Fotografiar fuegos artificiales (con la ayuda de Harry Potter)

22 marzo 2016

Cada año, de forma más o menos recurrente, recibo preguntas sobre la fotografía de fuegos artificiales. Y no creo que sea el único, si nos atenemos a la cantidad de artículos sobre el tema que circulan por Internet. Me piden que escriba artículos originales, así que voy a meter las narices en este tema 😉

Tal y como hago siempre, intentaré ofrecerte algo lo más completo posible, sin limitarme a darte indicaciones que no comprendas o algunos consejos útiles. He optado por desarrollar en profundidad este tema de forma que puedas ser independiente y adaptarlo si es necesario.

No es mi intención hacer por ti el trabajo (no soy tu madre), sino más bien darte las claves para que consigas hacerlo por ti mismo.

Un fuego artificial no es un sujeto fijo

Esto se hace latente en el título, pero iremos un poco más allá de la simple constatación de que “un fuego artificial se mueve” (¿has visto qué inmenso conocimiento que poseo? 😛 ).

A grandes rasgos, un fuego artificial es un poco como Harry Potter pero sin la cicatriz (vale, y sin gafas). ¡Es decir, desaparece! El hecho de que sea un sujeto en movimiento es importante, pero lo es aún más comprender antes de continuar que no permanece en el aire de forma indefinida.

¿Por qué digo esto? Porque de repente las reglas que habitualmente funcionan con la velocidad de obturación varían y se ponen un poco patas arriba. Aunque solamente un poco.

 

Por lo general, si fotografías un sujeto durante, digamos, medio segundo, la cámara capturará la luz que provenga del sujeto durante el medio segundo completo. Si se mueve, la cámara capturará el movimiento y saldrá todo lleno de rayas. Hablamos de la larga exposición clásica. Esto sigue siendo aplicable a los fuegos artificiales (volveré a esto con más detalles después).

Lo único distinto en fotografía es que nuestros sujetos no tienen los poderes mágicos de Harry Potter (si fuese el caso, te agradecería que consultes a un médico o que dejes de beber de una vez 😀 ). ¡Sin embargo, en el caso de los fuegos artificiales, sí! ¿Qué quiero decir con esto? Pues que los fuegos pueden desaparecer mientras la cámara toma la foto. Y, por tanto, se trata de un caso bastante particular.

¡Atención, con la ayuda de mi varita mágica puedo ser más rápido que tu obturador y hacer que mis ojos sean de color turquesa!

El caso de concreto de los sujetos capaces de teletransportarse

the portrait by Johnson Cameraface

Imagina que sacas una foto de Harry Potter acompañado de su encantador tío (cuyo único poder es una antipatía legendaria) con un bonito fondo de estudio completamente negro. Eliges un tiempo de exposición de 1/50s, por poner un ejemplo (hagámoslo sencillo). Durante el tiempo que dura la foto, el tío está ahí. Harry, bromista por naturaleza, decide permanecer ahí sólo la mitad del tiempo (1/100s) y desaparece durante el otro medio segundo. ¡Ya sabemos que le gusta asustar un poco a su tío!

Seguramente el tío quedará bien expuesto, pero Harry, que solamente ha estado presente la mitad del tiempo que ha durado el enfoque, habrá recibido dos veces menos de luz, y por tanto saldrá más oscuro. De hecho, saldrá medio transparente, pero dado que el fondo es negro y que, por tanto, no habrá reflejado nada de luz, dará la impresión de que es más oscuro de lo que en realidad es. Ten en cuenta que si la foto dura 1/10s y Harry decide de nuevo permanecer sólo 1/100s, saldrá casi igual de oscuro: sólo influye el tiempo que está presente durante la captura, en este caso la velocidad de obturación ya no tiene más efectos sobre la exposición.

¡Pues bien, en el caso de los fuegos artificiales ocurre lo mismo!

A grandes rasgos, si haces una exposición de 10 segundos y el efecto de los fuegos artificiales está presente 5 segundos, pues éste será expuesto como si la exposición hubiese sido de 5 segundos (con un cielo negro en el fondo). ¡Dicho de otra forma, puedes usar más o menos la velocidad de obturación que deseas, en función de la duración de los efectos de los fuegos artificiales!

Agrego algo más de forma voluntaria porque es realmente útil entender bien esto.

¿Por qué utilizar una larga exposición?

Fireworks by davidmonro

Para terminar esta larga pero imprescindible introducción, podría ser que te preguntes qué me lleva a hablar de las exposiciones largas. Después de todo, se podría conseguir con una velocidad alta, ¿no?

Pues nada de eso. De hecho, si ves los fuegos de esta forma, como si fuese una palmera u otra forma, eso se debe a una cosa genial que recibe el nombre de persistencia retiniana. Tras este nombre enrevesado que seguramente te recuerde a tus clases de biología, se esconde un fenómeno que todos conocemos: sólo tienes que mirar directamente una fuente de luz potente durante dos segundos, por ejemplo una bombilla (no lo hagas con el sol, rechazo cualquier tipo de responsabilidad por toda ceguera producida a causa de este artículo 😀 ). Cierra los ojos. Verás un punto luminoso con la forma de la fuente de luz.

El ojo humano hace eso todo el tiempo, también con los fuegos artificiales. Tu cámara, a diferencia, sólo se basa en la velocidad de obturación. Por tanto, para conseguir el bonito efecto de palmera y no únicamente un montón de puntos luminosos amorfos, tendrás que hacer largas exposiciones: no sirve de nada querer “capturar” los fuegos artificiales en el instante preciso, eso no funcionará (lo que ves en la foto de arriba a la derecha es lo que se consigue a 1/50, y, qué quede claro, eso no se debe hacer).

Más adelante volvemos a eso.

La preparación

El material necesario

No me extenderé mucho, pero es imprescindible que hablemos de esto. Necesitarás lo siguiente:

  • Una cámara que permita largas exposiciones. La mayoría sirven.
    • Lo ideal sigue siendo una réflex, o al menos una cámara que permita el modo Bulb (o B), con el cual se puede elegir el tiempo de exposición manteniendo el disparador a la mitad. Se puede acceder a este modo fácilmente con la rueda de modos (B), o sino con el modo prioridad a la velocidad, con solo ralentizar más de 30 segundos.
    • También puedes trabajar con una compacta, en modo nocturno o de fuegos artificiales, si esta no cuenta con la opción modos creativos (y sino, pues toma tú el control de los parámetros).
  • Si usas una cámara con objetivos intercambiables, usa un gran angular (te conviene el 18-55 mm que viene con el kit) o un ultra gran angular en caso de que tengas que trabajar bastante cerca del espectáculo de fuegos artificiales. Desde más lejos es mejor (lo hablaremos más adelante), pero si tienes que trabajar desde muy cerca, servirán un 10-20 mm montado en APS-C o un16-35 mm montado en Full Frame.
  • Un trípode es absolutamente indispensable e innegociable en esta situación.
  • En la medida de lo posible, necesitas un disparador remoto. A la vista del precio (unos 10 €), sería una pena dejarlo pasar…

Elige bien el lugar

Fireworks by nigelhowe

Recuerda asimismo elegir bien tu ubicación: ¿de qué sirve prepararse bien si después, delante de ti, hay una hilera de cabezas?

Lo ideal sería encontrar un lugar despejado y un poco alejado que te permita abarcarlo todo y evitar los elementos molestos, lo cual no siempre es tan sencillo, seamos realistas. Si el lugar es bonito, eso es un plus, pero no todo el mundo vive en Londres…

Por tanto, todo esto se aplica a unas condiciones ideales que no siempre serán tan evidentes. Te aconsejo que hagas una pequeña búsqueda de localizaciones el día anterior y que des con el punto ideal. ¡Igualmente piensa que al día siguiente habrá mucha más gente! (y otros fotógrafos, muy probablemente, a los cuales les puedes pasar la dirección de este blog para que la próxima vez puedan hacer buenas fotos 😀 )

Parámetros básicos necesarios

Hagámoslo sencillo y comencemos por los ajustes que debes configurar de base. Después pasaremos a cómo adaptarte (¡si no sería demasiado fácil!) a las condiciones cambiantes.

El enfoque

Dado que hacer el enfoque una y otra vez sobre los fuegos artificiales sería difícil, por no decir imposible, tendrás que actuar con astucia. Hay dos métodos sencillos que funcionan por igual:

  • Pasar a enfoque manual (generalmente el botón MF del objetivo, y si no, mira el manual de uso) y enfocar hacia el infinito (mira a través del visor y gira el anillo a tope en el sentido en el cuál se vean con mayor nitidez los objetos más lejanos).
  • Hacer el enfoque automático sobre un objeto muy alejado (presiona a la mitad el disparador), luego pasar a MF y no tocar nada más.

Trabaja en modo manual

Sé que esto es bastante sorprendente viniendo de mí, pero en este caso te voy a recomendar que te pases a manual (modo M). Efectivamente, la medición automática de exposición no entenderá bien lo que ocurre y, de todas formas, no puede medir la luz antes de que se lance el fuego artificial. Así que en este caso, toca tomar el control de todos los parámetros. En lo referido concretamente a los ajustes…

La sensibilidad ISO

El tiempo de exposición será largo, por lo que tendremos luz más que suficiente. Además, pondremos la sensibilidad ISO al mínimo permitido.

La apertura

Usaremos una apertura bastante baja a fin de aprovechar al máximo el tiempo de exposición sin llegar a la sobreexposición y de ganar un poco de profundidad de campo. En general, ajustamos entre f/8 y f/16. Comienza, por ejemplo, con f/11, después ya verás cómo debes ajustarlo en base al primer intento fallido.

La velocidad de obturación (= tiempo de exposición)

Es el parámetro más importante en este contexto.

Si cuentas con un disparador remoto y con modo Bulb, entonces es súper sencillo: presionas desde el inicio del tiro y lo relajas al final. Atención, se necesita una gran experiencia (estoy bromeando).

Si este no es tu caso, es un poco más complicado: en general utilizarás un tiempo de exposición de 2 a 10 segundos e intentarás anticiparte un poco. No lo olvides, el tiempo que están expuestos los fuegos artificiales en sí mismo no depende demasiado de la velocidad de obturación, sino de la duración del fuego. Por tanto, si expones más tiempo, podrás capturar varias de las salvas lanzadas, y éstas no saldrán sobreexpuestas. ¡Magia!

Sin embargo, puede que el fondo quede sobreexpuesto si haces una larga exposición (especialmente si el sol se encuentra en pleno crepúsculo). Una pequeña técnica para fotografiar los destellos de varios cohetes en la misma imagen sin que esto ocurra consiste en colocar una cartulina negra delante del objetivo entre las distintas explosiones.

Y, por supuesto, no uses flash, ¿de acuerdo? Es demasiado pequeño y está colocado demasiado lejos como para emitir la luz suficiente. Además no se puede iluminar una fuente de luz, eso es evidente (a riesgo de que la palidez se convierta en tu sujeto inseparable).

El momento del disparo

(sin teletransporte)

Los ajustes que acabo de recomendar deberían ofrecer un primer resultado que no esté del todo mal, pero sin duda será necesario ajustar un poco más a ciegas. Comienza por sacar algunas fotos, de tres a cinco, disparando al principio de una salva y soltando a su fin (usando el modo Bulb y el disparador remoto 😀 )

Fireworks at The Eye On Malaysia by amrufm (en este caso a f/13, 10 segundos de exposición)

Luego, debes comprobar que todo esté yendo bien:

  • El enfoque: que cada una de las palmeras u otro efecto quede bien nítido. Por lo general no tendrás problema, pero merece la pena comprobarlo haciendo zoom sobre la imagen ya capturada. Corrige si es necesario.
  • Fíjate en el resultado: ¿los efectos de cada cohete se han capturado bien, tienen la forma deseada? Si estás trabajando en modo Bulb, no será difícil, y si no, tendrás que adaptar el tiempo de exposición: auméntalo si no se ve bien, redúcelo si se ve excesivamente hasta el punto de crear ruido.
  • La exposición de los fuegos artificiales: ¿han quedado demasiado claros o, al contrario, demasiado oscuros? En este caso, es necesario usar el histograma para evaluar la situación, igual que siempre (¡aunque más en el caso de una imagen contrastada que estás viendo a través una pantalla luminosa en plena noche!). Si está sobreexpuesta, cierra un poco el diafragma (pasa de f/11 a f/16, por ejemplo), y si está subexpuestas, al revés, abre el diafragma (pasa de f/11 a f/8, por ejemplo). En principio no será necesario tocar la sensibilidad ISO.

No olvides que al principio puede ser más luminoso que al final del espectáculo, así que debes comprobar de forma regular que las fotos no estén quedando subexpuestas. Lo mismo se aplica al cohete final, que probablemente sea más luminoso y que, por tanto, te obligará a cerrar un poco el diafragma.

No dudes en cambiar de focal (haz zoom) o en cambiar de lugar con tal de tener mayor variedad de ángulos de enfoque.

fireworks by sjliew

 

¡Y con todo esto, lo normal es que logres hacer unas buenas fotos! No es tan complicado si uno se imagina los fuegos artificiales como si fueran muchos Harry Potter apareciendo y desapareciendo 😉 ¿Y tú, vas a fotografiar fuegos artificiales este año?

 

Recherches utilisées :

fuegos artificiales con larga exposicion


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?