Fotografiar la naturaleza: sí, ¿pero qué?

29 octubre 2015

Después del artículo sobre fotografía en ciudad, muchos de vosotros me habéis pedido que haga lo mismo con la fotografía de naturaleza. Aquí va la versión rural de ese artículo  😉

Antes de nada, te recomiendo leer el artículo anterior, dado que muchos de los consejos son aplicables a todas las disciplinas fotográficas, especialmente en lo que se refiere a reencontrarse con el espíritu infantil y a buscar ángulos de enfoque originales. Por eso, este artículo será un poco más corto que el anterior dedicado al ámbito urbano. Pasaremos directamente a aquellas ideas que puedan convertirse en potenciales sujetos fotográficos mientras paseas por el campo cámara en mano.

La luz

En mi opinión, en la naturaleza, una bonita luz puede ser todavía más determinante que fotografiando en ciudad, especialmente al alba o durante el crepúsculo. En entornos naturales, ya sea con el objetivo de inmortalizar los paisajes o de retratar la vida silvestre, conviene madrugar y salir bien pronto de casa. Sólo así podrás captar esa luz que convertirá tus fotos en “súper fotos”. Además, si comienzas temprano, tendrás más probabilidades de captar en su plenitud gran parte de la fauna natural. Sin duda, se ven más animales a primera hora de la mañana que al mediodía (a excepción de los insectos, que se dejan ver más en las horas más calurosas).

Las condiciones meteorológicas

Al revés de lo que se podría pensar, los días más soleados no son los mejores para fotografiar la naturaleza. Una niebla espesa o un paisaje nevado pueden transformar por completo el enfoque más sencillo y dar como resultado una imagen más interesante. ¡Así que ármate de valor para soportar el frío en las manos, vístete con ropa abrigada, protege tu cámara de la lluvia y sal a hacer fotos! 😉

Los colores

Esto ocurre sobre todo en otoño, aunque también durante otras estaciones: un color único como el de un campo de flores, o la interesante combinación de dos elementos del mismo color, pueden conformar un sujeto más que interesante si eres capaz de sacarles partido. Por ejemplo, puedes aislar el sujeto desenfocando el fondo de manera homogénea con una profundidad de campo reducida, o bien hacer lo contrario dando prioridad a una gama concreta de colores (un campo de colza, de girasoles…). No dudes en buscar los colores también durante los días de lluvia, te sorprenderá ver cómo algunos colores se ven mejor de lo que pensabas en la foto final.

Puedes usar un filtro polarizador, y si el cielo es muy aburrido (todo azul o gris), optar por hacer algo distinto.

La macrofotografía

Pocos entornos hay más propicios para la macrofotografía que la naturaleza. Evidentemente, lo ideal sería tener un objetivo macro, pero puedes optar por otras soluciones como lentes de aproximación o tubos de extensión. En todo caso, se trata de una buena manera de ver de forma distinta el entorno que nos rodea. Sobre todo, no te limites a las clásicas fotos macro de insectos o flores. Piensa en otros sujetos. Ese árbol que has fotografiado entero, ¿no sería una buena idea acercarse un poco a él para ver qué pasa? ¡Puede que la corteza sea un sujeto interesante! En lo que se refiere a los detalles, puedes probar sin objetivo o accesorios macro: no dudes ni un segundo en llevar contigo el 50 mm f/1.8, que puede servir para algo más que para hacer retratos 😉

Te iría bien leer el artículo Tres dificultades de la fotografía macro y cómo superarlas si te interesa este tema 😉

Salir de la rutina

Amapola silvestre / Pasque flowers by laurent.breillat

Dependiendo del entorno (si vives en ciudad o en el campo) y de tus posibilidades para desplazarte (¿tienes coche?), tus salidas fotográficas a la naturaleza puede que se reduzcan a pasear siempre por el mismo parque. En este caso, existen varias soluciones para darle un poco de variedad a tus fotos:

  • cambia de objetivo si puedes,
  • ve en estaciones diferentes y en distintos momentos del día: ¿por qué no hacer fotos del mismo lugar en estaciones distintas del año?,
  • cambia el enfoque (a ras de suelo, desde arriba…),
  • emplea técnicas creativas: exposiciones muy largas con trípode y filtro ND o HDR (tampoco vayas más allá, sino queda feo 😛 ), blanco y negro (una opción en la que no se piensa demasiado al fotografiar la naturaleza), etc.

 

También podríamos hablar sobre cómo fotografiar fauna, pero prefiero que leas los dos magníficos artículos de Régis Moscardini, que lo explica mucho mejor que yo: ¿Cómo preparar bien las salidas para fotografiar naturaleza? y 2  secretos de una buena foto de naturaleza.

Esto es todo, deja un comentario si te vienen a la cabeza otras ideas para tus expediciones fotográficas en naturaleza, eso enriquecerá el debate, sin duda.

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?