Cómo sacar fotos de tormentas

24 marzo 2016

Además del sol radiante, la arena caliente y los pies frente al ventilador, el verano también es un período propicio para las tormentas. Se trata de un tipo de fotografía no necesariamente intuitiva para la cual se deben conocer algunas cosas. Eso merece un buen artículo.

Pero tienes suerte, porque en realidad se asimila bastante a la fotografía de fuegos artificiales sobre la que he escrito recientemente. No solamente porque se ven más en verano, también porque la técnica de disparo es muy similar.

Así pues, si todavía no lo has hecho, lee el artículo sobre los fuegos artificiales. Te ayudará a comprender este.

Más allá de mis consejos, es importante entender que la fotografía de tormentas es una disciplina muy aleatoria y que, por tanto, los resultados dependen de muchos factores que no podrás controlar. Esto quiere decir que, aun siguiendo estos consejos, puede que vuelvas a tu casa con las manos vacías. Aunque si los sigues, y se dan las condiciones, lo podrás lograr.

Lightning over Sunflowers by Striking Photography by Bo Insogna

Algunas precauciones

No voy a hacerte un gran compendio sobre este asunto, pues eres un adulto responsable y debes saber que fotografiar una tormenta podría resultar peligroso. Practica por tu cuenta y riesgo, pero sobre todo usa el sentido común:

  • Quédate cerca de un coche, eso te protegerá de un relámpago (es imposible que te electrocute si estás en el interior de un vehículo)
  • La señal premonitoria de que va a caer un rayo cerca tuyo es que el pelo de la cabeza se te pondrá de punta. Deja caer inmediatamente todo y refúgiate en tu coche. Es mejor que pierdas el material que la vida…
  • Mantente a distancia de todo aquello que pueda atraer la descarga o caerse encima tuyo (árboles aislados, edificios viejos, postes eléctricos…). Es simplemente una cuestión de sentido común.
  • En algunas zonas, las tormentas eléctricas virulentas pueden provocar crecidas de ríos de forma habitual.

Encontrar el lugar apropiado

Lightning Sunset Gold Coast Australia by Luke Zeme

Un alto porcentaje de fotos de tormenta bien hechas, y hasta te diría que la mayoría, tiene que ver con estar en el lugar apropiado y el momento preciso. Y es ahí cuando se complica.

Una tormenta sigue siendo poco previsible y es imposible saber con precisión su trayectoria. Dicho esto, puedes servirte de algunas herramientas. Si oyes que la previsión meteorológica dice que va a haber tormentas, intenta consultar mapas más precisos que te ayuden a identificar dónde puede caer un relámpago.

El mejor lugar para eso es la página web Cazadores de Tormentas (Cazadores de relámpagos).

Te hará falta tener gran capacidad de reacción y coger rápidamente el coche para desplazarte al lugar adecuado y fotografiar el relámpago, es decir, un lugar ligeramente elevado con una vista despejada de la zona donde caerá el relámpago. Ojo, no cometas el error de colocarte en el pleno epicentro de la tormenta. La lluvia te obstruirá la vista (además de empapar tu equipo…). Es preferible situarse a algunos kilómetros para observar la tormenta desde lejos mientras esta ilumina el paisaje.

Si estás en una ciudad o no tienes coche, sinceramente será más difícil. Te aconsejo que encuentres un lugar despejado, por ejemplo, una plaza, desde la que quizás puedas capturar alguna cosa si tienes un poco de suerte.

La técnica

Es en este punto que verás que se parece mucho a la fotografía de fuegos artificiales. Efectivamente, como en el caso de la pirotecnia, los relámpagos son sujetos “Harry Potter(y nada que ver con la cicatriz ): sea cual sea la velocidad de obturación utilizada, un relámpago no durará más que una fracción de segundo. Su exposición en la imagen no estará influenciada por el tiempo de exposición, sino únicamente por la sensibilidad ISO y la apertura.

Igual que ocurre con los fuegos artificiales, e incluso más en este caso, no hay que intentar capturar el relámpago en el mismo instante, eso es completamente imposible. Hará falta hacer una larga exposición, si es posible de noche. Será más sencillo y más estético (pero veremos más tarde cómo hacerlo).

El material necesario

Prácticamente podría copiar y pegar el artículo de los fuegos artificiales:

  • Una cámara capaz de hacer una larga exposición
  • Un muy buen trípode: habitualmente las tormentas vienen acompañadas de fuertes vientos, así que es necesario que sea muy estable. Intenta probarlos antes si es posible.
  • Un disparador remoto preferentemente.
  • Un objetivo más bien gran angular, pero intenta llevar también un teleobjetivo.

El disparo

Dado que no sabes cuándo va a caer el relámpago (si es que cae…), habrá que ampliar al máximo las posibilidades de capturarlo en la imagen. Esto implica dos cosas fundamentalmente:

  1. Estar permanentemente preparado para sacar la foto: ¡no querrías dejar pasar el instante preciso!
  2. Utilizar una distancia focal de bastante gran angular, para abarcar una mayor parte del paisaje, de forma que evites tener que reencuadrar.

 

En lo que se refiere a los ajustes:

  • Coloca la cámara sobre el trípode y conecta el disparador remoto. Activa la función bloqueo de espejo (disponible en bastantes réflex, consulta el manual de usuario para encontrarlo).
  • Enfoca de forma manual hacia el infinito (el botón MF que se encuentra generalmente al lado del objetivo)
  • Pasa a modo Manual M: sensibilidad ISO al mínimo, diafragma con un valor medio, digamos entre f/8 y f/11, y modo Bulb (o exposición de 30 segundos).

Lightning over Coolangatta by h00j-A

Ya hemos visto que la exposición del relámpago no se ve influida solamente por la apertura y la sensibilidad ISO, sino que la del decorado dependerá del conjunto de ajustes realizados. Lo conveniente es sacar una primera foto para hacer una estimación de cuáles son los ajustes que te permitirán exponer correctamente el paisaje, si quieres que se vea, claro. Eso dependerá principalmente del entorno en el que te encuentres: por ejemplo, en ciudad, no podrás hacer una exposición demasiado larga sin riesgo de sobreexposición. En el campo es al revés. Siempre y cuando no haya mucha contaminación lumínica, podrás hacer exposiciones mucho más largas. Haz una primera foto de prueba: de 10 a 20 segundos en ciudad, más de 30 segundos en el campo, y ajusta lo necesario para conseguir una buena exposición.

Estos ajustes son una base desde la que partir, pero probablemente tengas que adaptarlos. Efectivamente, es difícil predecir la intensidad de la luz de los relámpagos, y podrían salir quemados (sobreexpuestos). Cuanto más cerca esté, más luminoso: si sacas tres imágenes seguidas quemadas, prueba con cerrar el diafragma uno o dos niveles. Para compensar la exposición del paisaje, multiplica el tiempo de exposición por dos o cuatro, respectivamente.

Si el tiempo de exposición ideal es inferior a 30 segundos, en lugar de usar el modo Bulb, resulta más práctico fijar el tiempo de exposición y usar el modo ráfaga con un disparador remoto. Por ejemplo, si utilizas el modo ráfaga seleccionando 10 segundos, y dejas presionado el disparador, la cámara sacará fotos con 10 segundos de separación, lo cual aumenta tus posibilidades de capturar un relámpago. ¡No lo olvides, tienes que estar en todo momento listo para sacar la foto!

Obviamente eso significa que en muchas fotos no saldrá el relámpago y que serán intentos fallidos, pero es la única solución posible.

 

Si quieres fotografiar tormentas a plena luz del día, hay principalmente dos formas:

– Hacer exposiciones más cortas en modo ráfaga. Para ello hay que cerrar mucho el diafragma.

– Utilizar un filtro ND (tipo 400 u 800) para lograr una larga exposición como si fuera de noche. Esta técnica tiene un inconveniente: las ramificaciones de los relámpagos no se verán muy bien, porque serán demasiado luminosas y el filtro ND demasiado potente.

 

¡Esto es todo, espero que este artículo te ayude con la próxima tormenta eléctrica! ¿Y tú qué, ya has fotografiado tormentas y relámpagos con cierto éxito y sin achicharrarte?

 

Recherches utilisées :

curso de fotografia como sacar fotos, condiciones para sacar fotos en tormentas


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?