Fotografía de conciertos

31 marzo 2015

¿Qué fotógrafo que se precie no se ha aventurado alguna vez a hacer fotos de concierto? Más allá de las dificultades técnicas, la idea de este tipo de fotos es recrear un instante vivido a través de una imagen fija.

Hoy te propongo un artículo de un invitado, Rémy Lapleige, quien se ha ofrecido para escribir un artículo sobre la fotografía de concierto, su ámbito preferido (¡y también uno de los míos!). Puedes ver sus fotos en su portfolio, así como navegar por su página Shoot Photo en Studio. ¡Sin más, dejo paso a su artículo!

Unas condiciones muy particulares

Las condiciones para hacer este tipo de fotos son relativamente complicadas:

  • Poca iluminación: la luz proviene únicamente de los reflectores de colores, muchos de ellos situados a contraluz, moviéndose mucho y variando su intensidad.
  • Los sujetos (músicos) se mueven: generalmente están en movimiento todo el tiempo. Incluso si se quedan quietos, gesticulan agitando brazos y cabeza.
  • La composición: hay muchos elementos que la pueden arruinar (micrófonos, cables de todo tipo…). Por si fuera poco, en los macro-conciertos o festivales, no estás tú solo… Imagínate que te encuentras en un concierto de funk o de heavy metal; los músicos se mueven, y también lo hacen los fotógrafos, no les queda más remedio.
  • La posición del fotógrafo: precaria y delicada porque no toda las salas cuentan con vallas de seguridad o fosos, y hay que evitar a toda costa molestar al grupo o al público. En estos casos no olvides proteger tu equipo. Una vez volví de un concierto de Heavy Metal (Ultra Vomit en el EMB en Sannois, a las afueras de París) con la espalda llena de moratones y la cámara repleta de marcas de pisadas, y eso que estaba en el foso… No pierdas de vista la posibilidad de disparar desde lejos, conseguirás una buena vista de todo el escenario.

Ultra Vomit @EMB Sannois

 

Luke @VLG. Me pareció interesante dar protagonismo al público, que es parte integrante e imprescindible de cualquier concierto que se precie.

 

Te encontrarás con estas dificultades en cualquier sala de conciertos y espectáculos.

Nosfell @ Clamart. La iluminación en esta foto transmite muy bien el espíritu de sus canciones. Fue difícil lidiar con esta iluminación.

 

Y ahora que sabes a qué te tienes que enfrentar: ¿cómo debes jugar con los ajustes de tu cámara para conseguir sacar el máximo partido?

¿Cómo hacer frente a estas situaciones?

Antes de nada tienes que ser consciente de la importancia de dominar tu cámara: debes ser capaz de trabajar en modo manual si te ves obligado, y conocer los límites de tu cámara. Lo importante es sacarle el máximo partido y no actuar de forma automática, sin pensar.

¿Qué ajustes son los apropiados?

Presta atención a este punto. No existen ajustes perfectos que sirvan para todas las situaciones. Los ajustes que te propongo en este artículo son solo un punto de partida, un marco de referencia. Es cosa tuya adaptarlos según tu propia forma de hacer las cosas, según la sala de conciertos y según lo que quieras conseguir a nivel artístico.

Antes de que el grupo salga al escenario, los técnicos de sonido y luces realizan algunas pruebas. Si estás atento puedes aprovechar para hacerte una idea de la iluminación con la que vas trabajar. Yo me suelo guiar por estas pruebas previas para hacer los ajustes necesarios (aunque ya haya preparado mi equipo antes), y hago mis propias pruebas antes de que empiece el concierto. En este sentido, me parece indispensable saber controlar los diversos comandos de la cámara a ciegas.

La sensibilidad

Debes tener claro que para hacer fotos de conciertos y espectáculos tendrás que lidiar con problemas de iluminación. Sin duda es así porque las luces sirven para transmitir el ambiente del concierto.

Yo personalmente parto siempre de ISO 800, una sensibilidad con la que el ruido digital se mantiene en unos niveles aceptables. No la aumento a no ser que la cámara elija una velocidad de obturación demasiado lenta, aunque sí puedo llegar a disparar con una ISO 100, 200 o incluso 400 si el concierto es al aire libre. Las cámaras Canon 5D, 7D y Nikon D700 o D3 permiten subirla sin problema hasta ISO 3200 o ISO 6400.

(Nota de Laurent: Es cierto, pero las cámaras de gama baja te limitan bastante porque no gestionan muy bien el ruido, así que te aconsejo no subir la sensibilidad más allá de ISO 800. Dicho esto, no dudes igualmente en pasar el límite del ISO 1600 si realmente lo necesitas, es preferible a sacar una foto desenfocada o movida: hay herramientas de retoque que funcionan muy bien para eliminar el ruido.)

Cuando fotografío con mi cámara analógica, utilizo un carrete Ilford Delta ISO 3200 que también puede utilizarse con ISO 1600.

¿Medición puntual, evaluativa o ponderada al centro?

(Nota: para ampliar información puedes leer el artículo que habla de los modos de medición de luz 😉 )

La medición evaluativa (o matricial) permite repartir la luz en el conjunto de la imagen. La medición ponderada al centro se concentra en el 15% central de la imagen, mientras que la medición puntual hace lo mismo pero en un 3% de la zona central de la imagen. Las diferencias de iluminación son desgraciadamente demasiado importantes ya que los haces de luz de los cañones reflectores son muy direccionales. No dudes en hacer todas las pruebas que necesites y en elegir el modo que más te convenga.

(En mi caso personal, yo utilizo de forma sistemática la medición puntual, que permite una buena exposición para el sujeto principal a pesar de las cambiantes condiciones de iluminación, lo cual es ciertamente fundamental. Algunas fotos pueden quedar sobre-expuestas si un haz de luz te enfoca directamente a plena potencia, aunque esto solo ocurre muy de vez en cuando.)

Balance de blancos

Cada maestrillo tiene su librillo. Antes de nada, hay que fotografiar en RAW (al menos en los conciertos). Esto te permitirá modificar el balance de blancos en la fase de retoque. A veces la luz roja domina todo el escenario y la verdad es que a ningún fotógrafo le gusta que las fotos salgan rojas, ¡queda fatal!

Con mis cámaras tiendo a quedarme en modo automático en lo que respecta al balance de blancos. Con mis cámaras Nikon esto funciona a la perfección, y tal y como dije antes, en el peor de los casos, puedo retocarlo más tarde para corregir posibles desequilibrios.

¿Modo Manual? ¿Semi-automático? ¿Prioridad a la Velocidad de Obturación?

Todo depende de a qué estés acostumbrado. A veces me da por trabajar en modo manual, pero en el 90% de los casos lo hago en modo “prioridad a la apertura” (“Av” en Canon y “A” en Nikon). Generalmente trabajo con objetivos que abren a f/2.8, los cuales son muy luminosos y permiten jugar mucho con la profundidad de campo para resaltar ciertos elementos de la foto.

Una regla aplicable la mayor parte de las veces, y por tanto importante, es que la velocidad no debe ser inferior a la distancia focal. Por ejemplo, si utilizas un 28 mm, intenta que la velocidad no quede por debajo de 1/42s (al no ser full frame, mi cámara tiene un factor de conversión de 1,5, por lo que 28 mm equivale en realidad a 42mm en un sensor APS-C). Reduce todo lo que puedas hasta 1/42 para evitar “el desenfoque por movimiento del fotógrafo”.

(Más adelante publicaré un artículo para explicar cómo hacer la conversión entre sensores de diversos tamaños, así que no te preocupes si todavía no entiendes este concepto 😉 )

¿Con flash o sin flash?

Está terminantemente prohibido utilizar flash en un concierto, a no ser que el grupo o los organizadores te den permiso de forma explícita. Soy un “anti-flash” (quizás porque también soy músico, esto me molesta mucho, incluso si es mi familia la que me hace fotos ^^), y no me hace gracia tener que cargar mi flash externo. Además, por una cuestión de rendimiento, de todas las fotos de concierto hechas con flash que he visto, son pocas las que me han convencido. Entre bastidores no te digo que no, pero en el escenario, creo que estropea el momento. Es una opinión personal. (Nota de Laurent: opinión compartida, por mí y por otros fotógrafos más o menos profesionales.) Es cierto que se pueden hacer cosas increíbles con el flash, pero en la medida en que está prohibido, te lo desaconsejo prácticamente por completo.

La composición

Te seré sincero y tajante: olvídate de la regla de los tercios y de otras reglas. Déjate llevar por la intuición. Decide en cada momento, en función de dónde estés colocado. Busca tu lugar. ¿Te puedes mover? Apunta con el ojo y dispara con el dedo. La ventaja de las fotos de concierto reside en la cierta libertad fotográfica que permiten.

(Completamente en desacuerdo. Para mí las reglas tienen la misma importancia en cualquier lugar: deben respetarse o transgredirse de forma consciente. Aunque sí admito que es preferible disparar para capturar el instante preciso, a darle demasiadas vueltas a la composición. Dicho esto, solo necesitarás un poco de práctica para lograr buenas composiciones de forma casi automática.)

He intentado que en el encuadre salga un molesto micrófono. Y eso no es nada fácil. ¿Cuántas veces habré enfocado el micro y no los ojos? No lo olvides, para los retratos hay que enfocar los ojos. También suelo utilizar objetivos de ojo de pez (Nota de Laurent: súper gran angular que deforma la imagen). Soy un apasionado de los instrumentos, por lo que obviamente creo que éstos son parte esencial de un concierto.

Ilis @ VLG. Un tipo de fotografía que me encanta: grandes planos a los instrumentos.

 

Ilis @ VLG. Toda la acción y el estilo… del rock…

 

Algo sobre el equipo

Yo trabajo tanto en digital como en analógico. En digital utilizo dos réflex Nikon (D80 y D200). Hasta ahora son más que suficientes, ya que las fotos acaban normalmente en Internet y tienen una resolución suficiente como para ser publicadas en una revista, en A4 e incluso en A5.

En lo que se refiere a los objetivos, me encanta mi Nikkor 50 mm f/1.4. También utilizo un ojo de pez Zenitar 16 mm f/2.8, y un Sigma 28-70 mm f/2.8.

(¡Si quieres más información acerca de un objetivo que permita una elevada apertura máxima, igual que los citados por Rémy, dirígete a mi artículo sobre el 50 mm f/1.8!)

The Outburst @ Scène Bastille. Hecha con un ojo de pez. Este tipo de objetivos, igual que los Ultra Gran Angular se utilizan mucho en los conciertos de heavy metal.

 

En lo que se refiere a la fotografía analógica, utilizo carretes 3200 ISO montados en una Canon A1 con objetivos 28 mm f/2.8 y un 105 mm f/2.8 (muy práctico para los baterías). No necesito otros objetivos dado que estoy relativamente cerca del escenario. No obstante, puede ir de perlas tener un teleobjetivo como por ejemplo un 70-200mm f/2.8 para los festivales al aire libre.

Cada una de mis cámaras está puesta a punto previamente y equipada con un objetivo diferente. De esta forma me ahorro tener que estar cambiando el objetivo todo el tiempo. También limpio los sensores de forma regular.

Algunos consejos

Estos consejos son bastante generales pero te ayudarán mucho en el futuro, especialmente si quieres seguir por este camino de la foto de concierto. No olvides que los círculos en el mundo de la música son reducidos, muy restringidos, y que suele ser difícil acceder a ellos. Muchos fotógrafos intentan hacerlo pero no siempre lo consiguen.

  • No esperes vivir de la foto de concierto. Es prácticamente imposible. La mayoría de fotógrafos lo hacen en su tiempo libre, como hobby.
  • Prepara un buen portfolio, de esta forma podrás mostrar tus fotos más destacadas y darte así a conocer.
  • Practica en conciertos pequeños cerca de tu casa, en salas de fiestas, etc. Ponte en contacto con los artistas y enséñales lo que has hecho. Están ansiosos por tener fotos suyas (pero ojo, no se las des, al fin y al cabo es tu trabajo…), además tú necesitas su opinión y su concierto como el agua. Siempre es interesante un intercambio.
  • Sin acreditación no hay fotos… Suele ser bastante difícil conseguir el pase, especialmente si tocan grupos conocidos. No olvides que no eres el único que lo pide. Así que debes ser paciente. Intenta conseguir el permiso, sino te puede costar caro. Si por ejemplo recibes la autorización por email, no te olvides de imprimirla y llevarla contigo al concierto. Ya me ha ocurrido alguna vez llegar y que me tiren para atrás en la entrada, aunque lo solucioné imprimiendo el email. Solo fue un despiste.
  • Sé agradable y respeta las reglas. Esto es fundamental. El mundo de la música es pequeño, los organizadores que dan las acreditaciones generalmente llevan varios grupos y muchas veces tendrás que estar encima de ellos e insistir. Si les muestras tu trabajo y les gusta, seguramente consigas estar presente en el próximo concierto de ese artista… La mayoría de las veces se suele dar una acreditación para las 3 primeras canciones. ¿Es injusto? Parece que sí, solo cabe decir que en ese tiempo tendrás que hacer todas las fotos sin flash, porque seguramente el público utilizará el flash más adelante y filmará todo el concierto con su teléfono, y todo para que Youtube censure el vídeo. Es una lástima, pero es así, y siéntete afortunado, porque no volverás a tener acceso al mismo lugar. Imagina que a un grupo o a un organizador le gustan tus fotos y que se pone en contacto contigo… A mí me ha ocurrido una vez y me ha ofrecido la posibilidad de colaborar con un artista en su proyecto en solitario. Hice la portada del disco, todas las fotos del álbum y las fotos promocionales. Actualmente colaboro con otros artistas en proyectos similares. Es necesario ser paciente y estar atento. También puede ser muy positivo tener en cuenta la opinión de los artistas.
  • Muestra interés por aquello que hace el artista antes del concierto. Descubre su música. De esta forma tendrás más recursos para anticiparte a sus actos (saltos, pogos, un solo de guitarra, etc.) Esto es muy importante. Es lo que se llama improvisación controlada en la jerga musical.

Luke @VLG

 

The Outburst @Elysée Montmartre

 

Delain @Elysée Montmartre

 

Bueno, espero que este artículo ayude a los futuros fotógrafos de concierto a conseguir sus fotos soñadas, lo cual no es nada fácil en este contexto. Te invito a consultar el portfolio de Rémy Lapleige y a dejar un comentario si tienes alguna pregunta o quieres aportar algo: ¡será un placer contestarte!

Recherches utilisées :

fotografía de conciertos, curso malaga fotografia conciertos, youtube como hacer fotos en conciertos, curso de fotografia de recitales, curso fotografia de conciertos, cursos de fotografia nikon, donde medir la luz en fotografia de concierto, equipo para fotografia de conciertos


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

2 comentarios

  • Interesante artículo. Sin duda hay buenos consejos. El de la acreditación muchas veces es fundamental para conseguir la toma buena. Aunque depende de salas se puede entrar a sacra fotos sin problema. Eso si. Personalmente pienso que es mejor disfrutar del concierto si no está justificado el ir con la cámara.

    Y también suelo trabajar en M con mi Nikon d300, por que las luces cambian demasiado y se vuelve loco el exposímetro. Con la ISO subo hasta 1600 sin problema e incluso a 3200

    6 abril 2015
    • Muchas gracias por leer el artículo y dejarnos tu opinión. Es cierto que dependiendo de la sala, los responsables pueden ser más o menos permisivos a la hora de dejar hacer fotos. Pero en este caso Rémy recomienda siempre pedir acreditación por si fuera necesaria y no encontrarte con la sorpresa de llevar todo el equipo al concierto para luego no poder utilizarlo. Efectivamente, al concierto se va principalmente a disfrutar y si sólo te dejan hacer fotos durante tres canciones, tienes el resto del tiempo para saltar y vibrar con el grupo y su música.

      En cuanto a los modos de la cámara, trabajar en manual (M) te va a permitir tener un control total de los mandos pero recuerda que hay lectores menos experimentados que tú (y con una cámara mucho menos potente) que necesitan empezar por algo más sencillo. Una parte de este artículo está dedicada a ellos.

      6 abril 2015

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?