5 reglas sencillas de composición

Hoy seremos rápidos y eficientes: vamos a descubrir cinco reglas sencillas de composición fotográfica que te serán muy útiles para mejorar tus fotos, ya sea respetándolas (lo más habitual), o haciendo justo lo contrario de lo que dicen (sólo a veces y con cabeza).

1. Regla de los impares

CC BY-NC-ND Cheng I (Haz clic en la imagen para verla en FlickR)

Una imagen es más atractiva si el número de sujetos u objetos es impar. Por ejemplo, si vas a fotografiar a varias personas, arréglatelas para no sacar a más de 4 en la foto, es mejor 5 o 7. Obviamente en algunos casos será imposible (una boda, reunión familiar), pero cuando puedas, intenta tenerlo en cuenta. Esta regla sirve además de para las personas, para cualquier objeto, incluidas las flores por ejemplo. ¿Por qué esta regla? Pues bien, parece que la gente “prefiere” las imágenes cuyo número de sujetos u objetos sea impar, no me preguntes por qué.

Al revés, si quieres hacer lo contrario de lo que dice la regla y fotografiar a dos sujetos u objetos, puedes utilizar la simetría para acentuar la transgresión: dos personas mirándose a los ojos pueden ofrecer una imagen muy potente.

2. Dejar espacio para la mirada o para el movimiento del sujeto

4720905876_6417185544_b

Si el sujeto (persona o animal) mira en una dirección concreta, es mejor colocarlo en la dirección opuesta a la orientación de su mirada. Si mira hacia la izquierda, se debe colocar a la derecha del encuadre y dejar espacio libre a su izquierda. Efectivamente, si una persona observa una imagen en la que hay un sujeto mirando hacia una dirección, sus ojos seguirán por instinto esa misma dirección. Por tanto, si se deja libre ese espacio por el que transita el ojo, el observador de la foto se sentirá más a gusto y se meterá de lleno en la imagen. Además, esto permite crear un cierto misterio, ya que la persona que contempla la foto tiende a preguntarse qué es lo que está mirando el sujeto, fijándose en si tiene un gesto que denote sentimientos (risa, sorpresa, miedo, etc.), para en cierto modo sentir la misma emoción. Y te diré un secreto: si realmente transmites una emoción o un sentimiento con una de tus imágenes, ¿qué más puedes pedir?

Esta regla también sirve si vas a fotografiar a un sujeto que se vaya a mover: un corredor, un ciclista, un coche de carreras, un águila que levanta el vuelo, etc. si le dejas espacio para que se “mueva” es mucho más fácil meterse en la foto y comprender la escena.

3. La regla de los tercios

4723457553_2ef3228c0b_bQuizás sea un poco pesado al insistir tanto, pero cito la famosa regla de los tercios porque encaja muy bien con la regla anterior: si dejas un espacio delante del sujeto hacia donde dirija la mirada o hacia donde se “esté moviendo”, automáticamente se aplica la regla de los tercios.

Solo para que lo recuerdes, la regla de los tercios consiste en situar los puntos fuertes de tu imagen en las intersecciones de las líneas de la cuadrícula de tercios, o bien hacerlos coincidir con las mismas líneas. Si no acabas de entenderlo del todo, te recomiendo que leas el artículo acerca de la composición y la regla de los tercios, donde lo explico en profundidad 😉

4. Llena todo el recuadro de la foto

Puede parecer obvio, pero si el elemento fotografiado queda demasiado pequeño en la foto, le será difícil llamar la atención. Es una regla muy sencilla que no obstante te ayudará a conseguir fotos más intensas. El defecto principal de las malas fotos (las típicas fotos hechas en vacaciones) es que los sujetos u objetos no tienen una presencia suficiente en la imagen. ¡Acércate para evitarlo, haz zoom, o lo que sea con tal de que el elemento fotografiado se vea! Esto no quiere decir que tiene que ocupar todo sin dejar un espacio libre, todo lo contrario, pero es necesario que domine la imagen.

Obviamente, también puedes hacer lo contrario de lo que dice la regla. Por ejemplo, una persona que salga en pequeño y completamente aislada en un lugar desértico puede ser una muy buena foto.

5. Utiliza de los “marcos” naturales

Es evidente que no me refiero a que imprimas tus fotos y las coloques en un marco en la pared 😉 Esta técnica consiste en situar el sujeto u objeto que vayas a fotografiar en un encuadre natural: una ventana, el marco de una puerta, una aspillera o arquera de un castillo, la apertura de una cueva, un túnel o incluso gente (como en esta foto de concierto en la que he querido dejar constancia de que me encontraba entre el público…) El objetivo es que en la foto salgan dos cosas: el sujeto y el marco, que en sí mismo no es muy importante, pero que sirve para atraer la atención hacia el elemento principal. Si se utiliza bien, este principio tiene mucho potencial y varias ventajas: ofrece un contexto, da profundidad a la imagen, produce misterio (dando lugar a la imaginación si por ejemplo no se puede reconocer fácilmente qué es el marco natural), y sirve para conducir la mirada hacia el sujeto o el objeto fotografiado.

Bien aplicadas o haciendo justamente lo contrario, estas reglas harán que tus imágenes mejoren mucho. ¡Piensa en ello! Si quieres estar al corriente de los próximos artículos, puedes suscribirte de forma gratuita a la newsletter. ¡Y no dudes en dejar un comentario si tienes alguna pregunta o quieres que escriba un artículo en el que aborde alguna de estas reglas en profundidad!

Recherches utilisées :

cosmos las 5 reglas censillas, 5 reglas de compocision, dos ejemplos de 5 de las reglas de la composición, reglas de la composicion fotografica, teoria impares composición


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?