8 consejos prácticos para la fotografía macro abstracta

14 abril 2016

La ventaja de un ejercicio autoimpuesto es que de esa forma uno se obliga a ser creativo, a experimentar y a imaginar cosas nuevas. Es por eso que he intentado un ejercicio al que no estoy acostumbrado: la fotografía macro abstracta.

La he probado redactar este artículo y mi gran sorpresa es que me ha gustado. De hecho, es muy probable que lo repita. Decidí concentrarme en mi entorno inmediato para estas imágenes y fotografías abstractas de cosas que uno usa de forma cotidiano. Ayudó el hecho de que llovía mucho afuera 😛

¿Por qué macro?

Tradicionalmente la fotografía macro está hecha para representar sujetos pequeños pero reconocibles, como pueden ser flores o insectos. Sin embargo, yo siempre he tenido la tentación de descubrir pequeñas maravillas que se esconden a nuestro alrededor, demasiado pequeñas como para que nuestra mirada se interese por ellas.

Utilizar la fotografía macro para revelarlas es un ejercicio que requiere bastante creatividad y apertura de miras, y es eso lo que resulta interesante: se imagina más que se describe, lo cual cambia muchas de las imágenes que sacamos habitualmente. Aquí, está claro que la foto no está hecha para representar la realidad, lo cual tienen la ventaja de liberarnos de toda atadura: hay total libertad para manipular, organizar, recortar y retocar como mejor nos parezca, sin que nadie pueda recriminarnos nada. Eso se asume desde el inicio.

Por tanto, me he fijado en lo que había a mi alrededor, arreglándomelas para que los objetos no sean reconocibles, al menos a primera vista.

Técnicamente, porque se me va a preguntar− todas las fotos han sido sacadas con una Canon 5D MkIII + un objetivo Canon 100 mm macro f/2,8 IS, todo ello montado sobre un trípode (para poder encuadrar exactamente como quiero y poder utilizar sensibilidades ISO reducidas) y trabajando con enfoque manual para lograr ser lo más preciso posible. Aunque esto poco importa. Basta con un objetivo macro (aquí uso una relación 1:1) y con un trípode, eso es todo.

Estos son los 8 consejos que he podido sacar de esta interesante experiencia.

1. Cuida la composición

Una cosa que no me esperaba al principio es que fuese tan difícil componer la imagen. Efectivamente, en fotografía “tradicional” (no abstracta), prácticamente siempre contamos con un sujeto evidente y seguimos unas reglas de composición o las omitimos, o bien nos ceñimos a unos parámetros de referencia. Así que eso no nos es desconocido.

El principio de lo abstracto es justamente que el sujeto no sea identificable a primera vista, o al menos que se transforme para que parezca otra cosa. Uno se da cuenta rápidamente de que es muy difícil colocar los elementos de la imagen de una forma satisfactoria.

Por ejemplo, comencé fotografiando un vaso con zumo de fruta y hielos (sí, eso es algo que me parece muy estético, y además me lo puedo beber como recompensa por mi trabajo incansable 😀 ). Los primeros disparos dan como resultado una vista interesante del sujeto, pero le falta algo, tal y como puedes ver.

Finalmente abordé el problema desde otro ángulo: decidí incluir el borde del vaso en la imagen, lo cual hace que el sujeto sea más reconocible, es probable, pero también permite incorporar una línea de fuerza, un color complementario y transmitir una idea. En definitiva, hacer que la imagen sea más interesante.

Disparo final

Disparo final

Durante el transcurso de este ejercicio me he dado cuenta varias veces de que tenías ganas de usar el formato cuadrado, que me parece mucho más propicio a la abstracción. Más sereno, tranquilo y estable, el formato cuadrado permite olvidarse por un momento de buscar un sujeto y dejarse atrapar y cautivar por las formas, los colores, las texturas… y dejar volar la imaginación. Al final reencuadré en formato cuadrado bastantes imágenes. Ya lo verás a lo largo del artículo.

Tal y como puedes advertir, también he girado la imagen, porque me parecía más equilibrada así. ¡Deja que hable tu instinto, eso es lo abstracto!

Tal y como puedes advertir, también he girado la imagen, porque me parecía más equilibrada así. ¡Deja que hable tu instinto, eso es lo abstracto!

2. Aprovecha la profundidad de campo.

Una de las características de la fotografía macro es la reducida profundidad de campo con la que se trabaja. Podrás aprovechar esto para evocar más cosas y crear ambientes misteriosos. La mayoría del tiempo he abierto a f/2.8 para hacer que el sujeto fuera irreconocible. Por ejemplo, en esta imagen he querido lograr un resultado en el que el sujeto se identifique lo menos posible para evocar otra cosa distinta a la de su uso original.

¡Al revés, tampoco es necesario ser un extremista de la apertura! En esta otra imagen de la que vuelvo a hablar después, he probado diversas profundidades de campo, y terminé por decidirme por un valor intermedio (f/5.6) con el cual se consiguen unos resultados muy cercanos a lo que quería evocar.

f/2.8

f/2.8

f/5.6

f/5.6

f/14

f/14

3. Estudia a fondo tu idea

¡Si tienes una idea de la que partir, no dudes en darle el máximo de vueltas posible para sacar lo mejor de ella!

Para empezar, estudia el sujeto desde todos los ángulos: con un ángulo “picado” visto desde arriba, o al contrario visto desde el suelo. Modifica la posición del sujeto, y también mueve el sujeto delante de la cámara. Esto es lo que hice con este vaso de zumo de frutas más arriba, cuando terminé incluyendo el borde. También lo he hecho en la foto anterior, donde comencé con planos más picados en los que se ponía menos de relieve la profundidad de campo.

Primer intento para la foto anterior

Primer intento de la foto anterior

4. Puesta en escena de las ideas

Una de las principales características de la fotografía creativa (necesariamente la fotografía abstracta) es no ceñirse únicamente a fotografiar un sujeto, sino más bien representar ideas. Por ejemplo, tras el vaso, el zumo de frutas y la pulsera, quise fotografiar mis zapatos. Son bastante viejos, de ante, y ofrecen una textura interesante en la fotografía.

En la primera foto que saqué, prácticamente parecían dunas de arena, fíjate si es interesante la textura. Y fue en ese momento cuando tuve la idea de forzar un poco el azar y de preparar una puesta en escena: arena = playa = cielo azul.

Así que desplacé el zapato para que apareciese un poco de fondo. En este caso puse unos portafolios azules (que utilizo para clasificar cosas tan divertidas como declaraciones de renta 😀 ). ¡Luego probé varias profundidades de campo para conseguir el efecto deseado, lo gire en formato paisaje durante la fase de procesado, y listo!

Dunas

5. Prueba muchas cosas

De la misma forma que es necesario probar varias profundidades de campo o encuadres para conseguir el efecto deseado, también puedes probar otras cosas:

  • Cambiar el enfoque a un punto que sea poco común.
  • No dudes en aplicar un ligero desenfoque a toda la imagen, es decir, no enfoques nada.
  • Juega con la exposición para conseguir imágenes con mucha claridad o, al contrario, muy contrastadas.
  • También puedes jugar con otra de las argucias de la creatividad: piensa por ejemplo en emplear velocidades lentas para ver qué efecto produce.

Aquí he probado una larga exposición haciendo que los hielos se moviesen. ¡El efecto no es que sea nada impresionante, pero al menos hice la prueba!

La piscina

La piscina

¡Aquí, una pequeña variación en el enfoque da como resultado un efecto bastante distinto!

6. Aprovecha los puntos fuertes de la fotografía macro

La fotografía macro pone especialmente en valor algunas cosas: materiales, texturas, colores y grafismo de las líneas rectas y curvas. Fíjate que en la mayoría de las fotos de esta serie he aprovechado mucho esto para conseguir que las imágenes fuesen más potentes.

¡No dudes en aprovechar los materiales: obsérvalos bien, tócalos, experimenta con ellos! Es lo que hice, por ejemplo, con los famosos portafolios azules que utilicé más arriba. El azul, como el agua o el cielo, eso intentaba reproducir.

Así que primero di cuenta de las pompas de jabón en un lado, las cuales intenté destacar en la foto, después decidí arrugar el plástico, de forma que quedasen unas marcas que representasen las estelas dejadas por los aviones, y con un simple movimiento de dedos, le di forma de piscina.

Pompas de jabón

Cielo de verano

Cielo de verano

La piscina

La piscina

Te habrás fijado en que he modificado el balance de blancos en 3 imágenes para reforzar el efecto, mientras que en la foto original el azul es exactamente el mismo.

Lo cual me lleva a mi consejo siguiente…

7. Usa el retoque sin ningún tipo de vergüenza

Tal y como dije más arriba, la fotografía abstracta está muy lejos de ser una representación de la realidad, es más bien lo contrario. Por tanto, no tienes ninguna excusa para no aprovechar al máximo de sus posibilidades el retoque:

  • No dudes en hacer fotomontajes con varias imágenes.
  • No tengas miedo de pasarte probando tratamientos que no te atreves a hacer normalmente (por ejemplo, yo subí la claridad a +100 para ver qué pasaba).
  • Intenta tipos de tratamiento originales (tratamiento cruzado, giro parcial de la imagen, etc.).

Y sobre todo no dudes en toquetear todos los cursores. En la foto que viste más arriba, hice tres tratamientos distintos. ¡Sólo me convence uno, pero al menos practiqué y experimenté! 🙂

Esclavitud

Esclavitud

8. Guía la imaginación del espectador

A pesar de todos tus esfuerzos, podría ocurrir que el espectador se encuentre un poco perdido frente a estas imágenes poco habituales, ya sea porque se concentrará demasiado en el sujeto que haya reconocido como principal, o bien porque no haya comprendido lo que querías transmitir.

Pues bien, cuentas con un arma muy eficaz para paliar esta carencia: ¡titular tus imágenes! El título puede transmitir claramente lo que uno quiere decir, o simplemente evocar una sensación. En cualquier caso, ayudará al espectador a comprender la imagen y el mensaje que has querido imprimirle, o quizás únicamente guiará un poco su imaginación y su fantasía.

Observa los resultados en la galería completa de imágenes. Verás algunas con una mirada nueva.

Sol azucarado

Sol azucarado

Esclavitud

Esclavitud

Arena caliente

Arena caliente

Dunas

Dunas

Autopista

Autopista

Puertas

Puertas

Búnker

Búnker

Pequeño príncipe

Pequeño príncipe

Pompas de jabón

Pompas de jabón

Cielo de verano

Cielo de verano

La piscina

La piscina

¡Espero que este artículo te despierte ganas de experimentar con esta disciplina, de crear y de disfrutar de tus sesiones fotográficas! 🙂 Eso es lo fundamental.

¿Y tú qué, ya has probado alguna vez la fotografía abstracta? ¿Tienes ganas de hacerlo?

 

Recherches utilisées :

parametros fotografia macro, consejos para foto macro, foto macro, ideas para ftografia macro, parametros para la fotografia macro


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?