¿Cómo evitar hacer esperar a tus acompañantes en vacaciones?

29 diciembre 2015

¿En vacaciones, o en general cuando salgas acompañado a fotografiar, suele haber un pequeño problema: es posible que tengas que detenerte 30 minutos para encontrar los ajustes correctos o para esperar la iluminación ideal. Y, claro, tus acompañantes no tienen ninguna necesidad de hacer eso. Lo mejores reducir al máximo el conflicto, así que veamos algunos trucos para configurar los ajustes con rapidez (¡Curso de Fotografía Online, el blog para pacificar familias! 😛 )

El mito de los ajustes “perfectos”

Fairies Chapel by spodzone

En mi opinión, si tu problema es que te tienes que pasar 10 minutos probando los ajustes correctos (poniendo nerviosa a tu mujer, tus hijos o amigos, que quieren ir a tomar el sol), esto es debido a que estás siendo víctima de una leyenda, tan recurrente como la del guapo caballero a lomos de su caballo blanco (pido perdón a las chicas), la de los hombres verdes bonachones (perdón a los hermanos Bogdanov) o la de las manzanas cuyo gusto es proporcional a su tamaño y su brillo (perdón si compras la fruta en grandes supermercados).

 

En definitiva, pura leyenda: la de los ajustes perfectos. He buscado en libros antiguos escondidos en bibliotecas secretas la respuesta y jamás he encontrado el origen de este mito. Pero intuyo que es del mismo tipo que el mito del todo manual.

Lo único que sé es que se trata de uno especialmente recurrente entre los principiantes, quienes, todavía un poco perdidos con sus ajustes, se hacen la siguiente pregunta: “¿es mejor que fotografíe a 100 ISO, f/16 y 1/125s, o sino a 100 ISO, f/13 y 1/200s? »

 

La respuesta es: ¡olvídalo, que te entre por una oreja y te salga por la otra, échate una siesta, en fin, da igual, es lo mismo!

 

La mayor parte del tiempo, este tipo de disquisiciones no tienen ningún impacto en las imágenes que vayas a conseguir.

 

Aunque me dirás: “¿entonces, durante las vacaciones, tengo que fotografiar en modo verde para ganar tiempo?

Si hubiese dicho esto, tendrías derecho a lanzarme piedras. No es esa la idea, a menos que quieras ver como el flash integrado de tu cámara se deja la piel para iluminar mínimamente los arbustos oscuros que hay a 15 metros de ti (por si no estaba claro, recuerda que el flash de tu cámara no puede iluminar la luna, queda un poco lejos; esto sirve también para el escenario de un concierto),

 

La idea es que aproveches las funciones automáticas de la cámara: usa los modos creativos, es decir, prioridad a la apertura, a la velocidad o algunas veces programa (sí, incluso esta función). De esta forma, solamente tendrás que definir los parámetros importantes para conseguir el resultado que deseas.

¿Cuáles son los parámetros importantes?

La respuesta a esta pregunta no es sencilla, pero se puede llegar a dar una.

La velocidad de obturación

No necesitarás controlar la velocidad de obturación a menos que quieras hacer algo concreto con el movimiento, como por ejemplo:

  • congelar el rápido movimiento de un sujeto (un surfista, una ruidosa moto de agua, tu amigo saltando en una cascada…)
  • para una exposición larga (de noche, para conseguir un efecto en una cascada o en una fuente, para hacer desaparecer a los transeúntes en un lugar público…)

 

En este caso, puedes usar el modo prioridad a la velocidad y dejar que la cámara decida el resto.

Cuando no sea el caso, puedes dejar que la cámara elija la velocidad, fijándote en que sea suficiente para que tu tembleque no se note en las imágenes (aviso a fumadores y adictos al café 😛 ). Volveré a esto más adelante.

La apertura

Aquí la velocidad de obturación no importa (porque es más que suficiente). Balangan by r03digunawan

Con frecuencia esto es importante, porque la apertura influye en la profundidad de campo, así que es muy útil poder controlarla, tanto si la necesitas elevada (para un paisaje o para las fotos de arquitectura) como reducida (para un retrato, fotografiar detalles…). En este caso, tendrás que usar el modo prioridad a la apertura y dejar que la cámara elija la velocidad. Será necesario comprobar que la luz sea suficiente como para que no descienda demasiado la apertura. Y es ahí donde interviene el último parámetro…

La sensibilidad ISO

Si fotografías con un tiempo soleado, una sensibilidad de 100 ISO será suficiente en la mayor parte de situaciones para conseguir una velocidad de obturación apropiada. Así que lo podrás dejar así. Si notas que la luz cambia (una nube pasajera, que te muevas hacia una sombra…), en ese momento tendrás que comprobar que la cámara no haga alguna estupidez del tipo disparar a 1/15s, sino la foto saldrá movida. ¿Cómo? Antes de sacar la foto, la cámara muestra en el visor los parámetros que va a elegir. Míralo.

Por ejemplo, si trabajas en modo prioridad a la apertura y presionas a la mitad el disparador, mostrará “1/125s”. Si ves que aparece un valor que va a producir desenfoque de movimiento, aumenta la sensibilidad ISO.

 

Para que te hagas una idea, puede que necesites aumentar la sensibilidad a 200 si el cielo está ligeramente cubierto, a 400 si se ha cubierto por completo de nubes o a 800 si el cielo te envía señales inequívocas de meterte en casa para librarte de un buen aguacero. También es este último el caso de las puestas de sol.

Aunque, claro, esto depende obviamente de la apertura que vayas a utilizar. Si abres a f/2,8, tendrás mucha más libertad. Pero, como ya dije, basta con comprobarlo en el visor.

¿Y eso es todo?

Pues , la mayor parte del tiempo no necesitarás preocuparte de nada más. Lo que debes saber es qué parámetros son importantes para poder transmitir de la mejor manera tu intención fotográfica, y después sólo queda tomar el control. El resto… deja que la cámara se encargue.

Si se equivoca con la exposición (puede pasar), la solución más sencilla, y también la más eficaz, es usar la herramienta de corrección de exposición.

Para los otros ajustes:

  • generalmente, el modo de medición evaluativa funciona muy bien
  • el enfoque automático continuo no sirve para los sujetos que se mueven rápido
  • puedes fijar el balance de blancos en la fase de retoque, y si no, en modo automático también funciona bastante bien. A lo sumo, echa un vistazo a la pantalla para verificar que quede bien.

Aprovecha para cuidar la composición

That Morning Will Come… by -RejiK

¡Ahora que gracias a este artículo ganarás tiempo antes de sacar una foto, puedes dedicar ese tiempo a mejorar la composición!

(Sí, la verdad es que la paz familiar dura poco, así que es mejor hacer fotos 😀 )

Evidentemente, no te pases tres horas, porque si no tendríamos que volver al primer punto, pero la libertad que te da la solución con los ajustes te permitirá verificar algunos elementos y, con solo echar un vistazo, corregirlos sin demasiada dificultad:

  • asegúrate de que el horizonte quede recto
  • evita centrar mucho el horizonte o el sujeto
  • vigila los bordes del encuadre: tú eres el único responsable de todo lo que queda adentro, así que no dudes en pedir a tu acompañante que te mueva esa rama molesta que te fastidia la foto.

 

Esto es todo, espero que estos consejos te ayuden a llevar mejor la relación con tu compañero o compañera de viaje, tus hijos o la tía María. ¡Y no olvides seguir practicando!

 

¿Y tú, cuál es tu estrategia para no hacer esperar a todo el mundo?

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?