La apertura

2 diciembre 2014

Después del artículo acerca de la exposición, y dado que lo prometido es deuda, habrá un artículo sobre cada uno de los “ángulos” del triángulo de exposición. ¡Importante, si todavía no has leído el primer artículo, te aconsejo encarecidamente que lo leas antes de seguir!

Voy a comenzar por la apertura del diafragma. Lo cierto es que no es la parte más fácil de entender, aunque una vez te familiarices con ella, el resto te parecerá mucho más fácil. Te diré más, la apertura y el efecto que ésta produce es, en mi opinión, uno de los elementos que más peso tienen para que una foto sea de calidad (o no). Pero volveremos a ello más tarde.

Ahora recordemos un poco

Aunque no hace falta decirlo, es mejor decirlo y así recordar rápidamente. La apertura es uno de los 3 parámetros que influyen en la exposición de una foto. Corresponde al diámetro de apertura del diafragma en el momento del disparo. Recuerda el artículo anterior, la comparamos con el tamaño de una ventana.

¿Cómo saber qué apertura utilizar?

La apertura se mide con el “número f“. En tu cámara se marca de la siguiente manera: “f/número”. Por ejemplo f/3.5 o f/22. En este punto muchos fotógrafos novatos se confunden, ¡por poner un ejemplo, f/3.5 indica una apertura mayor que f/22! No es necesario entrar demasiado en detalles técnicos, pero recuerda que:

  • cuanto mayor sea el número f, la apertura será menor
  • cuanto menor sea el número f, la apertura será mayor

¡Es poco intuitivo, lo sé, pero es así!

Si te fijas bien en tu objetivo, encontrarás una inscripción del tipo 18-55mm 1:3.5-5.6. De hecho, “1:3.5-5.6” representa la apertura máxima del objetivo para la distancia focal (o del zoom si lo prefieres) máxima o mínima. Soy consciente, hablo en chino, vayamos a lo concreto y veamos cómo funciona en el caso de este objetivo.

Esto también es válido para Nikon, Sony, Pentax y Olympus, ¿de acuerdo? No seamos sectarios :P

Esto también es válido para Nikon, Sony, Pentax y Olympus, ¿de acuerdo? No seamos sectarios 😛

En este caso, el objetivo se puede abrir como máximo a f/3.5 a 18mm y como máximo a f/5.6 a 55mm. Efectivamente, en los objetivos que vienen con el kit, la apertura máxima varía con la distancia focal. También hay objetivos que tienen una apertura constante, los cuales aunque son de mayor calidad, suelen ser más caros. Ten esto en mente, volveremos a ello.

Otra cosa importante es que para cada nivel/posición (de la rueda de ajuste), el diámetro se divide o multiplica entre o por 2. Por tanto, la cantidad de luz que entra en la cámara es a su vez dividida o multiplicada entre o por 2.

Pista extra: ocurre lo mismo con la velocidad de obturación. Cada posición de la rueda de selección divide o multiplica entre o por 2. De esta forma puedes mantener la misma exposición si aumentas la apertura un nivel, y otro la velocidad de obturación. Un consejo muy útil que retomaremos en el artículo sobre la velocidad de obturación, donde seguro que va a quedar mucho más claro.

Si quieres más información sobre esta cuestión de los niveles/posiciones, puedes leer mi artículo acerca de la compensación de exposición (este es el nombre “técnico” 😉 ).

¿Cómo modificar la famosa apertura?

La puedes modificar de dos maneras diferentes: a través del modo manual (M) o del modo prioridad a la apertura (Av o A).

Modo manual (M)

En modo manual, para modificar la apertura tienes que mantener presionado el botón “Av” o “+/-“ en los controles de la cámara, y girar la rueda. En caso de cámaras de media y alta gama, tendrás que girar la segunda rueda (la que se encuentra en la parte frontal del cuerpo). Recuerda que al modificar la apertura se cambiará la exposición, por lo que tendrás que jugar con los otros parámetros para mantener una exposición normal. Dicho esto, te desaconsejo el uso del modo manual hasta que estés familiarizado con los 3 elementos que influyen en la exposición.

Modo prioridad a la apertura (Av o A)

El modo prioridad a la apertura hace honor a su nombre: al trabajar en ese modo, tu prioridad es ajustar la apertura del diafragma. En este caso, tú te debes ocupar de regular la apertura (quizás también la ISO), y la cámara se encargará del resto, es decir, ajustará la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO (si lo has configurado para que la ISO sea automática).

Quizás te preguntes para qué sirve regular la apertura además de para modificar la exposición. Es normal.

La profundidad de campo

La profundidad de campo no es más que la parte de la imagen que va a quedar nítida o, si lo prefieres, enfocada. En pocas palabras:

  • si la profundidad de campo es elevada, la mayor parte de la imagen, quizás toda, será nítida
  • si la profundidad de campo es reducida, solo una pequeña parte de la imagen será nítida

¿Por qué nos interesa esto? Bueno, hay una relación muy intuitiva entre el número f y la profundidad de campo: cuanto mayor sea el número f, mayor será la profundidad de campo, y al revés. Uno de los mejores consejos que te puedo dar es que recuerdes perfectamente esta relación.

Foto tomada a f/5.6. La profundidad de campo es reducida: solo la flor se ve con nitidez, mientras que el fondo sale desenfocado.

Foto tomada a f/5.6. La profundidad de campo es reducida: solo la flor se ve con nitidez, mientras que el fondo sale desenfocado.

Foto tomada a f/36. La profundidad de campo es elevada, por lo que el conjunto de la imagen, incluido el fondo, es nítida.

Foto tomada a f/36. La profundidad de campo es elevada, por lo que el conjunto de la imagen, incluido el fondo, es nítida.

Si ajustamos un valor intermedio de f (por ejemplo f/14), podemos apreciar un resultado intermedio. El fondo está menos desenfocado que a f/5.6 y es menos nítido que a f/36.

Si ajustamos un valor intermedio de f (por ejemplo f/14), podemos apreciar un resultado intermedio. El fondo está menos desenfocado que a f/5.6 y es menos nítido que a f/36.

Tal y como puedes ver, todo esto implica que al aumentar la profundidad de campo en realidad también estás reduciendo la apertura del diafragma, y por tanto la cantidad de luz que entra en la cámara.

Dicho esto, la profundidad de campo es un poco más compleja de lo que acabo de explicar, y en ella influyen otros factores. ¡Si quieres abordar esa complejidad, lee el artículo sobre la profundidad de campo

 ¿En qué casos y cómo utilizar la profundidad de campo y el modo prioridad a la apertura?

En algunos casos, por ejemplo cuando quieras fotografiar un paisaje o incluso un monumento, normalmente necesitarás una gran profundidad de campo (número f elevado) en el momento del disparo. Al revés, si quieres hacer un retrato o fotografiar una flor, por ejemplo, puede ser interesante y muy bonito utilizar una profundidad de campo reducida (número f bajo). De esta forma podrás conseguir un fondo desenfocado, y hacer que solo quede nítido el elemento que quieras resaltar. Con esta técnica podrás centrarte en el elemento que quieras fotografiar.

En esta foto he querido que tanto la estatua como el rosetón se vean nítidos, para lo cual he utilizado una apertura relativamente baja (f/22).

En esta foto he querido que tanto la estatua como el rosetón se vean nítidos, para lo cual he utilizado una apertura relativamente baja (f/22).

Llegados a este punto, espero que lo hayas entendido bien. No obstante, aquí tienes un rápido resumen:

  • gran apertura = f/bajo = profundidad de campo reducida = retrato, flores…
  • apertura reducida = f/elevado = gran profundidad de campo = paisajes…

Un último truco para acabar

Si ya has empezado a divertirte con la apertura y con la profundidad de campo gracias a este artículo, seguramente te hayas dado cuenta de que cuando se modifica la apertura, no se aprecia diferencia alguna en la profundidad de campo al mirar por el visor. De hecho, el diafragma de la cámara permanece abierto para apuntar y encuadrar, y solo se cierra en el momento del disparo.

Aunque hay una herramienta fantástica: el botón de control de la profundidad de campo. De hecho, su nombre no es del todo exacto, más bien debería llamarse “visualización de la profundidad de campo”. Si lo mantienes presionado y cambias la apertura con la rueda correspondiente, verás directamente en el visor el efecto producido en la profundidad de campo al cambiar la apertura. ¡De esta manera podrás conseguir el desenfoque exacto que desees!

No debes extrañarte de que al usar este botón varíe la iluminación percibida, dado que cambias la cantidad de luz que entra al objetivo (el “tamaño de la ventana”). Pero no te preocupes, si trabajas en modo prioridad a la apertura, la cámara lo compensará con la velocidad y/o la ISO. Además, esta diferencia en la iluminación desaparece al soltar el botón.

Te remito a la guía de usuario de tu cámara para averiguar donde está situado este botón. Ojo, no existe en todos los modelos.

¡Esto es todo por hoy, y no está nada mal! Si tienes alguna pregunta, quieres hacer algún comentario, precisión u otra cosa, deja un comentario. Y ahora que lo has entendido, pasa a los artículos sobre la velocidad de obturación primero, y sobre la sensibilidad ISO después.

Recherches utilisées :

fotografias con apertura F 22, que es prioridad apertura Av


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?