5 enemigos naturales de tu cámara de fotos: cómo protegerla

7 julio 2015

Has invertido todos tus ahorros en una cámara de fotos y ésta hace que tus días se llenen de felicidad. ¡Si eres un poco como yo, seguramente sea la niña de tus ojos! Pero hay muchos enemigos malvados y crueles por todas partes. Veamos cómo la puedes proteger de los peligros que hay ahí afuera.

1. El agua

Flower Fountain by The Hamster Factor

Es el enemigo público n° 1. A menos que cuentes con una cámara Y un objetivo completamente sumergibles (e imagino que no será éste el caso de la mayoría de vosotros), exponer tu cámara al agua puede resultar fatal de forma inminente.

El peor de los casos sería que se te caiga en medio del océano, en una bañera, en una fuente municipal o en el inodoro. No te lo tomes a broma: esto le puede ocurrir a cualquiera. Única solución: la correa de la cámara que sirve para sujetarla al cuello, ¡utilízala! Lo sé, esto puede que te haga perder estilo al no poder sujetar sólo con tus manos una cámara de 1500€, pero sinceramente, siento un miedo atroz que me revuelve las tripas cada vez que veo a alguien cogiendo la cámara de cualquier manera 😛

Obviamente, el agua también se puede filtrar en tu querida cámara de otras formas. Para comenzar, la lluvia. Unas pocas gotas no la van a estropear, incluso si no es impermeable, te lo aseguro. Pero si llueve mucho, no la saques, y si lo haces, debes protegerla. Ya he escrito acerca de cómo proteger una cámara de fotos de la lluvia.

Aunque el agua puede ser traicionera: no solemos prestar atención a la condensación, que también puede filtrarse en el objetivo, especialmente cuando se producen bruscos cambios de temperatura (en invierno, por ejemplo). En primer lugar es NECESARIO llevar todo el tiempo en el bolso uno o dos saquitos de “silica gel“. Absorben la humedad y evitarán este tipo de problemas la mayor parte del tiempo. Recuerda renovarlos de forma regular. En caso de que haya grandes variaciones de temperatura, te sugiero que guardes la cámara dentro de una bolsa de plástico hermética antes de volver a casa, de forma que vuelva a recuperar el calor de forma gradual. Si la temperatura fuera es de -20°C, no dudes en colocarla un rato en la nevera (4°C) al volver y antes de entrar a tu cámara con +20°C 😉

2. El polvo

Monument Valley dust storm by Lutz Braum

¡Infame! El polvo no es una amenaza para el exterior de tu cámara, sino más bien para el interior, ya que se puede introducir concretamente en el sensor. Esto suele ocurrir cuando cambias el objetivo.

Lo mejor es que lo cambies lo más rápido posible, colocando la cámara con el sensor hacia abajo, de forma que se reduzca al máximo la posibilidad de que entre polvo. También debes evitar cambiar el objetivo cuando sopla el viento, o cuando haya un ambiente polvoriento, es decir, en situaciones de riesgo. Obviamente, todo esto no siempre resulta ideal, así que si tienes que cambiarlo en el exterior, procura proteger la cámara y el objetivo lo máximo que puedas del viento, ya sea mediante un abrigo natural o con tu propio cuerpo (sí, no lo dudes 😛 ).

Además de esto, no olvides el polvo que podría entrar por detrás del objetivo e introducirse también en el sensor. Utiliza un “lápiz limpiador de lentes” (esa especie de bolígrafos con un pincel) en la parte de atrás del objetivo de vez en cuando 😉

En lo que se refiere al polvo que se puede incrustar en la lente frontal, este método también puede funcionar. Pero no compres el más barato en Alcampo, y hazlo con calma, no debes dejarlo peor de lo que estaba.

3. La arena

A good point of view. by spettacolopuro

La arena es parecida al polvo, pero todavía peor. Porque la arena es abrasiva. Muy abrasiva. Un solo grano de arena puede dejar una irritante raya en la lente del objetivo. ¡Y eso sin hablar de lo que le puede ocurrirles a los mecanismos internos de la cámara si entra arena! Bufff, me da escalofríos sólo de pensarlo.

No se puede evitar por completo ya que las zonas costeras ofrecen unas ocasiones magníficas para hacer buenas fotos, pero sí que conviene tomar precauciones. Para comenzar, si te sientas en la playa, la cámara debe estar guardada en el bolso, y éste apoyado al menos sobre una toalla. Tampoco está de más agregar una o dos bolsas de plástico, si estar en la orilla te produce algo de paranoia. Y cuando vuelvas a tu casa, recuerda vaciar la arena que haya podido quedar dentro del bolso (¿y por qué no una pasada rápida con la aspiradora?).

Si alguna vez te atreves a cambiar el objetivo en la playa, toma las mismas precauciones que se han explicado en el caso del polvo, pero además vigila a tu alrededor para evitar que un cubo o una pelota rebozada con arena aterrice justo encima de tu equipo, y despierte en ti un deseo irrefrenable de acabar con la vida del culpable 😛

Esta es una de las únicas situaciones en las que aconsejo realmente usar un filtro UV o de protección. Sirve además para proteger la cámara del siguiente enemigo que encontramos en las zonas costeras…

4. La sal

Cocina VII by Ganesha_

Supongo que habrás estado alguna vez en zonas de mar (si vives en una región alejada del mar y nunca lo has conocido, apunta como pendiente esa visita en la lista de cosas por hacer). Con sólo pasar 10 minutos en la costa durante un día de viento, verás como tus labios se llenan de un gusto salado. ¡Porque el agua del mar es salada! (admira mi gran sabiduría 😛 ) En fin, las salpicaduras no hacen más que secarte la garganta y darle un sabor salado a todo lo que comes.

Efectivamente, la sal es corrosiva, y es mejor evitar que entre dentro de tu cámara. Evita a toda costa exponer el sensor y el compartimento donde van la batería y la tarjeta de memoria a las salpicaduras. Traducción: no abras estás zonas. (Aunque es tu cámara, así que tienes derecho a hablar 😛 )

Por otro lado, recuerda limpiar el material con un paño de microfibra (NO con un pañuelo o algo parecido), al menos una vez al día si estás en la playa. Seguro que verás cómo se va depositando una fina película blanquecina por todos rincones del objetivo. ¡Eso te alertará de la situación!

5. El protector solar y la loción anti-mosquitos

Sunscreen helps. by tread

Aquellos que pasen bastante tiempo en la naturaleza como yo, lo deben saber. El protector solar (índice 50, sirve para evitar un cáncer de piel 😉 ) y el anti-mosquitos son imprescindibles para sobrevivir si pasamos muchas horas afuera.

Así evitarás ponerte rojo como una gamba (también es importante para tu salud a largo plazo) y ser devorado por esos sucios mosquitos y otros bichos de su calaña. El problema es que el protector solar es aceitoso, y el anti-mosquitos contiene un montón de productos químicos. Por lo demás, hay que evitar que todo esto entre en contacto directo con nuestro equipo, te lo agradecerá.

Así que lávate las manos con agua fría después de embadurnarte con estos productos: al menos los huecos entre los dedos, que en realidad no corren mucho peligro de quemarse por el sol 😉

Otra precaución útil: no guardes el protector solar en el bolso del equipo fotográfico. Esto puede ser tentador, pero sinceramente, ¿quieres que se abra el frasco y que el contenido se desparrame por encima de los objetivos?

 

Hasta aquí, espero que este artículo te ayude a prestar mayor atención a todos estos enemigos de las cámaras, y sobre todo, a protegerlas. Aunque no hace falta que te vuelvas paranoico, se trata de continuar disfrutando de la fotografía 😉 No dudes en dejar un comentario para compartir tus malas experiencias, o las veces en las que casi estropeas tu equipo. También si quieres hacer alguna pregunta, no muerdo, ¿eh? 😛 Y sino, también está la newsletter, a la derecha, parece ser que hay un regalo interesante para los que se suscriban, pero shhh, no he dicho nada 😉

Recherches utilisées :

como protegen la camara de fotos del viento


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

2 comentarios

  • saludos
    LAURENT
    GRACIAS POR TUS ACERTADOS CON RESPECTO A PROTEGER NUESTROS EQUIPOS DE FOTOGRAFIA POR TU ATENCION TE DOY LAS GRACIAS.
    ALBERTO HERNANDEZ.

    7 julio 2015
    • ¡Gracias a ti por tu comentario!

      27 julio 2015

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?