La (i)Phoneografía

Puede que ya hayas escuchado este extraño término: iPhoneografía. Se trata de un fenómeno bastante reciente. A veces se consiguen muy buenos resultados, y todo, desde el enfoque hasta el retoque, se hace en un… teléfono. Descubre esta curiosa práctica y qué es lo que puede aportarte.

El término iPhoneografía viene de la contracción de iPhone y fotografía, y se refiere a la práctica de hacer fotos con un iPhone (y por extensión con cualquier tipo de smartphone, especialmente los Android). La mayor parte de definiciones coinciden en que implica hacer la foto con un teléfono, pero también y sobre todo, retocarla directamente en el teléfono mediante una de las tantas aplicaciones para fotos que se pueden descargar. Algunos incluso van más allá en la definición e incluyen el hecho de compartirla al instante en redes sociales como Facebook, Twitter, Flickr, etc.

Te estarás preguntando por qué razón hablo de esto, si siempre que se trata de elegir una cámara elogio y recomiendo las réflex en detrimento de las bridge o las compactas. Y debo reconocer que al principio no me convencía del todo esta historia, ya que me parecía más bien que respondía a la moda por los teléfonos Apple, exaltada por una serie de artimañas para conseguir imágenes correctas que de lo contrario no hubiesen atraído la mirada de nadie. Pero fijándome un poco más, también debo admitir que hay algunas imágenes que son muy logradas, y que el hecho de que sean en formato cuadrado no me resulta ajeno, ya que en realidad soy bastante aficionado a este formato.

La verdad es que soy bastante dado a hacer experimentos, y como tengo un teléfono Android, he decidido probar. Después de todo, no tenía nada que perder.

La elección de la aplicación

Mi primera “iphoneografía”, que además me encanta

En iOs, existen muchas aplicaciones. Instagram es sin duda la más conocida, aunque también hay muchas otras como Hipstamatic. Lo ideal sería que las probases todas y que eligieras la que más te guste. En Android, después de probar varias, me he decantado sin dudarlo ni un instante por Shift, la aplicación que ofrece más posibilidades en términos de personalización.

En cualquiera de los casos, estas aplicaciones permiten hacer varias cosas muy interesantes:

  • disparar en diversos formatos, ya sea en 4:3, 3:2, 5:3, 16:9… y especialmente en formato cuadrado
  • conseguir resultados particulares, en muchos casos similares a los obtenidos con cámaras analógicas (como la famosa Polaroid, la Lomo) o de películas (¡Ilford e incluso Technicolor!)
  • añadir efectos como el soft-focus (o desenfoque artístico), los filtros de color, el grano, etc.

En fin, las posibilidades son infinitas. Aunque está disciplina cada día se vuelve más popular, hay que tener cuidado de no caer en la eterna repetición utilizando de forma burda los mismos efectos que usa todo el mundo. No te aferres a la comodidad del efecto (con el que se puede conseguir fácilmente un buen resultado estético), sino más bien utilízalo para mejorar una foto que ya de por sí sea interesante y tenga una composición correcta.

¿Es realmente fotografía?

Es una buena pregunta. Estas fotos se hacen con una herramienta que ya de inicio es un teléfono, con una serie de efectos predefinidos que generalmente pretenden imitar los resultados de la fotografía analógica. Por tanto nos podemos preguntar si no hay demasiadas diferencias con la foto “clásica” como para considerarlo fotografía. Lo único es que, para que quede claro, me parece que eso sería un poco pedante. Después de todo, la fotografía ha cambiado tanto en 30 años que es difícil hacer una definición tan precisa. ¿Una Nikon D3s que supera los 100.000 ISO puede ser considerada una cámara de fotos? Yo, personalmente, no lo dudo: aunque ni siquiera se hubiera podido imaginar hace 10 años.

Creo que no hay que juzgar ni encasillar. Al final el resultado es el mismo: una imagen fija, así que no entiendo por qué debería ser una “pseudofotografía”. De hecho, he visto algunas fotos sacadas con un teléfono que son mucho mejores que algunas fotos hechas con cámaras réflex, pero bueno, esa no es la discusión que toca ahora. De lo que se trata es de saber qué es lo que esto te puede aportar, en tanto que fotógrafo.

Otro mundo

Son palabras fuertes, pero ahora entenderás el porqué. Lo cierto es que la phoneografía (saco la “i” porque he elegido Android más que el iPhone) es bastante particular. Yo diría que es una herramienta que no está diseñada para el mismo fin que las cámaras réflex. Efectivamente, la phoneografía es una herramienta fantástica para conseguir instantáneas de la vida cotidiana. ¿Por qué?

Llevas el teléfono contigo en todo momento

Me dirás que también es posible con una réflex. Sí, es verdad que hay que llevar la cámara siempre que se pueda para no dejar pasar la posibilidad de hacer buenas fotos. Pero seamos sinceros, ¿quién carga su cámara réflex consigo de forma permanente? Si no tenemos que cargar con otras cosas y vamos por ejemplo a pasear a un lugar concreto, obviamente es posible, pero francamente, yo estoy muy lejos de llevar la cámara conmigo allá donde vaya y en todo momento.

¡El ejemplo de una hermosa luz que jamás hubiese podido conseguir sin la ayuda de esta herramienta! ¿Convencido? 😉

La ventaja del teléfono es que lo llevas en todo momento contigo (si no es así, vende tu teléfono e invierte el dinero en nuevo equipamiento fotográfico 😉 ). De esta forma, si te topas con algo interesante, o con una bonita luz, o simplemente quieres guardar un recuerdo de algo a través de una foto, solo tienes que desenfundar tu teléfono, y en pocos segundos, disparar y conseguir una foto.

Sin embargo, el hecho de tener siempre disponible una cámara produce un efecto secundario imprevisto: comenzamos a observar mucho más lo que hay a nuestro alrededor. Quizás te estés diciendo que tienes un teléfono con cámara desde hace años y que nunca te ha producido ese efecto. De acuerdo, pero seguramente sea una cámara muy básica, seguramente produce imágenes… sosas y sin interés. Pero con estas aplicaciones tienes la posibilidad de crear imágenes interesantes en cualquier momento. Y ciertamente eso cambia nuestra visión de lo que nos rodea. Supone un excelente ejercicio para aprender a fotografiar: el hecho de observar en todo momento sirve para entrenar el ojo, para mejorar las composiciones, el enfoque, conseguir el efecto adecuado en tal o cual situación… en definitiva, a pensar una imagen.

Creo que esta herramienta permite sacar fotografías que no necesariamente harías con una réflex. Pequeños fragmentos de la vida cotidiana, una foto que represente un instante de tu día.

Posibilidades creativas distintas

Además de los diversos efectos derivados de la fotografía analógica, lo que es especialmente interesante es la posibilidad de disparar directamente en formatos distintos al 3/2 con el que estás acostumbrado a disparar con tu réflex. Así te tendrás que enfrentar a otros ángulos de enfoque y a hacer composiciones diferentes de las que haces habitualmente. En concreto el famoso formato cuadrado que permite una mayor simetría por ejemplo.

No estoy seguro de si se trata de un efecto secundario del formato cuadrado, en el sentido de la “inmediatez de lo cotidiano” o incluso de la rapidez del proceso, pero me doy cuenta de que mis “phoneografías” se alimentan más de la sencillez, ya que son más sobrias, lo que al final las hace mejores.

En cualquier caso, te recomiendo mucho que pruebes esta herramienta, por todas las ventajas que acabo de mencionar, pero también porque en definitiva una imagen sacada con un teléfono es mejor que ninguna imagen 😉 Te animo a que las compartas en las redes sociales ¡porque a fin de cuentas, seguimos siendo unos apasionados de la fotografía por encima de todo! No dudes en dejar un comentario para aportar tu granito de arena.

 

Recherches utilisées :

curso iphoneografia, iponeografia fotos


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?