La fotografía de viaje o el arte de fotografiar en vivo y en directo

8 septiembre 2016

Yo defino la fotografía de viaje como una serie de instantáneas que nos hacen descubrir un modo de vida en los confines del mundo o “cerca de nuestra casa”. Una serie de fotos sacadas en vivo y en directo deben contar una historia, de una región, de un barrio, de una persona o de un paisaje.

Nota: este es un artículo escrito por nuestra invitada Marie-Ange del blog “Apprendre la photo de voyage”. Así pues, es ella quien habla en este artículo:)

¡Si lo tomas con la intención de hacer un reportaje, tus fotos de viaje tomarán una dimensión real, incluso si tu fin último es inmortalizar recuerdos!

¡Tras recibir una auténtica llamada de auxilio por parte de mis lectores y alumnos de fotografía, me he decidido a escribir este artículo para darte unos consejos que he sacado de mi caja de herramientas a fin de volver a casa con unas fotos dignas de un reportaje, imágenes capturadas en vivo y en directo!

¡Sin embargo, una buena parte de vosotros “perdéis el control” (y es normal) cuando se trata de capturar una escena en la que prácticamente no hay tiempo para reflexionar sobre la técnica!

Fotografiar en vivo y en directo y hacer fotografía de viajes no es el tema más fácil de aprender en fotografía. Es necesario que la foto sea explotable durante el tratamiento digital, por poco que se retoque, siendo a la vez creativa y que transmita una información.

Interpretar una escena en 3D y traducirla a 2D en el sensor de tu cámara implica una suerte de gimnasia mental y técnica. Para ello, es necesario poner en práctica algunos principios básicos de forma que tu viaje se transforme en un verdadero terreno para la recreación.

El propósito de estos consejos no es que os convirtáis en verdaderos fotorreporteros de guerra. ¡Se trata más bien de ayudaros a que consigáis imágenes que mezclen técnica y creatividad, imágenes que os guste mirar, interpretar en la fase de tratamiento digital y compartir!

¡Veámoslo de forma más detallada a continuación!

Fotografía de viaje, un estado de ánimo

La fotografía de viajes es un estado de ánimo… requiere un proceso fotográfico particular pues se parece bastante al del fotorreportaje.

Nuestros viajes están hechos de una sucesión de días, encuentros y descubrimientos. Nuestras imágenes deberían contar nuestro viaje si queremos que adquieran un sentido, con un principio y un final.

Ya estés solo, entre amigos, aficionados a la fotografía o en familia, siempre existe una solución para encontrar la medida justa y satisfacer lo mejor posible tus deseos de hacer fotografía y moderar la incomprensión de los “no-fotógrafos” con los que viajes.

Negocia cómo se van a desarrollar las visitas, en que vas a ocupar tus días con tus compañeros… ¡Te aseguro que eso es posible! Mi compañero de viaje desde hace 20 años ni siquiera lleva una cámara compacta en el bolsillo, la fotografía es la última de sus preocupaciones… ¡Y a pesar de ello, logró llevar adelante mi oficio de fotógrafa profesional en vacaciones!

Todo es cuestión de compromiso. En ciertas circunstancias, también podemos aprovechar el hecho de estar acompañados por “no-fotógrafos”. La presencia de otras personas ayuda a que nos divirtamos y nos permite “disparar” olvidándonos un poco de nuestro sujeto, y su mirada (la del sujeto) deja de dirigirse a nosotros. ¡Esto produce el efecto de transformar los retratos posados en fotografías sacadas en vivo y en directo!

Técnica: céntrate en lo esencial

Tus competencias técnicas

Los principales defectos de las fotos sacadas en vivo y en directo son los siguientes:

  • Fotos desenfocadas,
    • Una mala exposición
    • Composición de la imagen poco cuidada
    • Fotos sin contraste
    • Ausencia de un ángulo de enfoque: las fotos de señor y señora “soy como todo el mundo”

¡Estos problemas recurrentes se deben a la pérdida de tus medios en situaciones extremas o estresantes!

¡No intentes ir más allá de tus competencias técnicas! Estar demasiado seguro de sí mismo y del talento propio también es nefasto, igual que dudar de todo, incluido el talento…

Un viaje a los confines del mundo no es una sesión de entrenamiento fotográfico. Su vocación no es que asumas riesgos inútiles en tu práctica de la técnica fotográfica. ¡Es preferible que pongas en práctica esas técnicas cerca de tu casa!

Si sales de viaje o te vas de vacaciones en pocas semanas o meses, este es el momento de progresar en fotografía o de hacer una pequeña revisión. Además, debes “calentar” los músculos, tu cerebro, si llevas algún tiempo sin coger la cámara para fotografiar. No te arriesgues a dejar pasar bonitas fotos durante los primeros días. No olvides que debes ser como uña y carne con este pequeño tesoro tecnológico.

Así que no subestimes tus competencias fotográficas actuales, no estamos participando en un concurso fotográfico en el que prima la imagen más banal. Sé objetivo con tus propios conocimientos:

  • Modo automático… ¡prohibido! Si utilizas el modo todo en automático, eso se llama “hacer fotos”, en oposición a la actividad de “sacar fotos”.

¡Una buena noticia! Si insistes en hacerlo todo en automático, siempre tendrás la posibilidad de mejorar de forma considerable tus imágenes aplicando escrupulosamente las reglas de encuadre y composición de una imagen. ¡Un libro de 1.000 páginas no bastaría para agotar el tema!

  • Modo semiautomático, solución salvadora que te permitirá conseguir bonitas fotos.
  • Modo Manual – Debes estar seguro de dominar la situación en todas las circunstancias.

¡Lo ideal ciertamente es compaginar de forma inteligente los modos prioridad a la velocidad, prioridad a la apertura y el modo manual dependiendo de la situación!

El orden de mi proceso durante mis salidas fotográficas

Las 3 prioridades cronológicas son mi método IEE:

  • Instante (fíjate en una escena interesante, retrato, escena de vida, paisaje)
  • Encuadre (cuida el encuadre y la composición)
  • Exposición (no olvides utilizar la corrección de exposición a riesgo de encontrarte con las luces altas “quemadas”)

Un truco para preconfigurar tu cámara de forma que puedas afrontar numerosas situaciones

¡El mayor error es pasarte el tiempo preguntándote si tu cámara tiene los ajustes correctos en el momento del disparo! Olvida la técnica para centrarte en lo que ocurre en el visor y haz fotos que de acuerdo a tu realidad o a tu imaginario.

Para eso es necesario centrarse en lo fundamental. Sin ánimo de ofender a los puristas. ¡Las cámaras de fotos digitales actuales son mucho más complejas! Están sobrecargadas de automatismos inútiles y difíciles de configurar.

¡Atrévete a ir “directo al grano”! Desactiva lo esencial de estos modos asistidos y concéntrate en dos o tres parámetros en el caso del disparo en vivo y en directo:

  • La sensibilidad ISO debe estar al menos a 400 ISO, u 800 si te encuentras de viaje en modo reportaje, escenas de calle, retratos de calle, mercados del mundo, de Francia o Navarra. Esto le permite a tu cámara adaptarse a velocidades suficientemente elevadas como para evitar el desenfoque de movimiento que tanto hace para arruinar tus fotos.
  • El modo prioridad a la apertura es el más fácil de utilizar. Elige una apertura que se adapte a tu intención fotográfica. ¡Una gran apertura (f/2.8) para una débil profundidad de campo o (f/11) para una PdC más importante, la velocidad se muestra en pantalla y la exposición siempre será lo más correcta posible!
  • Para el autofocus, opta por la medición puntual. Utiliza el único punto de enfoque central y concéntrate en él. Enfoque simple “One Shot” en Canon.

Te propongo esta configuración que he aplicado en numerosas ocasiones. En el 100% de los casos no convendrá, pero puedo asegurarte que sí te convendrá en muchos de tus viajes y en todas las situaciones en las que sea necesario disparar rápidamente a riesgo de dejar pasar “el instante decisivo“. ¡Ves a visitar un mercado local o paséate por las calle y pruébalo!

Elige un tema

Probablemente sea el aspecto más importante y, por tanto, a menudo el más olvidado. Al hacer una salida fotográfica, un paseo de domingo o un viaje a 10.000 km de distancia, es necesario tener una intención fotográfica. ¡Podríamos creer que este proceso no es más que para los falsos principiantes que están intentando construir su personalidad fotográfica! ¡Pues no, esto concierne a TODO EL MUNDO! Te lo explico:

Hoy he decidido hacer fotografía. Estoy de viaje o en casa, no importa la naturaleza de la salida. Es fundamental tener una intención fotográfica. Si fotografías a diestro y siniestro todo lo que te pase por delante de los ojos, puedes estar seguro de que el resultado al final de tu jornada fotográfica puede ser cualquiera (¡salvo que tengas un golpe de suerte!). Tus fotos tendrán poco valor desde el punto de vista técnico y estético.

Al contrario, si tienes una intención bien definida, puede que sea técnica, creativa o ambas, la calidad de tus imágenes será considerablemente mejor.

Decide qué es lo que quieres hacer, blanco y negro, paisaje, retratos, o centrarte en un color particular. Te focalizarás en ese tema y sobre todo lo mantendrás. Lo peor que puede ocurrir es la dispersión… Tener una intención fotográfica te ayudará a concentrarte en tu objetivo y mejorar realmente la calidad de tus imágenes.

El instante decisivo

Un ejemplo concreto en Laos

Captar el instante decisivo es una de las prácticas fotográficas más apasionantes. “Capturar” la red en pleno vuelo requiere conocer bien el sujeto. Obviamente requiere práctica, y sobre todo una buena dosis de observación: fijarse bien en el instante en el que el pescador lanza el esparavel.

Hay que ajustar los parámetros de la cámara con antelación, no dudar a la hora de disparar una vez antes para medir bien la luz y enfocar al pescador, o mejor aún, a la piragua, que no se mueve.

Los ajustes de mi cámara réflex:
• 70-200 mm f/2.8,
• focal 80 mm,
• Modo manual,
• enfoque manual (puedes optar por el modo prioridad a la velocidad siguiendo el efecto que quieres darle, olvida una parte de la técnica para centrarte en el disparo),
• Datos Exif: apertura f/10, ISO 320 y una velocidad de 1/400s.

Medición puntual y un solo punto de enfoque como hago habitualmente… ¡Y para los neófitos, mucha paciencia…!

70-200 mm f/2.8, focal 180 mm, Modo manual, enfoque manual, apertura f/10, ISO 320 y una velocidad de 1/400s.

Fíjate en la luz

Es muy raro que una escena sea lo suficientemente espectacular como para que no sea necesario cuidar la luz. La fotografía consiste en escribir la luz, así que será necesario cuidarla. Generalmente, lo que atrae la mirada es el contexto estético, un sujeto, la luz, el contraste, los colores, la interpretación que se hace pensando en blanco y negro, y que nos lleva a buscar el instante ideal. El instante en el que todas las condiciones estéticas se reúnen en el encuadre preestablecido.

Por tanto, en fotografía de viaje hará falta comenzar por fijarse en la “atmósfera luminosa” del lugar. Si estamos en Birmania o en Laponia, no nos llamará la atención el mismo tipo de luz ni las mismas cosas. Nuestro comportamiento fotográfico cambiará. Se requerirá un pequeño tiempo de adaptación para impregnarse del ambiente, acostumbrarse a leer esa luz.

Conduce tu mirada hacia las zonas a contraluz que muchas veces permiten fotos más contrastadas y con mayor dinamismo. Con frecuencia recordaremos la exposición sobre las luces altas, lo cual dará una imagen un poco subexpuesta que ofrecerá ese contraste tan buscado.

Lo importante no es reconstruir la realidad, sino interpretar a tu manera, con tu propia mirada y sensibilidad. Es así como se comienza a desarrollar una personalidad fotográfica.

Anticípate a la acción

¡Hay que seguir el tempo correcto! ¡Una escena de calle atrae la mirada! Analiza rápidamente la composición del encuadre a través del visor. Cuando creas que es el “momento adecuado”, no te conformes con sacar una foto, sino tres o cuatro (no he dicho que te pongas en modo ráfaga). Así multiplicarás tus posibilidades de dar con el instante decisivo, un movimiento, una mirada furtiva, una persona que pasa al primer plano y que dará profundidad a tu imagen… En fin, ese pequeño disparador que convertirá tu foto en una buena foto.

¡Atención! ¡Este consejo no tiene nada que ver con el hecho de disparar a diestro y siniestro!

Encuadre amplio

A los puristas no les gustará, pero la experiencia sobre el terreno me ha enseñado que se trata de un consejo excelente.

La fotografía digital y las altas definiciones de las que disponemos (18Mp y más) nos ofrecen una herramienta que tiene un gran rendimiento: ¡el reencuadre durante el tratamiento digital posterior!

Perder algunos píxeles ya no es un problema, y eso ofrece mucha soltura a la hora de trabajar y una innegable comodidad al fotografiar en vivo y en directo. Obviamente, el reencuadre no salvará una imagen mal encuadrada durante el enfoque, ni una foto de base “errada”.

En caso de duda sobre la distancia focal o la distancia que nos separa del sujeto, es preferible hacer un encuadre un poco más amplio y aumentar el ángulo de visión.

Un encuadre más amplio permite pensar dos posibles interpretaciones con un encuadre más cerrado. ¡Cuántas veces visualizamos una imagen y le falta el pequeño detalle que la hubiese convertido en una bella historia! ¡O al revés, la posibilidad de recortar el encuadre dará más peso y presencia al sujeto, a un color o una textura!

Un ejemplo concreto

Lugar
Nom Pen, Camboya –
Mercado en blanco y negro

Material
Cámara Canon Eos 5 D
Objetivo 24-105 mm
ISO 800 durante toda la mañana

Intención fotográfica

A través del recorrido por este barrio auténtico de Pon Pen, deseo mostrar una Camboya detenida en el tiempo. Pon Pen es una capital que oscila entre dos mundos, a medio camino entre el deseo de modernización y el respeto de las tradiciones. Evidentemente elijo una visión en blanco y negro. Voy a pasar la mañana intentando ver y pensar en tonos de grises. ¿Me dirás que es imposible? Hay que concentrarse en los altos contrastes.

Sin olvidar la calidad de los encuentros con la población, un factor que marca la diferencia en lo referido a la interpretación de mis fotos. No recorrí nada más que dos pequeñas calles durante la mañana, de 6:30 a 11:30 horas para darle prioridad a los contactos, y lo hice a propósito.

Cuento la historia, la vida en estos barrios que parecen detenidos en el tiempo, y después “vuelvo al futuro” con 10 fotos seleccionadas. Puedes ver la serie completa aquí.

Gracias por leer este artículo, ahora te toca llevar a la práctica estos consejos… Es cosa tuya hacer el ejercicio, y sobre todo, ¡diviértete y sé creativo!

¡Si te ha gustado este artículo, deja un comentario a continuación!

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 

Recherches utilisées :

que es fotografia en vivo


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?