4+1 accesorios que marcan la diferencia en fotografía de paisaje

14 julio 2016

Parece que el artículo sobre los tres ingredientes para una fotografía de paisaje de calidad presentado la semana pasada os ha gustado mucho, pero muchos de vosotros me habéis preguntado que qué pasaba con el trípode y con los filtros. En definitiva, muchos me habéis preguntado sobre el material para la fotografía de paisaje.

No hablé de ello a propósito, ya que no hay ningún material que sea verdaderamente indispensable en fotografía de paisaje (bueno, salvo una cámara de fotos 😀 ). Quería escribir algo sobre el método fotográfico, y demostrar que eso es más importante que el material.

Aunque es cierto que algunos “accesorios” pueden facilitarte el trabajo o aumentar tus posibilidades en términos creativos. Por tanto, vale la pena dedicar un artículo al material que te puede ayudar a hacerlo mejor.

Un objetivo ultra gran angular

Obviamente en realidad un objetivo no es un accesorio: es un elemento fundamental. El problema es que “1 objetivo y 4 accesorios que marcan la diferencia en fotografía de paisaje” era un título un poco largo 😛

En primer lugar, pongámonos de acuerdo en la definición de un ultra gran angular (UGA): es un objetivo que llega hasta los 16-18 mm en su equivalente Full Frame, 10-12 mm en APS-C, y 8-9 mm en micro 4/3. He aquí algunos ejemplos de objetivos empleados en estos casos (una lista aproximativa):

Las ventajas en fotografía de paisaje son múltiples, y ya hablé de ellas bastante en el artículo anterior: puedes abarcar una mayor parte de la escena, lo cual resulta muy útil en escenas en las que habitualmente la vista es muy amplia y con muchos elementos distintos.

Y si te acercas al primer plano de la escena, también puedes exagerar con mayor facilidad el efecto de perspectiva, lo cual aporta a la imagen un auténtico dinamismo y permite conseguir un efecto 3D muy perceptible.

11 mm en APS-C

11 mm en APS-C

La diferencia entre los 18 mm del objetivo que viene con el kit y los 10 mm del UGA puede parecer mínima, pero en realidad es muy visible y marca una verdadera diferencia. Si deseas hacer mucha fotografía de paisaje, te recomiendo encarecidamente que consigas un objetivo de este tipo.

Filtros degradados

Algo inherente a la fotografía de paisaje es que, en muchos casos, tendrás que enfrentarte a una escena con un fuerte dinamismo. Puedes arreglártelas utilizando una exposición a la derecha y sirviéndote del tratamiento digital posterior, pero cuánto mejor lo hagas durante el disparo, menos trabajo tendrás en Lightroom (u otro programa similar), y mejore resultados obtendrás.

La idea de un filtro degradado (también conocido como graduado) es que permite reducir el dinamismo de la escena directamente durante el disparo. El principio es sencillo: una parte del filtro es transparente, la otra oscura, con diversos grados (eso es la “fuerza” del filtro), y un degradado más o menos suave (se habla de “suave” o de “duro”).

Su utilización es bastante intuitiva: colocas el filtro delante del objetivo, con un porta-filtros (ahora vuelvo a ello), y simplemente oscureces el cielo. El efecto es muy visual, por lo que será difícil que te equivoques. Te aconsejo que visualices directamente por pantalla. Así tendrás una idea de cómo quedará la foto y, por tanto, de la exposición resultante del uso del filtro. Es inútil hacer más ajustes de lo habitual, la cámara se adapta sola.

Entonces hay varios tipos de filtros graduados (duros, blandos y con diversas potencias), y al principio puede ser un poco difícil usarlos bien.

¿Duro o blando?

Más bien tendrás que usar un filtro “duro (=con un degradado duro) cuando el límite entre el cielo y el resto de la imagen sea nítido. El caso típico es el del horizonte recto. En general, podrás ver claramente esa delimitación en la pantalla de la cámara (y también en la foto final). Por tanto, presta atención a colocarla bien, de forma que ese límite no sea demasiado evidente, y que el efecto sea invisible.

El filtro “suave (=con un degradado suave) se utiliza, como podrías imaginar, cuando el límite es menos nítido. Generalmente, no verás claramente la delimitación y, por tanto, se adapta perfectamente a las escenas en las que el límite entre el cielo y el sol no es recto.

¿Qué potencia?

La mayor parte del tiempo, tendrás filtros que reducen la luz en 1, 2 o 3 pasos (también llamados 0.3, 0.6 y 0.9 respectivamente). De forma bastante intuitiva, cuanto más fuerte sea la luz del cielo en relación al sol, más será necesario utilizar un filtro fuerte para atenuar dicha diferencia.

En la mayoría de situaciones en las que sientas la necesidad de sacar los filtros graduados, el que tendrás que usar será el más fuerte (3 pasos). En cualquier caso, puedes empezar por ahí.

Si ves que el resultado no es natural (si el cielo está demasiado oscuro en relación al resto de la imagen), pasa al siguiente. Este puede ser el caso especialmente al principio o al final del día, cuando el dinamismo es menor.

Aquí he utilizado un filtro graduado de baja potencia, que únicamente diese un poco de densidad al bonito color del cielo en la hora azul.

El sistema de filtros graduados

Tendrás que elegir sí o sí los filtros con forma cuadrada, para poderlos mover delante del objetivo y poder colocar el límite allá donde lo desees. Esto puede parecer obvio, pero también se venden filtros graduados circulares, que no sirven para nada…

Así pues, para ser más claro, no podrás enroscar los filtros a tu objetivo.

Y por tanto necesitarás:

  1. Enroscar un anillo adaptador en el objetivo (los hay para todos los diámetros)
  2. Fijar a él el porta-filtros
  3. Introducir un filtro en el porta-filtros

En este vídeo hablo de ello brevemente, por si quieres algo más de información, aunque igualmente merecería un artículo completo 😉

Existen varios sistemas, en ocasiones compatibles entre ellos (los filtros de forma cuadrada, dado que tienen el mismo tamaño, se pueden adaptar en un porta-filtros compatible). Los más conocidos son Cokin y Lee. Lee está un nivel por encima, por lo que es más caro, pero a mí personalmente no me satisface demasiado.

Yo utilizo el sistema Lee “ Seven5 , que está concebido para las cámaras híbridas: los filtros son más pequeños (no sirve de nada que sean enormes para un objetivo pequeño), y por tanto, más ligeros, fáciles de transportar y menos caros.

Ten en cuenta que con los filtros de densidad neutra (ahora hablaremos de ellos) puede aparecer una deriva de color verde en la imagen, pero que afortunadamente es bastante fácil de corregir durante la fase de tratamiento digital.

Un filtro de densidad neutra con fuerte degradado

Los filtros de los que he hablado hasta ahora son únicamente grises en una de sus caras. Sin embargo, existen otros filtros de densidad neutra que son grises en su totalidad (también llamados filtros ND), y que sirven para que entre menos luz dentro de la cámara.

¿Por qué hacer esto? Pues bien, porque es la única solución para hacer largas exposiciones a plena luz del día. Efectivamente, a plena luz del día, si ya has entendido bien los fundamentos de la exposición, te habrás dado cuenta de que incluso reduciendo la sensibilidad ISO al mínimo y utilizando una apertura baja (tipo f/22), jamás lograrás una exposición verdaderamente larga (1s o más) sin sobreexponer la foto por completo.

El interés del filtro de densidad neutra gris es que permite hacer largas exposiciones a plena luz del día. De esta forma, podrás desenfocar todo aquello que esté en movimiento (algo que puede ser interesante, por ejemplo, para eliminar turistas de tus fotos), aunque habitualmente se usa para desenfocar el agua, y/o las nubes. Esta misma técnica se utiliza para lograr, por ejemplo, un efecto de agua sedosa en las cascadas.

No es que sea algo nuevo, pero resulta muy estético, y otorga un aspecto un poco irreal a las fotos: en un sentido resulta sorprendente, porque nuestro ojo es incapaz de “ver en larga exposición“. Eso es lo que la convierte en una técnica interesante a la hora de darle un toque interesante a tus fotos de paisaje.

El efecto de alisamiento del agua y de las nubes es muy particular con 50 segundos de exposición (aquí a f/11 e ISO 160).

El efecto de alisamiento del agua y de las nubes es muy particular con 50 segundos de exposición (aquí a f/11 e ISO 160).

¿Qué potencia elegir?

Existen filtros ND con diversas potencias. Evita todo lo que sea ND2, ND4 o ND8: estos no te permitirán hacer largas exposiciones a plena luz del día, ya que están concebidos para un uso en estudio, donde se puedan hacer fotos con profundidades de campo reducidas gracias a la intensa luz de los flashes.

Para hacer largas exposiciones, elige un ND400, ND800 o ND1000. Te recomiendo al menos un ND800, ya que el ND400 a veces te limitará en términos del tiempo de exposición: 5 o 10 segundos pueden ser ideales en ciertas situaciones, pero en otras ocasiones puede ser interesante llegar a 30 segundos o más (y si deseas reducirlo, siempre puedes pasar de ISO 100 a ISO 200, ya que en las cámaras modernas el ruido creado es imperceptible).

Igual que con los filtros graduados, puedes conseguir un filtro ND en el sistema de filtros cuadrados, como Cokin y Lee. En Lee, el ND1000 se llama Big Stopper (porque detiene mucha luz), y el ND400 se llama Little Stopper

Un filtro polarizador

No es la foto del siglo, pero el filtro polarizador permite ver bien las rocas en el agua como primer plano.

Se habla mucho de ellos para la fotografía de paisaje, pero a la práctica no me parece que sea lo más útil. A veces puede servir, y es interesante llevarlo en el bolso, pero si tuviese que elegir entre los dos, me decantaría más bien por los filtros de los que he hablado anteriormente.

El filtro polarizador tiene por objetivo eliminar los reflejos no metálicos en la imagen (todos menos los de las carrocerías de los coches, por ejemplo): así pues, podrás eliminar los reflejos en los vidrios y sobre todo en el agua. Esto te permitirá, por ejemplo, sacar una foto a través del agua viendo las rocas que hay debajo sin problema alguno.

Como efecto secundario de esto, se verá aumentado el contraste y la saturación globales de los colores, dado que eliminará los reflejos en las partículas de aire o en las hojas húmedas.

Su punto fuerte es que no se puede recrear por completo durante la fase de tratamiento digital (al contrario, por ejemplo, del filtro graduado, que se puede simular): siempre podrás aumentar el contraste y la saturación en Lightroom, pero no podrás eliminar los reflejos. Por lo que es irreemplazable.

Tendrás que fijarlo al objetivo (también está disponible para los sistemas de filtro cuadrado, aunque sigue siendo circular y se fija encima de los otros). Luego hay que girar el anillo del filtro para polarizar la luz en la dirección correcta: en un sentido no tendrá efecto, mientras que en otro sentido servirá para eliminar por completo los reflejos. No te preocupes, es algo muy visual, es imposible que no lo veas.

Dicho esto, cuidado con dos cosas:

  • En retrato se debe evitar, ya que puede dar un efecto bastante raro a la piel.
  • Presta atención cuando lo combines con un ultra gran angular, ya que a menudo hará que el cielo quede con tonos distintos: una parte será más oscura que la otra. Desafortunadamente, se trata de un efecto óptico que no se puede eliminar. Más o menos molesto según la fotografía, es cosa tuya hacer pruebas.

El trípode

Lo he dejado para el final, pero porque es el más importante del artículo. Un trípode en fotografía de paisaje es un verdadero plus.

En primer lugar, sólo con él podrás utilizar los filtros citados anteriormente. Es impensable una larga exposición sin trípode, pero más allá de eso, utilizar un filtro graduado sin trípode es un auténtico infierno, prácticamente imposible: tendrás que reemplazar el filtro cada vez que te muevas un poco. Lo mismo para el filtro polarizador, que también es francamente complicado de utilizar sin trípode.

Además, el trípode tiene la ventaja de obligarte a componer con mucho cuidado tus imágenes, o en cualquier caso de ayudarte a ello. Dado que la cámara es muy estable y puedes cambiar el cuadro de forma mucho más progresiva y precisa, podrás componer con más calma y precisión que si no utilizas trípode. Con cada pequeño movimiento, percibirás el efecto en las líneas directrices de la fotografía, los elementos molestos en los bordes del encuadre, etc.

Además, tienes la posibilidad de hacer varias pruebas con exactamente el mismo encuadre (por ejemplo, con varios filtros graduados diferentes, con o sin largas exposiciones), e incluso hacer HDR si es necesario (o si te pinta, sacar el filtro graduado 😛 ).

En definitiva, esto marca una verdadera gran diferencia en la práctica fotográfica en lo referido a la calidad de tus imágenes. Si tomas las imágenes del artículo anterior, varias fueron hechas sin filtro, pero no hay ninguna que fuera sacada sin trípode.

 

Eso es todo, espero haber ayudado a orientar el sentido de las compras de aquellos interesados en la fotografía de paisaje. ¿Y tú, cuál es tu accesorio predilecto? 😉

 

Recherches utilisées :

3d ideas portafiltros para Nikon 16-35, Diferencias entre usar filtros degradados en la camara o con lightroom, foto oscura al usar little stopper, micro4/3 para paisajes, portafiltros para nikon 16-35


¿Te ha gustado este artículo?
Ve más allá descargando mi guía "Diviértete fotografiando", que elimina los 5 problemas más frecuentes de los principiantes: ¡pincha aquí para descargarla inmediatamente!

Sobre el mismo tema

Prev
Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CommentLuv badge

4 comentarios

  • Gracias por los artículos que nos ofreces!. En cuanto a este último no crees que es preferible invertir en filtros ND antes que n degradados?. Con el tratamiento digital en lightroom por ejemplo podemos crear ese degradado perfectamente sin necesidad de invertir en filtros.

    • Hola Ángel, tanto Laurent como yo somos partidarios de poner todos los medios a nuestra disposición para conseguir la foto que queremos durante la captura. Eso no quita que el revelado en Lightroom ofrezca también muchísimas herramientas con las que solucionar situaciones comprometidas como la captura de una escena con alto rango dinámico. En resumidas cuentas, siempre que se pueda, recomendamos usar filtros y si, por lo que sea (no lo tienes, se te ha olvidado, etc.), no puedes hacerlo, entonces recurre al filtro degradado de Lightroom. ¡Gracias por tu comentario!

      18 julio 2016
  • Hola Laurent, me ha gustado mucho el tema de los filtros, pero me gustaria, en la medida de lo posible, que nos hablaras de los filtros variables, pues tengo uno y no se bien como utilizarlo, o bien si hay alguna web que hable de ellos.
    Muchas gracias por tus amables consejos.

    14 julio 2016
    • Hola Jaume, no es un filtro que haya utilizado nunca por lo que no tengo experiencia con ellos. Y tampoco he encontrado información sólida y útil en la red a la que poderte remitir. Hablaré con Laurent por si tiene pensado escribir algún artículo sobre el tema próximamente.

      18 julio 2016

¡Recibe gratis la nueva guía Diviértete fotografiando!

La solución a los 5 problemas de los principiantes:

  • ¿Tus fotos de interiores son amarillas?
  • ¿Tus fotos están desenfocadas?
  • ¿Los colores son apagados?
  • ¿Tus fotos en blanco y negro son grisáceas?
  • ¿Te falta ese toque especial?