La fotografía no es cara

2 julio 2015

Está bien, a veces sólo un poco 😛 Bajo este título provocador he querido hacer una lista de las diversas formas que existen para no arruinarse al hacer fotografía, sin que esto te haga dejar de disfrutar. Definitivamente tu banquero quiere que leas este artículo 😉

Porque seamos honestos, al lanzarse al mundo de la fotografía y tomarse en serio una pasión (¡y con razón!), rápidamente se quiere comprar material nuevo: accesorios, objetivos, una cámara nueva, e incluso programas de fotografía.

¡Todo esto de una vez puede hacer que tu factura se vaya por las nubes! Régis Moscardini nos hablaba hace poco de los 5 accesorios fotográficos que no se deben comprar. Veamos ahora cómo hacer para ahorrar en las compras que sí son imprescindibles.

Ve un paso por detrás

Tamron 70-150 mm f/3.8 Auto Zoom lens 1976 by Nesster

Las marcas sacan material nuevo todo el tiempo, acompañado de un gran despliegue publicitario. Y nuestra reacción primaria típica de consumidor occidental es: “¡guau, una nueva cámara de 18 Megapíxeles, la necesito!”. Estoy forzándolo un poco, pero espero que entiendas la idea.

Seamos honestos: ¿realmente necesitas este nuevo material? ¿Ya dominas a la perfección el que tienes? ¿No es más bien el efecto novedad lo que te atrae?

 

Para nada quiero decir que jamás haya que comprar material nuevo, sino más bien que lo debes hacer de acuerdo a tus necesidades reales, y no por un capricho 😉 Además, a menos que sea una necesidad particular (gestionar mejor el ruido con altas sensibilidades ISO, por ejemplo), es preferible gastar dinero en objetivos que en cámaras: te van a durar más tiempo (decenas de años sin problema) y tendrán mayor impacto en la calidad de las imágenes resultantes.

Es 1000 veces mejor un objetivo profesional montado en una cámara de las más básicas, que una cámara profesional con un objetivo de baja calidad.

 

También debes excluir todo aquello que sea innecesario. No te voy a hacer una lista de todo lo que no necesitas, pero simplemente intenta no tirar el dinero en algo que no te servirá para nada. Más allá de esto, piensa antes de gastar cientos de euros en un programa: ¿no puedes aprender a usar uno que sea equivalente y gratuito? ¿Tanto más te puede aportar este programa? ¿No sería preferible comprar un objetivo por el mismo precio?

Compra de segunda mano

De la misma manera que un coche nuevo pierde su valor con sólo poner una rueda fuera del concesionario, en el mercado de segunda mano se puede encontrar material fotográfico de última generación y en perfecto estado, pero mucho más barato que su equivalente nuevo. ¡Puedes ahorrarte decenas o cientos de euros comprando material en buen estado y que funciona a la perfección! Esto es especialmente cierto para los objetivos, que se mantienen en muy buen estado si se cuidan bien.

¿Entonces dónde se pueden encontrar artículos de ocasión?

Para comenzar, busca en el templo de los clasificados en España: Segundamano.es. La ventaja principal es que puedes buscar las ventas en tu provincia, y por tanto, ver el material y probarlo antes de comprar. Lo cierto es que es imposible saber si el vendedor es digno de confianza, por lo que conviene poder recogerlo en persona. ¡Pero si puedes ver el material antes, adelante, puede ser interesante! Especialmente porque mucha gente vende su material por falta de conocimientos o de tiempo.

La segunda opción es eBay, con su clásico sistema de subasta, pero también con su sistema de pequeños anunciantes más o menos igual que el de Segundamano (para nuestro deleite). La ventaja de eBay es que los vendedores son evaluados por las personas que ya han hecho una compra: fíjate en los vendedores que tienen un 99% de evaluaciones positivas, y échale un vistazo a las evaluaciones negativas. ¿El problema fue debido a un retraso en la entrega o porque el material que te enviaron era distinto al anunciado? No dudes en pedir más fotos del material (con el detalle de las lentes por delante y por detrás, por ejemplo).

Y no tengas miedo de pagar en Internet, eBay tiene un excelente sistema de seguridad (debes usar un navegador moderno, como por ejemplo el Mozilla Firefox, que te protegerá de los posibles riesgos  ).

Compra por Internet

Si quieres comprar accesorios nuevos o no encuentras el objetivo de tus sueños de segunda mano, evita pisar el Fnac más cercano, peor aún, el Carrefour o el Alcampo. ¡No es que tenga algo personal con estas grandes superficies (son geniales para probar la ergonomía de las cámaras, pero es sustancialmente más caro que en otros lugares!

Puedes encontrar exactamente los mismos productos, pero mucho más baratos, en Internet. Los 2 reparos más habituales son el servicio post venta y el plazo de entrega. El 2º no se justifica: si no puedes esperar 5 días y ahorrar varias decenas o cientos de euros, realmente no necesitas leer este artículo 😛

En lo que se refiere al servicio post venta, es cierto que nos podemos preguntar si es de calidad, especialmente si no estás acostumbrado pagar con tarjeta de crédito por Internet. Así que dejemos de lado esta típica paranoia: realmente son pocas las posibilidades de que necesites recurrir al servicio post venta. Hace ya varios años que compro productos de alta tecnología por Internet (informática, fotografía…), y no he tenido ni un sólo problema. Aunque sin duda queremos estar seguros en caso de que surja algún problema. Esto es comprensible, a mí me ocurre lo mismo.
El error sería creer que por el hecho de estar en Internet no existe servicio post venta. Hay muchas páginas web que ofrecen a un tiempo equipamientos fotográficos y un servicio post venta de calidad. Estoy pensando en el gigante Amazon, por supuesto.

En realidad, hay múltiples opciones para elegir. Si REALMENTE no confías en estas páginas web, realiza la compra en las páginas web de las tiendas clásicas, que con frecuencia ofrecen mejores precios que la tienda física, y en los cuales puedes usar códigos de descuento.
Un ejemplo personal: yo compré mi cámara réflex en la página web de Boulanger, en la cual me ahorré 150 € respecto al precio en tienda. Por un lado disfruté de un precio más bajo por la compra online, y por el otro, conseguí un “código de descuento Boulanger” después de googlear esta frase.
¡Y lo mejor de todo esto es que fui directamente a buscarla a la tienda, ya que de esta forma me daban la posibilidad de beneficiarme del servicio post venta de Boulanger! ¡Todo son beneficios!

El caso de los objetivos

Los elementos que más se suelen comprar son los objetivos. Es normal, ya que juegan un papel crucial en la calidad final de las imágenes. Obviamente debes comenzar por elegir tu objetivo de acuerdo a tus necesidades, pero también debes intentar ahorrar un poco sin sacrificar en calidad. Veamos cómo.

Elige por objetivos de terceras marcas

Tamron 70-300 VC USD by Vogelbetrachter

Las terceras marcas son aquellas que básicamente no son la de los fabricantes. Es decir, Tamron, Sigma, Tokina, Samyang…

¡Generalmente estas marcas ofrecen modelos equivalentes a los objetivos Canon, Nikon y compañía por precios que normalmente son imbatibles, y en ocasiones esos objetivos tienen una calidad óptica igual que la de los de marca! Como ocurre en cualquier elección de un objetivo, hay que sopesar los pros y los contras, y ver hasta qué punto son de calidad equivalente, especialmente su relación calidad/precio, teniendo en cuenta tu presupuesto. ¡Muchas veces leerás en algunas páginas especializadas que prueban los objetivos (como es el caso de DxOMark por ejemplo) que la calidad óptica del objetivo de marca es ligeramente superior o que éste cuenta con alguna opción extra (el motor ultrasónico por ejemplo), pero el tema es saber si esta leve mejora vale 100/200/300€ o no! A veces es así, pero como es lógico, todo depende de lo que necesites para fotografiar y de tu presupuesto.

Focales fijas, y más focales fijas

El Canon EF 50 mm f/1.8 de focal fija es muy asequible y cuenta con una óptica de gran calidad.

Aunque tienen una óptica generalmente mejor que la de los objetivos con zoom, los objetivos de focal fija normalmente son bastante más baratos, si tenemos en cuenta una apertura máxima equivalente. ¡Por otro lado, también es frecuente que no haya una apertura máxima equivalente en objetivos con zoom! Si eres consciente de tus necesidades (retrato, deportes, animales, etc.) y no precisas la versatilidad de un zoom, los de focal fija pueden ser la opción ideal para ahorrar un poco de dinero. Y además es una nueva oportunidad para fotografiar hasta la saciedad con el 50 mm f/1.8 que seguramente tengas en tu bolso fotográfico 😉

Opta por objetivos “vintage”

No se suele pensar mucho, pero es posible ahorrar mucho dinero usando objetivos antiguos, de esos que se usaban en fotografía analógica. Efectivamente, puedes adaptarlos a tu réflex con anillos adaptadores, aunque recuerda que de esta forma perderás el enfoque automático.

Aunque lo cierto es que no es tan sencillo aclararse en la jungla de monturas y diversos anillos de adaptación que hay disponibles. Para este tema habría que escribir un artículo completo, pero dado que todavía no he encontrado solución a esto (debo reconocer que no me gustaría tener que fotografiar sin autofocus 😛 ), me abstendré por ahora. Dejo en tus manos preguntarle a Google 😉

 

¡Eso es todo, espero que tu banquero aprecie este artículo y que no dude en dejar un comentario si tiene alguna pregunta! 😛 Si aún no lo has hecho, recuerda que te puedes suscribir a la newsletter (arriba a la derecha), y recibirás todos los artículos por email, además de conseguir un regalo extra 😀

Recherches utilisées :

terceras marcas objetivos


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?