Algunos artículos que hay que comprar en fotografía

13 octubre 2015

Todos sabemos que para hacer fotografía se necesita invertir algo de dinero en una cámara y en objetivos extra (si se quiere), pero de lo que no se suele hablar tanto, es de otras cosas de las que se puede prescindir más o menos.

Resumiendo, tuve la idea de escribir este artículo al recibir bastantes emails de gente que me dice que dedico demasiado tiempo y espacio al tema del RAW. Al principio quería escribir un artículo con un título del tipo “¡Cómprate un disco duro, [aquí puedes escribir cualquier improperio]!”, pero me habría quedado corto. Así que decidí hablar de algunas cosas extra que podrías comprar sin gastar demasiado dinero. Sólo hay que conocerlas.

El disco duro

Comienzo por aquí porque te prometo que a veces no entiendo en que piensan algunos. Si trabajas con archivos RAW, te darás cuenta rápidamente de que ocupan bastante espacio. De hecho, esa es la idea del RAW: que ocupe más espacio, porque contiene más datos. Y te aseguro que vale la pena.

Lo que quiero decir es que los discos duros externos realmente no cuestan casi nada hoy en día. Un disco de 1 Tb (¡es decir 1.000 Gb!) cuesta algo más de 100 €. Y te durará mucho tiempo si lo cuidas. Yo, a día de hoy, tengo unas 15.000 fotos, casi todas en RAW. Y ocupan 178 Gb. Si haces el cálculo, esto quiere decir que un disco duro de 1 Tb te permitirá guardar 85.000 fotos: 85.000. Son muchas fotos, podrías tardar años en tener tantas. Yo he elegido este disco duro que, por lo que he visto es el mejor en relación calidad/precio del mercado. Western Digital es la marca de discos duros que menos devoluciones tiene. Son muy fiables. El modelo de 2 Tb sólo cuesta 15 € menos, así que no hace falta que te diga que es mejor que inviertas en uno de 3 Tb.

Puede que te de pereza gastar 100 € más, pero me parecería ilógico que no lo hagas después de gastarte un mínimo de cinco veces más en la cámara. Ten en cuenta que es una inversión para muchos años. Sería como comprarse un súper coche y ponerle unos neumáticos de los más básicos. O perfumarse y olvidarse de lavarse los dientes. O vestirse de Dior y ponerse colmillos de vampiro. Espero que veas la idea 😀

Un ordenador

Para hacer el revelado RAW, generalmente, necesitarás un ordenador potente. No te asustes, la evolución tecnológica se ha frenado un poco en los últimos años. Mi PC ya tiene cinco años de antigüedad y funciona perfecto con RawTherapee o Lightroom. De forma general, lo más importante es tener un procesador aceptable (más de 4 GHz), y al menos 4 Gb de memoria RAM (mejor con 8 Gb, pero no es imprescindible). Y eso es todo lo que necesitas. Si tienes un PC de escritorio (con torre), puedes ampliar la RAM fácilmente. Hace poco, he ampliado de 4 a 8 Gb por 60 €. Si no sabes ampliar la RAM por ti mismo, seguro que tienes algún amigo o alguna tienda que te lo puedan ampliar por poco dinero (se puede hacer en menos de 10 minutos). Así que no necesitas comprar un ordenador nuevo, eso sí que sería demasiado caro y no te duraría tanto.

Una sonda calibradora

No, no es un objeto de una civilización extraterrestre 😛

Si empiezas a trabajar en RAW, será cuestión de tiempo que te vuelvas exigente con las imágenes que consigas: cuando nos pasamos 30 minutos intentando que una imagen quede tal y como deseamos, también esperamos que el JPEG quede bien en pantalla e impreso en papel. Por desgracia, cada pantalla muestra la imagen de forma diferente: como no puedes dominarlas todas, ten claro que cualquiera que las mire por Internet, no las verá igual que tú. Sí, ya sé. Esto a mí también me fastidia, pero es así.

No obstante, para asegurarte de que ves bien los colores y el contraste de las imágenes, puedes calibrar la pantalla. No voy a hablar de la calibración en este artículo (es un tema complicado que merece varios), pero debes saber que con una sonda, aunque sea de las más básicas, mejorará bastante el rendimiento de los colores en pantalla, de forma que podrás conseguir imprimir en papel con colores muy similares. ¡Así te asegurarás de que no haya sorpresas con el álbum de Navidad que le vas a regalar a tu madre!

¿Un programa RAW?

Sigo recomendando con fervor el RawTherapee, un programa sobresaliente. Dicho esto, puede que te tiente probar el Lightroom u otro de los más conocidos (Bibble, Aperture, Dxo Optics Pro…), los cuales integran algunas funciones muy útiles que todavía no están disponibles en RawTherapee, y que en algunos aspectos pueden ser más eficientes (¡aunque no hay grandes diferencias!). Sobre todo estoy pensando en los que usan Mac y que me suelen escribir para decirme que RawTherapee no funciona en su versión de Mac. Te aseguro que teniendo en cuenta lo que cuesta un Mac, te puedes, por ejemplo, suscribir mensualmente a Adobe Creative Cloud (¡sólo 12 €/mes!) y tener acceso a Lightroom CC y Photoshop CC. También existen otras opciones más caras. En ningún caso costará más de una décima parte de lo que cuesta tu ordenador 😉

 

Supongo que ya lo has notado: los gastos extra se deben especialmente al RAW, hay que admitirlo. El tema es que, cuando lo pruebes (si es que todavía no lo has hecho 😉 ), comprenderás rápidamente por qué hay que usarlo. Aunque sí debo insistir en uno en concreto, me quedo con el disco duro. Es una inversión duradera (te aguantará años sin problema) y te acompañará en tu periplo por el mundo de la fotografía.

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 

Recherches utilisées :

Compra Venta De Articulos De Fotografia


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?