzado, pero con calma, personalizándolo bien: no apliques cualquier configuración predeterminada. Esto puede llegar a ser interesante si quieres que la foto tenga un efecto que funcione. Pero no lo hagas de forma sistemática y esfuérzate por trabajar el efecto.

Si realmente quieres un efecto vintage, fotografía en analógico 😉

Retratos de falso-tógrafos

Bueno, esto es más largo de explicar que lo de los efectos de mal gusto, pero no me he podido resistir 😀 Seguro que has visto alguna de las numerosas fotos típicas de Facebook del tipo “Raquel Martín, Fotógrafa”. En general, estas imágenes encarnan todo aquello que se pueda imaginar en términos de mal gusto: chicas que jamás han posado y se ven desorientadas, vestidas con ropa barata (tipo un corsé de color turquesa comprado en Hong Kong por eBay), fotografiadas en lugares típicos de la “exploración urbana” (me refiero a las líneas de tren o fábricas abandonadas en las que se intenta matar a los modelos), con posturas inapropiadas, por no decir vulgares, una luz mal gestionada y un tratamiento digital evidentemente exagerado.

Es posible que esto no le interese a muchos de vosotros, pero necesitaba referirme a ello 😀

 

Cuando pedí a mis seguidores de Facebook que me echasen una mano para hacer un repertorio de efectos, Bruno resumió muy bien el punto que todos tienen en común: “priorizar el procedimiento más que el sujeto. La foto debe estar bien hecha por sí misma, y todo efecto que le apliquemos sirve para reforzarla, no para mostrar lo que sabemos hacer. Igualmente, sacar una foto solo para probar un efecto está bien para practicar y apropiarte de una técnica, pero probablemente eso de por sí no dé como resultado una buena imagen 😉

 

Eso es todo, espero que este artículo al menos te haya hecho reír, y no olvides tomártelo a la ligera. Tienes derecho a continuar el regocijo dejando un comentario con tus propias ideas de mal gusto 🙂

 

Recherches utilisées :

como poner fotos en cuadros ya hechos gimp, vineteado es feo ?


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?