¿Es necesario “pensar en el Full Frame” a la hora de comprar un objetivo?

17 marzo 2016

Hace unos días hice algunas aclaraciones acerca de una pregunta muy recurrente sobre qué tipo de focal fija comprar para una réflex con sensor APS-C. Hoy, me gustaría dinamitar un tópico, o al menos matizarlo sin escrúpulos, porque no paro de leer falsedades que pueden inducir al error a los fotógrafos principiantes.

No voy a recordar por enésima vez la importancia del tamaño del sensor. Ya lo hice en el artículo anterior y, sobre todo, en el artículo dedicado al tamaño del sensor. Por tanto, para entender bien este artículo, necesitas tener en mente esta noción.

¿Es necesario comprar un 24-70 mm f/2.8 para un sensor APS-C?

El consejo que más veo por ahí, y eso es lo que me ha llevado a escribir este artículo, es el que anima a los principiantes que quieran comprar un zoom estándar que sea polivalente y de calidad para reemplazar el 18-55 mm que viene con el kit, el cual sobre todo está limitado en términos de luminosidad.

Y ante esa disyuntiva, se ven consejos consistentes en recomendar un 24-70 mm f/2.8, o bien un 24-105 o un 24-120 mm f/4. Y eso es una muy mala idea. Mis intenciones están lejos de lanzar un ramillete de ortigas recién cortadas a aquellos que dan esos consejos. Sin duda, lo hago en son de paz. Creo que los 24-70 mm f/2.8 y sus primos hermanos, aunque sean de marcas como Tamron o Sigma, por lo general son objetivos excelentes, que ofrecen una gran calidad de imagen y una buena luminosidad.

También son muy polivalentes en lo que se refiere a distancia focal, pero… ¡sólo en las réflex Full Frame! Las 24-70 mm para sensores Full Frame corresponden a una gama de objetivos de verdadera gran angular (24 mm) con un pequeño teleobjetivo (70 mm).

Al contrario, con un sensor APS-C, se consigue algo similar al equivalente 35-105 mm en Full Frame (es aproximado, no vale la pena hacer el cálculo al milímetro, porque no cambia absolutamente nada, gracias 😉 ). Pregunta: ¿alguna vez has visto un 35-105mm? No. ¿Por qué? Porque no sirve para nada.

 

El problema serio es que con un 24-70 mm en sensor APS-C ciertamente dispondrás de un pequeño teleobjetivo (pequeño, sí, pero con una focal 105 mm se pueden hacer perfectamente retratos), pero no contarás con un verdadero gran angular, lo cual hace que sea mucho menos polivalente. Te faltará ángulo de enfoque para sacar fotos de tipo paisaje o de arquitectura, o simplemente en situaciones en las que no puedas recular. En definitiva, verás perdida toda la versatilidad, en términos de distancia focal, de tu 18-55 mm, a riesgo de chapotear en la frustración.

Rick Louis / Eyebeam Open Studios: Fall 2009 / 20091023.10D.55492.P1.L1.BW / SML by See-ming Lee

La única situación en la que podría justificarse es para hacer únicamente retratos: si se quiere hacer retratos con comodidad al mismo tiempo que conseguir planos de cuerpo entero y primeros planos con un solo objetivo, entonces este rango focal es ideal: 35 mm (equivalente a 24×36) para los retratos de cuerpo entero, y 105 mm para los primeros planos. Se trata de una situación bastante específica (yo preferiría dos focales fijas por lo bien que funciona para trabajar con profundidades de campo reducidas).

 

La justificación de “pensar en el Full Frame para el futuro” no se sostiene en este caso: no sabes cuándo vas a tener una cámara con sensor Full Frame, ni si realmente la tendrás algún día, y no veo ningún interés en el hecho de limitarse desde el punto de vista técnico durante un tiempo indeterminado, sólo por ahorrar un poco en el hipotético caso de que vayas a comprar pronto una réflex Full Frame (que generalmente cuestan un mínimo de 2.000 € y que por tanto requieren de un presupuesto considerable).

¿Qué elegir en su lugar?

Me dirás que “está muy bien todo esto que nos dices, que no es necesario comprar un 24-70 mm para APS-C, ¿pero entonces qué hago si quiero un zoom versátil y luminoso para sustituir un 18-55 mm que no hace más que imponerme límites?”.

Pues bien, en realidad es bastante fácil: necesitas más o menos el mismo rango focal, pero con una apertura máxima constante de f/2.8. Existen numerosos objetivos que pueden satisfacer estas necesidades, sobre todo a partir de 17-50 mm f/2.8. No haré una lista ni una comparativa aquí, no se trata de eso en este artículo (pero si entiendes francés, te recuerdo que puedes conseguir mis libros sobre los objetivos 😉 ), pero sólo por poner un ejemplo: por menos de 300 € puedes comprar un excelente Tamron 17-50 mm f/2.8 que funciona muy bien.

Yo lo he revendido por 200 € hace poco tiempo, por lo que perdí menos de 100 €, lo cual tampoco es tan grave teniendo en cuenta el precio de una réflex Full Frame. Además, me ha prestado un servicio de valor incalculable durante mucho tiempo.

 

¡Y el 17-50 mm en APS-C, de forma muy sorprendente, da un resultado equivalente al 24-70 mm (más o menos)! ¡Eureka!

¿Y los objetivos de focal fija?

Esto que he explicado es en referencia a los zooms, ¿pero qué ocurre con los objetivos de focal fija? Ya hablé del caso concreto del 50 mm hace unos días, pero me gustaría hablar de un caso un poco más general.

 

En primer lugar, creo que el tema de “pensar en el Full Frame” sólo merece la pena si sabes que vas a pasarte a este formato en poco tiempo, es decir, en menos de seis meses o máximo un año. Aparte de eso, sinceramente, estaríamos hablando de un caso hipotético. No tienes ni idea de lo que va a ocurrir en un año, ni en lo que se refiere a tu práctica fotográfica (puede que te pases a una compacta avanzada o a una compacta con un sensor grande) ni al mercado (¡podría aparecer una compacta Full Frame con un zoom estándar más luminoso!).

Si piensas seriamente comprar una Full Frame, entonces es legítimo que te plantees esta cuestión.

 

Imaginemos que tienes una réflex APS-C, con un 50 mm (equivalente a 80 mm) y un 85 mm (equivalente a 135 mm), porque te encanta hacer retratos. Con eso, cubres de sobra tus necesidades. Sin embargo, seguro que también quieres tener una focal “más estándar” para conseguir planos de cuerpo entero u otras fotos. De primeras piensas en el 35 mm, que sería el equivalente a 50mm en tu APS-C. Pero en tres meses te planteas comprar una réflex Full Frame. Y ahí ya tienes un 50 mm como focal estándar. Si sólo haces fotos retrato, un 35 mm en una cámara con Full Frame podría dar un encuadre demasiado amplio (eso depende del uso que le des).

En este caso, más bien te convendría pensar en esperar a tener la cámara Full Frame un tiempo y que comprases algo tipo un 135 mm, el cual te permitirá reproducir las condiciones a las que estabas acostumbrado cuando montabas el 85 mm en APS-C.

Este es sólo un ejemplo para señalar que, una vez más, es una cuestión de necesidades y de práctica fotográfica. Yo no puedo decidir en tu lugar, no soy tu madre y tú ya eres una persona adulta y responsable. En lo que sí te puedo ayudar es a pensar correctamente para poder tomar mejores decisiones.

 

 

En definitiva, “pensar en el Full Frame” muchas veces es una decisión prematura, en ocasiones contraproducente, especialmente en lo que se refiere a los zooms. Por tanto, piénsalo bien y no te decantes por el primer objetivo que te aconseje un desconocido en un foro de Internet, so pretexto de que se trata de un “excelente objetivo” (lo cual siempre es relativo) 😉 Esto tampoco quiere decir que debas tirar a la basura tu 24-70 mm si tienes una cámara APS-C, pero tampoco te sorprendas si algunas veces te ves corto de espacio para recular.

Ya van dos artículos sobre el material en apenas dos días, lo sé, pero lo tenía en mente hace un tiempo, y necesitaba escribirlo. La semana que viene volveremos con consejos más prácticos 😉

 

Recherches utilisées :

es necedario el full frame, falsedades sobre la calidad de imagen de las reflex, merece la pena pasarse a full frame 2016, objetivo full frame, objetivos full frame polivalente, qué full frame comprar, sensor aps c objetivo 24 70, sigma 17-50 2 8 full frame


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

2 comentarios

  • Hola, es cierto que para uso general esas focales 24-70 o 24-105 no son las más adecuadas en APSC, pero yo tengo un 28-75 2.8 que uso habitualmente y en fotografía de conciertos me ha dado un gran rendimiento, aunque se pierde angular, en un foso frente al escenario el factor de conversión en apsc me ha sido de ayuda en la mayoría de las ocasiones, también para retratos me gusta. El tema del Full Frame pues no lo valoré en su momento, lo compré por una recomendación de un amigo, y en principio para su uso en conciertos, no sé si algún día me pasaré a FF, espero que sí, en ese caso ya tendré un objetivo, y también es cierto que los objetivos para FF tienen buena venta de segunda mano, algo ha valorar. Muy interesante tu blog. Un saludo.

    18 marzo 2016
    • Hola JJ. El caso que comentas es muy válido, pero si te fijas el uso que haces de tu objetivo es muy específico. En fotografía de conciertos, la mayor parte de las fotos son planos bastante cerrados por lo que la limitación de no tener un gran angular no es relevante. Y sí, claro que es un buen objetivo para retratos, con ese rango focal y sobre todo gracias a la apertura máxima de f/2.8 el bokeh es seguramente estupendo. Gracias por tu comentario.

      21 marzo 2016

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?