Cómo atraer la mirada con tus fotos (o cómo evitar que el ojo se distraiga)

¿Alguna vez has te has topado con una de esas imágenes que no puedes parar de mirar lleno de admiración? ¿Has notado cómo tu ojo se concentraba en un solo punto de la imagen sin poder desviar la mirada de él? Descubre cuáles son los elementos de una imagen que más atraen la mirada y cómo guiar el ojo a través de ella, así como cuáles son los elementos que pueden estorbar en su lectura y desviar la mirada del sujeto principal.

En mi opinión, una foto potente debe guiar la mirada hacia un lugar concreto de la imagen, o hacer que el ojo “viaje” por la imagen de la forma que desea el fotógrafo. Eso es lo que habitualmente entendemos por una foto con una buena composición, y tú ya conoces algunas reglas que permiten mejorar la composición de tus imágenes: la regla de los tercios, la del número áureo, la perspectiva, la sencillez, u otros trucos de composición. Pero veamos en concreto cómo atraer la mirada. Aclaración: si hay otro elemento que no sea el sujeto principal pero que también presente características que atraigan la mirada, no conviene incluirlo ya que puede empeorar la claridad y la comprensión de la imagen, a menos que tú sujeto u objeto sea realmente muy atractivo visualmente (y no estoy hablando de una chica guapa 😉 ). Lo que quiero subrayar es que cada uno de los elementos de los que voy a hablar puede jugar tanto en tu contra como a tu favor.

1. Nítido mejor que desenfocado

Jessica by laurent.breillat

Parece evidente pero lo diré para que no quepa duda: el ojo se siente irresistiblemente atraído por todo lo que sale nítido en la imagen. A menos que toda la imagen sea nítida, la nitidez del sujeto u objeto principal es muy importante. De ahí la importancia de los consejos para enfocar correctamente o mejorar la nitidez de la imagen. Y es por esta misma razón que es necesario enfocar a los ojos del sujeto (en una foto-retrato o en fotografía de animales), o bien al punto donde quieres centrar la atención.

Otra cosa interesante a tener en cuenta es que, por lo general, miramos menos las partes de la imagen que quedan desenfocadas. Por eso es tan importante entender la profundidad de campo: cuando la controles, podrás conseguir fácilmente que el sujeto principal se destaque de su entorno.

La combinación de ambos factores puede dar como resultado una foto-retrato como la de la izquierda (no dudes en hacer clic en la imagen para verla mejor 😉 ). Para conseguirla, enfoqué al ojo izquierdo (en la imagen, el de la derecha, claro) y utilicé una profundidad de campo relativamente baja para que (el ojo) sea el centro de atención de la imagen 😀

2. Grande mejor que pequeño

Simple by cursedthing

Como norma general, los elementos que ocupan más espacio en la imagen atraen más la mirada. Por eso es necesario rellenar todo el marco de la foto con el sujeto u objeto principal.

Pero ojo, el hecho de que el sujeto ocupe poco espacio en el conjunto de la imagen, no quiere decir que jamás vaya a atraer la mirada: esto solo ocurre cuando compite con otro elemento. Es el caso, por ejemplo, de una foto hecha a alguien desde lejos, detrás del cual sale un enorme monumento. Al contrario, en una foto muy sencilla (como esta de la izquierda, que en realidad es más bien una excepción a la regla), si el sujeto aparece solo, rodeado de un entorno sin elementos que atraigan la mirada, éste será el verdadero protagonista, incluso si tiene un tamaño reducido. Es la fuerza de la sencillez, la cual volveremos a evocar al final del artículo 😉

3. Lo Humano

“Couple at Dante’s View” by Chemophilic

Lo Humano, con H mayúscula, ya que hablo de todo lo que está relacionado con la humanidad: ya sea un detalle (una mano, un ojo), una persona entera, una suave silueta a lo lejos, o simplemente un indicio de presencia humana (un paraguas abierto visto desde arriba, por ejemplo). Las caras (en concreto los ojos, tal y como dijimos antes) atraen especialmente nuestra atención. En efecto, somos animales sociales (al menos la mayoría de nosotros 😛 ), y por esa razón sentimos una atracción irremediable hacia todo elemento humano. ¿Has reparado alguna vez en toda la fuerza que la presencia humana puede llegar a dar a una imagen? Fíjate en el paisaje de la izquierda, y en cómo la presencia humana nos ayuda a hacernos una idea de la escala y de la inmensidad del paisaje, al mismo tiempo que guía la mirada por el valle y cuenta una historia (¡lo cual es crucial!).

4. Zonas claras mejor que zonas oscuras

#7 Têtes Raides @ Braderie de Lille 2010 by laurent.breillat

Es un principio bastante evidente en fotografía en blanco y negro, ya que la claridad es el único elemento que ayuda a distinguir unos píxeles de otros. Aunque también es válido en color: las zonas más claras atraen la mirada. ¡Colocar un sujeto bien iluminado sobre un fondo más oscuro es siempre una jugada ganadora! El sujeto sobresale siempre de un fondo oscuro o negro, incluso si está poco iluminado. Esto es lo que pasa en mi foto de concierto de la izquierda: el fondo es completamente negro y lo único que vemos es el sujeto. ¡Sencillo, pero eficaz!

Para saber si un sujeto tiene la suficientemente iluminación tienes que guiarte por la intuición, pero hay un factor al que a veces no le prestamos la atención que merece: la presencia de elementos iluminados en el fondo (que no sean el sujeto, claro está). Estos elementos pueden llegar a perturbar mucho la lectura de la imagen y distraer fácilmente la mirada. Así que intenta aislarlos de la imagen en la medida de lo posible, ya que aunque los desenfoques reduciendo la profundidad de campo, seguirán siendo molestos ¡Esto, en mi opinión, es lo peor que le puede pasar a una foto, porque básicamente se arruina el fondo!

5. Colores cálidos mejor que fríos

“Orange is In…” by Christine

¿Alguna vez te has preguntado por qué al ver un par de zapatos rojos en la calle tus ojos se fijan automáticamente en ellos?  Pues bien, nuestros ojos se dirigen de forma natural hacia los colores cálidos. Los colores rojos, naranjas y amarillos nos atraen, al contrario de lo que ocurre con colores más fríos. En la foto de la izquierda es casi una caricatura, por el hecho de que tendemos a mirar las naranjas, que tienen mayor nitidez, porque el fondo es muy sencillo y simplemente porque son el elemento que se identifica con mayor facilidad. A pesar de todo esto 😉 ¡Puedes aprovecharlo fácilmente para atraer la atención hacia un elemento particular, pero si el sujeto principal tiene una dominante de color azul, violeta o verde, también es necesario evitar que salgan elementos con colores cálidos en el encuadre!

6. Los colores saturados

Tarta de mascarpone by naeros

Quiero ser claro en cuanto a lo que entiendo por “saturado”: esto es un verde saturado, esto es un verde poco saturado. No es que el segundo sea más claro, simplemente es menos saturado. He aquí un verde más claro (pero tan saturado como el primero). Ocurre lo mismo con el naranja saturado y con el naranja menos saturado.

En el lenguaje común, hablamos de colores vivos y pastel. Prueba a colocar un sujeto con colores saturados frente a un fondo más bien pastel: se destacará de inmediato. No obstante, presta atención a si el sujeto presenta tonos más bien pastel: ¡todo elemento saturado que aparezca en el encuadre, desviará la atención!

En la foto de la izquierda, la tarta tiene colores más bien vivos y se destaca del plato (color pastel), pero la taza de detrás tiene un color verde bastante saturado, y distrae un poco la atención a pesar de estar situada fuera de la zona de nitidez.

7. Líneas en diagonal o curvadas

Human Tracks by EaglElla

Esto ya fue mencionado cuando hablábamos de la perspectiva, pero de una forma general, recordemos que estas líneas guían la mirada a través de la imagen. Dicho esto, las líneas rectas (me refiero a las líneas horizontales o verticales) actúan a la práctica como marcos o separaciones entre distintas zonas de la imagen. Al contrario, las líneas diagonales, ya sean sutiles o muy marcadas, tienden a guiar el ojo por la imagen. En este caso es un poco más sutil que anteriormente: si hay varias diagonales apuntando hacia el mismo punto, nuestro ojo tenderá a fijarse en él, pero si hay una o varias paralelas, la mirada no se centrará realmente en un único punto, sino que más bien viajará siguiendo esas líneas de fuerza. Lo ideal, entonces, es colocar el sujeto a conciencia.

Al contrario, si tu imagen presenta una o varias diagonales marcadas pero que no conducen la mirada hacia el sujeto, el efecto desaparece.

También existen otras líneas de fuerza más sutiles en la imagen: las curvas. Las curvas simples (de tipo S) son las más eficaces para guiar el ojo, dotar de una cierta estética a la imagen o contar una historia particular. En la imagen de la izquierda, las huellas de pasos están colocadas de forma muy convincente y no es difícil imaginar a dos personas caminando juntas. Fíjate en que estas huellas de pasos humanos también están relacionadas con el punto nº3 😉

Precisiones finales

Conocer todos estos elementos de manera individual es de por sí muy útil. De todas formas, ten cuidado en no ser demasiado sectario 😉 ¡El hecho de que el sujeto no cumpla con todas estas condiciones, no quiere decir que la imagen sea mala, naturalmente! Dicho esto, supongo que te has dado cuenta de que la mayoría de imágenes que he presentado combinan varios de estos principios. Por otro lado, propongo un pequeño juego para los más motivados: ¡dime en los comentarios cuáles son los principios y cómo se han utilizado en cada imagen!

Tal y como dije en el primer apartado, fijar el ojo en un solo punto no es la única posibilidad. También puede ser interesante hacer que la mirada viaje entre dos elementos de la escena, algo que por otra parte, sirve para dotar de sentido a la imagen. Pero recuerda evitar que los elementos interesantes se multipliquen.

Dos buenos consejos para facilitarte las cosas:

  • el ojo tiende a dirigirse hacia elementos que se puedan identificar fácilmente. En otras palabras, incluso si algún elemento queda fuera de la zona de nitidez, el ojo será conducido hacia él si lo reconoce fácilmente. Al revés, puede ser de gran ayuda volver irreconocible un elemento potencialmente molesto.
  • componer imágenes simples con un fondo desnudo te va a facilitar mucho la tarea, dado que se erradican de raíz un buen número de distracciones.

Para terminar ten en cuenta que puedes modificar algunos de estos elementos durante la fase de retoque: el balance de blancos, el contraste, la saturación de colores, o simplemente utilizar herramientas de retoque para eliminar esos pequeños elementos que tanto nos molestan en el fondo. ¡Piensa en ello!

Recherches utilisées :

Que es atraer el ojo, Tu foto principal debe atraer la mirada, como atraer miradas en mis fotos, como atrapar miradas imagenes, como evitar desviar la mirada, como guiar el ojo, imagen del 3 ojo que atrae poder al verla, las curvas atraen las miradas


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?