5 accesorios que no debes comprar para no malgastar dinero

30 junio 2015

La fotografía es una actividad absolutamente genial por un montón de razones. Aunque se trata de una pasión que puede costar cara, muy cara. Cuando compro accesorios que en principio son increíbles y después me doy cuenta de que no sirven de nada, me invade la terrible sensación de haber tirado el dinero. Para evitarte la misma experiencia, voy a compartir contigo algunos errores que cometí.

Hoy recibimos a Régis Moscardini, del blog Auxois Nature, que tal y como su nombre indica es un blog de fotos de naturaleza. No dudes ni en segundo en visitarlo 😉 Me propuso escribir este artículo para mi blog como invitado, así que le doy la palabra sobre este tema que debería ayudarte a ahorrar dinero 😉

1. Soplador de aire con cepillo

Una herramienta emblemática del fotógrafo. ¡Desde niño recuerdo a mi padre con un soplador tipo pera entre sus accesorios fotográficos! Siempre me pareció que era imprescindible: un golpe de aire en la lente antes del enfoque, otro en el compartimento donde va el carrete (qué tiempos aquellos 😉 ), otro en el visor… ¿por qué? Hoy me toca a mí practicar fotografía, y me pregunto qué utilidad podía encontrar mi padre a esta famoso soplador. ¡Obviamente, también lo he comprado, y al principio lo llevaba todo el tiempo con mi equipo! Sólo, que al poco tiempo me di cuenta de que no servía de nada. Por dos razones:

  • el chorro de aire no tiene potencia suficiente para limpiar nada. A lo sumo, el polvo más superficial, pero la suciedad de verdad, esa que realmente queremos eliminar a toda costa, está más incrustada a la lente.
  • Un día, para paliar esta falta de potencia, los fabricantes de peras (¿pereros?) tuvieron la brillante idea de agregar un cepillo de pelo fino fijado al soplador. ¿Qué buscaban? Eliminar la suciedad más incrustada a base de chorritos de aire y de pelos de cepillo. La intención es buena, pero se equivocan: los pelos del cepillo dejan trazos y su “textura” es tan suave, para no rayar la lente, que realmente no limpian mucho.

¡Caramba! ¿Ya te lo has comprado? No hay problema, te propongo una solución ecológica, reutilízalo de una forma sorprendente:

  • rellena el soplador con azúcar glas
  • lleva la pera azucarada cuando salgas a fotografiar, y sírvete de ella para conocer la dirección del viento presionándola: la nube de azúcar glas te indicará el sentido en el que sopla el viento. Es cierto que este truco es especialmente práctico para fotografiar animales, y un poco menos para otro tipo de fotografía 😉

Soplador de aire tipo pera con cepillo

Ahorro conseguido: 7,90 € por la compra del soplador de aire KAISER

2. Filtros UV

Sirven para proteger las lentes de los objetivos, pero te darás cuenta de que pueden llegar a afectar a la imagen resultante.

¿Qué es un filtro UV?

  • Es un disco de cristal con un tratamiento especial, con el mismo diámetro que la lente frontal y enroscado en el objetivo.

¿Cuál es su papel?

  • Tal y como su nombre indica, esta capa extra no deja pasar la radiación ultravioleta. ¡Qué guay, sirve para proteger la lente de una insolación! No, para nada, se supone que debe servir para que tus imágenes sean más nítidas, sobre todo en fotos de paisajes.
  • Además de esta función básica, sirve para proteger la lente frontal del polvo, los golpes y otras desgracias.

¡Este accesorio sólo tiene cualidades, así que lo necesito cueste lo que cueste! Pues no. Por diversas razones:

  • seguramente ya hayas pagado un riñón por tu réflex, los objetivos, el trípode… así que ya no te vas a gastar mucho en este filtro que de una forma u otra necesitas. Por tanto, decides comprar el más barato: craso error. Esta nueva capa de cristal de mala calidad te hará perder una buena parte de las cualidades ópticas de tus objetivos. Perderás nitidez y llenarás tus fotos de molestos reflejos.
  • ¿Ya te has convencido de no comprar un filtro UV barato? Perfecto, entonces seguramente te decidas por el más caro, por tanto el mejor, con un súper cristal tratado con no sé qué proceso químico. Segundo gran error: la fórmula óptica de tu estimado objetivo es el resultado de un largo proceso de investigación y desarrollo de materiales. ¡No vayas a meter un trozo de cristal cualquiera, por muy bueno que sea, dentro de la joya de tu equipo fotográfico! Si lo hicieses podrías provocar deformaciones, mínimas, es cierto, pero reales.
  • Me imagino que, igual que me ocurre a mí, la lente frontal del objetivo debe ser tu niña mimada. La cuidas, la proteges todo lo que puedes y todavía no la has rayado. ¡Muy bien, y créeme, no la rayarás! Una vez más, la lente protectora UV es innecesaria.

Ahora sí que estoy seguro de haberte convencido. Aunque quizás estés interesado en proteger la lente. Si es así, haz lo siguiente:

  • Utiliza la visera de forma sistemática.
  • No te olvides de volver a colocar la tapa del objetivo.

Filtros UV de diámetros distintos

Ahorro conseguido: 19,90 € por la compra del filtro HOYA UV HMC 58 mm

Nota de Laurent: Yo tampoco tengo un filtro UV para mis objetivos, pero creo que puede llegar a ser útil en algunas situaciones que sean especialmente arriesgadas, como en el mar o en la playa, por ejemplo (la arena y las salpicaduras del agua pueden rayar la lente). También recuerdo una ocasión en que un amigo estaba fotografiando un concierto situado delante del cantante de un grupo de punk, cuando éste decidió arrojar agua al público 😛 Consiguió la foto (yo no 🙁 ), pero se alegró de tener un filtro UV para proteger el objetivo 😉
Si quieres más información sobre esto, he escrito un artículo sobre el tema de los distintos filtros fotográficos 😉

3. Un teleconvertidor

Un teleconvertidor (también conocido como lente multiplicadora, o duplicadora, o incluso extender en inglés) sirve para incrementar la potencia de un teleobjetivo. ¿Estás harto de tener que conformarte con un 300 mm? Una lente multiplicadora x 2 montada en tu 300 mm lo convertirá en un temible 600 mm por poco dinero, a lo sumo menos dinero que lo que cuesta un objetivo 600 mm…

Otra vez nos encontramos con que no es tan sencillo como parece, pues lo que ganas por un lado (mayor distancia focal), lo pierdes por otro. ¿Por dónde exactamente? Ocurre un poco lo mismo que ocurre con los filtros UV: no deja de ser otra capa de cristal extra que añades al objetivo.

  • Pierdes una parte de la luz que incide en el sensor. Por tanto, si disparas a 1/250 s y 300 mm, te tendrás que contentar como mucho con 1/125 s y 600 mm, y eso hará que el sujeto principal quede desenfocado, especialmente si está en movimiento (un pájaro, por ejemplo).
  • Despídete de la nitidez que tanto apreciaban los seguidores de tus fotos. Montar un accesorio como este en un objetivo de gama media no es muy recomendable: como mínimo sería necesario tener un objetivo de alta gama para que la pérdida de nitidez no sea insalvable.
  • Utilizar un trípode también será imprescindible: no esperes poder hacer fotos a mano alzada con un 600 mm sin que salgan desenfocadas. Es imposible, salvo que puedas disparar a velocidades de 1/1000 s, aunque ya lo hemos visto, con un teleconvertidor es difícil.

Supongo que ya lo habrás entendido. A menos que tengas un objetivo profesional, sería un error instalar una lente multiplicadora, aún siendo de gran calidad. Te decepcionaría el resultado y este accesorio quedaría olvidado en el fondo de un armario.

Teleconvertidor Sigma 2× DG APO EX

Ahorro conseguido: 279,90 € por la compra del teleconvertidor Sigma 2× DG APO EX

Nota de Laurent: No lo he probado nunca, pero he leído que el teleconvertidor x1.4 de Canon es de gran calidad. Tendríamos que probarlo.

4. Comprar el bolso para cámara y objetivos de forma precipitada

Ojo, no estoy diciendo que no necesitas un bolso, al contrario, tienes que comprar uno. Esto es muy importante. Simplemente digo que no hay que precipitarse al comprarlo.

Lo peor sería comprarlo en el mismo momento que la cámara. Los vendedores están entrenados en eso, pero no los necesitamos porque podemos hacer los mismo en Internet nosotros mismos (“estos productos le podrían interesar”, ya sabes por dónde van los tiros 😉 ).

Te recomiendo que no los escuches. Sólo después de unos meses de práctica sabrás realmente lo que necesitas. Yo compré el bolso muy rápido, el Lowepro CompuDaypack, porque me parecía diseñado especialmente para mí: podía guardar el portátil, la cámara, los objetivos y los accesorios. El tema es que nunca llegué a guardar el portátil en el bolso, básicamente lo he utilizado para hacer fotos en rutas de senderismo, y no está diseñado para eso. Así que tuve que comprar otro nuevo, de la misma marca, pero pensado para hacer senderismo, travesías, etc.: el Rover AW II. Y quizás sea la mejor compra que he hecho nunca. Conclusión, compré dos bolsos, uno por 120 € y otro por 140 €: con un poco de paciencia podría haberme ahorrado 120 €.

sac-lowepro

Lowepro Rover AW II

Ahorro conseguido: 120 € por la compra de un bolso Lowepro CompuDaypack

5. Comprar una bolsita de habichuelas

¿Un qué? Lo que has oído, una bolsita de habichuelas. Puede estar relleno de arroz, de lentejas o cualquier tipo de grano. ¿Para qué sirve? Para calzar la cámara en cualquier lugar: el techo de un coche, el tronco de un árbol, un muro…

¡Es muy práctica y fácil de transportar (las venden vacíos y tú mismo las puedes rellenar con lo que tengas a mano), sólo aporta ventajas! ¡Está claro que lo vas a necesitar! Pero no lo compres, hazlo tú mismo, ya que sólo tienes que rellenar con legumbres una bolsa pequeño.

Si buscas bien, seguro que encuentras un saco o una bolsa de algodón por casa. Llénalo de arroz o de habichuelas (¡mágicas si quieres, pero que estén secas! 😉 ), y ciérralo. Es súper sencillo y súper barato.

Bolsita de habichuelas (tienda Jama)

Ahorro conseguido: 20 € por la compra de una bolsita de habichuelas

Conclusión

Ahorra total conseguido: 447,7 €.

El precio de una réflex básica o del excelente objetivo Sigma 50mm f/1.4. ¿Lo ves? Si dispones de 500 €, ¿no prefieres invertirlos en un buen objetivo para completar de forma inteligente tu equipo fotográfico, en lugar de comprar accesorios que caerán rápidamente en el olvido?

Si te ha gustado este artículo, seguro que te gustará recibir la guía de compra que he escrito para aquellos que desean aventurarse con la fotografía de naturaleza. Si te suscribes a mi blog, te la enviaré con mucho gusto.

Recherches utilisées :

accesorios fotografia uv, accesorios para nadar para que sirven, donde lleva la bolsita el soplador, fotografo cepillo, pera y cepillo para camara, por que es importante no malgastar luz, soplador pera para que sirve


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

2 comentarios

  • buenas tardes laurent
    Te doy las gracias por tus consejos tan acertados
    Sobre no acer compras indevidas sino aser una compra
    Que de verdad valga la pena saludos
    ALBERTO HERNANDEZ.J

    30 junio 2015
    • ¡Gracias por tu comentario Alberto! La fotografía es una afición cara. Por eso es mejor pensar bien qué necesitas para no malgastar tu dinero en accesorios que puede que no vayas a usar nunca.

      2 julio 2015

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?