7 formas de crear un buen fondo

En fotografía es importante conseguir que el sujeto se destaque para que cobre mayor protagonismo. No obstante, muchas veces nos olvidamos del fondo: ¿quién no ha visto alguna vez una foto en la que un objeto parece salir como por arte de magia de la cabeza de una persona? Veamos juntos cómo jugar con el fondo para darle más fuerza al sujeto principal.

No cabe duda, un fondo descuidado puede resultar desastroso y desviar por completo la atención del sujeto principal. Al revés, un buen fondo puede resultar muy potente, ya sea creando un ambiente particular, dando un poco de contexto o incluso ofreciendo información del lugar donde se hace la foto (por ejemplo, la Torre Eiffel desenfocada en el fondo 😉 ).

Por tanto, veamos cuáles son las formas de conseguir un buen fondo, así como el efecto que éste puede tener sobre la atmósfera reflejada en las imágenes:

1. Cambia de lugar

¡Puede parecer evidente, pero si el fondo no queda bien, puede bastar simplemente con moverse, ya sea tú mismo o al sujeto fotografiado (sobre todo cuando fotografíes personas)!

2. Apuesta por la sencillez

(Haz clic para verla en grande en FlickR)

Cuanto más sencillas sean las imágenes, es decir, cuantos menos elementos haya en el encuadre (además del sujeto principal), más fácil será conseguir un fondo limpio y que no se vea sobrecargado. Esto sin duda refuerza el sujeto principal, porque a su alrededor no habrá nada que desvíe la mirada  A primera vista, parece sencillo de conseguir, pero incluso desenfocando el fondo, pueden quedar algunos elementos que distraigan la atención. La cuestión es que las zonas más luminosas atraen la mirada, y si hay algunas manchas luminosas en el fondo, seguramente van a desviar la atención del sujeto principal. Esto ocurre, por ejemplo, en días soleados durante las horas en que el sol es más intenso y emite una luz más dura.

3. Contrasta el fondo en relación al sujeto

El ojo se siente atraído por los contrastes, por lo cual resulta interesante contrastar el fondo con el sujeto principal. Si éste último es más bien claro, intenta que quede un fondo oscuro detrás. ¡Pero ojo, sin manchas luminosas o colores! 😉 En el caso contrario, si el sujeto es oscuro, puedes intentar que quede delante de un fondo clarosiempre y cuando sea homogéneo y no contenga manchas de luz que podrían atraer la mirada 😉

Por último, ten en cuenta que dependiendo de si el fondo es oscuro o claro va a crear un tipo de ambiente distinto.

4. Deja que el sujeto respire

“Todo aquello que vemos no es más que una sombra proyectada por las cosas que no vemos”.

Queda claro que queremos eliminar los elementos molestos del fondo, pero no por completo. Es un elemento principal de la imagen, y es necesario integrarlo en la composición, en lugar de intentar excluirlo cueste lo que cueste. Y por mucho que te esfuerces, seguirá ahí 😛

En resumen, no olvides dejar que el sujeto principal respire un poco, es decir, déjale espacio en el fondo. Tampoco debes caer en el extremo opuesto: ¡si estorba mucho, distrae o si hace que el sujeto principal tenga un tamaño muy pequeño en el conjunto de la imagen!

5. Modifica la distancia focal

A la misma distancia del sujeto, con una distancia focal más importante tendrás un encuadre más estrecho, es decir, vas a ver un pedazo menor de fondo a través del visor. Esta puede ser una excelente manera de eliminar esos elementos molestos del fondo, mejor aún que acercarte 😉 (Si quieres profundizar sobre este tema, te invito a leer mi artículo sobre los efectos de la distancia y de la distancia focal).

6. Fotografía a contraluz

Esto tiene que ver con el apartado de la sencillez: al fotografiar a contraluz se crean efectos de sobra china (siluetas) que simplifican mucho el fondo. Dicho esto, obviamente te tiene que gustar este efecto y lo que se consigue con él, ya que, normalmente, al fotografiar a contraluz el sujeto quedará muy visible. También podemos imaginar un fondo lleno de siluetas, y un sujeto principal bien iluminado por una fuente de luz secundaria.

7. Un poco de retoque

¡Yo no lo he hecho prácticamente nunca, pero si tienes una imagen con un buen fondo pero con el defecto de que hay uno o dos elementos molestos, y crees que puedes eliminarlos en la fase de retoque, sería absurdo no hacerlo! Especialmente si no tenías elección en el momento de disparar (por ejemplo, por estar atrapado en una esquina de una pequeña sala de conciertos).

No es lo que toca tratar en este artículo, pero debes saber que puedes usar la herramienta para clonar (pincel corrector) en Gimp, y que es muy sencilla de utilizar. Haré un vídeo si lo deseas (¡deja un comentario si te interesa!).

 

Eso es todo, espero que de ahora en adelante sepas cómo jugar con el fondo para darle más fuerza a tus imágenes, y no para empobrecerlas. ¡Si quieres recibir los próximos artículos por email, puedes suscribirte de forma gratuita a la newsletter, además, parece que hay algún extra interesante! 😉


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?