Elegir un flash para tu réflex

28 enero 2016

Cuando nos lanzamos al mundo de la fotografía es normal que pensemos en equiparnos con una buena cámara y buenos objetivos… pero también es necesario no escatimar esfuerzos en accesorios que marcarán una diferencia en tu práctica fotográfica.

Este artículo está escrito por nuestro invitado Samir, del blog “Studio Photo Numérique”. En él comparte con el mundo sus experiencias en fotografía, especialmente en la de estudio y concretamente en lo referido a la fase de tratamiento digital. Sin más, le doy la palabra 😉

El flash es un elemento esencial para lograr unas buenas fotos en situaciones con una iluminación que no siempre es la ideal. Elegir un buen flash se ha convertido en algo relativamente difícil debido a la cantidad de parámetros que hay que tener en cuenta: ¿qué tipo de flash? ¿Qué potencias? ¿Qué criterios?

¡No te preocupes, este artículo te ayudará a responder todo esto!

Porque debes comprar un flash externo

La importancia de la luz

En fotografía, el elemento principal para lograr buenas fotos es la iluminación. Si consigues la mejor calidad de luz posible, tendrás muchos puntos a favor para sacar la foto con éxito.

Dominar la iluminación es un ejercicio no siempre tan evidente, en muchas situaciones bastará con elegir la hora correcta para aprovechar el sol, pero en algunas de ellas necesitarás luz artificial y es ahí donde el flash te salvará la vida 🙂

Créditos de la foto: atomDocs

Los inconvenientes del flash integrado

La mayoría de fotógrafos amateur, al menos cuando recién empiezan, piensan que el flash integrado de su cámara es lo mejor de lo mejor, pero por desgracia no puedo recomendar su uso. De hecho, lo desaconsejo (salvo que no tengas otra opción, claro). Los flashes integrados en las cámaras tienen varios defectos:

  • No son potentes
  • Es imposible hacerlos pivotar para difuminar la luz, lo cual es determinante
  • Es difícil ajustar la intensidad del flash con precisión

El flash integrado sólo debe ser una solución de “último recurso”, es necesario darle prioridad al flash “externo”. Y si no estás convencido de ello, ten en cuenta que algunas cámaras profesionales no llevan flash integrado… 😉

Los diversos tipos de flash

Existen tres categorías principales de flashes concebidos para prácticas distintas. Es importante conocerlos para saber qué tipo de material elegir en función de las necesidades.

Flashes cobra

Al contrario de lo que se podría pensar, los flashes cobra no son peligrosos reptiles 😛 Son los flashes externos más extendidos, llamados así por su forma, que recuerda a la conocida serpiente. Existen modelos con calidades distintas, lo cual hace que sean de los más apreciados en el mundo de la fotografía (¡también entre los fotógrafos profesionales!)

  • Son pequeños y fáciles de transportar (por ejemplo, en un bolso).
  • Tienen una potencia interesante, con modelos que permiten iluminar a una gran distancia.
  • Funcionan con pilas o baterías y son realmente polivalentes.
  • Con su forma de “cobra” se puede hacer que pivoten para orientar la luz hacia donde se desee. ¡Se trata de un activo innegable en cualquier situación!
  • La relación calidad / precio es excelente, con modelos que van de 30 a 400 €, pero eligiendo correctamente se puede conseguir un ejemplar excelente por unos 100 €.

Flashes de estudio

Los flashes de estudio están, tal y como su nombre indica, reservados sobre todo a un uso “fijo”:

  • Suelen ser mucho más potentes que los flashes cobra
  • Los flashes de estudio funcionan con batería, por lo que se ahorra en pilas 
  • También suelen venir con un pie/soportede forma que la el ángulo desde el que incide la luz se pueda modificar sin necesidad de equiparse con otros accesorios
  • ¡Por su potencia y por la forma en la que están construidos, tardan menos tiempo entre un destello y otro, por lo que puedes disparar sin preocupaciones todo lo que quieras!

Créditos de la foto: Eduard Pavon

Flashes anulares

Existe un tercer tipo de flashes, los “Ring flashes” o flashes anulares. Estos son particularmente útiles en macrofotografía, por lo que debes considerar su adquisición si te gusta esta disciplina.

Su seña de identidad es que permiten producir imágenes sin sombras (o al menos reducirlas al mínimo), y hacer que las texturas y los colores se resalten al máximo.

A veces se usan en fotografía de moda o de retrato para conseguir buenos rendimientos con una iluminación muy “dura”. Ojo, aunque podría parecerlo a priori, los flashes anulares no sirven para fotografiar una pelea de boxeo… 😛

Los cuatro parámetros esenciales

Para elegir correctamente el modelo de flash que necesitas tendrás que prestar atención estos cuatro criterios fundamentales:

Potencia

Créditos de la foto: stephan mantler

La potencia de un flash viene indicada con una cifra que indica el número guía.

Generalmente esta cifra viene dada para un número de sensibilidad ISO fija: 100 con una “distancia de difusión”, 35 mm, 105 mm.…

Según el uso que le des, esta cifra debería ser bastante grande como para que permita iluminar el sujeto a una gran distancia. No olvides que cuanto más potente sea un flash, más energía consumirá, por tanto más gasto en pilas. El conejo de Duracell no aguantará tanto como en el anuncio y puede dejar de funcionar rápidamente 😉

Tiempo de reciclado

El tiempo de reciclado de un flash es el lapso de tiempo entre dos destellos. En este caso tienes que tener en cuenta el uso que le quieras dar al flash, un parámetro muy importante, porque los resultados variarán considerablemente en función del que vayas a emplear.

  • Si fotografías sujetos en movimiento y necesitas poder disparar ráfagas, dale prioridad a los que tengan un tiempo de reciclado corto
  • Al revés, si sobre todo haces “posados” en los que tienes tiempo para preparar el sujeto de la foto, en ese caso el tiempo de reciclado no importa.

Crédito de la foto: migg Silves

Modo de funcionamiento TTL

Un flash cobra puede funcionar de dos formas diferentes:

  • En modo manual, tú eliges la potencia del destello en función del ambiente de la foto. Es un poco molesto si estás empezando, pero la ventaja del modo manual es que podrás controlar la luz. El inconveniente: la pérdida de tiempo… ¡y ya sabemos que el tiempo es oro!
  • En modo TTL son la cámara y el flash los que se comunican para decidir de forma automática la potencia del flash más apropiada para el tipo de ambiente fotografiado. ¡Este modo es súper práctico cuando se es un principiante, aunque prácticamente todos los flashes actuales tienen compatibilidad TTL!

Velocidad de sincronizado

La velocidad de sincronizado del flash es la velocidad “límite” más allá de la cual no habrá destello. En general se sitúa cerca de 1/250s, y más allá de ese valor el disparo es demasiado rápido como para que el flash lo pueda seguir.

Según el tipo de fotos que hagas puede resultar interesante disponer de una velocidad alta (por ejemplo, en fotografía deportiva). Recuerda que existen algunos tipos de flashes que sincronizan a altas velocidades y que permiten superar ampliamente este límite.

Los accesorios

Después de elegir el flash en función de los criterios anteriores, es muy útil adquirir ciertos accesorios que darán un verdadero valor añadido a tus imágenes (y claro, se necesitará dinero… la foto es una pasión que puede costar muy cara 😉 )

Los difusores

Crédito de la foto: anieto2k

Desde mi punto de vista estos son los accesorios más útiles, la luz cruda emitida por el flash a menudo es demasiado dura y da un aspecto a tus fotos que no las diferencia del montón. Para suavizarla y conseguir un mejor rendimiento, es necesario “difuminar” y “modelar” esta luz, de forma que se propague correctamente sobre el sujeto principal.

Existen diversos tipos de difusores para flash cobra y de estudio:

  • Cubiertas de plástico flexibles, también llamadas ventanas de luz
  • Paraguas
  • Cajas de luz
  • “Snoots”: tubos hacer lo contrario, focalizar toda la luz en un punto
  • Rejillas difusoras

Esta lista no es exhaustiva, porque la difusión de la luz es un tema complejo. Puede ser tratado en un artículo futuro (sólo si te portas bien 😉 )

Gelatinas

Puedes pegar en la superficie del flash unas gelatinas de colores para colorear el escenario. ¡Se pueden fijar de diversas maneras (velcro, celo etc.) y resulta muy práctico para crear iluminaciones particulares sin demasiado dinero!

Pilas y cargadores

Si quieres usar los flashes cobra de forma regular, tendrás que invertir algo de dinero en pilas recargables de calidad (sale más barato) con un cargador.

Yo utilizo las Sanyo Eneloop, cuya reputación es conocida ¡Son las más prácticas porque no se descargan nunca si no se utilizan!

Crédito de la foto: Matthias Rhomberg

Crédito de la foto: Matthias Rhomberg

Un método para elegir sin gastar demasiado dinero

Para resumir, he aquí un esquema del método a seguir para identificar el flash correcto según tu disciplina predilecta. Hazte estas preguntas y contéstalas para identificar de forma sencilla el flash que necesitas 😉

Sobre todo no olvides tener en cuenta cuál es tu presupuesto en la elección de tu futuro flash.

Espero que este artículo te ayude a equiparte bien y que me digas en comentarios qué flash vas a utilizar o comprar en las próximas semanas 😉

Samir

 

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 

Recherches utilisées :

es necesario un flash para una reflex, mejores flashes amateurs


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?