La composición y la regla de los tercios

Ya hemos hablado sobre la exposición y sobre su importancia para que la foto salga bien, también hemos explicado sus tres componentes: la apertura del diafragma, la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO. Pues bien, además de la exposición hay otro aspecto técnico importante que influye en el resultado final de una foto: la composición. ¿Pero qué es exactamente?

La composición, definición(es)

La composición no es más que la forma en cómo ordenas y dispones los diferentes elementos dentro de la escena, ya sea moviéndote tú mismo o desplazando los objetos o sujetos a fotografiar. Por esta razón, la composición depende del formato de encuadre, es decir, de la forma del rectángulo que ves a través del visor.

Paréntesis sobre el formato:
Con una réflex las fotos se hacen en el formato tradicional 3/2. Con las compactas digitales el formato es 4/3. En otros artículos veremos cómo se pueden producir otros formatos fotográficos, como por ejemplo cuadrado, con la ayuda de programas informáticos.

Por tanto, la composición se refiere a la manera de encuadrar, pero hay algo más, también interacciona con:

  • los elementos presentes o ausentes dentro de los límites de la imagen
  • la posición en la que se encuentra cada elemento (¿ocupa mucho o poco dentro de la imagen?)
  • la nitidez de toda la imagen o de una parte (y por tanto la profundidad de campo)
  • las perspectivas
  • las líneas que van a guiar el ojo a través de la imagen
  • los colores o los contrastes entre colores, o entre las zonas más oscuras y más claras (la exposición)

Tal y como ves, para componer una foto hay que trabajar con muchos factores, de los cuales algunos están relacionados con la exposición de la foto. Sería demasiado largo tratar todos esos puntos a la vez, así que los iremos abordando juntos en los próximos artículos 😉

La composición está sujeta a algunas normas que existen desde antes de la invención de las primeras cámaras de fotos. ¡Efectivamente, la mayor parte de las reglas de composición clásicas están tomadas de la pintura! Inherentes a nuestra cultura, estas reglas nos permiten entender mejor las fotos, ya que nuestra forma de mirar una imagen jamás puede ser neutral estando influenciados como estamos por todo lo que hemos visto con anterioridad. Por eso leemos las imágenes como si de un texto se tratara, es decir, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. Como norma, la gente cuyo idioma materno se lea en otro sentido, tenderá a leer las imágenes de forma diferente.

No obstante, voy a hacer hincapié en estas dos cuestiones:

  • Las reglas están hechas para ser transgredidas. Lo cierto es que muchos excelentes fotógrafos transgreden algunas de las reglas que vamos a abordar juntos.
  • Antes de transgredir una regla hay que saberla aplicar. No lo olvides, esas fotografías tan buenas transgreden las reglas de forma voluntaria y con un objetivo concreto. Si todavía eres un principiante, es mejor que aprendas a respetarlas antes de pasar de ellas en determinadas situaciones.

En realidad existen dos formas de lidiar con las reglas: respetarlas o hacer justo lo contrario.

La regla de los tercios

Comenzaremos por una regla de composición simple y sumamente conocida: la regla de los tercios.

La pauta es muy sencilla: se trata de hacer coincidir los elementos más importantes de la imagen con las líneas verticales y/u horizontales que cortan la imagen en sus tercios o en sus intersecciones (los puntos fuertes de la imagen). Dicho así parece complicado, pero basta con dividir la imagen en 9 de la siguiente manera:

Cuadrícula que divide el pastel en 9 porciones; 3 partes verticales iguales y otras 3 horizontales ;)

Cuadrícula que divide el pastel en 9 porciones; 3 partes verticales iguales y otras 3 horizontales 😉

Esta ley implica varias cosas:

  • Es necesario hacer coincidir las líneas horizontales más importantes de la imagen con uno de los dos ejes horizontales. Como ocurre con el horizonte, por ejemplo 😉
En esta magnífica vista de la bahía de Arcachon (Costa Atlántica francesa), que he estropeado de forma imperdonable con está cuadrícula de color naranja, podemos ver con claridad cómo el horizonte está alineado con una de las líneas horizontales de la cuadrícula.

En esta magnífica vista de la bahía de Arcachon (Costa Atlántica francesa), que he estropeado de forma imperdonable con está cuadrícula de color naranja, podemos ver con claridad cómo el horizonte está alineado con una de las líneas horizontales de la cuadrícula.

Más arriba hablaba de respetar las reglas o de hacer justo lo contrario de lo que dicen. En lo que se refiere a este caso concreto, eso quiere decir que o bien debes hacer que el horizonte sea completamente horizontal, (respetar la regla), o bien inclinarlo a conciencia, por ejemplo 45 grados (lo contrario).

  • Es necesario hacer coincidir las líneas verticales más importantes con uno de los dos ejes verticales.
Aquí he alineado las columnas que quedan más a la derecha con la segunda línea vertical de la cuadrícula. (Fíjate en el uso de la perspectiva, volveremos a hablar de ello ;) )

Aquí he alineado las columnas que quedan más a la derecha con la segunda línea vertical de la cuadrícula. (Fíjate en el uso de la perspectiva, volveremos a hablar de ello 😉 )

  • Es necesario hacer coincidir el sujeto principal con una de esas líneas, o con una de sus intersecciones (puntos fuertes).
Fíjate en cómo la cara del cantante de Ghinzu está alineada con la línea vertical de la cuadrícula.

Fíjate en cómo la cara del cantante de Ghinzu está alineada con la línea vertical de la cuadrícula.

  • ¡Lo más importante es no centrar el sujeto ni los elementos que lo rodean!

¡Esta regla es particularmente adecuada para la foto de paisaje o para los retratos, aunque también es útil para cualquier tipo de fotografía!

En esta foto de anémonas, el tallo no coincide del todo con la línea vertical, pero la flor (o al menos la parte más oscura) queda dentro del rectángulo casi por completo. Una forma diferente de hacer una buena foto de paisaje o de retrato, pero tomándose alguna que otra licencia respecto a la regla.

En esta foto de anémonas, el tallo no coincide del todo con la línea vertical, pero la flor (o al menos la parte más oscura) queda dentro del rectángulo casi por completo. Una forma diferente de hacer una buena foto de paisaje o de retrato, pero tomándose alguna que otra licencia respecto a la regla.

¿Cuándo romper la regla de los tercios?

Esta regla ha sido concebida para evitar que la imagen sea cortada en dos. Por tanto, siempre que la rompas debes hacerlo con el objetivo concreto de cortar la imagen en dos, algo que suele hacerse principalmente por dos razones:

  1. Para enfatizar una simetría, como por ejemplo si hay dos árboles inclinados en un río relativamente recto, o dos personas que se miran de perfil.
  2. Enfatizar la diferencia entre dos ambientes. Se me viene a la cabeza una foto de Willy Ronis (“Cafetería en Venecia“) en la que se aprecia perfectamente la división de la foto en dos: a la derecha sale una cafetería y a la izquierda la calle.

Esto es todo por el momento, en los próximos artículos continuaremos abordando otras reglas y principios de composición fotográfica. Si quieres ir un paso más allá puedes leer el artículo sobre el número áureo en fotografía 😉 Mientras tanto, te aconsejo que de ahora en adelante pongas en práctica esta regla. ¡Ya verás que tus fotografías mejoran mucho! ¡Deja un comentario si quieres compartir cualquier cosa relacionada con la composición, o si tienes alguna pregunta!

Recherches utilisées :

en que consiste la regla de los tercios hablado de la composicion de la regla, tercios y eje de la composicion, analisis vertical de los tercios, cuales son las reglas de los tercios, elementos de la composicion regla de los tercios, exposicion de tercios, formato tecnico en tercios, importancia del analisis de tercios


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?