[Libro] El ojo del fotógrafo y el arte de la composición, Michael Freeman

Tal y como expliqué en otra ocasión, he decidido leer bastantes libros relacionados con la fotografía. Me comprometí a elegir los mejores para que te acompañen en tus ratos libres. No podía dejar pasar la oportunidad de hablaros de Michael Freeman, un nombre que probablemente te sea familiar.

Si ya has dedicado algo de tiempo a buscar libros de referencia en fotografía, seguramente ya te hayas topado con este nombre. Michael Freeman es prácticamente una leyenda en el mundo de la edición fotográfica, y con razón (porque no siempre es el caso 😉 ). No por nada, publica de forma regular en revistas especializadas como Life (aunque ser un buen fotógrafo no siempre implica ser un buen pedagogo), ha escrito más de diez libros que han vendido más de un millón de ejemplares (eso sí que es un buen indicador 😉 ). Nada más y nada menos. En definitiva, ¡hay bastantes cosas que decir sobre él! En Francia sus libros son editados por la editorial Pearson, que tuvo la gentileza de enviarme algunos ejemplares para que os hable de la obra 😉

Una biblia de la composición

Esta obra es una de las más conocidas (con más de 300.000 ejemplares vendidos) y está consagrada por completo a la composición fotográfica. Se trata de un tema muy amplio y complejo, pero es sin ningún género de dudas uno de los más útiles en fotografía. Efectivamente, el dominio de los ajustes es relativamente sencillo una vez que se han integrado los principios de la exposición y los diferentes modos de la cámara. Sin embargo, la composición es mucho menos sencilla de explicar y lleva más tiempo integrarla y dominarla, en parte debido a que se trata de una cuestión más personal. ¡De ahí el interés de un libro entero dedicado a este tema!

En este libro, Freeman lleva a cabo un excelente trabajo, y lo que haré será explicarlo en detalle. Las oraciones que emplea a veces son un poco complejas, pero así es el estilo de Freeman. Yo personalmente prefiero un estilo más sencillo y directo, pero uno se acostumbra rápido tras leer algunas páginas.

…cómo se construye una imagen, de qué está hecha una imagen, cómo se armonizan las formas, cómo se rellena el espacio, cómo el conjunto compone, finalmente, una unidad.
Paul Strand

Freeman parte de una constatación: “La mayoría de personas que utilizan una cámara por primera vez pasan más tiempo intentando entender el funcionamiento técnico de su instrumento que preguntándose qué es lo que les impulsa a usarla”. Después de recibir diariamente decenas de correos y comentarios de todos vosotros, puedo decir que esta frase es una verdad flagrante. Si te interesas en la composición, mejorarás mucho más tus imágenes que si te pasas horas y horas dudando si elegir f/8 o f/11.

El reto de Michael Freeman en este libro no es solamente enseñar las flexibles reglas de composición, sino también lograr que lo disfrutes. Y se puede decir que le da vueltas al asunto en seis capítulos ampliamente desarrollados e ilustrados con ejemplos sacados de la experiencia propia del autor.

Capítulo 1: el encuadre de la imagen

Es algo que no se suele tratar mucho al hablar de composición, pero es necesario comenzar por el principio: el encuadre de la imagen. Yo tampoco hablé mucho de ello al tratar la composición (de hecho, podría dedicar un artículo entero a esto cuando haya digerido todo lo que he leído). Efectivamente, el formato del encuadre en sí mismo (3/2, 4/3, cuadrado u otros formatos más exóticos) influye mucho en la forma cómo los elementos son dispuestos en la foto y, por tanto, afecta a la composición.

Dicho esto, el formato de encuadre generalmente viene impuesto por el tipo de cámara que se esté usando. Además cada persona tiene sus preferencias, probablemente condicionadas por la cámara que uno ha tenido en sus inicios. Yo comencé con una réflex de 3/2, y debo decir que me resulta muy difícil fotografiar de otra manera. El 4/3 me da la sensación de no ser lo suficientemente potente (aunque es una opinión subjetiva). El formato cuadrado me interesa un poco más porque puedo usarlo con mi cámara híbrida.

En este capítulo, Freeman explica las dinámicas de los diferentes modos de encuadre, la forma correcta de colocar los sujetos según su orientación, el encuadre horizontal y vertical, pero también algunos posibles reencuadres, la colocación del sujeto en el conjunto del encuadre, la utilización de un encuadre dentro de otro, etc. En definitiva, pasa revista a todo aquello que se ve influenciado por el encuadre de la foto y que tiene lugar al principio del proceso de enfoque.

Capítulo 2: principios básicos de la composición

La composición fundamentalmente es una cuestión de organización: sí, la de todos los elementos que quedan adentro del encuadre. En esto, la fotografía tiene las mismas necesidades básicas que otras artes gráficas. El riesgo al hablar de los principios de una técnica de composición es que se vea convertida, a ojos del lector, en un dogma. Por tanto, es importante concebir estos principios no tanto como reglas, sino como una serie de herramientas a nuestra disposición.
Michael Freeman

Así comienza este capítulo Freeman. Me parecía importante citarlo tal cual porque es crucial: las “reglas” de composición en realidad son una guía, no tienen que cuartar tu libertad, sino que más bien deben permitirte expresarte dándole más fuerza a las imágenes.

A lo largo del capítulo, el autor expone varios principios fundamentales que te servirán durante toda tu andadura en el mundo de la fotografía. La mayor parte son guías y no tanto reglas, y aunque ya conozcas algunas vagamente, su enfoque es muy innovador y habla de muchos elementos extremadamente sutiles. Obviamente necesitarás algo de tiempo para saber qué es lo que te gusta de tu quehacer fotográfico. Te recomiendo que vayas paso a paso y que no intentes incorporarlo todo a la vez, porque es demasiado amplio.

El capítulo comienza haciendo hincapié en la influencia de los contrastes, pero no únicamente al que ya debes conocer (claro/oscuro), también de todos los contrastes imaginables: largo/corto, grande/pequeño, ángulos agudos/redondeados, etc. De por sí es muy interesante.

La teoría del Gestalt con la que sigue (qué no te asuste, la palabra parece difícil pero no muerde) también es muy interesante, pero la entenderás mejor a medida que el autor se vaya refiriendo a ella a lo largo del libro. Como ocurre a menudo, puede que sean conocimientos ya adquiridos de forma intuitiva y con la práctica, pero ponerle palabras a eso, hacer que lo inconsciente se vuelva consciente, te será de gran utilidad.

 

No podría insistir lo suficiente en lo interesante que es el capítulo con conceptos como el equilibrio, la tensión dinámica, la relación entre silueta y fondo (el efecto silueta), el ritmo de una imagen (y una interesante analogía con la música), las texturas, el camino que toma la mirada en una imagen y la perspectiva.

En este punto, no obstante, me hubiese gustado que Freeman fuese un poco más claro. Lo que quiero decir es que no deja de reforzar el mito tan difundido de que la distancia focal influye en la perspectiva. Él no dice exactamente esto, pero si alguna vez se ha oído antes, puede que al lector le haga reforzar esta falsa creencia.

Con un gran angular abarcarás una mayor parte de la imagen, podrás ver las líneas converger con más fuerza y, por tanto, reforzar las perspectivas. A condición de que la imagen incluya partes muy cercanas a la cámara. Así pues, la distancia a la cámara es la que influye en primer lugar a la perspectiva lineal, y un objetivo gran angular no hace más que dar más juego a este efecto. Para entenderlo mejor te recomiendo que releas mi artículo sobre la perspectiva 😉

 

Capítulo 3: elementos gráficos en la fotografía

Freeman-6

Tal y como indica el título, este capítulo se centra en primer lugar en los elementos gráficos de una imagen:

  • los puntos / elementos puntuales que atraen la mirada
  • las líneas que lo dirigen
  • las formas (rectangulares, triangulares, circulares) que dotan de estructura a la imagen.

Cada elemento es explicado en pocas páginas, pero los datos aportados son muy completos e interesantes, y te permitirán sacar provecho de los elementos gráficos. Es un aspecto muy importante que se debe dominar para conseguir imágenes potentes y el autor entra en detalles pero sin llegar a pasarse. Aprenderás a utilizar las líneas verticales, horizontales, diagonales, curvas y la mirada, pero también los triángulos, los rectángulos y los círculos.

Además de todo esto, el capítulo está repleto de ejemplos con conceptos fotográficos importantes de los que probablemente hayas oído hablar, como el enfoque, el movimiento, el instante, la distancia focal empleada o la exposición de la imagen. Se aprecia de verás el hecho de que aborde estas cuestiones en esta parte del libro, porque lo anterior era más importante y, sobre todo, porque de esta forma se entienden mejor las implicaciones derivadas de variar el enfoque o la focal utilizada en la composición.

Capítulo 4: luz, color y composición

Lógicamente, después de tratar aspectos más evidentes de la composición se lanza a ver los menos evidentes: la influencia que los tonos y los colores tienen sobre la composición y la relación entre los mismos colores.

Probablemente esto sea lo más difícil de cuadrar en tus imágenes finales. Procura integrar bien el resto del libro antes de ponerte con esta parte. Sus teorías sobre el equilibrio son sumamente interesantes y su aplicación en fotografía es especialmente instructiva. Me ha gustado mucho el cuadro sobre las proporciones adecuadas según los colores a fin de dar equilibrio a la imagen. De buen seguro que lo utilizaré en el futuro. Puede que sea complejo, pero tal y como dije más arriba, es algo que probablemente yo ya hacía antes de manera inconsciente.

Capítulo 5: la intención

Sólo el título ya me gusta: yo suelo repetir a quién quiera oír (especialmente a los alumnos del curso que imparto 😉 ) que el factor que determina el 95% de los actos en fotografía (ajustes, encuadre, composición, retoque…) es la intención fotográfica.

Y no únicamente porque vaya a determinar tus elecciones, sino también porque le imprimirá una personalidad y un estilo a tus imágenes. Me ha gustado mucho también el hecho de que Freeman no hace un juicio de valor del abordaje descriptivo o creativo (términos ya conocidos), más bien intenta proporcionar las claves en base a la intención que uno tenga: hacer una foto convencional (lo cual no siempre es despectivo) o algo más original (lo cual no siempre hace que la foto sea mejor).

Cada una de las dos opone dos nociones: espontaneo o planificado, documental o expresivo, simple o complejo, claro u oscuro. Este capítulo permite relacionar las herramientas presentadas por Freeman al principio del libro dese una perspectiva más artística y más acorde a tu personalidad. En definitiva, lo aborda en el momento adecuado. Es de esos capítulos con los que aprenderás un montón de cosas cuando vuelvas a leer el libro. Porque sí, es el típico libro que se relee varias veces.

Capítulo 6: el proceso

A base de formar principiantes, me he dado cuenta de que el problema principal de muchos de vosotros no es que todavía no hayáis tenido el tiempo suficiente para entender los fundamentos de la fotografía y la utilidad de los distintos ajustes, sino que más bien os falta unir las piezas del puzle y saber qué hacer llegado el momento del disparo. Y el autor también lo ha comprendido, dado que dedica el último capítulo del libro a explicar en detalle los casos en los que usa lo que ha explicado anteriormente, esta vez con casos prácticos: la búsqueda de orden en una foto muy cargada de elementos, la caza de una imagen, la búsqueda de la mejor imagen posible esperando el momento preciso.

Al final del libro se interesa por los diferentes procesos que permiten lograr mejores imágenes: tener un repertorio personal en el que poder buscar inspiración para futuras fotos, usar la capacidad de reacción, de anticipación, de construcción, de yuxtaposición, aprender a volver a los lugares y a explorar.

 

 

En resumen, este libro es un imprescindible en toda biblioteca de fotógrafo que se precie. Sinceramente, visto el precio, se trata de un verdadero compendio de consejos extremadamente útiles que te ayudarán a lo largo de tu vida como fotógrafo. Además, se trata de un libro que deberás releer varias veces si quieres aprehender realmente toda la información que contiene e incorporarla a tu práctica cotidiana.

 

Recherches utilisées :

el ojo del fotografo gratis, la biblia de la fotografia pdf, biblia segun michael freeman, el arte de la composicion, michael freeman composicion fotografica, capitulo 1 el encuadre, michael freeman el ojo del fotografo, conposicion al libro


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?