Full Frame, APS-C: el tamaño del sensor y sus consecuencias

14 mayo 2015

Seguramente ya hayas leído en algún lugar (ni que sea en los comentarios del blog) los términos “Full Frame” o “APS-C“, que al parecer hacen referencia al tamaño de los sensores. Veamos juntos a qué se refieren exactamente y por qué es útil comprenderlos. ¡Ya verás que en realidad es muy sencillo!

Antes de la irrupción en el mercado de las cámaras digitales, la luz era captada por una película sensible a la luz, habitualmente conocida como película fotográfica. También podía hacerse con otro tipo de superficies, pero no importa ahora, ya que lo que nos interesa es la fotografía digital. En las cámaras digitales actuales, la película ha sido remplazada por un sensor electrónico, valga la redundancia, sensible a la luz.

Los diferentes tamaños de los sensores

Si bien existían otros formatos (el formato medio en especial), la más popular era la película de 24×36 mm (con una proporción de 3/2), también conocida como “35 mm“, la cual llegó a convertirse en el formato estándar de las réflex analógicas. Parecería lógico que las cámaras digitales se guiasen por esta norma, pero lo cierto es que debido a razones técnicas y económicas (un sensor grande es más caro que uno pequeño), las cámaras digitales cuentan con una nutrida diversidad de sensores con tamaños distintos. A continuación los voy a detallar de forma que se entienda con claridad y que puedas identificar fácilmente tu cámara en la lista.

  • Los sensores “de cuadro completo” o “Full Frame” , de 24×36 mm, que se encuentran en algunas réflex de alta gama, y cuyo tamaño equivale a los negativos analógicos (Canon EOS 5D y 1Ds, Nikon D3s y D700, y Sony a900)
  • Los APS, sensores bastante grandes pero más pequeños que los Full Frame, instalados en réflex que van desde las más básicas hasta las de alta gama
    • El formato APS-H es 1,3 más pequeño que el formato de cuadro completo. Solo se encuentra en las Canon EOS 1D.
    • El formato APS-C es entre 1,5 (Nikon, Sony, Pentax) y 1,6 veces (Canon) más pequeño que el formato Full Frame. Su uso es muy extendido, se encuentra en todos los modelos de cámaras digitales que faltan por citar.
  • El sistema micro 4/3, en torno a 2 veces más pequeño que el formato Full Frame, sobre todo con proporción 4/3 y no 3/2, se encuentra habitualmente en compactas con objetivos intercambiables así como en las réflex Olympus E
  • También hay una serie de sensores pequeños 4/3 (alrededor de 3 veces más pequeños que un Full Frame) que se encuentran en las compactas clásicas y en las compactas avanzadas

He traducido y simplificado el esquema que se puede encontrar en Wikipedia para que te hagas una idea del tamaño de los diversos sensores, pero conservando el tamaño de “formato de cuadro completo”, lo cual te ayudará a hacerte una idea de la enorme diferencia de tamaño (y quizás te den ganas de endeudarte de por vida para comprar una de esas pequeñas joyas 😛 ). Los 4 rectángulos pequeños de abajo a la izquierda corresponden a los diversos sensores de compactas y compactas avanzadas que existen.

Sensor sizes overlaid inside.svg

«Sensor sizes overlaid inside» por Moxfyre

Las consecuencias para el fotógrafo

Me vas a decir: todo esto está muy bien, ¡pero me da igual! Te equivocas, el tamaño del sensor tiene consecuencias interesantes que más vale conocer.

La calidad de la imagen

Más bien tendría que hablar de sensibilidad o de rango dinámico, pero estas nociones son bastante técnicas y no veo la utilidad de desarrollarlas aquí. Veamos rápidamente cómo funciona un sensor para entender mejor todo esto. A grandes rasgos, un sensor está conformado por millones de fotositos, cada uno de los cuales tiene la capacidad de captar la luz, y en este caso sus componentes roja, verde y azul, tal y como lo hace el ojo humano (sí, también en los sensores digitales, hemos copiado la naturaleza que es mucho más inteligente que nosotros 😉 ). Generalmente, estos fotositos son conocidos en el mercado como “megapíxeles“. 12 megapíxeles equivalen a 12 millones de fotositos en el sensor.

Entonces me dirás que cuantos más fotositos haya, mejor, y que por tanto es preferible 15 megapíxeles que 12. Pero… no estás teniendo en cuenta el tamaño del sensor.

Imagínate que intentas amontonar 12 millones de personas en un cercado rectangular (en mi ciudad a esto le llamamos la “braderie de Lille”, una especie de multitudinaria feria del rastro 😛 ). Tienes suerte, el cercado es muy grande y todas las personas tienen bastante espacio. Si en este cercado, intentas meter 15 millones de personas, cada persona tendrá menos espacio. Con los fotositos ocurre lo mismo: cuanto más grande sea el sensor (un gran cercado), mayor espacio tendrán. Al revés, cuantos más fotositos haya, menos espacio tendrán. ¡Con un número equivalente de megapíxeles, los fotositos de una réflex son una media de 12 veces más grandes que los de una compacta! Esto es así porque las réflex generalmente tienen más megapíxeles, en realidad sus sensores son de 8 a 12 veces más grandes.

Me dirás que “no importa que estén más apretados, van a captar igual la luz”. De acuerdo, pero… para hacerlo sencillo: cuanto más grande sea un fotosito, captará la luz con mayor precisión. Lo cual se traduce en menos ruido y de forma general en una imagen de mayor calidad.

Como ves, el tamaño del sensor es muy importante para que la imagen final sea de calidad, y es por esta razón que recomiendo las réflex si quieres conseguir imágenes mejores (siempre hablando en términos técnicos, no artísticos). Es cierto que las réflex con sensor Full Frame suelen ser más caras, pero puedes conformarte con las que llevan sensor APS-C, que de largo son superiores a los sensores con los que cuentan las compactas o las compactas avanzadas, ridículamente pequeños.

La distancia foca aparente

La distancia focal de un objetivo no cambia realmente dependiendo de la cámara en la que va montado. Dicho esto, cuanto más pequeño sea el sensor, mayor será la distancia focal aparente, es decir, el sujeto se verá más grande respecto a la realidad. Por esta razón, en relación con las focales, se suele hablar de “focal equivalente 24×36”. Efectivamente, las distancias focales que vienen indicadas en los objetivos corresponden a su equivalente en un sensor de formato completo. ¿Todo esto te suena a chino? Vamos a verlo mejor con un ejemplo:

Si colocas un 50 mm en una cámara APS-C, tendrás más o menos el mismo ángulo de enfoque en el visor que si colocas un 80 mm en una cámara de formato completo. De hecho, en una cámara que cuente con un sensor menor al de formato completo (la mayoría de cámaras), la distancia focal aparente se multiplica por el coeficiente multiplicador del sensor.

¿El coeficiente QUÉ?

Te he pillado porque coloqué este coeficiente multiplicador al principio del artículo sin que te dieras cuenta 😀 ¡Por ejemplo, para un APS-C Canon es 1,6! 😉 Veamos algunos ejemplos de focales para entenderlo mejor:

Correspondencia de las distancias focales aparentes dependiendo del formato del sensor

Formato de cuadro completo APS-C Canon APS-C Nikon, Sony, Pentax
10 mm 16 mm 15 mm
18 mm 29 mm 27 mm
28 mm 45 mm 42 mm
35 mm 56 mm 52 mm
55 mm 88 mm 82 mm
70 mm 112 mm 105 mm
85 mm 136 mm 127 mm
100 mm 160 mm 150 mm
200 mm 320 mm 300 mm
300 mm 480 mm 450 mm
400 mm 640 mm 600 mm

Espero que lo hayas entendido, los objetivos gran angular son menos gran angular (lo cual puede ser una desventaja, por ejemplo, para hacer fotos de paisajes) pero los teleobjetivos son más teleobjetivos (lo cual puede ser beneficioso para hacer fotos de animales, por ejemplo). Es un factor que no debes dejar de lado al elegir una cámara. Aunque no olvides que un sensor más grande también se traduce en unas imágenes de mayor calidad 😉

(Nota para aumentar tu cultura general: esto también es válido en el sentido contrario. ¡En formato completo, una distancia focal de 100 mm, se queda corta! 😉 )

Así que en realidad, la distancia focal que viene indicada en el objetivo es menos importante que el ángulo de enfoque real con el que podrás fotografiar con tu cámara.

 

Eso es todo, espero que este artículo te ayude a comprender que un 50 mm es mejor para hacer fotos-retrato instalado en una cámara con sensor APS-C, y no en una Full Frame; que un 18 mm en una réflex no es real, es inferior (a no ser que seas afortunado y tengas una Full Frame); que un sensor con 21 megapíxeles está bien, pero que si tiene el mismo tamaño que la uña de tu dedo meñique, ya no está tan bien, etc.

No dudes en publicar un comentario para profundizar sobre este tema o hacer alguna precisión que te parezca oportuna. ¡Y si todavía no lo has hecho, suscríbete de forma gratuita a la newsletter en el lado derecho: es fácil y rápido, serás informado de los nuevos artículos, y además recibirás una guía gratuita en pdf! 😉

Recherches utilisées :

sensor aps-c, compactas con sensor aps-c, formato aps-c, proporcion camara full frame, CMOS APS-C (23 5 x 15 6 mm), aps c o full frame, proporcion full frame 3 4, objetivos sensor apsc


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

6 comentarios

  • Excelente artículo, muy didáctico y bien explicado. Gracias

    15 mayo 2015
    • Muchas por leer el artículo y dejarnos tu opinión. Me alegro de que te haya resultado de utilidad.

      18 mayo 2015
  • Y que me puedes decir de la apertura?? El conocido fotógrafo Zack Arias dice, que un objetivo para full frame que es usado en una cámara APS-C, No solamente la distancia focal sufre cambios, sino también la apertura, la cual también tendrás que multiplicar por el Crop Factor 1.5 o 1.6.

    15 abril 2016
    • Hola Horacio. Si lo que quieres es conseguir la misma profundidad de campo con una cámara de sensor completo (full frame) y con una cámara con un sensor recortado (APS-C) posicionándote en a la misma distancia de tu sujeto, la respuesta es que tendrás que variar la apertura. Si lo que buscas es conseguir una foto idéntica (mismo campo de visión, misma profundidad de campo, etc.), tendrás que hacer algunos cálculos:

      • – Distancia focal: Tendrás que multiplicar la distancia focal de tu objetivo en la cámara con sensor APS-C por el factor de recorte (1,5x o 1,6x, el que sea) para obtenila la misma distancia focal que con una cámara de sensor completo con el mismo campo de visión.
      • – Pero la profundidad de campo que consigas con la cámara con sensor APS-C será diferente ya que estás usando un objetivo con una distancia focal distinta. Es más, la profundidad de campo será mayor con la cámara de sensor APS-C (una mayor parte de la imagen aparecerá nítida) que en un cámara con sensor completo con un objetivo con el mismo campo de visión.
      • – Para conseguir exactamente la misma profundidad de campo, tendrás que usar una apertura diferente (mayor) en una cámara con sensor APS-C que en una con sensor completo. La apertura que necesitas para conseguir la misma profundidad de campo se llama “apertura equivalente”. La apertura equivalente es 1,5 pasos (o 1,6 depende del factor de recorte) mayor en una cámara con sensor APS-C que en una con sensor completo.

      ¡Espero que te haya quedado claro!

      18 abril 2016
  • Muy buen articulo, felicitaciones y gracias por compartir tus conocimientos.

    21 junio 2016
    • Gracias a ti por leerlo.

      22 junio 2016

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?