¿Cómo elegir la perspectiva en relación al sujeto?

19 noviembre 2015

Tras este enigmático título se esconde algo de lo que me ha dado cuenta estos últimos días haciendo bastantes fotos de elementos arquitectónicos y utilizando un amplio rango de distancias focales. En realidad esto es aplicable a todos los estilos de fotografía.

Antes de leer este artículo, es indispensable que (re)leas los secretos de la perspectiva, sino te vas a perder 😉

 

(Te pido disculpas por las fotos de este artículo, no he tenido ni tiempo ni el equipo para hacer el post-tratamiento, y están bastante mal de contraste y saturación 😛 )

 

Como ya debes saber ahora que lo has leído, la perspectiva está influenciada por la distancia al sujeto, y no por la distancia focal. Dicho esto, si quieres sacar un monumento entero y te acercas, deberás usar algo más cercano a un gran angular (reducir la distancia focal, hacer menos zoom). Al revés, si te alejas, tendrás que usar algo más cercano a un teleobjetivo (aumentar la focal, hacer zoom).

Por eso podría haber titulado este artículo así: ¿cómo elegir la distancia al sujeto y la focal?

 

Sin duda, las fotos que consigas serán muy distintas según las decisiones que tomes. En este artículo, voy a tomar el ejemplo de la fotografía de arquitectura, dado que se ve más claro y porque es la forma en cómo yo me he dado cuenta. Pero esto es válido para todas las disciplinas, aunque puede que no siempre sea tan evidente.

1. Imaginar la imagen (y los parámetros)

Lo repito a menudo, pero una imagen comienza en la cabeza del fotógrafo. Debes saber de antemano lo que quieres, visualizar la imagen en tu cabeza antes de capturarla con la cámara. Obviamente, si todavía no tienes mucha experiencia, no tendrás tampoco la intuición necesaria, pero al menos debes tener una idea general. (Sobre este tema puedes ver el artículo qué preguntas debes hacerte antes de sacar una foto).

 

Necesitas saber dos cosas sobre este tema (la distancia al sujeto + la distancia focal):

  • La perspectiva que desees dar a tu imagen: quieres reforzar las diferencias de tamaño entre los objetos, mostrar algo más grande de lo que es en realidad (= aumentar la perspectiva), o al revés “romper” la perspectiva y conseguir una vista más “plana” (= reducir la perspectiva), lo cual no tiene por qué ser malo, sobre todo si estás haciendo retratos.
  • La parte del sujeto que quieres ver en la imagen: entero, un detalle o solo una parte.

IMG_4575

En esta foto estoy situado en el mismo lugar, a la misma distancia del sujeto en las dos imágenes (mi elección de la perspectiva es la misma), pero varía la parte del sujeto que se ve (así que cambio la distancia focal). La sensación de que la perspectiva es más importante en la foto sacada con un gran angular se debe a las líneas directrices formadas por los árboles, las cuales guían la mirada hacia el sujeto. Pero la perspectiva, en el sentido de “tamaño relativo de los objetos”, no ha cambiado.

 

En general, la segunda elección es fácil: si buscas representar un monumento entero, serás reacio a cambiar de opinión sobre este tema. Pero el error sería ver el monumento y quedarte en el mismo lugar, elegir la distancia focal que se necesita (hacer más o menos zoom), sacar la foto y marcharte. Dado que en función de la distancia, esta perspectiva va a cambiar.

Y posiblemente habrías conseguido una foto mucho mejor moviéndote 50 m hacia adelante o hacia atrás.

 

Dicho esto, soy consciente de que la perspectiva es difícil de imaginar mentalmente. Ahora yo lo puedo hacer porque sé más o menos cuáles van a ser los resultados gracias a mi experiencia, aunque sé que no es fácil. Así que si no sabes decidirte, te aconsejo ir probando varias cosas.

2. Experimenta

Si sabes que quieres fotografiar un monumento completo, prueba a ver qué pasa si te acercas lo bastante como para que quede encuadrado a 18 mm. O al revés, aléjate para poder hacerlo a 50 mm. Y detente varias veces para probar distintas distancias (y focales, claro, porque quieres conservar el mismo encuadre).

 

¡Ya verás cómo cambia mucho más de lo que imaginas! ¡A veces te mueves 10 m y encuentras el ángulo de enfoque ideal!

En estas dos imágenes cada vez me acerco más al Taj Mahal, y puedes ver que aumenta la perspectiva (la sensación de grandeza del mausoleo), así que más o menos queda la misma parte encuadrada.

 

Es una excelente forma de aprender cómo funciona la perspectiva, y sólo se puede hacer sin un zoom. Pero es absolutamente necesario hacerlo, porque sino caerás rápidamente en el síndrome-de-la-gente-con-un-zoom: te quedarás con los pies pegados al suelo, y sacarás las fotos de forma aleatoria.

 

Verás que en cierto momento (en mi caso tardé 10 días intensivos haciendo fotos de arquitectura 😛 ), comenzarás a proceder de la siguiente manera:

  1. ¿Qué perspectiva deseo para capturar este monumento?
  2. Elección de la distancia en base a ello
  3. Elección de la distancia focal para encuadrar o no el monumento entero

Con el tiempo, podrás adivinar la focal de antemano, según la distancia y el tamaño del monumento (útil para cambiar de objetivo con antelación si es necesario).

 

Evidentemente, hay que entender que una focal pequeña (gran angular), da un ángulo de enfoque mayor, por tanto, caben más elementos dentro del encuadre, mientras que una distancia focal grande (teleobjetivo), permite un ángulo de enfoque más reducido, y por tanto, menos elementos dentro del encuadre. Pero eso es otra historia 😉

 

 

Creo que hacer este ejercicio consistente en cambiar la focal y cambiar la distancia al sujeto te permitirá entender muchas cosas sobre esta parte de la fotografía. Es muy importante si te interesa la arquitectura, pero si más bien haces retratos, como yo, sabes perfectamente porque las focales “ideales” se encuentran entre 85 y 135 mm (equivalente a 24×36 mm).

 

¡Eso es todo, practica el ejercicio! Sal de casa con tu zoom tipo 18-55 mm, elige un edificio al azar (el ayuntamiento, una casa…) y prueba varias veces con distintas combinaciones de focal y distancia. ¡Ya verás cómo es revelador! 🙂

 

Comparte tu experiencia a través de los comentarios 😉

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 

Recherches utilisées :

como elegir la perspectiva, persectiva distancia sujeto a focal formula


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?