Fotografiar en la nieve

9 noviembre 2015

Hacer fotografías en lugares con nieve no es tan fácil como pueda parecer a priori, ya que en condiciones límite las funciones automáticas son puestas a prueba. Veamos cómo superar el reto.

Quizás no sea el mejor momento del año para hablar sobre fotografía en la nieve, pero falta poco para que comience a nevar, y si no, al menos el artículo puede servirle a otras personas de países de habla hispana 😉

 

Si alguna vez has intentado fotografiar un paisaje nevado, seguramente te hayas dado cuenta de que cuesta conseguir fotos que no salgan grisáceas o demasiado azul es. ¿Por qué la cámara se empeña en complicarme la vida?

La exposición es delicada

La medición de la exposición no tiene ni pies ni cabeza

(no bromeo 😛 )

Snow by Lorenzoclick

Para entenderlo antes debes saber que la medición automática de la exposición en tu cámara (activa en todos los modos excepto en modo manual M) suele dar como resultado unas imágenes “gris medio” (lo que llamamos gris 18%). Esta medición de la exposición calcula los parámetros necesarios para llegar a ese gris, en base al nivel de iluminación del lugar (o una parte concreta del encuadre, si empleas el modo de medición puntual).

 

Si por ejemplo fotografías un paisaje nevado con partes oscuras (árboles, esquiadores, etc.), la mayor parte del tiempo la cámara lo hará correctamente. Entenderá que esa cantidad de color blanco es normal.

 

Pero si haces una foto de un lugar completamente nevado, pensará que hay mucha luz, y que eso es anormal (la medición de exposición no sabe qué es la nieve :P). Así que va a sub-exponer la imagen acorde a su interpretación, e intentará conseguir ese famoso gris medio. Y lo más probable es que la nieve salga teñida de gris.

¿Cómo remediarlo?

Es sencillo: hay que decirle a la medición de exposición: “tranquila, es normal que haya mucho blanco, ¿qué pasa, nunca habías visto la nieve o qué?”. Y para eso, lo más sencillo es la corrección de exposición. Ya he hablado en un artículo dedicado a este tema, así que no voy a repetirlo y te remito a su (re)lectura. Solo recuerda que por lo general conviene un valor de +1 a +2 IL, aunque eso varía según el tipo de escena que se grabe. Te toca a ti decidir en base a lo que veas en pantalla, o con el histograma, mucho más fiable para comprobar la exposición.

 

Si no dispones de la función corrección de exposición en tu cámara, puedes usar la siguiente técnica: orienta la cámara hacia una zona contrastada, es decir, en las zonas más blancas y negras, presiona el disparador a la mitad para bloquear la exposición (y el enfoque, cuidado) y vuelve a componer la escena antes de disparar, evidentemente.

El balance de blancos no siempre es… blanco

El problema de la exposición es el principal al que vas a enfrentarte, aunque a veces la nieve no solo sale gris, sino que también azulada.

 

Esto significa que el balance de blancos no funciona bien. Si estás trabajando en RAW (si no lo haces, deberías flagelarte con ortigas frescas 😀 ), lo podrás solucionar en la fase de retoque.

 

En caso contrario, deberías regularlo en base a las condiciones en las que fotografíes: sol, noche o cielo nuboso. Generalmente es más que suficiente. ¡Y si no, pues dispara en RAW! 😛

¿Y los copos?

La eterna pregunta: ¿cómo fotografiar la nieve mientras cae? No te voy a mentir, vas a sufrir, sobre todo si los copos son pequeños. Pero no es tan grave. Con un poco de paciencia y de práctica, lo conseguirás. Hay más parámetros que influyen en el rendimiento final de las fotos, estos son.

La distancia focal

the-snow-falling-faintly by bgblogging. En este caso a 100 mm y f/2.8

Como ya debes saber, con una distancia focal elevada podrás “comprimir” las distancias. A groso modo, si usas un teleobjetivo, aparecerán más capas de copos en la imagen. Es decir, que se verán tanto los copos más cercanos a ti como los situados más lejos. Algunos saldrán desenfocados a causa de la profundidad de campo reducida, aunque la mayoría no. Esto puede resultar útil cuando nieva pero muy poco.

 

Si quieres usar un gran angular, necesitarás que nieve lo suficiente como para que los copos se distingan en la imagen.

La apertura

Evidentemente, si abres más, la profundidad de campo se reduce, y saldrán menos copos nítidos. Así también se puede crear un bonito efecto “snokeh” (= snow bokeh. Sí, he robado esta broma en una página web yanqui 😛 ), o desenfocar bien el fondo, lo cual hará que los copos se destaquen en la imagen.

 

Al revés, si cierras, conseguirás que salgan nítidos más copos, pero ten cuidado de que el fondo no cobre demasiado protagonismo, sino no se podrán distinguir los copos de nieve. Y eso sin decir que la velocidad de obturación se reducirá (salvo que aumentes la sensibilidad ISO), y que la caída de los copos creará un efecto más parecido a estelas que a copos de nieve reconocibles como tales.

 

La velocidad de obturación

Hablemos de la velocidad de obturación. Si ya has entendido cómo funciona (de lo contrario, debes releer el artículo sobre el tema), esto debería resultar bastante intuitivo:

  • velocidad de obturación rápida = copos congelados en la imagen
  • velocidad de obturación lenta = efecto estela

It’s Raining Snow! by Sangudo. ¡Aquí a 1/6s, con una fuerte nevada!

Se trata simplemente de una elección estética, todo depende de lo que quieras representar 😉

 

 

 

 

 

Es todo, espero que estos consejos te ayuden a realzar los paisajes nevados y no dudes en probar en blanco y negro. Suele quedar realmente bien con la nieve 😉

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 

Recherches utilisées :

fotografiar en la nieve, COMO FOTOGRAFIAR LA NIEVE, como hacer una foto para que salga la nieve cayendo relfex, fotografiar con nieve, tiempo de exposicion para foto nevando, ajustar balance de blancos en nikon para fotos en nieve, como hacer fotos en la nieve proncipiantes, fotografia nieve


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?