Exponer a la derecha: ¿por qué, cómo?

Puede que ya hayas oído esta expresión alguna vez antes, también en el blog. Se trata de una noción no necesariamente tan fácil de entender, pero es fundamental para mejorar el resultado de tus fotos en situaciones difíciles, en particular con luces contrastadas. ¡Así que abordemos el tema!

Tras escuchar a diversos conferenciantes que me honraron con su presencia en mi puesto del Salón de la Fotografía, me he dado cuenta de que la noción de exposición a la derecha era mencionada constantemente. Y ciertamente no estoy 100% seguro de que todo el mundo la entienda bien. Por tanto, te explicaré de qué se trata. No te asustes, no es algo extremadamente difícil.

¿Por qué exponer a la derecha?

Nada que ver con un museo ;)

Nada que ver con un museo 😉

La idea de esta técnica es sacarle el máximo partido al sensor de tu cámara. Efectivamente, el sensor no ve tan bien como tu ojo, y a veces será necesario engañarlo para conseguir que capte la escena en la foto tal y como la ves tú.

Esto se aplica especialmente en situaciones con un fuerte dinamismo, es decir, cuando la escena está contrastada. Si necesitas un recordatorio acerca de la noción de dinamismo, puedes leer el artículo sobre las fotos contrastadas.

La técnica de la exposición a la derecha te será útil en situaciones en las que haya un fuerte dinamismo, y este es el caso que consideraré hoy. Funciona especialmente bien si el dinamismo de la escena es un poco más alto que el del sensor. En fotografía de paisaje, el rendimiento será menor si el dinamismo es muy elevado (incluso si es preferible a nada): en este caso, la mejor opción es reducir el dinamismo en el momento del disparo, por ejemplo, utilizando un filtro degradado gris neutro (GND) en fotografía de paisaje, o incluso aclarando las sombras (con un flash o un reflector).

Exponer a la derecha te permitirá conservar el máximo de detalles en las sombras, y sin necesidad de usar técnicas de disparo demasiado complejas (filtros, flashes, etc.), ni pasar horas y horas haciendo tratamiento digital, ni técnicas que impliquen sacar varias fotos con exposiciones diferentes (combinación de exposiciones, HDR, etc.).

Dicho esto, e insisto, la exposición a la derecha hace que sea obligatorio el tratamiento digital y la utilización del formato RAW. Si trabajas en JPEG, la imagen a menudo saldrá demasiado clara, y no podrás recuperarla.

Recondanco algunas nociones

En este artículo, vamos a utilizar mucho la noción de histograma. Ya escribí un artículo dedicado a este tema, pero sólo para recordarlo, esta es la apariencia que tiene un histograma y lo que significa:

histogramme-parfait

Básicamente a la izquierda aparecen los píxeles negros, a la derecha los píxeles blancos, y todos los niveles intermedios son tonos de gris. Cuanto más alto sea el pico, más píxeles habrá en ese nivel de grises. Dicho de otra forma, una “enorme montaña” en el lado derecho significa muchos píxeles claros, y una “planicie” a la izquierda indica pocos píxeles oscuros (por poner un ejemplo).

La geografía del histograma ;)

La geografía del histograma 😉

La exposición

Eso que en fotografía se llama imagen expuesta “correctamente”, es una foto en la que los tonos intermedios corresponden con lo que conocemos como “gris medio”. La medición de exposición de la cámara se basa en este principio. ¡Por defecto, la imagen se expondrá de esta forma: intentará lograr tonos medios… grises medios! (es lo que hace la cámara de forma automática)

Existe otro principio, que se resume con la expresión “exponer en una zona“. Eso significa “preocuparse solo porque una zona concreta quede en tonos gris medio, sin prestar atención al resto de la imagen”.

A la práctica, “exponer en el cielo” se traducirá en que esa zona quedará en un tono gris medio sin que la cámara se preocupe por el resto de la imagen. Para ello generalmente se utiliza la medición puntual, o bien la corrección de exposición.

Con la exposición a la derecha, no ser hará ni uno ni otro. Me veo obligado a describir de forma precisa estos dos métodos “tradicionales” que de buen seguro ya has seguido, consciente o inconscientemente.

¿Cómo hacerlo a la práctica?

Un poco de teoría

Que no te dé miedo, no muerde ;) (CC BY-NC-ND Simon Collison)

Que no te dé miedo, no muerde 😉 (CC BY-NC-ND Simon Collison)

Para que lo entiendas bien, tendré que hablar un poco antes de una noción teórica un poco fatigosa. Requiere algo de conocimientos informáticos. No arranques a correr gritando y sacudiendo los brazos, solo será un minuto y no duele 😉

El archivo RAW de tu imagen es digital, como una canción en mp3, un documento en pdf, o cualquier otra cosa. Dado que es un archivo informático, se trata de un conjunto de 0 y 1. Cada 0 o 1 es un pequeño fragmento de información.

En el archivo RAW de tu cámara se incluyen todos los datos captados por la cámara, los cuales son distribuidos en 4.096 niveles de información (o bloques). Se podría esperar que la mitad izquierda del histograma esté en los 2.048 primeros niveles (el 50%), y que la otra mitad ocupe también el 50% de esos niveles.

Pero no hay nada de todo eso. En realidad, las luces altas de la imagen ocupan la mitad de estos 4.096 niveles. Dicho de otra forma, hay tantos datos (detalles, si prefieres pensarlo en estos términos) en las zonas más luminosas de la imagen (las 10% de la derecha), como en todo el resto del histograma.

¡Y sigue disminuyendo: las luces más tenues (entorno al 10% de la izquierda) no ocupan nada más que 16 niveles!

¿Qué es lo que quiere decir eso exactamente? Pues bien, simplemente hay muchos más datos en las luces intensas que en las tenues: será más fácil ver detalles. Al contrario, hay muchos menos datos en las luces bajas, y por tanto, será más fácil que haya ruido. Si ya has sacado alguna vez fotos con poca luz y una alta sensibilidad ISO, sin duda ya lo habrás comprobado por ti mismo: la mayor parte del ruido se encuentra en las sombras, y las zonas más iluminadas quedarán generalmente mejor.

En definitiva, es más fácil (= habrá menos ruido) reducir la luminosidad de las luces altas en la imagen que aumentar la de las sombras.

Una excepción importante: si “quemas” las luces altas (si queda todo blanco), prácticamente no podrás recuperar los datos: se habrán perdido para siempre.

Si aún no entiendes por qué digo esto, no te preocupes, es normal. En un par de minutos cobrará sentido. Coge una manta, un gato y una bebida caliente, todo saldrá bien 🙂

(CC BY-NC-SA Peter Nederlof)

(CC BY-NC-SA Peter Nederlof)

Al hacer las fotos

Veamos entonces qué hacer en el momento del disparo para emplear esta técnica. Para comenzar, será necesario mirar el histograma en la cámara para evaluar la exposición. Mirar simplemente la imagen no permitiría estar 100% seguro.

Para exponer a la derecha, es necesario conseguir dos cosas con el histograma (¡si todo para esto!):

  1. Es necesario que el histograma no esté demasiado a la derecha. Un desfasado se presenta con una “montaña cortada en dos“. Si tu histograma es así, no es buen síntoma: eso significa que las luces altas están quemadas, y que perderás los datos.
No quieres que esto ocurra.

No quieres que esto ocurra.

  1. Es necesario que el histograma esté lo más a la derecha posible, respetando al mismo tiempo el punto anterior, es decir, las luces altas no deben quedar cortadas. Generalmente se traducirá en una “montaña” a la derecha, pero sin estar cortada en dos. La base de la montaña debe estar distanciada con un pequeño espacio del límite derecho. (En fotografía de paisaje, puede que esté realmente al límite. Intenta tener un poco de margen en retratos, si no pude que la piel salga un poco rara).
Esto es lo que tienes que buscar: las luces más altas a la derecha (la montaña) no deben cortar el borde.

Esto es lo que tienes que buscar: las luces más altas a la derecha (la montaña) no deben cortar el borde.

Si recuerdas el párrafo anterior (espero 😛 ), al hacerlo, se logran dos efectos positivos:

  1. Se evita perder datos de forma irremediable quemando las luces altas (dado que se evita la “montaña cortada”).
  2. Se asegura el máximo de datos en las luces altas, allá donde el sensor guarda la mayoría de información (ya que se desplaza al máximo a la derecha, hacia las luces altas). Esos son los principios de la exposición a la derecha.

Cuidado: es NORMAL que la foto pueda aparecer demasiado clara en la pantalla (o a veces demasiado oscura). La idea es simplemente disponer del máximo de datos posibles, para luego mejorar el resultado en la fase de tratamiento digital. Verás cómo todo se aclara en este momento.

Un truco avanzado: piensa en mirar el histograma de las tres capas roja, verde y azul, además del de la mezcla de colores (“blanco”). A veces habrá una “montaña cortada” en una de las capas. En este caso, intenta subexponer un poco más (podría provocar un efecto raro en la piel, o zonas con muchos colores distintos, como ocurre en fotografía de concierto con los famosos Puntos Rojos de la Muerte).

¿Qué herramienta hay que utilizar?

En algunos casos, tendrás un histograma que se corresponda con estos dos criterios. Si no es el caso, necesitas utilizar la corrección de exposición. Es la mejor herramienta para esto, dado que es muy sencilla e intuitiva:

  • Si el histograma queda demasiado a la derecha (demasiada claridad, con una “montaña cortada”), basta con oscurecer la imagen mediante la corrección de exposición negativa (- 2/3 o -1, por ejemplo).
  • Si el histograma queda demasiado a la izquierda (demasiada oscuridad), basta con aclarar la imagen utilizando la corrección de exposición positiva.

Además, hay una herramienta interesante que está disponible en bastantes cámaras: el aviso de luces altas quemadas. Con frecuencia, al activar esta opción, la cámara hace parpadear los blancos quemados. De esta forma podrás detectar las zonas quemadas que no sean evidentes a primera vista, ni siquiera en el histograma.

Si detectas algo, puedes subexponer un poco más para recuperar detalles, o bien ignorarlo (por ejemplo, si se trata de fuentes de luz que de cualquier forma, hagas lo que hagas, saldrán blancas como sábanas limpias).

Algunos ejemplos

La misma escena con y sin exposición a la derecha

Para el ejemplo mencionado en este artículo, he sacado una foto de un objeto contrastado en casa (un amplificador de color negro con vúmetros iluminados), con una alta sensibilidad ISO (6400 ISO con una Canon 5D MkIII), de forma que puedas apreciar bien el efecto. En primer lugar he sacado la foto con exposición automática de la cámara, y luego con una corrección de exposición de +1: con este valor, no se quemó ninguna luz (salvo por el vúmetro, algo que vamos a ignorar para este ejemplo).

f/1.4, 1/10s, 6400 ISO (directamente en Lightroom, sin corrección de la luz)

f/1.4, 1/10s, 6400 ISO (directamente en Lightroom, sin corrección de la luz)

f/1.4, 1/5s, 6400 ISO (directamente en Lightroom, sin corrección de la luz) Lógicamente la imagen es más luminosa.

f/1.4, 1/5s, 6400 ISO (directamente en Lightroom, sin corrección de la luz) Lógicamente la imagen es más luminosa.

Después corrijo la exposición de la foto que hice con exposición a la derecha en Lightroom. Para poder recuperar la misma resolución, bajo -1. Tal y como puedes ver, se aprecian pocas diferencias respecto a la versión “normal”:

f/1.4, 1/5s, 6400 ISO: con -1 en exposición en Lightroom, el resultado es el mismo.

f/1.4, 1/5s, 6400 ISO: con -1 en exposición en Lightroom, el resultado es el mismo.

Sólo falta mostrarte la diferencia: hagamos zoom al 100% en ambas imágenes para ver el ruido (sin corrección de ruido en Lightroom, para verlo mejor).

He aquí el ruido que se crea SIN utilizar la exposición a la derecha (haz clic en la imagen para verla en grande).

He aquí el ruido que se crea SIN utilizar la exposición a la derecha (haz clic en la imagen para verla en grande).

Aquí tienes el ruido CON exposición a la derecha (haz clic en la imagen para verla en grande).

Aquí tienes el ruido CON exposición a la derecha (haz clic en la imagen para verla en grande).

Como era previsible, se ve bien que la imagen es mucho más limpia si se usa esta técnica 😉

Ejemplos prácticos de antes y después

He decidido mostrarte también algunas fotos “de la vida real”, sacadas con exposición a la derecha. La idea es enseñarte cómo la foto de base con la que se trabaja en Lightroom a menudo es sosa y/o demasiado clara, y cómo una vez hecho el tratamiento digital, se expresa en todo su potencial.

Ya la usé en otro artículo, ¿ves la diferencia?

Ya la usé en otro artículo, ¿ves la diferencia?

En la imagen original, el histograma está prácticamente pegado a la derecha. Se puede ver que en la fase de tratamiento, lo he movido un poco a la izquierda, especialmente reduciendo las luces altas del cielo con un filtro de degradado.

En la imagen original, el histograma está prácticamente pegado a la derecha. Se puede ver que en la fase de tratamiento, lo he movido un poco a la izquierda, especialmente reduciendo las luces altas del cielo con un filtro de degradado.

Un caso menos clásico aquí, las luces altas están bien pegadas a la derecha (se aprecia que hay poco espacio), incluso si no se forma un pico. Lo fundamental es que no hay nada quemado, lo cual me permitirá recuperar los detalles del cielo.

Un caso menos clásico aquí, las luces altas están bien pegadas a la derecha (se aprecia que hay poco espacio), incluso si no se forma un pico. Lo fundamental es que no hay nada quemado, lo cual me permitirá recuperar los detalles del cielo.

El tratamiento digital

Una vez administrada correctamente la fase de sacar la foto, es momento de pasar al tratamiento digital de la imagen. No hay nada demasiado complicado en esto, pero puede sorprender al principio, como puedes ver en los ejemplos precedentes.

Si en su conjunto la foto es demasiado luminosa, podrás reducir la exposición global de la imagen, o únicamente las luces altas. Lo que nos interesa es que las sombras conserven los detalles, al contrario de una foto sacada sin esta técnica. Aunque es cierto, a veces no es tan importante, y puede que se quieran eliminar los detalles de las sombras. Pero resulta más fácil destruir que crear: esta técnica permite contar con la posibilidad de recuperar los detalles.

Si ocurre al revés, es decir, si la foto es más bien oscura, podrás recuperar los detalles de las sombras mediante el aumento de su claridad. Eso también creará ruido, pero no habrás perdido ningún dato, porque las luces altas no saldrán quemadas.

Finalmente, si te encuentras un poco perdido al hacer el tratamiento digital, puedes quedarte tranquilo: no deja de ser cuestión de interpretación personal. Fíate de tu ojo, con el tiempo mejorará. Si no estás del todo seguro de qué hacer durante el tratamiento, recuerda que una técnica que funciona bastante bien es volver a ello unos días más tarde, para mirarlo con otros ojos e identificar qué se puede mejorar.

 

Espero haber aclarado un poco este concepto importante para todo fotógrafo de nivel mínimamente avanzado (no es la prioridad cuando se está comenzando). Publica un comentario si tienes alguna pregunta, y piensa en compartir el artículo con tus amigos, ¡podría ayudarles! 🙂

 

Recherches utilisées :

exponer a la derecha, fotografia exposición a la derecha, porque es mas facil recuperar luces altas, donde colocarse a la hora de exponer derecha o izquierda, exponer con filtros degradados, exponer correctamente sin quemar la imagen, exponer derecho a la, exponer lado derecho


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?