7 trucos para hacer mejores fotos de paisaje

19 julio 2016

¿Puede que ya estés de vacaciones en algún lugar, al borde del mar, de un lago o rodeado de montañas, y cámara de fotos en mano? Si tienes ganas de mejorar en fotografía de paisaje, Fred, del blog Destination Reportage y autor de “Guide du photographe voyageur” te dará siete consejos para volver de tus viajes con bonitos recuerdos.

(Para ser más claro, este artículo ha sido escrito por Fred, así que es él quien sigue la explicación 😉 )

1. Comprender que no se trata de una cuestión de material

No existe tal cosa como una cámara de fotos perfecta. Tampoco existe el objetivo perfecto, por lo que no sirve de nada perder el tiempo buscando en páginas de comercio electrónico o en revistas especializadas para averiguar qué cámara hace las mejores fotos. No te dejes apabullar por los pesados mensajes marketineros que elogian las virtudes de tal o cual cámara de fotos. La calidad de una imagen no depende de la cámara utilizada, sino de la emoción que se desprende de ella, del mensaje que transmite.

Claro, me dirás que una réflex siempre es mejor que una compacta o una compacta avanzada. Ciertamente, la calidad puramente estética de una foto, es decir, su resolución o la nitidez dependen directamente de la calidad del sensor o del objetivo, pero a menos que vayas a imprimir las fotos en papel, o que aumentes el zoom al 100%, no deja de ser un pequeño detalle.

Hay muchos fotógrafos de gran talento que sólo “disparan” con smartphones o compactas. Por otro lado, en ciertas situaciones, no será lo más adecuado fotografiar con una enorme réflex digital, sobre todo cuando se trata de fotografiar a gente. Una cámara con acabados “pro” da un poco de miedo e intimida, mientras que una pequeña compacta, o una elegante híbrida, no asustará a tus sujetos. Y eso sin hablar del hecho que atraen más a las manos ajenas…

2. Prepararse bien

¿Has elegido tu equipo fotográfico? Bien. Aunque eso es sólo una parte de la preparación necesaria para hacer fotos de viaje. ¡Además de la cámara, los objetivos y los diferentes accesorios imprescindibles o no −como pueden ser las tarjetas de memoria, las baterías, el flash o el trípode−, debes pensar en llevarte toda una serie de cosas que te serán de gran utilidad!

Por ejemplo, presta mucha atención a la ropa que te vas a llevar. Más adelante lo abordaremos, pero recuerda que muchas veces tendrás que trabajar en condiciones climáticas extremas: mucho calor o mucho frío. En fotografía, es necesario salir de la zona de confort, pero eso no quiere decir que no puedas pensar en tu comodidad a la hora de fotografiar. Congelarte por el frío o abrasarte por el sol, no aportará nada bueno a tus fotos, como mucho un mal recuerdo.

No importa a dónde viaje, yo siempre llevo conmigo la crema solar (tan útil en la playa como en la montaña) y unos guantes, porque incluso en verano, no es agradable fotografiar de noche con los dedos fríos.

Piensa en la comida y en el agua, más te vale no estar desconcentrado o cansado en el momento del disparo por culpa del hambre o del sueño. Puede parecer una tontería, pero no pensamos lo suficiente, y esos pequeños errores de logística irán en contra de tu producción fotográfica.

3. Tener un buen estado de ánimo

¿Quieres sacar fotos de vacaciones o fotos de viaje? Antes de partir, esa es la primera pregunta que hay que hacerse. Si simplemente quieres sacar fotos de vacaciones, olvida lo que he dicho más arriba, y coge tu smartphone o tu cámara compacta. ¡Sin estrés! Pero si quieres hacer fotos de viaje, entonces será necesario que te pongas en la piel de un fotógrafo viajero y que encarnes la actitud “apropiada”.

Para empezar, la fotografía de viaje debe reflexionarse pausadamente. La idea no es que fotografíes los ágapes de los que disfrutas en un restaurante, o las estatuas expuestas en un museo. Un buen consejo para hacer las mejores fotos de viaje: evita los lugares demasiado turísticos. Los turistas no son sujetos interesantes para hacer fotografía, más aún si están en lugares vistos, revistos y recontravistos. ¡Aparte del valor del “yo estuve ahí”, seguro que puedes lograr algo mejor que eso!

Investiga un poco a través de webs, blogs de viaje o, ya en el lugar, fíjate en las postales que vendan, que suelen indicar los lugares más interesantes a visitar y, por tanto, a menudo dignos de evitar para sacar fotos. Si se trata de lugares que quieres fotografiar a toda costa (“¿y si quiero fotografiar la Torre Eiffel, qué pasa?”), entonces hazlo con un ángulo de enfoque diferente. ¡Encuentra un encuadre original y deja volar la imaginación, diviértete!

Finalmente, es necesario saber salir de la zona de confort, no ser perezoso, tener el valor de despertarse muy muy temprano para fotografiar la salida del sol, o incluso caminar durante horas para lograr el ángulo de enfoque más interesante. En definitiva, es necesario realizar algunos esfuerzos y, en ocasiones, aprender a sufrir para sacar buenas fotos.

4. No usar el modo automático

Naturalmente este es el consejo número 1 que suelo dar a la gente que se lanza al mundo de la fotografía. ¡Olvida el modo automático! No dejes que tu cámara dispare en tu lugar. No dejes que elija los ajustes en tu lugar y que te haga perder una fotografía porque no consigue gestionar bien la luz.

Fotografiar un amanecer, por ejemplo, es delicado desde el punto de vista técnico. Por otro lado, será prácticamente imposible fotografiar a contra luz en modo automático, porque el procesador de la cámara (sí, es como un ordenador), intentará en vano calcular las diferencias de contraste entre las luces altas y las luces bajas.

Aunque es cierto que habrá limitaciones técnicas incluso si se toma el control total de la cámara, y a veces será necesario subexponer de forma voluntaria para poder volver a trabajarlo en la fase de posproducción. ¡No olvides que un píxel negro siempre será recuperable, a diferencia de un píxel blanco, que seguirá siendo blanco en cualquier fase!

5. Pensar la composición y el encuadre

¿Qué hace que Instagram albergue un sinfín de fotografías increíbles sacadas con un simple smartphone? Respuesta: la composición. Igual que en una pintura (¿no está mal ésta, no?), puedes rellenar el encuadre de la foto con elementos seleccionados tras una breve reflexión. Tienes que “componer” tu imagen para transmitir un mensaje a través de ella, una emoción, una información o un recuerdo.

No lo olvides: todo lo que aparece en el encuadre es importante. Lo que no aparece no lo es.
Muy a menudo un buen encuadre le otorga interés a una foto. Le da mayor dinamismo a una escena, la hace más impresionante, o al contrario, más banal.

Al componer la imagen, subirás a un nivel superior en fotografía, guiarás la mirada de la persona que leerá la foto. Sí, es cuestión de lectura. Debes saber que, por ejemplo, una imagen se lee de izquierda a derecha y que el ojo se fija primero en los puntos de fuerza situados en la intersección de las líneas directrices de una imagen compuesta con la regla de los tercios.

Hablemos de la regla de los tercios. Si te interesa mínimamente la fotografía, seguramente estés harto de oír nombrar la regla de los tercios. Y yo no seré menos, no iré contra la tradición y te aconsejaré que la respetes, pues le da mucha fuerza a una imagen.

6. Encontrar la inspiración

Esto puede ser lo más difícil, pero al mismo tiempo lo más indispensable si se quieren sacar buenas fotos de viaje. Fotografiar consiste en crear. Consiste en ser creativo. Por tanto, consiste en estar inspirado y en lugares inspiradores. Un consejo para encontrar la inspiración, hazte la pregunta siguiente: “¿Qué quiero transmitir mediante mis fotos?” ¿Quieres trasmitir felicidad? ¿Tristeza? ¿Inmensidad? ¿Otra cosa?

Prueba encuadres un poco desenfocados, insólitos, osados, ambiciosos. ¡Por ejemplo, no dudes en estirarte en el suelo para sacar una buena foto, incluso si te sientes estúpido y observado por la gente, eso no importa! Lo importante es que la imagen final sea satisfactoria.

Para estar inspirado, es necesario encontrar sujetos que resulten apasionantes. En mi caso, a mí me gusta mucho hacer fotos de salidas y puestas de sol, porque la luz en esos momentos siempre me resulta fascinante. Aunque también puede ser tu pareja o tus hijos. Toma como ejemplo a Murad Osman, quien fotografía a su compañera mientras recorren todos los rincones del mundo. ¡También se puede hablar de musas!

 

Una foto publicada por Murad Osmann (@muradosmann) el

El mejor consejo que te puedo dar para encontrar inspiración es que mires el trabajo de otros fotógrafos, sobre todo el de fotógrafos profesionales. No estoy diciendo que haya que copiar, sino que te inspires, y el simple hecho de ir a ver una exposición de fotos (por ejemplo el “Visa pour l’image” que se celebra cada año en Perpiñán durante el mes de septiembre), te abrirá las puertas de nuevos horizontes y te ayudará a convertirte en mejor fotógrafo.

7. Acercarse a la gente

Corrijo lo dicho antes, para algunos, seguramente este sea el aspecto más difícil. Acercase a la gente no siempre resulta sencillo mientras se está de viaje. Por un lado, está la barrera del idioma, pero sobre todo la de la timidez, el miedo de profanar la intimidad de una persona, especialmente en la calle.
¡Y eso a pesar de que es algo sencillo pero tremendamente enriquecedor!

Por un lado, añadirás el elemento humano a las imágenes −lo cual es muy importante, pues es más sencillo transmitir una emoción viva−, pero además te aportará cosas en el plano personal.

Al fotografiar a alguien con quien has compartido previamente, es decir, con quien has debatido e intercambiado algo, captarás una imagen con historia más allá de la persona. Fíjate en el éxito que tiene la página de Facebook “humans of New York“, donde este concepto ha sido desplegado por todo el mundo. La gente suele ser receptiva a las fotos de retrato, a la fotografía que pone en valor su personalidad, sobre todo si se trata de alguien singular, lo cual no siempre es habitual.

Cuidado, no obstante, porque debes tomar una serie de precauciones al fotografiar a gente de viaje.

 

Con esto ya tienes lo que necesitas para hacer fantásticas fotos de paisaje. Un último consejo antes de partir, que probablemente sea el más importante de todos. Todo el mundo quiere sacar mejores fotos de viaje, pero también casi todos tienden a pensar demasiado en el momento de mostrarlas y compartirlas con su gente, ya sea mediante un álbum o mediante las redes sociales.

No olvides que si fotografiar es un verdadero placer, igualmente lo es viajar, y, en ocasiones, hay que saber observar las cosas sin la cámara y captar los recuerdos, no únicamente en la tarjeta SD, sino también en tu propia memoria.

 

Recherches utilisées :

como hacer fotos de paisajes, 19 trucos de paisajes, aprender hacer fotos de paisajes, como hacer buenas fotos, compactas para hacer fotos de paisajes, fotografia inspiracion de paisaje, mejor camara para paisajes, qué camara saca mejores fotos de paisajes


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?