7 trucos para evitar a los turistas en tus fotos

29 marzo 2016

El verano es, para muchos, la ocasión perfecta para irse de vacaciones. El destino de muchos será en lugares donde normalmente hay muchos turistas. Si eres uno de ellos, sería bueno que empieces por reconocer que no es nada agradable que en las fotos aparezcan hordas de alemanes en bermudas, sandalias y calcetines blancos 😀 (en realidad no quiero ser prejuicioso, algunos españoles también son así 😛 ).

Sea como sea, si quieres hacerte con algunas bonitas imágenes de los lugares increíbles por los que has decidido pasear, vas a tener que ser astuto. ¿Y eso, cómo se consigue? ¿En qué consiste la astucia en este caso? Veamos juntos cómo deshacerte de esos desagradables calcetines blancos con sandalias.

Aléjate de las pautas prestablecidas

Puesta de sol desde un camino lleno de baches en Filipinas. ¡Si no tomas ese incómodo autobús, entonces directamente no hay imagen!

Puesta de sol desde un camino lleno de baches en Filipinas. ¡Si no tomas ese incómodo autobús, entonces directamente no hay imagen!

El primer objetivo del fotógrafo astuto es simplemente vencer sin combatir: huye de tus compatriotas sudados y rojos por el efecto del sol (¿cómo es eso, tengo una mala imagen de los turistas? 😛 ) y compórtate más como un viajero que como un turista. La diferencia es sutil, pero existe.

El viajero va a los lugares a descubrir, sin a prioris, sin miedo de salirse un poco de las pautas establecidas para ver qué es lo que realmente ocurre fuera de esos recorridos programados tan habituales en los viajes organizados. Se pone una mochila a la espalda, se desplaza en medios de transporte construidos en el jurásico (con marcas de dientes de tiranosaurios rex y todo 😀 ), suele conformarse con las opciones más baratas y, si logra ser fiel a sus principios hasta el final del viaje (y si puede caminar cuatro horas en un clima tropical sin morir de cansancio), entonces puede llegar a lugares por los que pasa, digamos, un occidental a la semana.

El turista, por su parte, suele legar con dos maletas de 23kg, se hospeda en un hotel con aire acondicionado y disfruta de la piscina. Luego hace un tour organizado para visitar el mercado junto a otros 125 occidentales sudados y se compra una baratija por pocas monedas.

Esta foto fue hecha en un pueblo perdido en Filipinas (cuyo nombre guardo en secreto, búscate tu itinerario :D )

Esta foto fue hecha en un pueblo perdido en Filipinas (cuyo nombre guardo en secreto, búscate tu itinerario 😀 )

No quisiera caer en los moralismos (bueno un poco quizás), pero en tu opinión, ¿quién de los dos se encuentra con más turistas, y quién tiene más posibilidades de conseguir una buena foto?

Te recomiendo alquilar una bici, un scooter, una moto o un coche para poder ir a donde quieras. Te sorprendería ver los maravillosos rincones poco frecuentados que a veces se descubren a pocos kilómetros de ciudades muy turísticas.

Aunque soy consciente de que, como todo el mundo (me incluyo), seguramente quieras visitar los lugares y atracciones más conocidos. Por ejemplo, si vas a la India y no ves el Taj Mahal, en realidad es una lástima (igualmente debes salir lo más pronto posible de Agra, aparte de eso no hay nada).

Madruga

Amanecer a orillas del Ganges (más o menos a las 6 de la mañana).

Amanecer a orillas del Ganges (más o menos a las 6 de la mañana).

La segunda cualidad de un fotógrafo astuto sigue la línea de evitar el combate, sacándole el mayor partido al tiempo. Sí, el turista promedio (y tú también) ha trabajado 40 horas a la semana durante todo un año. Además arrastra 8 horas de avión en la clase más económica con las piernas cansadas y el desfase horario correspondientes. En resumen, quiere dormir. Perfecto, entonces si te despiertas muy temprano, generalmente, encontrarás menos gente. Quizás a nadie. Seguramente lo hayan pensado también otras personas, pero si puedes evitar al 90% de turistas, ya es genial.

Así que, mientras estés de viaje, despiértate temprano. Eso te permitirá aprovechar la bonita luz matinal a la hora en la que los lugares están más tranquilos. Además, si no viajas sólo/a, puedes hacerlo sin tus compañeros para no atrasar el inicio de la jornada. ¡Así matas dos pájaros de un tiro! 😀

Sé paciente

Mezquita del Taj Mahal: tras esperar un poco, conseguí fotografiar sin que apareciese ninguna persona.

Mezquita del Taj Mahal: tras esperar un poco, conseguí fotografiar sin que apareciese ninguna persona.

La tercera cualidad es la paciencia. Efectivamente, a veces basta con esperar para conseguir lo que queremos. Para hacer fotos más “fugaces” es habitual esperar, como ocurre en fotografías de calle y espectáculos. En el caso de fotos más “tranquilas”, como pueden ser los paisajes o la arquitectura no se suele esperar tanto. Sin embargo, en nuestro contexto, que correspondería al segundo caso, este consejo también es aplicable.

Efectivamente, incluso los lugares más concurridos suelen tener algunos minutos de calma de tanto en tanto, como si de un milagro se tratase. Claro, eso puede ocurrir en los próximos dos minutos o dentro de una hora, pero si realmente quieres la foto, tendrás que esperar. Sobre todo no hagas lo que hace todo el mundo: llegar, sacar una foto rápidamente y marcharte. Al menos si quieres conseguir algo más que unas fotos corrientes de vacaciones (lo cual no tiene nada de malo, simplemente es un ejercicio menos exigente).

Compón para eliminarlos del encuadre

La tumba de Safdarganj en Delhi; pude eliminar a los turistas presentes usando un objetivo ultra gran angular y acercándome. Y esperando el momento preciso, por supuesto ;)

La tumba de Safdarganj en Delhi; pude eliminar a los turistas presentes usando un objetivo ultra gran angular y acercándome. Y esperando el momento preciso, por supuesto 😉

La cuarta cualidad del fotógrafo astuto: la de hacer arreglos para que no se vea lo que no se quiere. La gran ventaja de la fotografía es que es una interpretación de la realidad y no una representación. Especialmente porque la realidad no tiene un encuadre de proporciones 3/2 (o 4/3, o cuadrado 😉 ).

¿Este truco es sencillo: los turistas te molestan con su camiseta de color rojo “I<3 Bangkok”? ¡Sácalos del encuadre! Sí, así es, tú decides qué es lo que queda dentro del encuadre, así que puedes evitar a los turistas. Para eso basta con componer. El mejor truco es acercarse y utilizar un gran angular (o un ultra gran angular). Generalmente eso te permitirá encontrar un ángulo de enfoque en el que no aparezca la persona.

¡Combinada con la cualidad anterior, es todavía más eficaz! 🙂

Haz largas exposiciones a plena luz del día

Fíjate en los turistas desenfocados a la izquierda en esta exposición de 120 segundos (Pariser Platz by wecand).

La quinta cualidad tiene que ver más con la técnica. Consiste en aprovechar la capacidad de la cámara para mostrar aspectos diferentes de la realidad, especialmente a través de largas exposiciones.

Sin necesidad de entrar demasiado en detalles, porque no es el tema, si utilizas una velocidad de obturación elevada, los elementos en movimiento van a quedar desenfocados. Cuanto más larga sea la exposición, más podrás desenfocar los elementos en movimiento. Y un turista, aunque sea fofo y con sandalias, se mueve. ¡Esto te permitirá deshacerte mágicamente de los turistas en tu imagen!

Finalmente, como por arte de magia, necesitarás dos elementos relacionados con el material que son fundamentales:

  • un trípode, para lograr una larga exposición sin que la imagen entera salga desenfocada, naturalmente;
  • un filtro ND tipo ND400 o ND800 para lograr largas exposiciones a plena luz del día y que la foto no salga completamente blanca. Si fotografías de noche, no lo necesitarás.

No te explicaré en detalle toda la técnica, eso podría dar para un artículo entero, pero mientras esperas pacientemente puedes encontrar un montón de información sobre el tema en Google 😉

Fotografiar los detalles

Detalles de los mármoles del Taj Mahal. Sí, amaba a su mujer.

Detalles de los mármoles del Taj Mahal. Sí, amaba a su mujer.

Al revés de lo que te aconsejaba anteriormente, es decir, que te acercases, usases un gran angular y rezases al Dios de la fotografía, puedes probar haciendo lo contrario: hacer zoom y centrarte en los detalles.

Esto es algo especialmente útil cuando se fotografía arquitectura. Si te acercas y sacas una foto con un ángulo cerrado, generalmente podrás eliminar a cualquier turista, y además, eso, da como resultado una imagen más completa del lugar que estás visitando. Te lo agradecerán tus amigos, a los que probablemente sometas a un pase de 1.256 fotos de tu último viaje con una tapa de jamón y un buen vino de por medio 😀

¡Inclúyelos!

Una chica que hacía yoga a orillas del Ganges, a su paso por Rishikesh, durante la puesta de sol (el saludo al sol concretamente). Más New Age no se puede ser.

Una chica que hacía yoga a orillas del Ganges, a su paso por Rishikesh, durante la puesta de sol (el saludo al sol concretamente). Más New Age no se puede ser.

Bueno, de acuerdo, esta última cualidad en realidad no consiste en evitar a los turistas. En realidad no es una cualidad. He mentido, lo reconozco. Aquel que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

¡Se trata de rendirse o de fraternizar con el enemigo! Si estás harto de detectar cualquier rastro de sandalias en tus fotos, también puedes jugar con la presencia de los turistas. Efectivamente, no siempre es necesario luchar contra lo inevitable, sino que se puede aprender a aceptarlo y a sacarle provecho (y no sólo es aplicable en fotografía 😉 ).

Como ya debes saber, el ser humano siempre es un sujeto interesante y puede potenciar la imagen. Por tanto, podrías aprovechar la presencia de un turista para lograr una silueta con un fondo de puesta de sol paradisíaca, o bien puedes sacar fotos de turistas lo más originales y divertidas posible.

Recuerdo como si fuera ayer una foto que no saqué en el exterior del mercado de flores de Chiang Maï, en Tailandia. Había tres típicas turistas japonesas sacándose una foto delante de un decorado, y desde donde yo me encontraba hubiese logrado una gran foto. Lamentablemente, no tuve tiempo de desenfundar lo bastante rápido, y perdí la oportunidad. Espero que entiendas a qué me refiero 😉

 

Bueno, esto es todo, espero que este artículo te ayude a ganar un poco de astucia y que esta te acompañe en tu próximo viaje, junto con la botella de agua, el protector solar y las patatas fritas. ¡Buen viaje! 🙂

Deja un comentario, sobre todo si conoces otros trucos!)

 


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?