Comparativa de objetivos macro: Canon 100 mm f/2.8 Macro USM vs Tamron 90 mm f/2.8 Di Macro

16 junio 2015

La macrofotografía es una disciplina en boga, muy practicada, y antes o después a cualquier fotógrafo se le plantea la pregunta de qué objetivo macro comprar. Un 100 mm parece ser un buen punto de partida, ¿pero cómo saber cuál es el mejor entre tantos modelos? Esto es lo que he intentado averiguar en colaboración con Amazon.

De hecho, es algo que me pregunto hace tiempo. Tenía ganas de probar la fotografía macro, y de entre todos los objetivos Macro de Canon, dudaba entre los diversos modelos de 100 m (o casi todos) que hay en el mercado. El magnífico Canon 100 mm f/2.8 Macro L IS USM se me iba claramente de presupuesto, si bien es cierto que tiene un precio relativamente razonable si tenemos en cuenta su calidad. Al menos eso dicen todos los tests.

Pues bien, me puse en contacto con Geek Trend (a los que agradezco mucho su confianza) y ofrecieron prestarme dos objetivos: un Canon EF 100 mm f2.8 Macro USM y un Tamron 90mm, un serio competidor a un precio todavía más bajo. Después de una excelente comunicación con el equipo de Amazon y de una entrega rapidísima, heme aquí con dos objetivos entre las manos.

El objetivo no es probar de forma exhaustiva la calidad óptica de estas dos joyas. Para eso se necesitan ciertos medios técnicos, y además, ya se han hecho tests en este sentido, cuyos resultados generales apuntan a que no existen grandes diferencias en términos de calidad óptica. En resumen, me guiaré más por las sensaciones generales, por una visión un poco más subjetiva, e intentaré subrayar las virtudes y defectos de cada objetivo. Aclaración: todas las pruebas han sido hechas con mi Canon EOS 450D.

Tamron 90 mm f2.8 Di Macro

Canon 100 mm f2.8 Macro USM

 

Fabricación, diseño, ergonomía…

Cuando quité el envoltorio de los 2 objetivos (como si los hubiese comprado 😛 ), lo cierto es que tuve la impresión de que Canon se mofa un poco de sus clientes. Tamron presenta un objetivo con visera y cubierto con una funda, mientras que Canon a duras penas lo envuelve en poliéster, y por supuesto, no lleva visera. Después de todo sólo son 100 € más…

En fin, dejemos pasar esta tendencia de la marca roja a racanear el precio de la visera en objetivos que cuestan 500 € 😛

 

Ambos objetivos presentan una relación de aumento de 1:1, es decir, que el sensor capta los elementos con el mismo tamaño que tienen en la realidad. Por ejemplo: si fotografías una flor que mide 5 mm de punta a punta, su tamaño captado por el sensor será de 5 mm.

Hay que decir que los dos objetivos están realmente bien diseñados y construidos, son sólidos, y tienen una gran ergonomía en mano. El Canon pesa un poco más (unos considerables 600 gramos contra 405 gramos), lo cual puede ser visto como una ventaja o como un inconveniente. Un mayor peso proporciona más estabilidad en mano y una sensación general de solidez (da mayor “confianza”), pero al mismo tiempo, es más pesado al transportarlo en el bolso. Aunque relativicemos, la diferencia no es tan importante en ninguno de los dos casos.

La lente frontal del objetivo Canon está más expuesta (por lo que una visera hubiese sido útil), mientras que en el Tamron la lente se encuentra mejor protegida (hasta tal punto que precisamente podemos cuestionarnos la utilidad de la visera 😛 ).

En cambio, apurando un poco he encontrado un defecto ergonómico en el Tamron: si se coloca la visera al revés (para no perderla básicamente), y se enfoca casi hacia el infinito, el anillo de enfoque sencillamente es inaccesible, especialmente si queremos enfocar de forma manual. Está bien, acepto que este tipo de situaciones no se suelen dar y que basta con sacar la visera, pero bueno, son esas cosas en las que no prestamos atención al principio, ¿no?

 

En lo que se refiere a los anillos de enfoque, los de ambos objetivos funcionan realmente bien: suaves, precisos y con un excelente agarre. En este punto, Tamron se desempeña tan bien como Canon.

Aunque Canon aporta un plus, ya que ofrece un enfoque manual continuo (“Full Time Manual”), es decir, que incluso trabajando con enfoque automático, puedes retomar el enfoque manual continuamente. ¡Esto supone un plus en términos de comodidad! Dicho esto, Tamron ofrece la opción de pasar a enfoque manual solo con mover hacia ti el anillo de enfoque: un sistema bastante cómodo e intuitivo que hasta ahora no había visto nunca.

 

La fotografía macro exige acercarse y esto presenta a menudo el problema de que el autofocus “patina”, es decir, que en el momento del enfoque se queda yendo y viniendo del infinito a la distancia focal mínima varias veces, lo cual le lleva una eternidad. Ambos objetivos plantean este problema, porque de hecho es inherente a la macrofotografía siempre y cuando no cuentes con un autofocus de alto rendimiento, si trabajas con poca luz, etc.

Los sistemas que utilizan cada marca para ayudar al objetivo son diferentes: Canon emplea un botón que permite ajustar la distancia de enfoque de 0,31 m al infinito (todo el rango), o de 0,48 m al infinito (si el sujeto se encuentra más lejos). El único problema es que este sistema no ayuda con elementos que están cerca 😛

El sistema de Tamron es diferente y me parece más inteligente, al menos por esta vez: cuenta con un selector para elegir un rango limitado o simplemente todos los rangos (“Full“). Si seleccionas full, podrás enfocar desde 0,29 m hasta el infinito, y si eliges un límite, dependerá del lugar sobre el que se haga el enfoque. Si se hace entre 0,29 y 0,4 m y colocas el selector en limitado, estarás restringido a este rango de enfoque, y lo mismo para una distancia de entre 0,45 e infinito. Así que es necesario seleccionar Full (o enfoque manual) para pasar de un rango al otro. Puede que no resulte del todo intuitivo, pero creo que es un sistema excelente una vez que nos acostumbramos a él (sistema que, por cierto, integraba el modelo precedente de Canon).

Su comportamiento en macro

En realidad ambos objetivos son excelentes. Conseguirás una gran calidad óptica, junto a una excelente nitidez y un bonito efecto bokeh (respectivamente con diafragmas de 8 y 9 láminas para Canon y Tamron). Fíjate en las 2 fotos de aquí abajo, ambas sacadas con una relación 1:1. Es cierto que no son objetivos profesionales (aunque no andan lejos), pero te aseguro que supone un paso de gigante respecto a tu 18-55 mm 😉

Jack fotografiado con el Tamron 90 mm (haz clic en la imagen para agrandarla)

Jack fotografiado con el Canon 100 mm (haz clic en la imagen para agrandarla)

 

 

 

 

 

 

 

El autofocus es rápido, aunque en este punto los Canon tienen cierta ventaja a distancias cortas (a más de 1 m no he notado gran diferencia), qué duda cabe, gracias al motor ultrasónico.

 

De todas formas, y teniendo en cuenta que en macro se fotografía con una profundidad de campo muy reducida (recuerda que ésta disminuye si se acorta la distancia al sujeto), es técnicamente imposible conseguir fotos nítidas sin usar un trípode. ¡En cuanto te muevas un poco, el sujeto principal quedará fácilmente fuera de la zona de nitidez, la cual puede ser incluso menor de 1 mm si usamos la mayor apertura posible y la distancia mínima de enfoque!

Hay que trabajar con trípode, generalmente en enfoque manual, especialmente si se fotografían sujetos u objetos en movimiento, y la mayor parte del tiempo cerrar a f/8 como mínimo (aunque sea divertido jugar con las profundidades de campo ridículas que se consiguen a f/2.8).

Qué bonita es una rama de fresno (haz clic en la imagen para agrandarla)

Una mariquita escondida (haz click en la imagen para verla en grande)

Una mariquita escondida (haz click en la imagen para agrandarla)

(¡Estas dos fotos fueron sacadas a f/4, y se ve bien como a esas aperturas, la profundidad de campo es baja! Por cierto, ambas imágenes han sido retocadas un poco. No todo lo hace el objetivo como por arte de magia 😛 )

En realidad hay 2 diferencias fundamentales que podrían justificar el precio más elevado del objetivo Canon:

  • no se alarga durante el enfoque, mientras que el Tamron sí lo hace. Esto podría espantar a los insectos, por ejemplo, lo cual resulta molesto tratándose de un objetivo macro, debes reconocerlo
    Dicho esto, podrías replicarme diciendo que los movimientos del fotógrafo espantan aún más, y que para fotografiar insectos es necesario elegir una distancia focal más larga (el Sigma 150 mm macro, por ejemplo) y esperar hasta el momento en que se encuentren inmóviles (por la mañana)
  • El enfoque ultrasónico (silencioso) de Canon. El ruido también puede asustar a los bichos. Pero los contra argumentos siguen siendo los mismos que antes 😉

Como vemos, el Tamron es bastante más alargado que el Canon en la distancia de enfoque mínima, porque no cuenta con sistema de enfoque interno.

Te aviso, si deseas hacer macrofotografía no sirve de nada comprar uno de estos objetivos sin tener antes un trípode 😉

Objetivos polivalentes

Supongo que no se te ha escapado que además de ser objetivos macro, también son objetivos que abren mucho (f/2.8) y con una distancia focal considerable, y que son capaces de superar situaciones con poca luz o incluso pueden aislar un sujeto (o dos). Era una tentación, pero finalmente no los probé en otros dominios distintos a la fotografía macro 😀

En un artículo anterior expliqué mi experiencia fotografiando a una compañía de teatro, concretamente dos de sus representaciones. Muy poca luz (¡tuve que disparar con trípode!), una sala muy silenciosa… En definitiva, condiciones bastante complicadas.

Una semana después también pude practicar en un espectáculo de danza, también en un ambiente muy silencioso (si te interesan los resultados, puedes visitar mi galería Flickr para ver las fotos de ambos eventos 😉 )

 

Debo reconocer que en estas situaciones me salvó la vida el motor ultrasónico. No quise arriesgarme a llevar el Tamron al teatro, porque sabía que es realmente ruidoso al enfocar (hay que decirlo), mientras que en el objetivo Canon el enfoque no hace ningún ruido (al principio incluso me pregunté si funcionaba bien 😛 ). Bueno, se trata de un caso muy concreto que probablemente no debas afrontar nunca, simplemente quería avisarte 😉

 

En cualquier caso, ambos objetivos funcionan muy bien si quieres enfocar de forma rápida y precisa en situaciones con poca luz, y aislar el sujeto. Desgraciadamente, no he podido probarlos haciendo retratos, pero lo que es seguro es que estos objetivos funcionan bien en este campo (quiero decir, con una focal de 100 mm que abre a f/2.8 y con una gran calidad óptica, es obvio que se pueden hacer buenos retratos).

Mis sensaciones generales

Creo que quedó claro desde el comienzo del artículo, los dos objetivos destacan en muchos puntos:

  • calidad óptica
  • calidad de fabricación
  • enfoque automático
  • anillo de enfoque

 

A modo un poco más subjetivo, yo personalmente me siento muy bien con el Canon, y me lo paso mejor (algo muy importante pero a la vez completamente subjetivo, ya que para gustos hay colores). Después de reflexionar un poco y de dejar de babear recitando el mantra “es un Canon de calidad casi profesional”, creo que la razón principal es el motor ultrasónico, súper cómodo y un poco más rápido, así como el enfoque manual continuo (FTM), que facilita mucho las cosas al hacer fotos macro.

Pero sinceramente, el Tamron también es un excelente objetivo, y si no tienes los 100 € de más que necesitas para comprar el Canon, no dudes ni un segundo y corre a comprar esta joya. No te arrepentirás. ¡Y si no te gusta Canon, la elección ya está hecha!

Pero ten cuidado, es fácil acostumbrarse a objetivos de esta calidad ;D

Recherches utilisées :

comparativa objetivos macro, objetivos macro para canon, objetivo macro canon, como usar el tamron 90mm macro cNon, comparar objetivos macro, objetivos macro canon, objetivos macro, los mejores objetivos macros para canon a buen precio


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?