Basta de fotos conseguidas por casualidad

6 agosto 2015

Si ya llevas algún tiempo haciendo fotos, seguramente también hayas conseguido alguna fotografía que te guste (si no es así, debe ser porque no fotografías con frecuencia, o porque no lo haces hace bastante tiempo 😉 ). Pero, ¿te has preguntado si realmente la has sacado a adrede?, ¿o ha sido un golpe de suerte?

Amapola silvestre (Papaver rhoeas) by laurent.breillat

Y sí, a veces pasa: consigues buenas imágenes, pero sin tener ni idea de cómo las has sacado. Por ejemplo, esta foto de amapola a la derecha es una de las primeras fotos propias que me han gustado. ¡No obstante, la parte superior del pétalo está cortada, la foto queda desenfocada (1/25 s a 250 mm, no me extraña…), y te puedo asegurar que disparé en JPEG! (sí, también yo, ¿qué te creías? 😛 ) A pesar de todo, me gusta este desenfoque que da como un efecto de pintura, en parte por el amor a esas imperfecciones típicas de cuando comenzamos con algún arte.

Si quisiera reproducir ese efecto ahora, sabría cómo hacerlo técnicamente, y seguramente lo haría mejor. Sólo que cuando saqué esa foto no controlaba demasiado bien los ajustes, y conseguí el efecto de pura chiripa (en lo que pensaba era en reducir la profundidad de campo).

¿Y tú, también te dejas guiar por la suerte?

3/6.2011 – all the luck i need by julochka

De vez en cuando, tener suerte, no está Mal. Hay que aceptar que a pesar de todos los conocimientos y práctica que lleguemos a adquirir, a veces la única forma de capturar una buena imagen es la suerte. El problema es que si se depende de la suerte todo el tiempo, no se consiguen buenas imágenes y tampoco se progresa.

Te basas principalmente en la suerte si:

  • Sacas muchas (demasiadas) fotos. Una hora de sesión y tienes 500 fotos más en tu disco duro.
  • No tienes la menor idea de cómo volver a hacer una foto que ya has hecho antes.
  • No te sientes cómodo, estás un poco nervioso y no controlas lo que haces al fotografiar.
  • Sacas la misma foto 10 veces con ajustes distintos, “sólo por si acaso”.

No te preocupes, yo también he pasado por todas estas etapas. Es normal. La cuestión es saber cómo superarlo para terminar de una vez por todas de sacar buenas fotos sólo por casualidad, y comenzar a sacarlas de forma reflexionada y voluntaria.

¿Cómo sacar fotos de forma voluntaria?

1. Aprende las bases de funcionamiento de tu cámara de fotos

Parece evidente, pero mejor decirlo: sobre todo debes comprender cómo tu cámara determina la exposición. Lo bueno de esto es que ya lo expliqué en otros artículos:

Si quieres profundizar en este tema, también puedes leer los artículos acerca de los modos creativos, la compensación de exposición, y los modos de medición de la luz.

Cuando comprendas e integres todo esto, verás cómo habrás aprendido a controlar la exposición en una foto. ¡Y esa es la base de todo!

2. Aprende cómo funciona la luz

Como fotógrafo, la luz es a la vez nuestro mejor y nuestro peor enemigo. Ya escribí un artículo sobre la luz (mi humor aquel día era especialmente criticable 😛 ), pero después de leerlo e integrarlo, todavía te faltará experimentar.

Día a día, analiza las fuentes de luz (incluso si no tienes la cámara contigo): ¿es fuerte o tenue, muy direccional o no, suave o dura, cálida o fría? ¡En realidad puedes hacer esto en todas partes! En los transportes públicos, en tu pausa del trabajo, en la calle… Una excelente forma de hacerlo es viendo una peli: en muchos casos las luces son muy características en las películas, pues se manipulan de forma que produzcan una sensación concreta, y por tanto, suelen ser casi caricaturescas. Es muy fácil analizarlas.

Además de esto, piensa en ello cuando vayas a fotografiar, evidentemente. Juega con la luz tal y como ella sea, intenta reforzar sus características mediante lo que has aprendido sobre la exposición.

3. Aprende la profundidad de campo

La profundidad de campo es una importante herramienta de tu creatividad que modifica mucho tus fotos. Por tanto, debes saber cómo funciona para ser capaz de generar ese efecto de forma voluntaria, y conseguir así, exactamente y de forma voluntaria, la profundidad de campo que deseas. También puedes encontrar un artículo sobre la profundidad de campo listo para que lo leas

4. Contente

Tal y como se ha dicho más arriba, una de las características del típico fotógrafo con suerte es que hace muchas fotos, para finalmente conservar sólo unas pocas. Así que esfuérzate por no disparar todo el tiempo cómo un poseso. Eso te obligará a pensar las imágenes.

(También he escrito un artículo entero sobre ese tema: Dispara menos veces para conseguir mejores fotos)

Compón tu imagen, analiza la luz, realiza los ajustes necesarios según lo que quieras fotografiar, dispara… y vuelta a empezar con la siguiente imagen. Bueno, tienes derecho a comprobar que el resultado en la pantalla corresponda a lo que estabas buscando antes de pasar a la siguiente

5. Analiza tus imágenes después del disparo

A pesar de todas estas precauciones, te van a seguir ocurriendo dos cosas:

  • vas a seguir sacando buenas fotos de pura chiripa
  • vas a seguir errando algunas fotos

En ambos casos, tómate tu tiempo para analizar el porqué. Esto es muy importante, y enriquecedor. No te arrepentirás.

Lo mejor es usar los datos EXIF para ver después del disparo si has conseguido tal o cual efecto en la imagen, incluso sin querer, o al revés, para averiguar por qué la foto final no corresponde con lo que querías. Es realmente una de las mejores formas de progresar en fotografía, quiero hacer hincapié en esto. Es normal fallar, pero no sirve de nada si no analizas el porqué para no volver a cometer los mismos errores la próxima vez.

 

Nadie nace siendo un buen fotógrafo. Eso se aprendeY tú también puedes aprender. Aunque no te voy a mentir: vas a seguir aprendiendo a lo largo de toda tu vida como fotógrafo, y jamás podrás llegar a saberlo todo (menos mal, la vida carecería de interés 😉 ). A pesar de ello, estoy convencido de que puedes aprender rápidamente a dejar de sacar fotos sin ton ni son, y a comenzar a hacerlas con voluntad propia.

 

Si quieres recibir la guía “¡Diviértete fotografiando!” (que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes), así como los próximos artículos por email, puedes suscribirte a la newsletter 😉


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?