Elige tu primera réflex: ¿cruasán o napolitana de chocolate?

15 septiembre 2015

Ya sea porque estás comenzando en el mundo de la fotografía o porque quieres subir un nivel, seguramente en algún momento te has planteado comprar una réflex. Veamos juntos qué es lo que hay que tener en cuenta para invertir bien el dinero: esto puede llegar a sorprenderte.

Napolitana de chocolate by GimmeFood

No exagero, cada día, y en ocasiones varias veces en un día, me piden consejo para elegir una cámara de fotos. La mayor parte del tiempo, me hacen preguntas del tipo: “¿Qué cámara es mejor entre la Canon Canon EOS no sé cuantos D y la Nikon no sé qué D?”. No existe una respuesta categórica a esta pregunta. Sería un poco como preguntar qué es mejor, si un cruasán o una napolitana de chocolate (un “pain au chocolat” para darle un poco de glamour 🙂 ): eso depende del gusto de cada uno; aunque todos sabemos que es mejor una napolitana de chocolate 😀

Lo verdaderamente importante es que tengas una réflex. Poco importa la marca. Canon no es mejor que Nikon, o Pentax, o Sony, u Olympus. 18 Megapíxeles no son mejores que 12. Una ráfaga de 12 imágenes por segundo para fotografiar naturaleza muerta no sirve de nada. El problema no es que desconozcas cuáles son las cámaras y sus características técnicas. Más bien el problema es que no te haces las preguntas adecuadas. Veamos qué preguntas debes hacerte.

¿Cómo te sientes con ella en las manos?

Esto es lo primero que tienes que preguntarte, y es fundamental. Si tus manos son pequeñas, probablemente una Canon EOS 5D MkII no sea la mejor opción para ti. Si no te sientes cómodo con ella, terminarás por perder la motivación y dejarla guarda en el armario.

Así que conéctate a Internet y encuentra una tienda donde puedas tocar y probar las cámaras, para ver si te sientes cómodo. Las tiendas grandes generalmente colocan muchos modelos en los expositores, pero si no tienes ninguna cerca de casa, puedes pedir que te dejen hacerlo en la tienda más cercana a tu casa. Si vives en una zona rural, haz el esfuerzo de desplazarte a una ciudad, te será mucho más caro cambiar de cámara si eliges mal.

No sirve de nada comprar la Súper Cámara de la Súper Marca si no te sientes cómodo con ella entre las manos.

¿Los menús te resultan intuitivos?

Esto también es muy importante, sobre todo si eres un principiante. Cada marca tiene su propia “forma de hacer las cosas”, y dado que ya estás en la tienda, te aconsejo que te fijes si identificas rápidamente los menús. No tienes por qué encontrarlo todo al instante (es normal que alguna funciones que no se usan tanto no se identifiquen a primera vista), pero debes entender más o menos cómo funciona sin demasiadas dificultades.

Sobre todo fíjate en los botones para modificar la sensibilidad ISO, la apertura del diafragma, la velocidad de obturación, el modo de medición de luz, los puntos de enfoque, el modo autofocus y la corrección de exposición. Estas son las funciones básicas que necesitas comprobar. Lo olvidaba, también el botón de disparo, naturalmente

¿Realmente necesitas una cámara último modelo?

Contax Carl Zeiss Lenses on Canon 5D by Wilson Hui

Es fácil dejarse llevar por la espiral desencadenada por la “escalada armamentística” que libran los entre sí los fabricantes. La carrera por los píxeles, por la sensibilidad ISO, por el modo de vídeo…

Por ejemplo, he visto a muchísima gente comprarse una 600D en lugar de una 550D solo por la pantalla móvil, y eso que ni pensaban en dedicarse específicamente a hacer vídeos. Quiero dejar claro que me parece una función interesante, aunque para ti quizás sea imprescindible. Sea como sea, para mucha gente es prescindible (tomo este ejemplo porque me marcó mucho, pero hay muchos otros).

Ocurre lo mismo con las 12 imágenes por segundo, la sensibilidad ISO hasta 12800, los 45 puntos de enfoque del autofocus… Sé sincero, ¿realmente necesitas todo esto?

 

Como siempre, todo depende de tus necesidades. Ninguna de estas opciones es obligatoria. Lo importante es ser inteligente y diferenciar entre tus deseos (¡cómo mola 12 ráfagas por segundo, qué clase!) y tus necesidades (hago fotos con muy poca iluminación y necesito conseguir reducir el ruido con altas sensibilidades ISO).

¿Quieres hacer fotos de tus hijos en el jardín, o fotos deportivas, o de paisajes cuando te vayas de vacaciones, o de conciertos en locales iluminados con 3 focos de más de 12 años de antigüedad que arrojan una luz tenue? Todas estas situaciones requieren funciones distintas.

No te dejes guiar por los test que dicen que el uso de tal o cual opción “hoy en día es innegociable”. Eso es puro marketing, y no tiene ningún tipo de relación con tus necesidades.

No estoy diciendo que esas opciones no sirvan de nada, solo que hay que valorarlo. Reflexiona un poco acerca de las funciones que tiene unas y otras y para qué sirven.

 

Y, si como la mayoría, quieres empezar en el mundillo de la fotografía sin saber demasiado cuál será tu estilo preferido, ni que es lo que quieres, lo mejor es comprar una réflex básica con el objetivo 18-55 mm del kit. Si tienes 100€ más, compra un objetivo 50 mm f/1.8, y ya puedes salir a sacar fotos.

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

Recherches utilisées :

reflex puro marketing


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

4 comentarios

  • Estimado Laurent,

    con atención estoy leyendo tus articulos que me parecen interesantes e inspirativos. Pero con lo que recomiendas aquí no estoy de acuerdo en absoluto. Todo el mundo aconseja de que si quieres una buena cámara, tiene que ser una reflex. O para un curso de fotografía se recomienda traer una reflex.

    Los reflex son un sistema anticuado, son grandes y pesan mucho. Los cámaras evil son el futuro: son ligeros, más baratos y pueden mucho más. Y aunque tengan un sensor más pequeño, producen (los nuevos) la misma calidad de imagen. Con mi pequeña Olympus Pen E-PL5 saco nocturnas con ISO alto mucho mejores que con una reflex de gama baja (y no te hablo de la nueva O-MD E 5 II). Y no solo en pantalla, sino también en impresiones grandes.

    Los que fotografiáis desde hace años, habéis invertido mucho en vuestros objetivos para las reflex, y claro está que queréis seguir con éste sistema. Pero a un principiante recomiendo mirar el mercado de las cámaras evil. Yo empecé a fotografiar a principios de éste año y doy gracias a dios de no haberme comprado una reflex.

    Un cordial saludo, Jürgen

    15 septiembre 2015
    • Hola Jürgen,

      En primer lugar, gracias por ser un fiel lector del blog. Me alegro de que te guste el contenido de los artículos.

      En cuanto a tu reflexión sobre las cámaras sin espejo, comparto tu opinión en cuanto a que es un sistema que tiene un gran futuro, y que su menor volumen y peso las hacen muy atractivas. No obstante, creo que todos los argumentos que da Laurent para elegir una cámara son válidos tanto para una réflex como para una cámara sin espejo. Hay una cámara para cada fotógrafo y otro de los criterios a seguir para elegir una cámara es saber qué se quiere fotografiar con ella y cuánto se quiere gastar. Ahora mismo, las cámaras réflex básicas siguen siendo la opción más barata, sobre todo si encuentras una de segunda mano en buen estado. Y son una excelente herramienta para adentrarse en el mundo de la fotografía. En cualquier caso, la decisión final, la tiene el propio comprador ¿no te parece? 😉

      21 septiembre 2015
  • Bravo! todo lo que dices debería saberlo la persona que quiere una reflex

    15 septiembre 2015
    • Gracias por tu comentario. Este artículo es una opinión muy personal pero creo que los argumentos de Laurent le pueden ser útiles muchos.

      21 septiembre 2015

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?