5 trucos para superar el miedo a la fotografía urbana y ser discreto

19 enero 2016

Hace ya algún tiempo que me interesa mucho la fotografía urbana como forma novedosa de acercarme a lo humano, un tema siempre central en mis imágenes. Como en otros ámbitos de la vida, es necesario que pase un tiempo para comenzar a disfrutarlo. Aunque tengas unos buenos conocimientos fotográficos, esta disciplina requiere bastante práctica. Yo todavía no he alcanzado un pleno desarrollo en este ámbito, pero comienzo a sacar fotos que me gustan, así que he decidido compartir contigo lo que he aprendido hasta ahora.

Comenzaré por la primera etapa, superar el miedo, algo válido para todos los consejos que te pueda dar con un contenido más “técnico” (este será el tema para otro artículo).

Para muchos, hacer fotos de personas en la calle puede ser difícil, sobre todo en el caso de aquellos fotógrafos un poco tímidos. Directamente esto puede llegar a dejarte petrificado, y bien podrías salir a hacer una sesión de fotos urbanas y volver a tu casa con las manos vacías, porque tienes tanto miedo que no te deja disparar. ¡Salvo que sigas mis consejos, naturalmente!

 

Esto cambiará con el tiempo, por supuesto, pero es necesario comenzar por algún lado, así que incorpora estos consejos para facilitarte las cosas y recuerda que la mayoría de la gente no muerde  (al menos si se les piden las cosas con amabilidad 😛 )

1. Comienza probando con retratos posados

“Toda verdadera mirada es un deseo” by laurent.breillat

Cuando hablo de fotografía urbana o de calle, normalmente me refiero a retratos espontáneos, presentes en la vida misma, y sin pedir permiso a la persona. Este es para mí el interés principal de la fotografía urbana.

Pero claro, puede que pienses que los transeúntes no quieren que les hagas fotos. ¡Asegúrate, a menudo eso es falso! Pero dado que no estás obligado a creer lo que digo, te propongo un ejercicio para convencerte.

Basta con que te pasees, con que encuentres a alguien que te interese desde el punto de vista fotográfico, y que le pidas si puedes hacer una foto, en ese mismo momento. Me dirás: “¡Pero esto es muy difícil, es todavía peor que sacar fotos sin permiso!

Sí, es posible, lo que pasa es que soy un poco cruel 😀 y además te puedo asegurar que una vez lo hayas hecho, el resto te parecerá más fácil.

Si no sabes qué decir, puedes ensayar algo y decirlo con una gran sonrisa dibujada en la cara:

¡Hola! Soy fotógrafo y me interesa la gente. Me ha parecido que tu cara, porte, corte de pelo, abrigo de visón o perro son muy interesantes. ¿Puedo sacarte una foto? Sólo será un minuto. 🙂

Trucos:

  • ¡Sonríe!
  • Intenta encontrar aquello de la persona que atraiga tu mirada.
  • ¡Sonríe!
  • No digas, “disculpe”, no pidas permiso para robarle 30 segundos de su valioso tiempo, pide directamente sacar una foto.
  • ¡Sonríe!
  • Muestra dinamismo con tu tono y tu forma de acercarte.

Te puedo garantizar que en el 90% de los casos esto funciona. Debes evitar estresarte cuando la persona te diga que sí. Para ello, intenta tener preparados los ajustes antes de hacer la foto (focal fija, gran apertura, etc.)

Si te aterroriza la idea de que te respondan negativamente, comienza con personas que estén vestidas de forma original (o simplemente bien vestidas). Generalmente se sienten mejor con su aspecto, por lo que estarán más abiertos a dejarse fotografiar.

¡Propón enviarle la foto por email, no te acomplejes!

2. Elige un material discreto

La elegancia natural de la edad [Explored] by laurent.breillat

Cuando ya hayas practicado esto, puedes pasar a cosas más serias y probar a hacer fotos discretas y espontáneas. Para esto, sin duda querrás ser discreto y que las personas a las que fotografías no te vean, al menos antes de que saques una foto.

Así que para empezar no salgas con una réflex enorme y un objetivo del tipo 70-200 mm. Si llevases ese material estarías tan expuesto como María Antonieta paseando con su corte por el centro de tu ciudad. No es eso lo que queremos, imagino que ya lo has comprendido 😛

Lo ideal es una pequeña cámara con un objetivo discreto. Discreto, esa es la clave, que no parezca “súper pro” (aunque en realidad podemos lograr imágenes excelentes) y, de paso, que a la gente le llame menos la atención. ¡Y esto está muy bien! Lo último que queremos es que nos tomen por un fotógrafo profesional.

Debo reconocer que después de comprar una cámara Lumix GX1 (una compacta avanzada), ésta se ha convertido en mi preferida para hacer fotos en la calle, y no tengo dudas de que se acerca bastante a los resultados obtenidos con una réflex. Con un objetivo 20 mm f/1.7 o un 45 mm f/1.8 resulta muy discreta, y nadie se da cuenta. Además, dado que no apunto con el ojo, me muevo de forma mucho más discreta: fíjate que entre orientar con discreción la cámara hacia el sujeto mientras miramos la pantalla, y llevarse el visor de la cámara al ojo –con el movimiento de brazos que eso implica–, el primer caso es mucho más discreto.

Dicho esto, no estás obligado a cambiar de cámara para hacer fotos de calle. Si se convierte en tu disciplina predilecta, te aconsejo que optes por una híbrida más que por una réflex. Es más conveniente. Si ya tienes una réflex, puedes elegir un objetivo discreto, del tipo 35 mm, o el reputado 50 mm f/1.8. Obviamente, si tienes una compacta o una compacta avanzada, ya es suficientemente discreta 😉

3. Aparenta ser normal e inofensivo

Lectura, la mejor manera de olvidarse de uno mismo y de la vida. by laurent.breillat

Dicho esto, sea cual sea el equipo que utilices, si quieres pasar desapercibido debes evitar despertar sospechas, y para ello tienes que prestar atención a un par de cosas sencillas.

En primer lugar, el truco clave, puede que te parezca una tontería, pero debes transmitir confianza. Si das la sensación de estar asustado o nervioso, la gente se va a dar cuenta. Y si alguien parece nervioso, quiere decir que está haciendo algo malo, ¿no? ¡A pesar de que tú no estás haciendo NADA malo! Simplemente estás sacando buenas fotos, eso es todo 🙂 (o en todo caso, lo intentas 😛 )

¡Mientras que si estás actuando con confianza, dejando entrever que sabes lo que quieres hacer, la gente ni siquiera se fijará en ti! ¡Así que debes conservar un aire desenfadado, confiado, y pasearte cámara en mano como si fuera lo más normal del mundo… porque lo es!

Un truco que funciona realmente bien es hacerse pasar por un turista, o al menos por una persona que vaya por ahí fotografiando. Por ejemplo, la arquitectura es una buena excusa. Puedes fotografiar un monumento, una puerta o una colilla de cigarrillo 😛 Si el sujeto ha notado tu presencia (no es necesario que se dé cuenta de que eres fotógrafo), no lo mires directamente, haz ver que fotografías otra cosa, y espera que vuelva a sus asuntos para disparar. Si es necesario, saca algunas fotos de esa puerta tan interesante que hay ahí al lado 😀

Qué conste, la foto que ves aquí la saqué pasando prácticamente desapercibido. Disparaba con una réflex, y la persona me vio antes de disparar. Así que puse cara de disimulo haciendo ver que fotografiaba el fantástico techo. Él volvió a su lectura y yo puede hacer la foto. Y no, no me dio vergüenza hacerlo 😀

Generalmente la gente no presta atención a los turistas, así que juega con eso todo lo que puedas. Me encanta hacer esto en el extranjero, pero sinceramente también funciona en mi ciudad Lille. Si es necesario, ponte un sombrero, unos pantalones cortos y unas sandalias con calcetines 😛

(Aclaración: Curso de Fotografía Online no es un blog de consejos sobre cómo vestirse, así que eludo toda responsabilidad en caso de un repentino desmoronamiento de tu vida social y amorosa 😀 )

4. Prueba técnicas ninja

“Lloramos los labios ausentes de todas las bellas fugaces que no supimos retener” by laurent.breillat

¡Además de tu apariencia y actitud, también puedes poner en práctica algunas técnicas fotográficas particulares para ser tan discreto como un ninja! ¡De esta forma serás el único ninja con sombrero, bermudas y sandalias de todo el mundo! 😛

Ahora en serio, hay un par de trucos que te pueden ayudar.

Para empezar, puedes fijarte en un decorado interesante desde el punto de vista fotográfico (líneas, reflejos, un mensaje publicitario que transmita algo particular, etc.), y esperar a que pase alguien por delante, por el lugar adecuado. Recuerda, eso es lo que hice cuando te expliqué el making-of de esta imagen.

La idea es que las personas no piensen que van a salir en la foto ni que vas a estar esperando que pasen. Te ignorarán. ¡O harán justo lo contrario: se detendrán para dejarte hacer la foto! (lo cual es especialmente desastroso si tu intención era que apareciesen naturales, pero bueno, no se puede hacer nada para evitarlo 😛 )

El segundo truco consiste en disparar desde el torso: con la cámara colgada del cuello, pero sin mirar por el visormirando discretamente por la pantalla. Si tienes una pantalla giratoria, es perfecto, pero si no, puedes hacerlo separando un poco la cámara del cuerpo.

Sinceramente, sin mirar la pantalla es difícil. Yo probé con una réflex, y sólo pude conseguir una imagen que me gustara, por el desenfoque de movimiento y el aspecto ensoñador que da un toque especial a la foto. Con una híbrida es más sencillo.

La única forma de poder apuntar es utilizando una distancia focal fija con cuya perspectiva estemos familiarizados (un equivalente a 40, es decir, 50 mm es lo más intuitivo) o una distancia hiperfocal, o el sistema de “zona de enfoque” (que merece un artículo en sí mismo, y no voy a profundizar en ello aquí).

5. Elige bien el sujeto

París, Jardín de las Tullerías, octubre de 2011 by laurent.breillat

Ni que decir tiene que si no te sientes a gusto con la persona, entonces es mejor que te olvides de esa idea. Lo que quiero decir es que si piensas que la persona podría reaccionar mal, o incluso de forma violenta, entonces no te arriesgues. Me refiero a gente que esté borracha, nerviosa, etc.
Pero tampoco caigas en prejuicios: el hecho de que alguien no tenga casa y viva en la calle no quiere decir que vaya a reaccionar de forma violenta, especialmente si eres hábil explicándole lo que vas a hacer. De nuevo, quería decirlo porque mucha gente tiene una actitud distinta ante las personas sin techo.

A los fotógrafos se les llama fotógrafos humanistas, y eso también es humanismo 😉

Pero en la mayoría de los casos (¡quiero decir el 99,99% de las veces!), no habrá ningún tipo de problema. Te sorprendería ver la reacción de la gente (aunque de todas formas la mayor parte del tiempo nadie te verá).

Si te sientes seguro, puede ser interesante ir a mostrar la foto a través de la pantalla a su protagonista y proponer enviársela (¿o por qué no una impresión?). ¡Date cuenta de que probablemente jamás le haya ocurrido algo así, tan halagador para él, y que seguramente sea ese momento de la semana que explicará a todos sus amigos!

Vamos, si tu foto te puede hacer sonreír a ti y también a otros, es mucho mejor, ¿no te parece? 🙂

 

¿Y tú qué, has probado con la fotografía urbana? ¿Qué es lo que te ha bloqueado, qué soluciones has encontrado? ¡Explícalo en los comentarios!

¡Y no olvides compartir el artículo! 🙂

 

Recherches utilisées :

trucos de fotografia urbana, trucos fotografiar discretamente


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?