¿Cómo elegir un buen objetivo?

17 marzo 2015

En el momento de comprarnos una cámara, aunque sobre todo después, la elección del objetivo puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza. ¿Qué quieren decir todas esas especificaciones técnicas, cuál es el mejor teniendo en cuenta tu presupuesto, qué tipo de objetivo necesitas, que es un objetivo de focal fija…? En definitiva, seguramente tengas un montón de preguntas, y en este artículo yo me esforzaré por darte las respuestas que necesitas.

De hecho, personalmente me va como anillo al dedo, ya que precisamente la semana pasada dos amigos me pidieron consejo para comprar material, y además yo mismo me compré un objetivo nuevo (del cual sin duda hablaré en profundidad más adelante, cuando haya podido divertirme un poco con él 😉 ).

No quiero prestar mucha atención a los que dicen que me contradigo: sigo pensando que la compra de material no debe ser una prioridad. Si experimentas problemas al hacer fotos (falta de nitidez, colores…), es muy posible que el problema tenga que ver contigo más que con tu material 😀 Sin embargo, es cierto que a medida que uno aprende, empieza a saber qué es lo que le gusta fotografiar, qué necesidades concretas implican esas preferencias, o incluso a ser consciente de los límites que le impone su equipo fotográfico. Si ese es tu caso quizás sea el momento para comprar un nuevo objetivo.

Como ya es habitual, tendrás que decidir en base a tus necesidades. Por tanto, este artículo se presenta como una guía completa para ayudarte a elegir, aunque la decisión final, como siempre, está en tus manos 😉 ¡Sin importar la marca, naturalmente!

Licencia CC BY Elliott (haz clic en la imagen para verla en FlickR)

El problema es que vista la gran cantidad de objetivos que existen en el mercado puede ser complicado deshacer el embrollo. Comencemos por hacer una pequeña aclaración que parece obvia pero que hay que tener presente: no se puede montar un objetivo Canon en una cámara Nikon (o al revés). Aunque a pesar de esto, hay dos marcas especializadas (Sigma y Tamron) que ofrecen objetivos en una versión que es compatible con cámaras de prácticamente todas las marcas.

Veamos uno por uno los diversos parámetros que hay que tener en cuenta:

Distancia focal

Por lo general es la primera información que salta a la vista al leer la descripción técnica de un objetivo: la distancia focal se expresa en mm, por ejemplo 50 mm o 18-105 mm. Este valor indica cuánto va a ampliarse (o reducirse) el elemento fotografiado respecto a lo que se ve en el momento de hacer la foto. La distancia focal es un parámetro que permite clasificar los objetivos según su categoría:

  • Normal o estándar: En este caso normal quiere decir que a través del objetivo verás prácticamente lo mismo que se ve a ojo desnudo. Debido a razones técnicas que no voy a explicar aquí, la focal que corresponde al ojo humano es de aproximadamente 50 mm en el caso de una cámara analógica o de una cámara con sensor completo o full frame (seguramente no tengas ninguna de las dos), y de 35 mm en el caso de una réflex básica o de gama promedio. Por tanto, todos los objetivos cuya distancia focal oscile entre 35 y 85 mm entran dentro de esta categoría.
    Esta focal suele ser ideal para hacer retratos o, en general, “todo tipo de fotos”. Cabe decir que la mayor parte de kits (cámara + objetivo) vienen con un objetivo 18-55 mm, un rango que cubre esta categoría y se solapa con la siguiente, especialmente pensado para hacer fotos de vacaciones y de tu abuela.
  • Gran angular: Esta categoría hace honor a su nombre debido a que la imagen vista desde el objetivo es más amplia que si miramos a ojo desnudo. Se suelen incluir en esta categoría los objetivos de 28 mm o inferiores. Son unos objetivos pensados para la fotografía de paisaje, en la cual solemos querer captar la mayor parte de la escena que tenemos frente a nosotros. Debido a que normalmente nos acercamos con esta distancia focal a este tipo de sujetos fotográficos, se ve aumentada la sensación de profundidad de las imágenes, y sufren cierta deformación debido a la perspectiva utilizada.
    También hay unos objetivos de muy gran angular que deforman mucho la imagen. Se llaman “ojo de pez”, porque recuerdan a los ojos de los peces, que a pesar de ser tan redondos, pueden ver no se sabe muy bien cómo 😛 En cualquier modo, estos objetivos no son los más utilizados salvo en ocasiones muy concretas, por lo que no son una prioridad para el fotógrafo promedio.
  • Teleobjetivo: Todo objetivo cuya distancia focal sea mayor de 100 mm (a partir de los 300 mm ya entraría dentro de la categoría súper-teleobjetivo). Con esta óptica se puede conseguir que un sujeto u objeto de gran tamaño quede bien encuadrado aunque esté alejado. En otras palabras, se utiliza para hacer fotos deportivas y fotos de fauna, a lo sumo para hacer retratos con los teleobjetivos más pequeños de 100 mm.

De izquierda a derecha: un gran angular (10-22 mm), un objetivo estándar con algo de gran angular (15-85 mm) y un teleobjetivo (100-300 mm)

Espero que estas 3 sencillas categorías te ayuden a entenderlo mejor. A continuación hablemos de 2 puntos estrechamente relacionados a la distancia focal.

Distancia mínima de enfoque

Parece evidente que partiendo de una misma distancia focal, por ejemplo 50 mm, el tamaño de una hormiga en una foto será distinto si te colocas a 50 cm o a 5 cm de la misma. Es en este punto donde entra en juego la distancia mínima de enfoque: únicamente los objetivos macro permiten enfocar a distancias muy cortas para conseguir fotos de formato completo (24×36 mm) de… hormigas 😛 Por tanto, los objetivos macro debe contar con esta característica que nada tiene que ver con la distancia focal, y están disponibles en 50 o 200 mm.

Licencia CC BY-NC-ND Fabrice Huin (haz clic en la imagen para verla en FlickR)

¿Zoom o focal fija?

En pocas palabras: en el zoom la distancia focal puede modificarse, mientras que un objetivo de focal fija tiene una distancia focal fija 😀 Seguramente te estés diciendo: “¡Entonces los de focal fija no sirven para nada, hay que acercarse o alejarse del sujeto en vez de hacer zoom!“. ¡No seas vago! 😛 Voy a generalizar un poco, porque obviamente hay objetivos buenos y malos en ambas categorías, pero de todas formas veamos cuáles son los puntos fuertes de cada tipo:

Ventajas de los objetivos de focal fija

  • Calidad: Los objetivos con zoom han mejorado mucho, es cierto, pero si comparamos uno con zoom y uno con focal fija del mismo precio, éste último permite ser más precisos y conseguir imágenes mucho más nítidas. Tampoco quiero que te aferres a este prejuicio de forma sistemática, pero sin duda es una regla que se cumple normalmente.
  • Precio: Los de focal fija son generalmente más baratos, lo cual parece lógico teniendo en cuenta que su fabricación es más sencilla (no tienen zoom). También es cierto que hay algunos objetivos de focal fija de gama profesional que son muy caros. Los 50 mm más básicos son conocidos por su excelente relación calidad-precio: son muy baratos y ofrecen una gran calidad óptica.
  • Peso: Los objetivos de focal fija siempre serán más ligeros debido a que su diseño es mucho más sencillo, lo cual tiene cierta importancia tras todo un día de marcha a pie o al salir de viaje.
  • Apertura máxima: Por lo general tienen una apertura máxima más elevada que los objetivos con zoom, aunque volveremos a esto más adelante.
  • Creatividad: Esto quizás sea más una sensación personal que un hecho comprobado, pero lo cierto es que con un objetivo de focal fija estás obligado a moverte para conseguir un buen encuadre, y no te quedará más remedio que ser creativo y encontrar otros ángulos de enfoque diferentes a los que estás acostumbrado.

El Canon EF 50 mm f/1.8 de focal fija tiene un precio muy asequible y ofrece una óptica de gran calidad

Ventajas de los zooms

  • Versatilidad: Los objetivos con zoom permiten hacer una amplia variedad de fotos de diversos estilos, dado que cubren un amplio espectro de distancias focales. Además, si eliges de forma inteligente el/los objetivo/s para completar tu completar tu equipo fotográfico sacarás ventaja en términos de peso y precio.
  • Flexibilidad: ¡Según el rango de distancias focales que cubra, un objetivo con zoom puede por sí mismo cumplir las funciones de un objetivo gran angular, uno estándar y un teleobjetivo! Estoy pensando por ejemplo en los objetivos “todoterreno” tipo 18-200 mm.

Puede que el artículo te esté pareciendo excesivamente largo, pero lo cierto es que son muchos los factores a tener en cuenta y no hablamos de cualquier cosa, sino de la paga extra que te vas a gastar en el objetivo 😀 Así que no está de más pensarlo bien para ahorrarte algo de dinero. ¡Pero no te preocupes, ya falta poco para que termine!

Apertura máxima

Para comenzar, si todavía no sabes lo qué es, o necesitas refrescarlo un poco, lee el artículo acerca de la apertura del diafragma. La apertura máxima del objetivo viene indicada por el valor f/número, el cual determina hasta qué punto se puede abrir el diafragma del objetivo. Dicho de otra manera, cuanto mayor sea la apertura máxima (recuerda entonces que f es menor):

  • más fácil será hacer fotos con poca iluminación sin necesidad de disminuir demasiado la velocidad de obturación, aumentar la sensibilidad ISO o usar flash
  • más reducida será la profundidad de campo

La profundidad de campo es un parámetro muy interesante desde el punto de vista de la creatividad, y te puedo asegurar que si aún no has hecho fotos por debajo de f/2, todavía no sabes lo que es realmente la profundidad de campo 😉

¡La posibilidad de sacar fotos con poca iluminación es una gran ventaja que no podemos obviar! Por esta razón este tipo de objetivos que permiten una elevada apertura de diafragma se llaman “luminosos” (dejan entran más luz) o “rápidos” (permiten utilizar velocidades de obturación más elevadas).

Ten en cuenta que el precio de los objetivos aumenta según las prestaciones que ofrece, especialmente el de los que tienen zoom o distancias focales importantes.
Esta apertura máxima viene indicada justo al lado de la distancia focal. Fíjate en estos tres ejemplos para entenderlo bien:

  • 50 mm f/1.8 quiere decir que este objetivo de focal fija puede abrir el diafragma a un máximo de f/1.8
  • 18-55 mm f/3.5-5.6 quiere decir que este objetivo con zoom puede abrir el diafragma hasta f/3.5 para 18 mm, y hasta f/5.6 para 55 mm
  • 28-70 mm f/2.8 quiere decir que este objetivo con un zoom con rango de 28 a 70 mm puede abrir el diafragma hasta f/2.8 sea cual sea la distancia focal

En cualquier caso, la apertura máxima que necesites dependerá de las situaciones y condiciones concretas que vayas a fotografiar:

  • En interior, sobre todo en lugares con poca luz (estoy pensando en un concierto), necesitarás una apertura de al menos f/2.8.
  • En días nublados, especialmente en aquellos casos en que estés obligado a utilizar velocidades de obturación elevadas, te puedes conformar conf/3.5 o más rápida.
  • Finalmente, a pleno sol, cualquier apertura podría ser apropiada.

Llegados a este punto ya tienes los dos elementos principales para elegir tu objetivo: la distancia focal y la apertura máxima del diafragma. Ahora veamos los detalles.

Estabilizador de imagen

La estabilización evita el desenfoque de movimiento (cuando la cámara no es lo suficientemente estable). No será necesaria si utilizas un trípode, pero sí es especialmente útil si trabajas con una gran distancia focal, unas condiciones que de por sí son más sensibles al desenfoque de movimiento.

Con esta tecnología también se puede reducir un poco (dos niveles) la velocidad de obturación sin tener problemas de desenfoque, algo muy útil en situaciones en las que la luz es tenue.

La estabilización es un tema muy importante, no lo trivialices. De hecho hace poco le desaconsejé a un amigo que se comprara un par de objetivos precisamente por esto: era una oferta tentadora, un 18-55 mm cuya versión sin estabilizador tiene mala reputación, y un 75-300 mm con el que solo podría haber hecho fotos nítidas en condiciones ideales de iluminación, y… seamos realistas, estas condiciones ideales no se dan nunca cuando las necesitamos.

Marca

Hay objetivos buenos y malos tanto de la misma marca de tu cámara como de marcas diferentes como pueden ser Sigma y Tamron. El principio por el que me guío es sencillo: busco un objetivo de la marca de mi cámara (Canon en este caso). Si no me convence, busco las otras marcas.

En algunos modelos, es normal optar por terceras marcas porque el precio es mucho menor mientras que las diferencias de calidad son mínimas. Es cosa tuya leer las comparativas en Internet y decidir dónde puedes ahorrar más y dónde menos.

Presupuesto

Sin duda esta es la mayor limitación para la mayoría de nosotros. No te voy a mentir: en la mayoría de casos la relación calidad-precio es buena, y lógicamente un objetivo barato en general no será tan bueno como uno de gama superior. ¡Pero lo que importa realmente es el precio relativo! Pongamos un ejemplo: un 50 mm f/1.8 cuesta unos 100 €, y tiene una óptica que permite una apertura máxima elevada, además de proporcionar una excelente nitidez. Es muy asequible porque no tiene zoom, su diseño es sencillo y está fabricado con materiales baratos. También hay disponibles en la misma gama otros dos objetivos de mismo tipo, ambos 50mm (con focal fija), pero que abren a f/1.4 y f/1.2, y cuestan respectivamente 4 y 15 veces más caros.

Conclusión

Recapitulemos un poco. Dependiendo de tus necesidades tendrás que decidir:

  • la distancia focal que precisas: gran angular, estándar, teleobjetivo
  • si debe ser polivalente (zoom) o si eso no es imprescindible (focal fija)
  • si necesitas hacer enfoques de cerca (para fotografía macro), o no
  • si necesitas una apertura máxima elevada, dicho de otra manera, si fotografías con poca luz, o no

Una vez tengas resueltos estos puntos, podrás encontrar 2 o 3 objetivos que se ajusten a tu presupuesto, o seguir como estás y ahorrar  (lo digo en serio, es una opción). Lee artículos de pruebas hechas sobre estos objetivos en páginas especializadas mediante una rápida búsqueda en Google, e intenta echar un vistazo a los comentarios que dejan los usuarios en los fórums especializados después de haberlos probado. ¡Si sigues estos pasos, lo más normal es que consigas elegir bien!

¡Eso es todo, no tenía en mente alargarme tanto con este artículo, pero el tema es amplio, sobre todo si se tienen en cuenta todas las necesidades y se quiere hablar de todas las marcas! ¿Te queda alguna pregunta en el aire o quieres hacer algún apunte?, no dudes en dejar un comentario justo a continuación.

Recherches utilisées :

como elegir un objetivo, como elegir objetivos canon, como elegir el lente de una camara, como elegir el objetivo de una camara, UN BUEN OBJETIVO, Cómo elegir, como elegir objetivo reflex, como elegir teleobjetivos


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

2 comentarios

  • Buenas tardes
    Laurent
    El comentario que nos das por los objetivos 18-55 y 75-300
    Que son los que vinieron en mi paquete de mi camara no son los
    Adecuados para aser fotografias de retratos y paisajes o si
    Puedo trabajar con ellos por tu atencion te doy las graciAS
    Esperando tu respuesta
    ALBERTO HERNANDEZ.J

    16 junio 2015
    • Hola Alberto, con el 18-55 puedes hacer fotografías de paisajes sin problemas. Cualquier focal que tenga un rango inferior a 24mm es válida. En cuanto al 75-300, te sirve para hacer retratos. Prueba con focales comprendidas entre 75mm y 80mm. Te permitirán tener poca profundidad de campo (un fondo lo suficientemente borroso) para que el sujeto destaque.

      22 junio 2015

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?