Cómo analizar y criticar una foto

12 noviembre 2015

Saber analizar las imágenes, criticarlas de forma constructiva y pertinente, es muy importante para progresar en el mundo de la fotografía, ya sea analizando las fotos propias o las de otros. Veamos juntos qué es lo que hay que analizar en una imagen.

Antes de nada, la historia que hay detrás de este artículo es muy particular, así que te voy a contar cómo surgió la idea. Hace 3 años viajé a la India llevando a cabo un largo viaje de dos meses y medio. Un viaje al encuentro de otra cultura, y no únicamente un viaje turístico para hacerme fotos “de yo delante de” 😛 Fui como couchsurfer, y al llegar a Nueva Delhi me hospedé en la casa de dos chicos completamente adorables. Unos amigos se encontraban en su casa cuando yo llegué, de los cuales una es una arquitecta y profesora de arquitectura. Ella debía impartir un curso sobre el análisis de una foto a estudiantes que habían elegido esa asignatura optativa (¡muy bien elegida, por cierto! 😀 ). Solo que Saacheet (así se llama) no tenía realmente mucha idea de fotografía ^^

De repente, me convertí en el candidato ideal para echarle una mano, y contra todo pronóstico me pidió que la acompañase a dar el curso. Obviamente, ya que me encantan los imprevistos, acepté 😀 Se suponía que tenía que hacer un repaso rápido a los fundamentos en fotografía y abordar el aspecto crítico. Finalmente, mis cualidades de charlatán me ayudaron a pesar de mi inseguridad con el inglés, y pasé más de una hora improvisando sobre una pizarra negra acerca del triángulo de exposición y la composición, todo esto frente a 40 alumnos tres o cuatro años más jóvenes que yo que me llamaban “sir” 😛 Debo decir que jamás me olvidaré de este día 😀

En resumen, me sentí frustrado por no poder llega a hablar sobre el análisis de una imagen, así que hacía falta que saliese el tema ^^ ¡He aquí un poco más o menos el curso que tendría que haberles dado a esos 40 estudiantes indios!

Introducción y explicación del programa

(:P Lo prometo, no lo haré como si fuera un curso magistral XD )

Ahora en serio, voy a diferenciar de forma un poco artificial entre la parte técnica de la crítica, más sencilla, y la crítica “artística”, que es más subjetiva. Digo artificial, porque la técnica está al servicio de lo artístico. Básicamente, puedes estar seguro de que un sencillo paisaje en que la profundidad de campo sea máxima, no tiene por que ser necesariamente voluntario.

Dicho esto, lo más importante es saber por qué se hace la foto. Si la que analizamos está sacada por otra persona, no lo podremos saber, pero si no logramos adivinarlo, es mala señal. Sobre este tema, te invito a releer el artículo sobre las preguntas que te debes hacer antes de sacar una foto, creo que será interesante en relación a esto.

Además, las opiniones serán distintas según las personas. Lo cual no quiere decir que no valga la pena dar la tuya, o que una sea mejor que la otra. Dicho esto, si criticas la foto hecha por otra persona, intenta hacerlo con suavidad: si la persona en cuestión se siente ofendida, todo esto no llevará a nada bueno, porque estás criticando para ayudar, ¿no?  (Eso es aplicable también a tus mismas fotos).

Así que comienza siempre por los puntos positivos, e intenta decir más bien “yo habría hecho más bien esto” en lugar de “esto está mal”.

Aspectos técnicos

Atención: todo lo que voy a decir puede caer en contradicción con la intención del fotógrafo. Algo que juzgamos de forma habitual como si fuera un defecto, en realidad puede haber sido voluntario. Por tanto, si digo que “si hay desenfoque de movimiento está mal”, podría no ser el caso si el efecto era voluntario por una razón u otra (es necesario poder justificarlo, eso es todo 😉 ).

Por otro lado, para analizar los aspectos técnicos, siempre es mejor conocer los datos EXIF, los cuales normalmente te permitirán saber ciertas cosas interesantes (también el modo creativo que haya usado el fotógrafo o si no lo ha usado).

Sensibilidad ISO

De forma general, es mejor mantener la ISO lo más baja posible, con el riesgo de que la imagen sea invadida por el ruido. Siempre vale la pena comprobar la ISO, porque muchas veces nos olvidamos de cambiarla después de fotografiar con poca luz. Si ajustas 1600 ISO a plena luz del día, seguramente sea demasiado 😉

Apertura

Como ya sabes, la apertura tiene gran influencia sobre la profundidad de campo. Por tanto, si haces un paisaje con un primer plano y un fondo, es muy probable que f/2.8 sea una apertura excesiva 😉 Lo que hay que hacer es comprobar que la apertura corresponda a la profundidad de campo que percibimos en la situación. Si los ajustes elegidos son un poco “exóticos”, puede que se deba a una buena razón. Por ejemplo, haces una foto retrato a f/8 con tal de que se vea bien el fondo, que es interesante (yo mismo he hecho esto porque el fondo era el Taj Mahal 😛 ), o bien haces un paisaje a f/2.8 porque hay bastante oscuridad, no tienes trípode y enfocas hacia el infinito.

Lo importante es identificar los defectos, si los hay, o en cualquier caso, preguntarse el porqué.

Nitidez

Si hablamos de desenfoque de profundidad de campo, en general, una imagen debe tener un punto que salga nítido, aunque la mayoría se haya perdido en el bokeh. Y la parte nítida no debe ser elegida al azar, porque es ella la que centrará la atención del espectador (sobre este tema, ver el artículo sobre los elementos que atraen la mirada en una foto). A veces, prestar atención a esto puede hacer más palpable un problema en el enfoque (relee los secretos del autofocus, te puede servir 😉 ), o incluso un desenfoque de movimiento debido a una velocidad de obturación insuficiente (ver más abajo).

Naturalmente no está prohibido sacar una foto completamente desenfocada, debes saberlo.

Velocidad de obturación

Hay un montón de cosas que van a influir en la velocidad elegida por ti mismo o por la cámara (en modo prioridad a la apertura, por ejemplo). En primer lugar, todo depende de si quieres congelar un rápido movimiento o, al contrario, crear desenfoques de sujeto. Dicho esto, tus únicos límites serán las condiciones en las que fotografíes: si no tienes trípode no podrás emplear una velocidad realmente lenta. Solemos pensar menos, pero trabajar con una velocidad lenta a pleno día es complejo, incluso con una apertura reducida, sin sobre-exponer la imagen (viva los filtros de densidad neutra, pero eso es otro cantar 😉 ).

Al final, a veces no es tan importante. Por ejemplo, si fotografío un paisaje diurno, elegiré prioridad a la apertura de forma que tenga una profundidad de campo que cubra toda la imagen (f/11 por ejemplo), y dejaré que la cámara se encargue de decidir la velocidad de obturación, simplemente vigilando que no la reduzca demasiado. Si el resultado no da la exposición que quiero, puedo probar con un modo de medición de la exposición diferente, o incluso con la corrección de exposición.

Distancia focal

Si bien la distancia focal no es la que influye directamente en el efecto de la perspectiva, sino la distancia al sujeto, algunas distancias focales son más adecuadas para ciertos tipos de fotos. Por ejemplo, si haces un retrato con ultra gran angular, podrás elegir entre lo siguiente:

  • un sujeto con un encuadre muy ajustado pero deformado (porque te habrás visto obligado a acercarte para encuadrar así)
  • o un sujeto no deformado pero muy pequeño en el conjunto de la imagen

 

Es un ejemplo muy extremo, es cierto, pero creo que normalmente no se elige la distancia focal siendo lo suficientemente consciente, especialmente cuando se usa zoom (eso es, me quedo quieto y muevo el zoom para hacer el encuadre). En mi opinión, el método correcto consiste en elegir primero la perspectiva que se desea para la imagen (por ejemplo, acercarse mucho para captar la inmensidad de un monumento o, al contrario, colocarse a una distancia prudencial para no deformar una cara), y después elegir la focal para conseguir el encuadre que se quiere (respectivamente un ultra gran angular para fotografiar todo el conjunto monumental, y un pequeño teleobjetivo para que el encuadre sea lo suficientemente ajustado).

Aspectos “artísticos”

Ahora nos vamos a centrar más en los aspectos que tienen que ver con la composición, y en cosas más “abstractas” como el sujeto, su fuerza, o el mensaje, la intención, que quiere transmitir el o la fotógrafa.

El sujeto, o la idea

Como ya dije antes, el porqué de la foto sin duda es lo más importante. Idealmente, tiene que haber un sujeto de verdad y algo que explicar con la imagen. Sin duda, tienes todo el derecho a fotografiar una flor simplemente porque es bonita, pero no esperes que tu imagen sea potente si te limitas a eso. Dicho esto, incluso para estas fotos tan sencillas, puedes ir un poco más allá, y preguntarte, por ejemplo, por qué exactamente te parece bonita, haciendo lo posible para destacar este aspecto.

Si más bien estás trabajando con una idea que quieres transmitir con la foto, haz todo lo posible para que sea precisa y comprensible. Si el espectador no la entiende, habrás fracasado en tu intento de transmitir un mensaje.

En ocasiones, incluso si el sujeto o la idea están claros, puede fallar la ejecución técnica y arruinar tu gran idea. De eso ya hablamos antes.

El fondo y los elementos molestos

De forma general, el fondo está ahí para arropar al sujeto principal, no para robarle protagonismo. La mirada puede circular de uno a otro, pero el sujeto debe seguir siendo el que tiene mayor presencia. Es por eso que en algunas situaciones se usa una profundidad de campo reducida.

Además, lo que finalmente sale en el encuadre es únicamente responsabilidad tuya. Así que esa rama que atraviesa una esquina del encuadre y que es molesta a la vista, es un error del fotógrafo. Comprueba bien que no haya elementos molestos en la imagen.

La composición

Ya he escrito bastante sobre este tema, y entre la regla de los tercios y el artículo sobre la relación dibujo/fotografía de la semana pasada, ya deberías estar más que informado 😉

Uno de los errores más comunes es obviamente el de colocar el sujeto en el centro de la imagen, sin ninguna razón particular como podría ser destacar cierta disposición simétrica de los elementos. De nuevo, en sí mismo no está mal centrar la imagen, simplemente hay que saber por qué lo hacemos.

También hay otras cuestiones más complejas e intuitivas como son el equilibrio en una imagen, es decir, el “peso” que tienen los diversos elementos que la conforman. Roy lo explicó muy bien en su artículo sobre el dibujo, así que te remito a su lectura o relectura.

También podemos pensar en la pose del modelo en un retrato, la cual debería corresponder a una emoción que quieres transmitir, y no a la primera que sale de forma espontánea, fruto del azar.

La luz y la exposición

La luz, su puesta en valor, el uso de luz artificial o no (y cómo) son cosas a considerar. Aunque ya hemos visto los distintos parámetros que influyen en la exposición, es necesario repetir que la exposición perfecta no existe: una imagen casi negra puede estar expuesta correctamente, basta con que el efecto sea voluntario e interesante.

En definitiva, podríamos seguir mucho más tiempo porque existen una infinidad de cosas que se pueden analizar al mirar una imagen, pero estas son las fundamentales, las que debes recordar para poder criticar de forma constructiva y bastante completa tanto tus imágenes como las de otras personas.

Ejercicio final: ¡elige una de tus imágenes y haz una crítica de los distintos aspectos en los comentarios!

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 

Recherches utilisées :

como analizar una fotografia, una imagen como no criticar a un persona, analizar una foto, analizar una fotografía, analizar una imagen para saber que quiere transmitir, Como analizar fotos, como analizar una foto, como analizar una foto desenfoque


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?