5 trucos sencillos para fotografiar las fiestas de fin de año

7 abril 2015

Aunque todavía falte un poco para las fiestas de Navidad (si no te has dado cuenta quiere decir que vives aislado del mundo 😀 ), lo cierto es que esas fechas son una ocasión inmejorable para inmortalizar esos ansiados momentos en familia. Sin embargo, no es tan fácil como parece. Veamos juntos 5 trucos sencillos para entender y resolver los problemas que surgen al fotografiar durante las Navidades y en la fiesta de Fin de Año, y para conseguir así fotos que sobresalgan del montón.

1. Poca iluminación: abre el diafragma o usa el flash

Una característica habitual en las cenas familiares y con amigos es la falta de iluminación: afuera ya ha caído la noche, y en el interior brillan los mil colores de de las luces navideñas… Es realmente bonito, pero… ¡qué quebradero de cabeza hacer fotos con tan poca luz! ¿No podría haber nacido Jesús en julio? 😛

Bromas aparte, hay que arreglárselas como sea para encontrar la luz necesaria. Antes de nada, aprovecha los instantes en los que las lucecitas estén encendidas. Cuando estén apagadas, prueba con estas dos soluciones físicas:

  • Utiliza un objetivo luminoso, como por ejemplo un 50 mm f/1.8, o cualquier otro objetivo que abra por debajo de f/2.8. Es más que suficiente para conseguir una exposición correcta. ¡Y si todavía no tienes uno con estas prestaciones, aprovecha para pedírselo a los Reyes Magos, o mejor a Papá Noel, así lo podrás utilizar en Año Nuevo! 😉
  • Utiliza el flash. Sí, nadie me ha suplantado la identidad, soy yo quién lo dice. Que quede claro, en términos generales el flash de la cámara es una porquería. Así que no te lo recomiendo, es más, te prohíbo utilizarlo para sacar fotos a las luces de Navidad, a no ser que quieras estropear por completo la imagen. No obstante, sí que puede servir para hacer fotos-retrato, siempre y cuando se utilice un difusor o un reflector para el flash. ¿Otra cosa más por comprar? No necesariamente, hay dos formas sencillas y económicas de difuminar o reflejar la luz de un flash 😉

2. Presta atención al balance de blancos

¡Navidad: colores cálidos para compensar el frío invernal! (Licencia CC BY-NC-SA Hellebardius, haz clic para verla en grande en Flickr)

Sea cual sea el tipo de luz con la que trabajes, estarás obligado a generar una dominante de color. La luz artificial de las bombillas tiene tonos amarillos anaranjados, y la luz reflejada en las guirnaldas va desde al azul al rojo, pasando por el verde, etc. Resumiendo, en las imágenes que vas a obtener dominarán los colores cálidos. Es algo que forma parte de la atmósfera que vas a fotografiar, ¡así que olvídate de intentar eliminarla por completo, porque también eliminarías el encanto de las fotos navideñas! Aunque sí puedes reducirla un poco si crees que la dominante tiene una presencia excesiva. Para ello tendrás que jugar con el balance de blancos. Realmente me parece que es mejor hacerlo cuando hagas el revelado digital de los archivos RAW, aunque si no te llevas bien con los ordenadores, también puedes hacer algunas pruebas previas para dar con el mejor balance de blancos antes de que empiece a llegar la gente. De todas formas, no olvides que las condiciones pueden cambiar a medida que avanza la noche, ¡así que verifica constantemente que esos sean los ajustes adecuados!

3. Aprovecha las luces de Navidad

Las luces de las guirnaldas convertidas en un colorido fondo desenfocado. Bonito, ¿no? (Licencia CC BY-ND Simon ‘Kelp’ Keeping, haz clic en la imagen para verla grande en FlickR)

Es cierto que estas luces pueden resultar un poco molestas porque no son lo suficientemente intensas y nos obligan a hacer peripecias para conseguir una exposición correcta, aunque también puedes sacarles partido y conseguir hermosas fotos que transmitan toda la magia de las fiestas navideñas. Se me ocurren dos formas muy sencillas de darles protagonismo:

  • Utilizarlas como fondo desenfocado: los diodos de las luces navideñas que puedes encontrar en cualquier hipermercado se convierten en pequeños círculos de colores sutilmente desenfocados. Suficiente como para crear fácilmente un fondo con un ambiente mágico.
  • Los adornos y luces que se colocan en las calles de tu ciudad también pueden servir para hacer grandes fotos. Pero ten cuidado de no caer en la trampa en la que cae todo el mundo: no esperes a que oscurezca por completo para sacar fotos de tu ciudad iluminada. De hecho, a partir de esa hora (17:30 aquí ^^) te será imposible hacer que, tanto las luces como todo lo que las rodean, queden expuestas correctamente. Así que tendrás que llegar más temprano, antes de que se ponga el sol, si quieres aprovechar ese leve resplandor. ¡Además el cielo aún estará pintado de azul intenso, lo cual le dará todavía más fuerza a tus imágenes!

4. ¡No dejes pasar los grandes momentos!

(Licencia CC BY-NC-SA Jason Eppink, haz clic para verla en FlickR)

En las cenas navideñas en familia siempre se dan instantes que queremos guardar en el recuerdo, por ejemplo el momento de dar y abrir los regalos, y es por eso que se hacen fotos. Lo cierto es que en este tipo de situaciones la gente, especialmente los niños, suele ser muy expresiva, por lo que es normal que queramos captar esa felicidad con nuestra cámara. Por tanto, ¡no lo dudes y en esos momentos especiales dispara en modo ráfaga! Por lo general esta es la única manera de sacar LA foto justo en ese instante preciso en que la gesticulación y la expresión de la cara de tu hija o hermana pequeña denota una mezcla de sorpresa felicidad al descubrir su nuevo juguete, todo ello tras destripar el papel de regalo con la misma voracidad que un león hambriento devora a una pobre cebra indefensa 😀

Otra forma de captar estas expresiones espontáneas, ya sea de niños o adultos, es intentar pasar desapercibido. Cualquiera que sepa que está siendo fotografiado suele a actuar de forma distinta a lo habitual, y así no se pueden hacer buenas fotos. Puedes optar por alejarte usando un teleobjetivo y cruzando los dedos para que la persona en cuestión no te vea, aunque también puedes sacar fotos sin parar: llegado cierto momento, la gente se acostumbrará al sonido del disparador y acabará por olvidarse de él. Y es justo ahí cuando se presentarán ante ti esos instantes espontáneos. Este es un consejo verdaderamente muy importante si queremos conseguir fotos naturales, que no parezcan forzadas.

5. No te olvides de las reglas más básicas de composición

En esta foto el fotógrafo ha llenado el encuadre de estas luces de navidad. (Licencia CC BY-NC-SA Jenny Spadafora, haz clic en la imagen para verla grande en FlickR)

No quisiera tener que repetir que es necesario seguir los consejos básicos en fotografía (exposición o composición) también en este tipo de contextos, pero quiero insistir en dos puntos concretos:

  • Rellena todo el recuadro de la foto. Es común ver fotos de fin de año que han sido sacadas desde muy lejos o sin hacer suficiente zoom, y que por tanto el conjunto de la foto esté repleto de elementos molestos para la vista (sobre todo la noche de Navidad, con un montón de adornos, mucha gente…). Todo esto solo serviría para desviar la mirada del sujeto principal de la foto, por lo que iría en detrimento de la calidad de la imagen. Así que acércate, ya sea dando unos pasos adelante o con el zoom del objetivo, pero por favor, asegúrate de que la persona fotografiada llene todo el recuadro de la foto.
  • Colócate a la altura de los personajes. Estoy pensando concretamente en los niños: es muy importante, repito, muy importante, que no saques fotos de los niños desde la altura de un adulto (especialmente si te ocurre como a mí, que le saco media cabeza a la mayoría de adultos 😀 ). Así que agáchate para ponerte a su altura. No puedes imaginarte hasta que punto esto marca la diferencia.

Eso es todo, espero que estos consejos te ayuden a conseguir un álbum fotográfico de Navidad como Dios manda 🙂 Y de regalo, no te olvides de dos consejos fundamentales en cualquier contexto, pero todavía más en el que nos encontramos:

  • Aléjate de los comportamientos establecidos. Esto es aún más importante en Navidad, pues todo el mundo, en mayor o menor medida, hace fotos durante estas fiestas. Sobresal del montón haciendo fotos diferentes: apuesta por la creatividad en tus composiciones, céntrate en los detalles, utiliza objetivos macro… ¿por qué no? ¡Esto no te impedirá fotografiar a tu tía María! 😉
  • Olvídate de la cámara unos minutos. ¡Así es, recuerda que estás reunido en familia, disfruta también sin la cámara en mano!

Te invito a compartir tus trucos a través de un comentario, o a hacer las preguntas que quieras. ¡Y recuerda que puedes suscribirte a la newsletter para recibir los próximos artículos por email! 😉

Recherches utilisées :

forma de hacer un flash para fiestas con un reflector, Que balance de blancos en fiesta


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

2 comentarios

  • Son unos consejos muy interesantes, llenos de optimismo para trabajar. Gracias por compartir esta sabiduría. Debemos aprovechar las distintas luces para que nos inspiren.

    30 junio 2015
    • ¡Gracias por tu comentario Ana! La luz es el elemento más importante en fotografía. Cuánto más sepas sobre ella y cómo adaptarte a cualquier situación, mejores serán tus fotos.

      2 julio 2015

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?